Páginas vistas en total

martes, 8 de julio de 2014

Fidelio Despradel disertara sobre movimiento 14 de Junio

2 Julio 2014, 07:28 AM, 2 Comentarios SANTIAGO: Fidelio Despradel disertará sobre movimiento 14 de Junio Por FREDDY P. GALARZA SANTIAGO.- El dirigente de Alianza País Fidelio Despradel, dictará una conferencia aquí sobre el Movimiento 14 de Junio del 59, el próximo día 26, a partir de las 6:00 de la tarde en el local de la entidad plítica, en la calle Antonio Guzmán Fernández . En nota enviadas a los medios la entidad política informó que previo al acto será inaugurada una biblioteca como parte del ciclo de actividades proyectadas para el año que transcurre. "Fidelio Despradel fue un destacado dirigente del Movimiento Revolucionario 14 de junio y quien acompañó a Manolo Tavarez Justo en su lucha armada en las escarpadas montañas de Quisqueya", expuso. Manifestó que ambas actividades contribuirán a elevar la conciencia política de los miembros, afiliados y amigos de Alianza País . an/am

miércoles, 2 de julio de 2014

14 DE JUNIO: DESDE CUANDO Y HASTA AHORA

martes, julio 01, 2014 14 DE JUNIO: DESDE CUANDO Y HASTA AHORA Autora invitada: Scarlett Núñez Domingo 15 de Junio de 2014. Moscú, Rusia Nueva vez el mismo y de siempre 14 de Junio, y recordar, y susurrar, cual hoy, vivo, verde, sus botas, sus mochilas, sus sueños…, qué Diciembre, qué arbolito de Navidad, cubierto de sangre y negro manto de dolor y luto, en lo más hondo de nuestras almas, de ese y único 1963. Anécdotas que acrecientan, recuerdos que profundizan, esos dolores, esas angustias, esas tan crueles y tan marcadas ausencias! Nombres que no viven. Nombres que aún viven! Lomas, Montañas, preñadas quedaron del ideal de ELLOS, del ideal de Liberación Nacional. Debemos de echar a un lado la reiterada posición de narrar y narrar, en cada fecha histórica, los hechos que los identifican, las persecuciones, los presos, las torturas, las desapariciones, los asesinatos, ya BASTA! Tomemos el timón de ellos, el de su ayer histórico. Tomemos sus criterios. Revivamos sus planteamientos de indiscutible, auténtica posición revolucionaria. De indiscutible verticalidad en la defensa de los SAGRADOS INTERESES DE LAS MAYORÍAS DOMINICANAS, y por ende, del PUEBLO DOMINICANO! Tomemos el TIMÓN DE LA MEMORIA HISTÓRICA! Que sea la historia de ELLOS el fundamento irrevocable de nuestro HOY! En los integrantes del Movimiento 1J4 no existió la DOBLEZ! Cuando se leen y releen los discursos de Manuel Aurelio Tavárez Justo, encontramos no sólo la profundidad, la lucidez político-ideológica, sino también, la concienciación de las condiciones histórico-concretas del pueblo dominicano, sus causas y consecuencias, que conllevaban (y ratificaríamos que más aún hoy), de manera irremediable a comprender que: “No cabe duda que vivimos momentos muy graves: saturados de peligros. La sociedad dominicana busca su equilibrio por los caminos de la Justicia y la Libertad para todos. Esta natural actividad humana corresponde a una legítima necesidad y aspiración social. El hombre no puede vivir satisfecho en un mundo de injusticia y opresión. En esas condiciones le resulta imposible procurarse los medios adecuados para satisfacer sus necesidades materiales y espirituales. Su vida es una permanente expresión de rebeldía azuzada por la miseria, el desempleo, el hambre la desnudez y la ignorancia. Su vida, en esas condiciones, es fuente permanente de tragedia donde se gestan y producen con poderosa vitalidad las pasiones humanas; y no cabe duda que vivimos momentos que se caracterizan precisamente por el desbordamiento de las pasiones. La injusticia y la opresión con su secuela de miserias sociales han impreso esta característica sicológica a todas las manifestaciones de la vida nacional. En el orden social donde más se ha manifestado esta característica del momento, es la vida política, a pesar de que no es en este aspecto de las relaciones sociales donde aquellas se originan; a pesar de que el poder político sirve los intereses del sub-desarrollo social, se hace cómplice y se convierte en el instrumento de que se sirven esos intereses para mantener el estado de injusticia y opresión popular.La historia de épocas lejanas nos enseña que mediante dominio el poder político fue y ha sido hasta ahora dócil y repugnante instrumento de la injusticia y la opresión, impuesta al pueblo por una clase privilegiada y minoritaria para defender sus intereses económicos.” Y continúa Manolo elevando nuestra conciencia ideológica, con el razonamiento de ese momento crítico que vivía el país, cuando nos dice: “Mientras en este país no se arrebaten de las manos imperialistas las riquezas que nos estafan, las inmensidades de tierra que nos despojan, las ricas minas de bauxita y hierro que nos roban, los millones de pesos que se llevan en ganancias producidas por el trabajo y los recursos de los dominicanos, no podremos aspirar al bienestar y al progreso y a la eliminación de la injusticia social y a la aniquilación de la opresión política, con su secuela de miseria, hambre, desempleo, desnudez, ignorancia. No se puede pretender la libre disposición y el justo uso de lo que poseemos, si no somos independientes del control extranjero.Mientras en este país no se arrebate de las manos trujillistas las propiedades territoriales y no se haga un reparto equitativo y racional de los latifundios entre los campesinos desposeídos y mayoritarios, no se puede aspirar al desarrollo industrial que exigen nuestras masas obreras desempleadas y hambreadas. Y estas cosas sólo son posibles a través de una revolución de liberación nacional que esta Agrupación Política propugna. No importa los calificativos que a esta legítima necesidad y aspiración social le pongan. La realizaremos”. Dr. Manolo Tavárez Justo, Alocución, leída por “Radio Cibao”, 6 de Noviembre de 1962, págs. 93-94, 112-113 Nótese que, todos estos criterios emitidos por el Presidente del Comité Central Ejecutivo de la Agrupación Política 14 de Junio, corresponden a las condiciones histórico-concretas del país, justo en ese tiempo. Sin embargo, hoy día, no sólo se han agravado al máximo ésas condiciones, sino que a partir de entonces, la sociedad dominicana, ha venido padeciendo, la vergonzosa e histórica división y prácticamente desaparición de la “IZQUIERDA REVOLUCIONARIA”, y las mayorías mayoritarias, es decir, el pueblo, viene sufriendo una cada vez más desprotección, la defensa de sus intereses no constituye hoy por hoy la siempre digna presencia de la auténtica posición de principios, o sea, aquel hermoso ideal de “tomar partido, partido hasta mancharse”, ya no es parte intrínseca del otrora quehacer revolucionario. La miseria humana de las mayorías no tiene timonel. El pueblo de a pié, pulula desnaturalizado. Está ausente la Unidad Revolucionaria. Todo lo revolucionariamente hermoso de ese ayer, yace enterrado, cual parte integrante, innata, de todos nuestros caídos por la Justicia Social, envuelta en la jamás a olvidar: “Libertad o Muerte”! Cada histórica fecha, nos devuelve a ese ayer. Cada fecha histórica, nos abarrota de nombres, de hogares desmembrados. Hay dolores, hay angustias, hay ausencias, que son ahora y siempre, el mismo y único ayer, que permanece aún hoy INCONCLUSO a través de nuestro discurrir tempo-espacial. Y vuelvo a la página 94, de la ya citada alocución, para dejar por sentado el discernir histórico de Manolo, fundamentado justamente, en el análisis del pasado, para construir teórica y prácticamente, el pedimento que el edificio de la materia social dominicana exigía cual imperativo categórico irreversible. Así afirmaba Manolo: “En el continente americano, por ejemplo, los conquistadores españoles se sirvieron del gobierno colonial para explotar a los pueblos de América. Esta es la historia de todos los gobiernos en los regímenes esclavistas y feudales. El régimen capitalista internacional también se ha servido y se sirve del poder político criollo representado por los gobiernos entreguistas, reaccionarios y despóticos de los países débiles para explotar a sus pueblos. Esa es la historia de todos los imperialismos. Esa es la verdad de todas las tiranías que han sufrido los pueblos sub-desarrollados. En lo que a nosotros respecta hemos roto todos los récords, ya que en nuestro patrimonio histórico tuvimos a un Santana, a Báez, a Hereaux, a la ocupación norteamericana de 1916 y sus consecuencias Rafael L. Trujillo, el binomio Ramfi-Balaguer y el actual Consejo de Estado. Para colmo de males, por más de una ocasión, muchos de ellos. Estas son las poderosas razones que, a mi modo de ver, explican por qué en el momento actual las profundas pasiones que caracterizan todas las manifestaciones de la vida nacional, se manifiestan con mayor presencia en la vida política, a pesar, de que ésta, repito, no es más que una forma de expresión de los poderosos intereses socio económicos que originan la injusticia social y la opresión". Por eso, hoy, continúa conceptuando Manolo, cuando los últimos hechos ocurridos en el país demuestran que el actual desgobierno del Consejo de Estado, última forma de poder político despótico y reaccionario que sufrirá este pueblo, se ha despojado de sus falsas apariencias democráticas y ha revelado su verdadera naturaleza trujillista, tal como lo habíamos dicho desde el día de su instalación en el Palacio Nacional por la Embajada Norteamericana y los sectores ultra-reaccionarios del país, apandillados en la U.C.N., creo necesario levantar mi voz de alerta al pueblo con todas las fuerzas de mi patriotismo revolucionario para que se oiga en todas partes y sea escuchada por todos, ricos y pobres, blancos y negros, religiosos y ateos y mediten, libres de pasiones y rencores, sobre las verdaderas causas sociales que han determinado toda la tragedia del pasado y que, convencidos de ello, actuemos positivamente a fin de evitar que nuestro futuro sea tan desdichado y desgraciado como lo ha sido nuestro pasado y lo es nuestro presente”. Y he aquí, qué hermosa, por auténtica, posición revolucionaria de Manolo, cuando a seguidas afirma: “Por eso mi voz va libre de prejuicios y de bastardos intereses por que es la expresión de mi acendrado amor a la humanidad, de mis convicciones y mi conciencia. Mi voz es la expresión de la verdad o, cuando menos, lo que muchos como yo creemos es la verdad.Por esas creencias, por mi conciencia y por mis convicciones inicié sin ambiciones hace varios años, esta dura lucha contra las fuerzas de la injusticia social y la oposición política representadas entonces por la tiranía trujillista y sus tradicionales aliados y sostenedores: el imperialismo yanqui y la oligarquía criolla”. Hoy, los planes del imperio están conceptualizados fundamentalmente, en dos y una, prácticamente misma tendencia política: PRD y PLD. Hoy, la ínfima minoría del país, es cada vez más ínfima, es por tanto, minoría de minorías, oligarquía criolla apoltronada en el más bajo nivel tendencial, esencia epocal caracterizada por la más baja estatura ético-moral del poder político intercambiado cada 4 años, como máscara eterna de la muy deformada conceptualización de Democracia. ¿Acaso la Democracia Representativa que ostentan las diferentes formas de existencia del poder político de la oligarquía dominicana es, Democracia? ¿Acaso se le han devuelto al pueblo sus derechos? ¿Acaso el pueblo dominicano tiene una cabeza que le dirija, que sea el doliente auténtico de sus miserias pasadas y actuales? ¿Acaso mentimos si afirmamos que el imperio yanqui y sus lacayos criollos dividieron, desarticularon el movimiento de izquierda en el país? La no autenticidad de la entrega sincera, honesta, vertical, de la defensa de los sagrados intereses de los desposeídos de todo bien material y espiritual, derrumbó, de manera histórica, la verdadera cara de la izquierda dominicana. El imperio yanqui lo tramó y hasta hoy día lo ha logrado. Los genuinos defensores de la Justicia Social, de la Soberanía e Independencia Nacional, en su gran mayoría escalaron la altitud histórica, sus caminos van bordados con la tempo-espacial Verdad Histórica, sus frentes y sus botas se elevaron pobladas de rojas estrellas que, junto al alba de su autenticidad revolucionaria, que junto al alba de su real y verdadera defensa de los intereses sagrados de las mayorías, dejaron la huella imborrable del 1J4, del MPD, que sí demostraron tanto en su discurso como en los hechos, la verticalidad programática de sus organizaciones de izquierda. El enfoque no sistémico, la presencia total del fenómeno atrofiador del ideal genuinamente revolucionario como son el parcelismo, el sectarismo, el divisionismo, la primacía del interés personal por encima del bien común, del bien nacional, la no identificación plena con ese genuino ideal revolucionario, les ha impedido “bañarse de pueblo”, planificar el futuro dominicano, justamente, obedeciendo al Pueblo Soberano, y que justamente fue, la gran e histórica mancomunidad de la Agrupación Política 14 de Junio con el Pueblo. Nuestros imprescindibles, nos los asesinaron. Nuestros auténticos revolucionarios que aún viven, se mantienen militantemente de pié, frente al muro de injusticia, a que nos somete el carnaval electoral del tan manoseado y FALSO DE TODA FALSEDAD: BIPARTIDISMO! “Llegaron llenos de patriotismo” y se fueron coronados de Patriotismo! Junio de 1959, Diciembre de 1963. Ellos continúan su marcha histórica, cada año más alta, blandiendo la Bandera Tricolor del Patriotismo, blandiendo la bandera VERDE-NEGRA CATORCISTA, junto a todos los caídos, que dignamente continuaron el deber sagrado, en medio de divisiones, sancadillas, y sin el apoyo de aquellos que se hacían denominar “partidos de izquierda”! Siguen enfrentados dos sistemas. Hoy día expresados en: el Neoliberalismo-Imperialista, y el Socialismo, abanderado en la política Pluripolar, Multicéntrica, y por tanto, y concomitantemente, forjando, denodadamente, el territorio de PAZ en la NUESTRA LATINOCARIBEÑA ZONA CONTINENTAL! Aquí, justicia, digno honor, a la MUY NUESTRA REVOLUCIÓN CUBANA, FARO QUE RASGÓ CUAL RAYO DE LUZ ETERNA, la concienciación revolucionaria de que sí se puede SER LIBRES, INDEPENDIENTES, SOBERANOS, es decir, Enero de 1959, Cuba: TERRITORIO LIBRE DE AMÉRICA!, es decir, 6 de Diciembre de 1998, triunfa Hugo Rafael Chávez Frías, Comandante Supremo de la REVOLUCIÓN BOLIVARIANA DE VENEZUELA, otro RAYO DE LUZ QUE RAZGÓ EL HORIZONTE DE LA FORJA HISTÓRICA DE LA UNIDAD LATINOCARIBEÑA. El Cono Sur se agiganta. Cuba y el Cono Sur, van cohesionando, levantando cual Unidad en la Diversidad, la voz de la Nuestra Patria Grande, la Gran Pachamama! LA HORA ES DE UNIDAD! ALCANCEMOS LA ALTITUD MÁS ALTA DE LA ESPECIE HUMANA: LA AUTENTICIDAD REVOLUCIONARIA! EL MOMENTO CRÍTICO-HISTÓRICO QUE ESTÁ VIVIENDO LA HUMANIDAD, NOS EXIGE REFLEXIÓN Y PROFUNDA Y FÉRREA UNIDAD! HAGAMOS NUESTRO AL 1J4, TOMEMOS EN LA FRENTE, EN LOS PUÑOS, EN LOS PASOS, LA SAGRADA Y MUY NUESTRA, MEMORIA HISTÓRICA!!! LOOR Y GLORIA ETERNA A NUESTROS AUTÉNTICOS REVOLUCIONARIOS, POR SIEMPRE Y PARA SIEMPRE!!! Scarlett Núñez Domingo 15 de Junio de 2014. Moscú, Rusia.

El lance de los diputados y el estilo del gobierno

El lance de los diputados y el estilo del gobierno Raúl Pérez Peña (Bacho) PANCARTA lasmanaclas@gmail.com El título de esta pancarta excluye a todo diputado que esté libre de culpas en la confabulación “inocente” que devolvió al Senado el proyecto que declara Loma Miranda Parque Nacional. El título apunta a determinar si hay muchos o algún diputado que además de múltiples peajes, se atreve a ser cómplice desde su curul en decisiones que deriven en la muerte de aves, peces, plantas, ríos y vida. El texto del título no es de mala fe. Pero es pertinente, porque dicen que “la costumbre hace ley”. Hay que suponer que intereses poderosos complacerán a quienes responden a sus propósitos en una cámara o misión legislativa. La definición no habla específicamente de la Cámara de Diputados de la República Dominicana. Generaliza y se refiere al acto de matar; al crimen por encargo. Gente capaz de lo peor y de mantener a un país bajo tensión. Eso se agrava al saberse de diputados que obedecen órdenes superiores en sintonía con una política de Estado. De ahí que en el Campamento de Los Algarrobos, Loma Miranda Parque Nacional, se vieron empujados a declararse en sesión permanente proclamando lo siguiente: “La reacción de la Cámara de Diputados rechazando el informe del Senado, asumiendo el proyecto original y devolviéndolo a la Cámara Alta, forma parte del Plan del presidente Danilo Medina y del Comité Político del PLD para seguir jugando ping-pong con esa pieza legislativa, dilatar al máximo su desenlace y anularla definitivamente”. “El Congreso se ha convertido en un escenario de trampas fríamente calculadas, destinadas todas a desconocer la expresa voluntad popular que ha declarado a Loma Miranda Parque Nacional”. Estamos, pues, ante una muy grave situación que provoca al pueblo, una vez más, a entender el irrespeto con que se le trata en problemáticas trascendentales como Loma Miranda. Con la gravedad que entraña la decisión de la Cámara de Diputados, las autoridades del Palacio pretenden aparentar que no tienen arte ni parte en la situación creada, cuando de hecho se trata de tomarle el pelo a la opinión pública para torpedear la solución que postula la población dominicana. Actuar con ese comportamiento engañoso es ya un estilo del presente gobierno. Veremos los resultados de esta jugada tipo moriqueta.

domingo, 22 de junio de 2014

! Derrotemos el ejercito estadounidense: 15 y 16 de junio 1965 !

FUERZA DE LA REVOLUCION ¡ Derrotamos el ejército estadounidense: 15 y 16 de junio 1965 ¡ ​No es secreto que el levantamiento civil y militar que irrumpió en los cuarteles y se extendió por Santo Domingo el día 24 de abril de 1965 no culminó su hazaña extraordinaria de derrotar al Ejército Nacional, la Marina de Guerra, las Fuerzas Aéreas y la Policía Nacional, debido al desembarco, que en misión salvadora, produjeron los EE,UU para impedir el triunfo popular, bajo la comandancia de Francisco Alberto Caamaño por las fuerzas constitucionalistas. ​La llegada de las tropas estadounidenses el día 28 de abril cerró la posibilidad de concluir en un triunfo político y militar popular, ya que todos los cuarteles policiales habían caído en manos del pueblo, se había repelido el ataque de San Isidro, se asaltaba exitosamente la Fortaleza Ozama y se combatía ferozmente las guarniciones militares ubicadas en los alrededores del Hipódromo Perla Antillana. ​Las tropas yankis salvaron al ejército criollo, y tras extender con su inmenso poderío militar un cerco que obligó a concentrar al Coronel Caamaño y los Constitucionalistas en Ciudad Nueva y zonas cercanas, facilitaron a las criminales tropas del Centro de Enseñanza de las Fuerzas Armadas (CEFA), la criminal denominada Operación Limpieza, la que se concentró en cazar combatientes y civiles en la zona norte del Distrito Nacional, no sin dejar de tener la resistencia de Comandos que quedaron rezagados en la retaguardia o que cumplían misiones específicas de combate. ​Establecida la jefatura de la revolución en Ciudad Nueva, organizados los Comandos de los militares constitucionalistas, del 14 de Junio, del MPD, del PSP, y otros independientes; los días 14 y 15 de junio la jefatura de las tropas yankis se propusieron poner fin a la zona libre y rebelde, y para ello ordenaron un masivo ataque militar con infantería, el uso intensivo de morteros, bazukas y tanques. ​El valor estoico de los ya entrenados y organizados grupos de Comandos, unidos y bajo una misma dirección, enfrentaron a los gringos y durante dos días, bajo intenso fuego y metralla, repelieron su ataque, no sin antes causar varias bajas a la soldadesca gringa, apresar varios y en algunos lugares avanzar las vanguardias de trincheras. ​En este ataque murieron niños, mujeres y hombres no combatientes. Víctimas de los disparos indiscriminados contra la población, hecho que lleno de mayor coraje la resistencia revolucionaria y despertó con agudeza el ingenio y la audacia de nuestros combatientes. ​En 1916 los patriotas dominicanos le habían asestado importantes golpes al ejército gringo que nos invadió, y de nuevo, el 15 y 16 de junio del 65, hubo el pueblo dominicano de demostrarle que es un pueblo lleno de coraje, de hombres y mujeres valientes, de civiles y soldados dispuestos a morir por la Constitución del 63, vale decir, por el retorno a la vida democrática cercenada por el golpe del 25 de septiembre de 1963 contra el gobierno de Juan Bosch. ​Nunca supusieron que el nivel de lucha, cara a cara, cuadra a cuadra, iba a tener tal nivel de capacidad combativa y tanta determinación como para obligar al prepotente y abusivo ejército invasor a tener que tragar sus propias palabras de que en 24 horas despejarían a Ciudad Nueva de las tropas allí acantonadas. ​Esta demostración de coraje, harto repetida en nuestra historia anticolonialista, le demostró que con la dignidad no se juega, y así como en Vietnam recibían para aquellos años contundentes derrotas, tampoco escaparían de la derrota en la Patria de Jiménez Moya, Manolo, Luperón y Gilbert. ​Este episodio también forma parte de nuestra mejor memoria. No permitamos que se difumine en el tiempo ni que se le esconda a las generaciones presentes, capaces de superarlo con creces en la realidad de hoy. Comisión Política

169 hombres contra la maquinaria de Trujillo

169 hombres contra la maquinaria de Trujillo Por FABIO HERRERA MINIÑO EL AUTOR es escritor. Reside en Santo Domingo Expedicionarios de 1959 contra Trujillo Cincuenta y cinco (55) años han transcurrido desde que desembarcaron por Maimón y Estero Hondo 169 héroes continentales, que vinieron a sacrificarse al enfrentar la poderosa maquinaria de guerra del dictador Trujillo, el cual ya estaba advertido de la llegada de ellos como saga del grupo que una semana antes había tomado tierra en Constanza, transportados por un avión C-46, el cual retornó a Cuba minutos después del aterrizaje al caer la tarde del 14 de junio. La lancha Carmen Elsa vino con una sobrecarga de 121 guerrilleros, que apretujados pasaron muchos inconvenientes para desembarcar en la playa de Maimón, previamente, a unos 26 invasores hubo que reembarcarlos en una de las fragatas cubanas de guerra que escoltaban en alta mar a las lanchas expedicionarias; en poco tiempo se vieron sometidas al fuego intenso de la aviación militar y de una de las naves de la marina que llenaron de metralla la playa y destruyeron la lancha. La Timina tocó tierra en Estero Hondo y sus 48 héroes fueron sometidos a un intenso fuego, que aun cuando no destruyeron por completo la embarcación de desembarco, los obligó a refugiarse y desplazarse hacia el terreno alto, ya que esa zona era bastante llana y los blindados de Trujillo pudieron maniobrar y abonaron la tierra con metralla hasta que lograron exterminar a los héroes que ingresaron a la inmortalidad ante una epopeya desigual. Los expedicionarios heridos eran rematados en el mismo lugar que eran hallados por los soldados de Trujillo, y los ilesos se transportaron hasta la base militar y aérea de San Isidro en donde se les sometió a horrendas torturas para luego fusilarlos en presencia de los cadetes de la academia militar, y de la oficialidad de la base, para que sirvieran de escarmiento y a nadie se le ocurriera sublevarse en armas en contra del dictador. La gloria de las hazañas de junio eterno se han concentrado en los héroes de Constanza y sus nombres son más conocidos. Hubo siete sobrevivientes que quedaron como testigos de una epopeya, condenada al fracaso desde el mismo instante que pisaron tierra dominicana, donde las condiciones sociales no estaban listas para respaldar una acción heroica de jóvenes idealistas, que por testimonios recogidos en diarios y por boca de los sobrevivientes, sabían que venían a inmolarse, pero el objetivo se logró al sembrar las semillas del patriotismo y la libertad. Esa semilla sembrada en las montañas de Constanza, y en las playas de Maimón y Estero Hondo, germinaría meses más tarde con la oleada de jóvenes, que sin medios para combatir la tiranía, se fueron uniendo para formar el núcleo de la conciencia dominicana y centenares de jóvenes se involucraron militantemente para combatir a la dictadura, aun cuando muchos fueron a parar a las cárceles de tortura de la 40 y del 9, donde fueron sometidos a feroces agresiones a su integridad física. Los malogrados héroes de Constanza, Maimón y Estero Hondo forman parte de una raza inmortal, que todavía los dominicanos no la merecemos por la forma de cómo hemos mancillado su memoria, con una clase política formada en el despojo de los recursos públicos con la comisión de los actos de corrupción más escandalosos, en donde esa clase ha formado un valladar para que sus miembros nunca puedan ser tocados, y si algún día alguno de ellos cayera en las manos de una justicia seria y responsable, le buscan la forma de evadirla. Los héroes del junio inmortal de 1959 permanecen postergados en los sentimientos del ciudadano, atropellado hoy en día por todos los males de una sociedad ahogada por la violencia, la inmunidad de los antisociales y la vergüenza ante un enriquecimiento ilícito y están acosados de tal manera que sobrevivir es la máxima aspiración, dejando de lado aquellos sentimientos que por última vez fueron sacudidos con el levantamiento socio político de abril de 1965. Y esta fecha aniversario del desembarco de Maimón y Estero Hondo coincidió con la celebración más emblemática de la Iglesia Católica, que reconoce la presencia del cuerpo de Cristo en la eucaristía, adoptándose desde el siglo XIII (1268) como dogma de fe, proclamado por el papa Urbano IV. Fue la primera fiesta de la Iglesia establecida por un dogma papal.

Trujillo: el antihItiano.

REPORTAJE- Trujillo: el antihaitiano Por VICTOR MARMOL Los presidentes Stenio Vincent, de Haití, y Rafael L. Trujillo, de República Dominicana Aunque la diplomacia del gobierno de Rafael L. Trujillo Molina atribuyó a “incidentes fronterizos entre civiles” la matanza de haitianos del año 1937, el dictador se vanagloriaba siempre de ser el único responsable del exterminio masivo de esos ciudadanos ilegales. La orden fue dada por Trujillo, según lo revelan el doctor Joaquín Balaguer en su obra Memorias de un Cortesano en la Era de Trujillo, y el licenciado Luis Julián Pérez, en su libro Santo Domingo Frente al Destino. De acuerdo a Balaguer, Trujillo impartió la orden mientras disfrutaba en la noche del 2 de octubre de 1937 en una fiesta “rodeado de hermosas mujeres e ingiriendo grandes dosis de Carlos l, su coñac preferido”. Un alto oficial del Ejército Nacional se le acercó al jefe y le susurró que un grupo de vagabundos haitianos habían penetrado al territorio nacional para robar ganados y asaltar propiedades. El dictador se irritó de tal manera, que le ordenó al militar para que “se proceda desde esta misma noche a exterminar sin contemplaciones a toda persona de nacionalidad haitiana que se halle ilegalmente en territorio dominicano”. El genocidio de alrededor de17,000 haitianos se prolongó durante varios días “sin perturbar en lo más mínimo el ánimo del hombre que ordenó esa matanza y que jamás se arrepintió de ella”, según lo narra el doctor Balaguer, quien para esa época era el canciller interino. Luis Julián Pérez, quien fue uno de los fundadores del Banco Central y de Reservas en el gobierno de Trujillo, aseguró en su obra que “Trujillo, y sólo Trujillo, fue el único responsable de los sucesos ocurridos en 1937, y siempre lo reconoció principalmente en los meses que precedieron a su muerte, cuando salió a divulgarlo por todo el país como si presintiera que realizaba una visita de despedida”. CON LOS JOVENES El eminente jurista fallecido señala que el dictador procuraba reunirse con los jóvenes de diferentes pueblos y ciudades, “para explicar las causas del conflicto domínico-haitiano, la preocupación que su generación y la de sus jóvenes interlocutores debían mantener acerca de este asunto de tanto interés nacional, los motivos que tuvo para actuar, a fin de tratar de resolver definitivamente una situación de la cual dependía la suerte de la República, pero asumiendo él la responsabilidad de todo”. Para Julián Pérez, Trujillo “fue atrapado por las circunstancias y compulsado por los acontecimientos”, debido a que el problema venía desarrollándose durante siglos en forma alarmante, y que “nadie fue capaz de hallarle solución”. En el año 1936, Trujillo firmó un convenio mediante el cual se ratificó la delimitación física y geográfica de la frontera. Sin embargo, en el año 1937 los haitianos continuaban entrando en forma ilegal al país. EL PROBLEMA “La penetración clandestina, constante y sistemática en el territorio nacional de merodeadores haitianos continuó. Los ladrones nocturnos amenazaban desorganizar nuestra economía fronteriza. Dramáticas hileras de hombres descalzos, semidesnudos y hambrientos, cruzaban la frontera para robar el ganado y destruir nuestra agricultura”, señala Manuel Arturo Machado Báez, reputado historiador fallecido, en su obra La Dominicanización de la Frontera, publicada con motivo del 25 aniversario de la llamada Era de Trujillo, y que formó parte de una serie de obras a cargo de los mejores intelectuales de la época. Machado me obsequió un ejemplar de su obra cuando laborábamos en el diario El Caribe. La delincuencia haitiana en territorio dominicano alcanzó del año 1910 al primer trimestre de 1937 la cantidad de 2,445, de los cuales 634 fueron de robo, apunta Machado. Como caso curioso, se destaca que en el año 1937 había en el país 435 haitianos inútiles, entre ciegos, sordomudos, paralíticos, locos, mancos, idiotas, de los 52,627 inmigrantes haitianos analfabetos y hambrientos. El conflicto surgido tras los sangrientos hechos se solucionó por un acuerdo celebrado en Washington el 31 de enero de 1938, mediante el cual Trujillo aceptó indemnizar a las víctimas en el pago de US$750,000, el cual incluía el desembolso inmediato de US$250,000. Tres años después de la firma de ese acuerdo, en el año 1941, “nuevas incursiones se registraron. Los merodeadores, como en otro tiempo, caían en las sabanas donde pastaba el ganado. Asaltaban a los campesinos. Destruían las propiedades”. El 30 de agosto de 1941, llegó Trujillo de nuevo a Dajabón “para escuchar el relato de los agricultores víctimas de los ladrones. A esa reunión asistió Gérard Lescot, secretario de la Presidencia de Haití, enviado por su padre el presidente Elie Lescot. El gobierno haitiano comprobó “las actividades nefastas de estos vagabundos” e impartió instrucciones para que “todo el peso de las leyes penales sea empleado por las autoridades militares haitianas en perfecto acuerdo con las autoridades militares dominicanas”. A partir de ese momento, Trujillo inició lo que se llamó “dominicanización de la frontera”, creando nuevas provincias y realizando una serie de obras, principalmente educativas y de salud que, a juicio de Machado, “preservaría las poblaciones que iban perdiendo la conciencia de la nacionalidad y estaban expuestas a las influencias de esa invasión moral. Varios lustros más y el país se hubiera haitianizado. Con razón escribió Danna G. Munron: ‘He ahí una ola de color que avanza y que se tragará sin remedio a la República Dominicana’”. RECUERDOS En el año 1960, veintitrés años después de la matanza, Trujillo visitó por última vez la ciudad de Dajabón para recibir un homenaje “de las fuerzas vivas de la región fronteriza”, en un lugar denominado La Gorra, donde miles de campesinos desfilando a caballo con machetes y letreros alusivos al nacionalismo de Trujillo frente a los haitianos, saludaban al dictador, quien estaba en una tarima levantada en el centro de una enorme sabana bajo un ardiente sol y polvo levantado por el trote de las monturas. La noche anterior, el dictador participó en una recepción que se le ofreció en el antiguo Club Libertador. Yo (Víctor Mármol) estuve presente en los dos actos como corresponsal del diario vespertino La Nación. Tenía 17 años de edad. Recuerdo, que cuando viajábamos desde Santiago, acompañado del fotógrafo Víctor Gómez y del licenciado Juan Santos Romero, encargado de la oficina del periódico en Santiago, nos detuvimos en el Samoa Bar, de Mao, y allí supimos la trágica muerte del general Juancito Rodríguez García, acérrimo opositor a Trujillo, quien residía en Venezuela. Santos Romero opinó que Trujillo iba a estar contento por la muerte del líder antitrujillista. Y así fue. Cuando llegamos al Club Libertador, “el jefe” estaba sentado en el medio de la mesa presidencial acompañado de altos funcionarios y detrás oficiales militares. Lucía alegre mientras disfrutaba de su coñac Carlos 1 y de un merengue alusivo a su persona, interpretado por la banda de música del Ejército Nacional. En momentos en que se tocaba el merengue Salve San Cristóbal, Trujillo inesperadamente se paró de su silla y abandonando la mesa se dirigió a donde estaba una joven y la sacó a bailar ante el asombro de los que estábamos allí. Como cosa curiosa, la joven era coja. Santos Romero me dijo al oído “parece que Trujillo está borracho”. SUELTA PRESO En el mismo año 1960, el dictador visitó también la ciudad de Santiago de los Caballeros para apadrinar en esta ocasión un grupo de militares e hijos de estos que serían bautizados por la Iglesia Católica, en la antigua fortaleza San Luis. Cuando Trujillo se disponía abandonar el recinto, se oyó la voz de un hombre que lo llamaba “jefe, jefe”. Trujillo se detuvo furioso y ordenó que le llevaran a ese “pendejo que está voceando”. Cuando el hombre, que era un recluso, estuvo frente a Trujillo, éste le preguntó en forma airada qué le pasaba. El reo le contestó que tenía más de un año preso y no le pasaban causa. El dictador le preguntó por qué estaba preso, y el recluso le contestó que había matado un haitiano en defensa propia. Trujillo con una sonrisa cínica le dijo al comandante: “Que lo suelten, y que siga matando haitianos”, ante el asombro de sus acompañantes. Después de la caída de la dictadura, el general Almanzor Dujaric me confirmó que el preso fue puesto en libertad al día siguiente de Trujillo dar la orden. (Víctor Mármol, el autor, es periodista retirado y reside en Constanza)

viernes, 13 de junio de 2014

El 14 de junio de 1959

El 14 de junio de 1959 Política criminal desenfocada Por DANILO ARZENO d.arzeno[@]gmail.com “Llegaron llenos de patriotismo / enamorados de un puro ideal / y con su sangre noble prendieron / la llama augusta de la libertad”. Un domingo 14 de junio de 1959 llegaron por Constanza y luego por Maimón y Estero Hondo, 196 expedicionarios, entre ellos, profesionales de prestigio y de reconocidas familias con estable posición económica, que olvidaron el peligro que representaba venir a combatir a la más poderosa y sanguinaria dictadura del Caribe encabezada por Rafael L. Trujillo Molina. Acompañaron a los dominicanos muchos extranjeros que también entregaron su sangre y su vida por la libertad del pueblo dominicano. “Su sacrificio, que Dios bendijo / la Patria entera glorificará / como homenaje a los valientes / que allí cayeron por la libertad /. Este sábado debemos recordar y rendir honores a los hombres de La Raza Inmortal, porque gracias a ellos el pueblo despertó de su letargo, perdió el miedo y emprendió una lucha titánica y decidida para tumbar o eliminar físicamente al temido dictador. “Catorce de junio / gloriosa gesta nacional / Sus mártires están / en el alma popular/”. No eran aventureros, eran patriotas, hombres conscientes de que desaparecida la dictadura había que empezar inmediatamente una transformación política y social que permitiera a los dominicanos gozar y disfrutar de libertad y mejores condiciones de vida, en lo educativo, la salud, lo económico y trabajo estable para todos. “Hermanas Mirabal / heroínas sin igual / su grito vibrante / es el grito de la Patria Inmortal /”. ¡Vivan los héroes y mártires del 14 de junio! ¡Viva la República Dominicana libre y soberana! Las letras del himno del Catorce de Junio fueron escritas por el ingeniero Vinicio Echavarría, destacado revolucionario amigo personal del doctor Aurelio Tavárez Justo (Manolo). Falleció en Santo Domingo. La música es del maestro Héctor Jiménez. La palabra “Dios” fue incluida en dicha composición por sugerencia del doctor Ángel Concepción, nativo de San Francisco de Macorís, donde falleció hace algunos años. Héctor nació en la antigua calle Pantalón de Santiago el 18 de diciembre de 1921. Murió en Puerto Plata el 21 de diciembre de 1985, a los 64 años de edad. De los héroes y mártires del 14 de junio de 1959 sólo salvaron la vida milagrosamente los dominicanos Mayobanex Vargas y Vargas, Medardo Germán, Poncio Pou Saleta y Gonzalo Almonte Pacheco, que posteriormente fue re-apresado en Restauración su pueblo natal, llevado a La 40 y asesinado. También los cubanos, comandante Delio Gómez Ochoa y Pablito Mirabal Guerra, que tan sólo tenía catorce años de edad. Murió fulminado por un rayo en La Habana el 21 de junio 1969. En la actualidad sólo sobreviven los héroes Delio Gómez Ochoa y Mayobanex Vargas y Vargas.

domingo, 8 de junio de 2014

El martirio de Miguel Ángel Baez Diaz

La República 24 Mayo 2010 EL TRUJILLATO El martirio de Miguel Ángel Báez Díaz Miguel A. Báez Díaz. Fue torturado con crueldad por la tiranía. Compartir este artículo Sergio F. German Medrano A la memoria de doña Aida Perelló Vda. Báez, acrisolada esposa y ejemplar madre. El 30 de mayo de 1961 se concretó el hecho fundamental del proceso político que culminó con la etapa de libertad y democracia que hemos vivido los dominicanos durante los últimos cuarenta y nueve años. Un grupo de valientes patriotas organizó y ejecutó la noche de ese día la acción gloriosa del ajusticiamiento del tirano Rafael Trujillo. El heroísmo y sacrificio de todos los involucrados en ese inesperado acontecimiento, reivindicó el orgullo y la dignidad de nuestro pueblo, hasta entonces pisoteado por el diabólico poder del déspota. Por eso cada año en esa fecha debemos tributar homenaje de gratitud y admiración a quienes nos liberaron del régimen de opresión y muerte instaurado por Trujillo. Especialmente ahora que ha surgido una patología neotrujillista que está tratando de penetrar en nuestra sociedad, mediante una labor de zapa realizada por servidores de una hija del sátrapa. Con motivo de este 30 de mayo resaltaré aspectos de la vida del héroe nacional Miguel Ángel Báez Díaz, cuyo conocimiento público contribuirá a aquilatar el verdadero valor de su participación en la gesta liberadora de 1961. El 30 de mayo del próximo año exaltaré al también héroe nacional Huáscar Tejeda Pimentel, banilejo como Don Miguel Ángel y el autor de este escrito. Un poco de historia familiar Las familias Báez y Díaz son originarias de Baní y Yaguate. Don Miguel Báez Ortiz, padre de Don Miguel Ángel, fue uno de los ciudadanos más prestantes y respetados en la vida política y social de Baní. Luchó contra la dictadura de Ulises Heureaux y luego de su ajusticiamiento en Moca, figuró entre los integrantes de la fuerza revolucionaria que bajo el mando de Horacio Vásquez entró a Santo Domingo y organizó las elecciones del 15 de noviembre del 1899, de las cuales surgieron como Presidente Juan Isidro Jiménez y Vicepresidente Horacio Vásquez. Su esposa Doña Sallo Díaz descendía de los generales Modesto y Lucas Díaz, héroes de las guerras contra Haití que consolidaron la independencia nacional y el primero también héroe de la guerra por la independencia de Cuba. El prestigio de la familia Báez Díaz condujo a que Trujillo se acercara a Don Miguel Báez Ortiz y a su hijo Miguel Ángel, igual como se acercó en todo el país a las familias y personas de mayor importancia social y política para buscar su apoyo. Ninguna se atrevió a negárselo. Equivalía a declararse enemiga del dictador y correr el riesgo de prisión o muerte. Es así que algunos miembros de la familia Báez Díaz ingresan a cargos burocráticos civiles en el Gobierno. Pero, a diferencia de otras personas y familias, ninguno de ellos puede ser señalado por crímenes o enriquecimiento ilícito. Los relatos testimoniales que expondremos a continuación, algunos de ellos muy impresionantes, permitirán conocer a Don Miguel Ángel Báez Díaz en todo su valor y grandeza patrióticos. Demuestran fehacientemente su calidad humana, su solidaridad con quienes luchaban contra la dictadura y su indeclinable decisión de luchar él también para ponerle fin. Solidaridad con el 1J4 Enero del 1960. El servicio de espionaje de la dictadura descubre el Movimiento Revolucionario 14 de Junio. Varios banilejos somos detenidos. Luego de los suplicios de la “Cárcel de la Cuarenta”, adviene el confinamiento por tiempo indefinido en la prisión de “La Victoria”. Estando todavía presos en el llamado “pasillo de la muerte”, recibimos de parte de nuestros familiares la información de que en el transcurso de un desfile político en San Juan de La Maguana, Don Miguel Ángel le había solicitado a Trujillo que pusiera en libertad a los banilejos presos por participar en el 1J4. El Dictador no se inmutó ni tampoco contestó el pedimento. Con posterioridad a mi salida de la prisión en julio de 1960, en una de sus frecuentes visitas a Baní Don Miguel Ángel se entrevistó con mi padre y le pidió que me dijera que me mantuviera tranquilo porque el Gobierno de Trujillo duraría poco tiempo. Estas actuaciones de solidaridad con banilejos públicamente declarados conspiradores contra la Tiranía, corroboradas por otros testimonios que veremos a continuación, demuestran patentemente una posición política definidamente antitrujillista por parte de Don Miguel Ángel Báez Díaz. ¿A partir de qué época la asumió? Importantes testimonios En su bien documentada obra “Trujillo El Tiranicidio De 1961”, el historiador Juan Daniel Barcácel expresa que “hay evidencias de que, desde 1958, los hermanos Juan Tomás y Modesto Díaz habían iniciado conversaciones con algunos amigos acerca de la necesidad de buscar la manera más conveniente para deshacerse del tirano”. Por su lado el también historiador Don Tomás Báez Díaz, hermano de Don Miguel Ángel, en una “Carta Pública” en el “Listín Diario”, afirma que en el año 1958 condujo al Lic. Homero Hernández Almánzar a la finca de su primo Modesto Díaz “para que se entrevistara con él y con el Gral. Juan Tomás Díaz y allí se habló de la liberación de la patria esclavizada”. Estos datos históricos conducen a la siguiente interrogante: ¿Estaba Don Miguel Ángel Báez Díaz al margen de estas conversaciones en que participaban su hermano y primos? Los que conocimos las excelentes e íntimas relaciones familiares existentes entre Juan Tomás y Modesto Díaz y Miguel Ángel y Tomás Báez Díaz, no abrigamos la más mínima duda sobre el conocimiento y la participación que tuvo Don Miguel Ángel Báez Díaz en estas conversaciones. Es una deducción lógica. Por otra parte, un testimonio del Dr. Mario Read Vittini en su obra “Trujillo de Cerca” nos ofrece otro dato importante para contestar la interrogante destinada a determinar la época en que Don Miguel Ángel decidió enfrentar a Trujillo. Refiriéndose a un encuentro fortuito que sostuvo con Don Miguel Ángel en el Malecón de la ciudad de Santo Domingo, expresa que éste le dijo lo siguiente: “¡Si yo encontrara otro decidido como yo, yo matara a ese hijo de la gran puta ahí, en Güibia, cuando nos sentamos en la rotonda! Pero sé que yo solo, sin apoyo de otro, desde que intente sacar la pistola me van a matar sin tiempo de que yo lo elimine a ese desgraciadoÖÖ.¡Pero esto no se aguanta yaÖ..! ¡Hay que salir de él a cualquier precioÖÖ! Estoy harto de tantos abusos” Yo asentí y le dije que yo creía lo mismo. Pocos días más tarde, murió de parto su hija Pilar”. Los testimonios que hemos expuesto dejan claramente establecido que desde antes del asesinato de su hija Pilarcita, Don Miguel Ángel Báez Díaz respondiendo a su integridad, entereza personal y patriotismo, había abominado el régimen de terror implantado por Trujillo. No fue este asesinato la causa impulsiva y determinante de su patriotismo, sino su íntima convicción de que había que ponerle fin a la perversidad trujillista imperante. Obviamente el convencimiento de que su hija había sido victimada por la familia Trujillo, aumentó tal vez hasta el frenesí su deseo de ponerle fin a la vida del déspota. Posteriormente el destacado luchador antitrujillista Lic. Homero Hernández Almánzar se exilió. Don Miguel Ángel aprovechó un viaje que realizó a New York en noviembre del 1960 y por mediación del Lic. Chepito Rodríguez se entrevistó con él. También aprovechó este viaje para enviar a Venezuela una carta a su exiliado primo Manuel de Jesús Santana (Lico), en la cual se refirió a la esclavitud que imponía la Dictadura al pueblo dominicano. El 30 de mayo del 1961 La indeclinable determinación de Don Miguel Ángel para que la tiranía de Trujillo llegara a su fin, prosiguió hasta que el Tirano fue ajusticiado el día 30 de mayo de 1961. Según explica el historiador Barcácel, a las cinco y treinta de la tarde de ese día “Miguel Ángel Báez Díaz se comunica por teléfono con Antonio de la Maza y le participa que Trujillo se propone viajar esa noche a San Cristóbal. Báez Díaz también telefonea a su primo Modesto Díaz Quezada”. Estos fueron los avisos o campanadas gloriosas que pusieron en marcha las actividades de ese día del grupo de acción formado por los patriotas que horas más tarde pusieron fin a la vida criminal de Trujillo y a una de las dictaduras más crueles y despiadadas de América. ¿Se hubiera concretado ese día el ajusticiamiento de Trujillo sin el aviso de Don Miguel Ángel? Indudablemente la respuesta es no. Pero no fue este aviso su única participación en los heroicos acontecimientos del día 30 de mayo. Como Don Miguel Ángel era parte del núcleo dirigente formado por los patriotas, al notar a las nueve y treinta de la noche de ese día que Trujillo se retardaba en partir hacia San Cristóbal y, según expone el historiador Balcácer, hacia esta hora algunos de los conspiradores parecían impacientarse por su demora en aparecer en la avenida George Washington, entonces “Miguel Ángel Báez Díaz, consciente de que tal situación puede intranquilizar al grupo, acude personalmente al lugar en donde están De la Maza, Imbert, Estrella Sadhalá y García Guerrero, y les asegura que Trujillo pasará por allí dentro de poco”. Ante esta información los ajusticiadores siguen a la espera hasta que finalmente Trujillo aparece y es consumado el Tiranicidio. De nuevo surgen estas interrogantes: ¿Qué hubiera ocurrido si Don Miguel Ángel no transmite la información asegurando que ciertamente Trujillo pasaría al poco rato por el lugar donde lo esperaban los héroes? ¿Se hubiera pospuesto la acción libertadora? Nadie puede responder tratándose de un hecho que no llegó a ocurrir. Contrariamente al producirse esa noche el ajusticiamiento de Trujillo existe una certeza: Gracias al valiente y decisivo aviso de Don Miguel Ángel Báez Díaz, los patriotas se mantuvieron firmes a la espera de Trujillo hasta lograr ajusticiarlo y ponerle fin a su sangrienta dictadura. El martirio Dejemos que sea la autorizada pluma de Don Luís Amiama Tió, su compañero de heroísmo, quien nos relate los días finales del gran patriota Miguel Ángel Báez Díaz, reproduciendo a continuación parte de lo que escribió con motivo de cumplirse en el año 1965 cincuenta y tres años de su nacimiento. “El drama de su vida se inicia con el calvario de su prisión causada por su gesto de decencia y de desinterés que no puede confundirse con ambición, cuando vuelve sus espaldas al baño de oro que le ofrecía la dictadura y exponiendo su vida se enfrasca en infatigable lucha por la libertad de su pueblo. En su martirologio Miguel Ángel sufrió horrendas torturas desconocidas en nuestro medio, capaces de erizar a los peores criminales de los tiempos de la inquisición. Un día, en tremenda prueba, uno de los familiares predilectos del dictador, personalmente y usando para ello la culata de una carabina Cristóbal, le sacó al mártir que ellos forjaban, todas las piezas dentales para irlo preparando para el segundo y más horrible cuadro de su drama, en el cual tuvo que presenciar consternado ñ y lo hizo con la frente en alto como soñaba ver a su bandera ñ el fusilamiento del primer fruto de su amor, de su hijo del alma, el teniente Miguel Báez Perelló, totalmente ajeno a los movimientos conspirativos que dieron al traste con la maléfica existencia del tirano. Ante ese cuadro aterrador en que un padre cariñoso ve rodar por tierra el cuerpo flagelado del inocente hijo victimado, aquel coloso del estoicismo no derramó una sola lágrima, y hasta las bases de los edificios de los centros de tortura se estremecieron reverentes en merecido tributo al coraje indomitable de aquella mezcla de león y de hombre. Aquí se produjo una repetición del episodio que vivió Máximo Gómez. Miguel Ángel no pudo llorar, como no pudo llorar Gómez ante sus aguerridos mambises cuando perdió a su hijo panchito en las luchas por la libertad de Cuba. “Llora por mí” escribió Gómez al apóstol Martí, “que los rigores de la guerra no me permiten sentarme a llorar la pérdida de un hijo”. Miguel Ángel también tuvo a su Martí en la persona de su valiente esposa, pero ella tuvo que llorar dos veces, primero al hijo de sus entrañas y luego al inseparable compañero. Pero el drama no concluía y aunque los tramoyistas estaban agobiados por el bacanal de sangre y de dolor que ayudaban a montar, clamaban íntimamente para que el apuntador diera la señal de bajar el telón, faltando la escena final, que se produce cuando fusilan a Miguel ángel, atacado de neumonía, ya exánime, una masa inerte que en lugar de metralla debió de recibir la extremaunción para que el sol de la piedad iluminara siquiera con un rayo de luz a aquel valiente moribundo que convertido en un harapo humano le sobraba aliento para cuando por los pasillos del 9 se escuchaba el taconeo nazi de la banda de forajidos y torturadores que a diario le proporcionaban su dosis de dolor, dejar oír su voz que exclamaba “aquí está Miguel Ángel siempre listo.” La familia Báez Perelló La familia formada por Don Miguel Ángel Báez Díaz y su esposa Doña Aida Perelló, soportó el dolor inmenso originado por las muertes de Don Miguel Ángel, Miguelín, Pilarcita y su esposo Jean Awad, todas ocasionadas por Trujillo, sus familiares y sus sicarios. Sus angustias y padecimientos son indescriptibles. Particularmente los de Doña Aida, dama de inmaculada vida, símbolo del amor de madre y esposa ejemplar. Las vivencias íntimas de estos luctuosos acontecimientos son narrados conmovedoramente por Mayra Báez de Jiménez, hija del matrimonio Báez-Perello, en su obra “Si la mar fuera de tinta ..... Vivencias de una niña tras la caída de la dictadura Trujillista”. Debe ser resaltado y admirado el hecho de que con posterioridad al ajusticiamiento de Trujillo los supervivientes de la familia Báez-Díaz (Nelson, Tania y Mayra), jamás han buscado beneficios personales o empresariales de parte del Gobierno dominicano, ni tampoco sus cónyuges y descendientes, aprovechando la categoría histórica de héroe de su padre, el martirio de su hermano Miguelín y la victimización de su hermana Pilarcita y su esposo Jean Awad. Don Miguel Ángel ejerció sus funciones públicas con absoluta honestidad. No acumuló riqueza agrícola, ganadera, comercial o industrial que heredaran sus hijos. Pero les legó lo más importante: Moralidad y dedicación al trabajo honesto. Miguel Ángel Báez Díaz despreció los favores y privilegios del poder político, para inmolarse en la lucha por la libertad de nuestro pueblo. A diferencia de aquellos que se mantuvieron en estado de callada sumisión ante el crimen y los atropellos, desarrolló una rebeldía que encabritó su conciencia empujándolo a la acción heroica. Su recompensa fue el sufrimiento y el sacrificio, purificados en el altar sagrado de la patria donde sólo llegan los que mueren como él, ofrendando sus vidas en noble y generoso holocausto por la libertad, la democracia y la justicia.

lunes, 19 de mayo de 2014

Caí preso como catorcista no como panfleteros de Santiago

http://acento.com.do/2014/opinion/8140398-cai-preso-como-catorcista-no-como-panfleteros-de-santiago/ Caí preso como catorcista no como panfleteros de Santiago Por Darío Nicodemo. mayo 17, 2014 12:00 am
Darío Nicodemo Autor / acento.com.do El Panfletero de Santiago Francisco Germán Benedicto Rodríguez, (Frank), tenía 19 años de edad cuando el sargento Fermín, agente del Servicio de Inteligencia Militar (SIM), llegó dispuesto a apresarlo a la casa número 20 de la Avenida Imbert, de la ciudad de Santiago. El mismo ocurrió la mañana del 19 de enero del 1960. El agente del SIM, fue recibido a puñetazos, por lo tanto no pudo doblegar por sí solo a Frank Benedicto, teniendo que verse precisado a buscar refuerzos para poder apresarlo. El entonces joven Frank Benedicto, era y es de temperamento recio, posiciones firmes y patrióticas. Nació el 7 de noviembre del año 1940, en Santiago de los Caballeros. Sus padres fueron Francisco Javier Benedicto Pérez (Pancholo) y Ana América Rodríguez y sus hermanos: Nicolás, Rina, Ana Altagracia (Tatica) y Maggi. Frank hizo sus estudios primarios en la escuela Ana Argentina Liz y el Colegio de La Salle. Terminó su bachillerato en el Liceo Ulises Francisco Espaillat (UFE). A consecuencia de las constantes persecuciones y prisiones a la que fue sometido por opositor al gobierno de Rafael Leónidas Trujillo Molina, no pudo alcanzar su sueño de convertirse en ingeniero. La noche de su detención, en el Estadio Leónidas Radhamés de Santiago, se celebraba un partido de béisbol de invierno, entre las Estrellas Orientales y las Águilas Cibaeñas. El juego se transmitía por una radio local y fue escuchado durante todo el trayecto que comprendía desde Santiago hasta la cárcel de La 40. Recuerda Frank Benedicto que: “Manuel Antonio Arias Villamán (Eusebito) y Fausto Enriquillo Román Gómez apresados ese mismo dia, fueron conducidos junto a mí en un carro Volkswagen (cepillo) del SIM”. Agrega: “Yo salvé mi vida porque caí preso como catorcista y no como Panfleteros de Santiago. Fue Carlos Conrado Bogaert Domínguez (Charles) quien mencionó mi nombre”. La declaración de Charles Bogaert aparece en el libro: “Crímenes Contra la Seguridad Interior y Exterior del Estado Dominicano”. Charles Bogaert fue de los fundadores del Movimiento Catorce de Junio, (1J4). En su finca de Laguna Salada de la Provincia Valverde, se reunieron el 10 de enero del 1960, opositores al régimen trujillista con la finalidad de unificar la oposición nacional en una organización patriótica. El Dr. Manuel Aurelio Tavárez Justo, fue electo presidente a unanimidad. Frank Benedicto, ha empezado a escribir sus experiencias en la lucha contra la dictadura de Trujillo y su posterior vinculo en las formaciones de Unión Cívica Nacional (UCN) y el Movimiento Revolucionario Catorce de Junio (1J4). Frank sostiene que: “Con Wenceslao Guillén Gómez (Wen), fundador de Unión de Grupos Revolucionarios Independientes (UGRI) nos reuníamos en el Liceo Ulises Francisco Espaillat (UFE) y la Sociedad Ateneo Amantes de la Luz, que para entonces se encontraba en la calle 16 de Agosto esquina 30 de Marzo”. Puntualiza, además: “También en el Bar Colón de la calle 30 de Marzo me reunía con Johannes Henrich Streesse (El Alemán), Chepito Contreras, Jorgito Marín, Wenceslao Guillen y varios jóvenes, especialmente con Héctor Francisco Osorio. Las reuniones las realizábamos para conversar sobre la conspiración que llevaríamos a cabo contra Trujillo. Es preciso destacar que fue Osorio quien nos unió a todos en Santiago”. El intrépido Frank Benedicto rememora: “Yo pertenecía al grupo de Los Panfleteros de Santiago y también al Movimiento Revolucionario Catorce de Junio (1J4). En este último nos reuníamos en el sótano de la casa de Estela Álvarez, ubicada en la calle Julia Molina No. 131, actual Independencia, esquina España. En aquel sótano fue que probé una bomba Molotov, cuyas instrucciones fueron transmitida por una emisora de Venezuela”. En sus interesantes memorias refiere, detalles de los planos que le encomendaron confeccionar de la base aérea de la Aviación Militar Dominicana (AMD) y de la Fortaleza San Luis. Estos planos, luego fueron enviados de manera clandestina a los dirigentes del Movimiento de Liberación Dominicano (MLD), exiliados en Venezuela. Los encargados de efectuar la peligrosa misión fueron: Ilander Selig Delmonte y Gala Malgarejo, el primero se desempeñaba como empleado y el segundo como piloto de la Compañía Dominicana de Aviación (CDA). Los planos fueron entregados a Dominicana Perozo. Frank Benedicto entregó: “A Charles Bogaert, a Ramón Lorenzo Perelló y a Eugenio Perdomo; detalles de la base de la Aviación Militar Dominicana (AMD) de Santiago, la cantidad de guardias, sus turnos, horarios de las comidas, ubicaciones de las armas de grueso calibres, posición del carro de asaltos, los cuatro nidos de ametralladoras de 50mm y demás pertrechos militares”. Con mucha nostalgia y tristeza en su expresión, Frank dice: “Nos quedamos esperando las armas, nunca las tiraron”. Cuenta que: “Como miembros de Los Panfleteros de Santiago, repartí los volantes durante dos noches en las calles España y la Avenida Imbert. Esas noches yo sentí mucho miedo. Durante tres noches no pude dormir. Los volantes se distribuyeron en el mes de diciembre del 1959 y en enero del 1960”. Frank Benedicto adelanta de sus memorias los siguientes acontecimientos: 1- “La noche en que estando en La Silla Eléctrica, siendo torturado en la cárcel de La 40, llegó Luis José León Estévez con ordenes expresa del dictador Rafael Leónidas Trujillo Molina”. 2- “Sus pasos por las cárceles de La 40, La Victoria, Policía Nacional y la Fortaleza San Luis de Santiago.”. 3- “Su participación con un grupo de jóvenes que fueron al pico más alto de la Cordillera Central y de las Antillas Mayores, 3087 metros sobre el nivel del mar, (msnm), llamado en ese entonces “Pico Trujillo” y donde desprendieron la tarja de bronce en honor al dictador”. 4- “Como él preparaba físicamente un grupo de muchachos, que iban a pie a La Placeta, en San José de las Matas y al Pico Diego de Ocampo, de la Cordillera Septentrional”. 5- “Sus aportes a Unión Cívica Nacional (UCN) y al Movimiento Revolucionario Catorce de Junio (1J4)”. 6- “Su persecución a los “calieses” y “chivatos” después del ajusticiamiento de Trujillo, en Santiago de los Caballeros, Santo Domingo y en New York”. 7- “Su apresamiento, posterior al ajusticiamiento de Trujillo”. El Panfletero y catorcista Frank Benedicto precisa: “Quiero contar los hechos tal y como ocurrieron para que sirvan de ejemplo a mis hijos, amigos, familiares y especialmente a la juventud dominicana, sobre todo, para que en República Dominicana no vuelva una tiranía, como la surgida el 16 de agosto del 1930 hasta el 30 de mayo de 1961”. 14 de mayo de 2014.

lunes, 7 de abril de 2014

Continuidad histórica de la represión

Blog detalle CON LAS RIENDAS TENSAS C Continuidad histórica de la represión 07 DE ABRIL DEL 2014 Hamlet Hermann SABER MÁS ACERCA DEL AUTOR Blog detalle HAMLET HERMANN Ingeniero ---- Sobre mí Autor de numerosos libros sobre los procesos políticos dominicanos. Fue miembro del movimiento guerrillero de Caracoles, liderado por Caamaño. Biógrafo de Caamaño. Fue el director y creador de lo Autoridad Metropolitana del Transporte. Premio Nacional de Ensayo Pedro Henríquez Ureña en 2008, con el libro "Transición made in USA". En la actualidad se dedica a la consultoría técnica. Premio Nacional Feria del Libro Eduardo León Jimenes de 2009 con el libro El Fiero; Eberto Lalane José. Cuando alguien descubrió que controlar medios de comunicación garantizaba impunidad, la verdad perdió importancia para ser publicada. A los miembros de las Fuerzas Armadas y la Policía Nacional dominicanas les convendría que se airearan todos los abusos y crímenes cometidos desde esas organizaciones. Oponerse a que esos vejámenes se investiguen sugiere culpabilidad individual e institucional. No todos los militares y policías son culpables de cometer crímenes y abusos contra la población y contra sus propios compañeros de armas. Ahí dentro hay gente honesta y democrática, aunque sean los menos. Por el contrario, no puede liberarse de responsabilidad a las instituciones militares y policiales, organismos del Estado que nunca han defendido la soberanía nacional, ni aportado algo a favor de la verdadera democracia. Éstas han sido instrumentos políticos y represivos del poder extranjero, de las tiranías y de la politiquería corrupta. Revisando el desarrollo histórico de las instituciones represivas dominicanas descubriremos que siempre han seguido el patrón para el cual fueron creadas. Fundamentalmente, fueron cuerpos armados integrados por dominicanos que se comportarían como ejércitos de ocupación,asumiendo el rol de defensor de los intereses del poder extranjero.Al cuerpo de infantería de marina de Estados Unidos le tocó formar la Guardia Nacional Dominicana, a imagen y semejanza de quienes habían secuestrado la soberanía nacional, bandera e himno incluidos. La herencia que dejaron fue Rafael Leónidas Trujillo Molina, quien oprimió la nación durante 31 años hasta que fue considerado un lastre inconveniente por sus propios creadores. Esas Fuerzas Armadas y Policía Nacional combinaron mentes y fuerzas para asesinar a miles de dominicanos y haitianos, y así satisfacer las ambiciones del tirano. Pero hubo militares que sí creían en la verdadera democracia y se rebelaron contra Trujillo. Luego del ajusticiamiento del tirano, esos cuerpos castrenses entraron en relativo receso. En 1962 y parte de 1963, simularon democratizarse porque eso era lo que les exigía el momento histórico. No obstante, no podían irse en blanco.Asesinaron a los ajusticiadores de Trujillo yla matanza de Palma Sola mantendría la tradición de genocidio histórico que les arropaba. Aquellas Fuerzas Armadas ejecutaron el golpe de Estado de 1963 y asumieron el asesinato de los jóvenes insurrectos del Movimiento 14 de Junio. Otro genocidio. Despreciaban una juventud que sólo pedía las libertades que soñaban pero nunca habían conocido.Pero de tanta inmundicia saldría la fragante flor del pantano. El teniente coronel Fernández Domínguez con sus ideas preparó el terreno para que la lucha del pueblo dominicano pariera un coronel Francis Caamaño que supo ponerle freno al imperio que pisoteaba el territorio nacional por tercera vez en el siglo veinte. Desempeñando de nuevo el rol de tropa de ocupación bajo un gobierno “made in USA” encabezado por Joaquín Balaguer, las Fuerzas Armadas y la Policía Nacional asesinaron y torturaron impunemente teniendo como como coartada la Doctrina de Seguridad Nacional que justificaba la guerra fría. Sin dudas, hubo durante esos 12 años balagueristas, más dominicanos muertos que durante los 31 años de la tiranía de Trujillo. Sus víctimas fueron, mayormente, jóvenes de clase media, estudiantes y profesionales, como si la patria sólo necesitara sicarios. La social democracia llegó a puerto por un reclamo popular intenso que coincidió con un cambio de la dirección de los vientos en Washington. Pero la proclamada y nonata democracia no fue óbice para que las Fuerzas Armadas y la Policía Nacional respondieran con rayos de muerte los reclamos de los jodidos de la tierra contra la aplicación de las exigencias del Fondo Monetario Internacional. La dignidad castrense brilló por su ausencia y nunca se supo cuántos dominicanos fueron abatidos por las balas oficiales aquel 24 de abril de 1984. Todavía en el siglo 21 predomina una doctrina de seguridad made in USA, continuación de la filosofía del tirano Trujillo, prolongada por Balaguer. La impunidad sigue estando garantizada para todo aquel militar o policía que abusa y mata.Hoy,como objetivos del aniquilamiento social, las armas gubernamentales han escogido a los más pobres de la tierra. Los “intercambios de disparos” se han convertido en mensajeros dela muerte que el ministerio público y la judicatura no se atreven a castigar cuando un ciudadano vivo se convierte, súbitamente, en un delincuente muerto. A los miembros de las Fuerzas Armadas y la Policía Nacional dominicanas les convendría que se airearan todos los abusos y crímenes cometidos desde esas organizaciones. Oponerse a que esto se investigue sugiere culpabilidad individual e institucional, garantizando la continuación del genocidio.

domingo, 6 de abril de 2014

Sabotaje eléctrico para Santiago y Puerto Plata

HTTP://WWW.ACENTO.COM.DO/INDEX.PHP/BLOG/13426/78/SABOTAJE-ELECTRICO-PARA-SANTIAGO-Y-PUERTO-PLATA.HTML OPINIÓN Sabotaje eléctrico para Santiago y Puerto Plata 05 DE ABRIL DEL 2014 Darío Nicodemo
DARÍO NICODEMO Sobre mí Ciudadano de Santiago de los Caballeros En mi artículo "A más de 54 Años de UGRI", publicado el 20 de diciembre del año 2013, en Acento.com.do, comentamos sobre la composición de los miembros que Wenceslao Marcial Guillén Gómez (Wen) había reclutado para Unión de Grupos Revolucionarios Independientes (UGRI), con la finalidad de combatir a Rafael Leónidas Trujillo Molina. Dentro de las actividades revolucionarias programadas por Wen Guillén, para ser puestas en ejecución por UGRI, estaba la de provocar un sabotaje eléctrico o apagón en la ciudad de Santiago de los Caballeros y Puerto Plata. El 16 de diciembre del año 1915, se había iniciado la instalación de la energía eléctrica en Santiago de los Caballeros. En el año 1916 se instaló en Puerto Plata la primera planta con una red transmisora de alta tensión y que además daría energía eléctrica a una parte de la población santiaguera. Por primera vez se había encendido la caldera de la planta eléctrica de Puerto Plata, conocida como “Ina”. Las líneas de interconexión de Santiago, salían desde la planta instalada en Nibaje, pasando por detrás de la Fortaleza San Luis, la calle Mella y siguiendo hacia el norte por la avenida Bartolomé Colón y la Carretera Luperón, hasta completar su recorrido a Puerto Plata. Para la acción revolucionaria Wen escogió a dos personas de su confianza, empleados de la Corporación Dominicana de Electricidad (CDE), institución fundada el 16 de enero del 1955, mediante el Decreto No. 555. También fueron involucrados un ebanista y un carpintero residente en la ciudad. En cada fecha 30 de marzo, aniversario de una de las batallas más importantes librada por el pueblo dominicano contra la invasión haitiana del 1822, Rafael Leónidas Trujillo Molina conmemoraba con un extraordinario desfile cívico-militar la gesta histórica de Santiago. Esta conmemoración no era más que un pretexto para el dictador demostrar su poder y su ego a la sociedad, haciendo desfilar por debajo de un arco construido por el Ingeniero Federico Villamil, a todas las personas, instituciones públicas y privadas, así como a las Fuerzas Armadas y la Policía Nacional, incluyendo a las religiones establecidas en República Dominicana. La señora Giannella Perdomo escribió un artículo titulado: “Trujillo, el Arco y los desfiles en Santiago” en el que describe aspectos relacionados con la construcción de los arcos.
Wenceslao Guillén, estratega del movimiento de Los Panfleteros de Santiago, tenía planeado el sabotaje eléctrico, empezando en la calle Mella en el tramo comprendido entre la calle Presidente Trujillo, hoy calle Del Sol y la calle Beller. El plan consistía en serruchar los postes de madera del tendido eléctrico que sostenían las líneas eléctricas que alimentaba las redes de Santiago de los Caballeros con Puerto Plata y viceversa. Con el apagón provocado por la falta de electricidad en la calle Mella y en las zonas comprendidas en el trayecto de esas líneas eléctricas, estaban planificados otros sabotajes contra instalaciones públicas y privadas. Uno de los fundadores de movimiento clandestino Los Panfleteros de Santiago, Homero Herrera Velázquez, sería el responsable de una de esas acciones como él mismo lo narra en su libro: "Memorias de un Panfletero”. Para el sabotaje que se pondría en ejecución, Wenceslao Guillén (Wen) utilizaría a Johannes Henrich Streesse Cepeda (El Alemán) y Ramón Mejía (Bizco), ambos empleados de la Corporación Dominicana de Electricidad. Este último (Ramón Mejía) ha sido confundido erróneamente por alguien de apellido Medina. El ebanista Enrique Perelló (Enriquito) y el carpintero Rafael Antonio Ventura (Fellito), tendrían la misión de derribar los postes de luz que sostenían los cables y los transformadores puestos en la calle Mella. Enrique Perelló (Enriquito) y José Rafael Ventura (Fellito) habían sido subcontratistas del Ingeniero Federico Villamil, para la construcción de los arcos de los actos de Trujillo en Santiago.
En una entrevista que realizáramos el 6 de febrero del 2014, al Panfletero José Rafael Colón, este expresó lo siguiente: ”El Alemán y Ramón Mejía, empleados linieros de la CDE, fueron los que provocaron un apagón de unos diez minutos en el Play (Estadio Radhamés, hoy Estadio Cibao), una de las noches en que Simón, Chichí y yo (Antonio Rafael Díaz Hernández, José Armando Díaz Hernández, y José Rafael Colón) tiramos los panfletos contra Trujillo, durante un juego de pelota…”.

Miguel Andres Cabreja, Asesinado Por Conspirar Contra El Trujillato

http://nitadames.blogspot.com/2007/09/miguel-andres-cabreja-capitan-piloto.html Saturday, September 1, 2007 Miguel Andres Cabreja, Asesinado Por Conspirar Contra El Trujillato De la Conspiracion De Los Sargentos. Miguel Andrés Cabreja -Tio Miguelito- era hermano de mi papá. Guardo muy lindos recuerdos de la interacción con él en mi infancia. Era piloto, con el rango de capitán en la Fuerza Aérea Dominicana. Nos llevaba a mi hermanita y a mi en un carro convertible que tenía, a pasear por la ciudad, por el parque zoologico y el malecón...El dolor que a tan corta edad me causó su muerte y las circunstancias en que se produjo me hacen llevarlo siempre vivo en mis recuerdos. Reproduzco estas notas sobre su asesinato con la esperanza de que alguien nos pueda decir dónde fueron a dar sus restos. Inspirado en el ejemplo y martirologio de los héroes (del 14 de Junio), estalla un movimiento reivindicador en la aviación Militar Dominicana, dirigido por estratos militares de la baja oficialidad. Ha sido conocida como la “Revolución de los Sargentos”. En ese sentido vemos los criterios del historiador Cordero Michel, arriba citado, en relación a uno de los hitos importantes del desarrollo del pensamiento democrático castrense en nuestro país. Luego de señalar la influencia que tuvo en aquella conspiración el ideario del 14 y 20 de junio de 1959, nos dice: “Un grupo de sargentos técnicos y asimilados de la AMD, dirigidos por el sargento Sijo Delmonte y Consuegra (famoso lanzador de béisbol) y el Capitán Miguel Cabreja, organizó en la base aérea de San Isidro un plan para mermar el poderío aéreo. Era sencillo: impedir que los aviones pudieran actuar contra una segunda expedición anti-trujillista mediante el sabotaje (debe recordarse que en Cuba se entrenaba un grupo de dominicanos que intentaría realizar otro desembarco para apoyar a los que llegaron en Junio, si acaso quedaban focos guerrilleros, o en caso contrario, continuar la lucha insurreccional. Este hecho era de dominio público y del conocimiento de las Fuerzas Armadas que estaban alertas y a la espera). Los aviones iban a ser saboteados echándoles azúcar y esmeril en el aceite de loa motores y materias extrañas en los depósitos de combustible, para hacer que cayeran a tierra y provocar la casi segura muerte de sus pilotos. El 19 de agosto de 1959, el asimilado técnico Vásquez, perteneciente a uno de los escuadrones de mantenimiento, enterado del plan lo delató a Ramfis Trujillo. Los 56 hombres del escuadrón de mantenimiento y el capitán Cabreja fueron inmediatamente arrestados, llevados a “El 9” , torturados y asesinados en diferentes sitios y momentos; incluyendo los últimos 13 sargentos encarcelados en La Victoria”. (Extraido de Enmancipacion. Socialismo del Siglo XXI. http://www.emancipacion.org/modules.php?name=News&file=article&sid=222). http://www.flickr.com/search/?q=miguel+andres+cabreja

viernes, 4 de abril de 2014

Recuerdos de las cárceles trujillistas.

OPINIÓN La tortura en la epoca Trujillista Recuerdos de las cárceles trujillistas 28 DE MARZO DEL 2014 Giannella Perdomo Pérez VER ACENTO SOCIAL Share on email Share on print 11 Comentarios 5 SABER MÁS ACERCA DEL AUTOR GIANNELLA PERDOMO PÉREZ Escritora ---- Sobre mí Laboré 17 años en la Corporación Dominicana de Electricidad y 8 años en la UASD. Escribo quizás por genética o porque mis excelentes profesores ayudaron a desarrollar esta habilidad. Escribo como un hobbie, además de considerar la importancia en dilucidar temas que puedan beneficiar a la sociedad de nuestro país. No pertenezco a ningún grupo político y creo en Dios. Actualmente disfruto de la tercera edad y el retiro aplicado por mis años de trabajo en instituciones del Estado. Durante años, a partir del apresamiento de mi padre, Eugenio Perdomo Ramírez, acaecido el 25 de enero del año 1960, en la ciudad de Santiago de los Caballeros, hemos conservado historias y legajos que en la actualidad deben divulgarse, a fin de conocer episodios de nuestro reciente pasado histórico. En tal sentido, con relatos de quienes compartieron prisión con él, es preciso emprender un vuelo hacia el pasado y situarnos en aquellas horrendas cárceles y no menos dantescos centros de torturas trujillistas. Cárcel de ¨La Victoria, moría la tarde del domingo 31 de enero o del lunes 1ro. de febrero del 1960; los allí prisioneros, integrantes del develado Movimiento Clandestino 14 de Junio, se disponían a cenar. Un militar interrumpe y reclama la presencia de Eugenio Perdomo Ramírez, quien se levanta y es conducido al área de torturas de la aterradora prisión “La 40”. Leandro Guzmán, testigo presencial de los hechos, entre las páginas 126-132, de su libro “De espigas y de fuegos”, de quien con gran respeto reproduzco, nos acerca a la escena: “Se nos ¨invitaba¨, según dijera Candito Torres, a un "ajusticiamiento revolucionario”. (Candito Torres, segundo jefe del Servicio de Inteligencia Militar-SIM). “En la sala de torturas a donde nos llevaron estaba Eugenio Perdomo sentado en la silla eléctrica, atado de piernas y brazos…. El periodista no quería cumplir la encomienda de accionar un lazo con un pedazo de madera que aprisionaba el cuello del detenido… Le llamábamos ¨tortol¨ y, efectivamente, hacía las veces de un torniquete asfixiante. “Perdomo, aunque atado, se debatía en busca de aire… El periodista apretaba y apretaba más el ¨tortol¨, al conjuro de las exhortaciones perversas de los torturadores…” (Johnny Abbes García, Jefe del SIM y Candito Torres). “Perdomo cayó, al fin, en los estertores de la agonía, hasta que sus pulmones y su corazón se paralizaron. “Me obligaron a recoger el cadáver de Perdomo para llevarlo hasta el baúl de un carro de dos puertas, Chevrolet… Mis fuerzas no alcanzaban para mover el cadáver de Perdomo. Intervino un esbirro llamado Flicho Palma…. Pensé que mi vida concluiría pronto: había sido testigo de una ejecución y eso equivalía, normalmente durante el trujillato, a una sentencia de muerte. “… Abbes García le ordenó a un subalterno que al día siguiente llevaran al Periodista a su oficina en la avenida México, para entregarle una pistola y asignarle una serie de ¨misiones¨ que debería cumplir”. Ante esta propuesta respondió: “que estaba dispuesto a aceptar lo que él ordenara". El periodista en cuestión respondía al nombre de Rigoberto Belliard, amigo de Eugenio, con quien compartía mesa familiar en varias ocasiones. Belliard, acusado por Leandro Guzmán ante los tribunales de Santiago de los Caballeros, juzgado y condenado a varios años de prisión, puesto en libertad misteriosamente, viajó a los Estados unidos, donde encontró su muerte por razones que desconozco. Leandro concluye: "Estar en La 40 equivalía a vivir dentro de la propia muerte. Raros eran los días en que allí no se mataba, se mutilaba o se pervertía a alguien. Unas horas después del estrangulamiento de Perdomo, asesinaron a Angel Russo, un hombre decente, un militante que tenía antecedentes antitrujillistas de larga data... Los esbirros me obligaron después a ponerme la ropa de Russo. Más aun,… fui forzado, en medio de gritos y amenazas, a tomarme su ración: un chocolate de agua y un pan". Los cadáveres retirados de ¨La 40¨, algunos descuartizados, posteriormente eran depositados en las incineradoras utilizadas para la quema de basuras, ubicadas en las cercanías de la cárcel o en el área occidental del puente Juan Pablo Duarte, para su cremación y/o lanzados al mar, hoy autopista "Las Américas", como alimento de los tiburones que merodeaban la zona. Eugenio Perdomo Ramírez y Leandro Guzmán, fueron vecinos por varios meses, en Santiago de los Caballeros, razón por la que se conocían muy bien. Visité al Ing. Leandro Guzmán, en sus oficinas en Santo Domingo, el 11 de abril del 2011, ¡encuentro de minutos imborrables! Cargado de emoción, comentó las vivencias descritas en su libro, además de ricas estampas familiares, según recordó: "En algunas ocasiones, a ustedes les invité a nuestra casa -se refería a mi hermana menor Elia Celeste y el primito Tony- para comer conmigo y con María Teresa. ¡Y justamente a Leandro, como desgracia de vida, le obligan a presenciar la muerte de mi papá, su compañero político y vecino en ¨Los Pepines" de Santiago! En su oportunidad, Federico Andrés Lora Pérez, comentaba: “Giannella, sobre tu padre te diré que nos reunieron una tarde al anochecer en la cuarenta y Eugenio, que conocía a Vitico González, se nos acercó porque el grupo de Santiago estábamos esposados juntos y comenzamos a hablar y nos dijo que casi no oía por los golpes que le habían dado en la cabeza y el oído, lo cual era muy común en la cuarenta pegarle por los dos oídos”. Adolfo Alejandro Franco Brito, quien intercambió con Perdomo unas cuantas palabras la posible noche de su ejecución, con recuerdos imborrables de horrendas vivencias, transcurridos 51 años, " regresa" a las celdas y refiere: ¨Nos obligaban a escribir nuestra declaración, a continuación de la que debíamos hacer oralmente. Estas declaraciones se hacían luego de haber sido sometidos a las acostumbradas sesiones de bárbaras y a veces sangrientas torturas: golpes, extracción de uñas, descargas eléctricas utilizando el ¨bastón¨, aplicadas en la zona genital, entre otras". José Israel Cuello Hernández, más explícito, escribía: “Tu papá no dejó ropa ni libros, ni cartas ni maleta y mucho menos colchoneta porque de nada de ello disponíamos en las condiciones de las cárceles de aquella época. “Al llegar a La 40, lo primero que se hacía era el despojo de toda vestimenta, absolutamente de toda. Al único que alguna vez vi con alguna permisividad en el vestuario fue a Cayeyo Grisanti, precisamente en la celda de La Victoria desde donde fue retornado a La 40 tu padre junto al seminarista Papilín Peña González para ser asesinados. Tenía Cayeyo un soporte para contener el brote de una hernia inguinal como toda vestimenta; un pedazo de cinturón que no cubría nada, por supuesto. “Yo a tu papá no le vi en La 40, porque probablemente llegó allí antes que yo, que fui detenido el 21 de enero en la madrugada, poco después de las seis de la mañana y pienso que él llego dos o tres días antes e interrogado entonces. “Fuimos sí trasladados todos a La Victoria la noche tenebrosa del 30 al 31 de enero de 1960, después de que se produjera el asesinato de la mayoría de "los panfleteros" a algunos de los cuales dejamos vivos en el patio de aquel recinto cuando éramos empujados al hacinamiento dentro de las "perreras" de la policía, esposados de dos en dos. “Al llegar a La Victoria nos llevaron a las zonas de sus "solitarias", mucho más amplias que las de La 40, pero mucho más sucias y repugnantes que aquellas por su tiempo de uso. Mientras las de la casa de torturas tenían un pequeño baño en cada uno, relativamente nuevo, las de La Victoria carecían de tal exquisitez, lo que obligaba a los prisioneros a hacer las necesidades fisiológicas en una lata vacía de aceite de maní que no se diferenciaba en nada de otra destinada al agua "potable” para beber y a una tercera contentiva de un menjurje que en la mañana y noche consistía en harina de trigo hervida y sin condimentos y a mediodía de un sopón donde era frecuente un condimento aterrador en la penumbra de aquel recinto: los ojos de las vacas. “En primera instancia nos colocaron en grupos de seis a ocho en cada celda, muy holgados, pero esa misma noche nos consolidaron en paquetes de treinta o más, de manera que en muchos casos hubo que alternarse para dormir acostados. “En esa celda de consolidados conocí, entre otros, a don Eugenio, cuando procedimos a identificarnos dentro de la más absoluta y tenebrosa oscuridad, y no sólo por el nombre sino por las ocupaciones así como por los vínculos familiares. “No fue esa misma noche que se los llevaron, a Papilín y a él, decía, porque la primera dosis de latas que recibimos merecieron la bendición de Papilín, que era seminarista, y no podía ser esa noche primera porque fue muy hondo en su espesura que se produjo el traslado. Cuando llegaron las latas, una con agua, otra con la harina y la tercera evidentemente empleada antes en heces fecales, todo el mundo las miró con cierta indiferencia. ¡Nadie las tocó! hasta que Papilín tomó la de harina, la bendijo diciendo que: “esa era la comida y que no debíamos debilitarnos”, tomando de inmediato un trago de aquello sin ocultar la repugnancia. “En esa celda estaban los que luego constituyeron en gran medida el primer grupo de prisioneros llevados al Palacio de Justicia para la farsa de un juicio en que se nos condenó a todos a 30 años de prisión y a 600 mil pesos de multa pagaderos a peso por día. “Unas horas después, tu papá y Papilín fueron sacados juntos de la celda y llevados, es de suponer, a La 40, donde no tengo idea de si alguien les vio y presumiblemente allí murieron". En el intercambio de recuerdos, José continúa relatando: "El de Freddy se complementa con el mío en el detalle referente a los dos días que estuvimos juntos, que yo no pude precisar antes pero que, al leer el suyo, pude recordar. O sea, no fueron devueltos a La 40 la misma noche de la llegada, y la fecha de Freddy es también más precisa, fue del 29 al 30 el traslado tenebroso. Los detalles de Leandro sobre su muerte son espeluznantes y la pieza utilizada para la ejecución aparece en los catálogos universales de la infamia como "el garrote vil" muy empleado en la Guerra Civil española". Freddy Bonnelly, revolviendo sus vivencias, nos facilita datos de igual valor, al comentar: " Comparto casi todo lo dicho tanto por Leandro como por José, excepto con la fecha. Como te dije, donde por primera y única vez que vi a Eugenio fue cuando nos llevaron desde "La 40" a "La Victoria" el día 29 de enero, en la media noche, amaneciendo el 30; lo que no puedo precisar es si transcurrieron uno o dos días, es por eso que digo que pudo ser el 31 de enero o el 1ro. de febrero del 1960. “Ya en la ¨La Victoria¨, nos introdujeron a la solitaria de más o menos 6 pies de ancho por algunos 12 de largo. Nos metieron a 18 totalmente desnudos, en algunas otras celdas metieron hasta 22. Como no podíamos acostarnos todos, ya que el espacio no daba, Eugenio y yo nos quedamos parados hablando casi toda la noche, en espera de que algunos se despertaran y nos dieran el espacio. Hablamos mucho pero no puedo recordar lo que dijimos. Si sé que me dijo que era de Santiago y que tenía familia. Lo que no puedo precisar es si fueron uno o dos días, por eso digo que pudo ser el 31 de enero o el 1ro. de febrero del 1960, porque vinieron a buscar a Eugenio, en la tardecita, para llevarlo a La 40, antes de la hora de cenar en la referida área. Al poco tiempo, cuando nos dieron visita, Leandro me contó cómo sucedió.” “Entre los que ocupábamos esa celda—sigue contándome Freddy Bonnelly-- estaban Cayeyo Grisanti, Luis Ramón Peña González, (a) Papilín, mi hermano Carlos Sully, José Cuello, Feliz Germán, Manolito Baquero, Villamán Olsen, Sully Martínez Bonnelly, Moncho Imbert, Alfredo Bergés, René Del Risco Bermúdez, Paquitín Noriega, yo y seis más cuyos nombres no recuerdo. No recuerdo que a Papilín se lo llevaran ese día. Él fue quien inició rezar el rosario y a lo que yo recuerde, se lo llevaron varios días después de esto y lo trajeron de nuevo a la celda. Él nos dijo que querían obligarlo a declarar que Mons. Pepén estaba involucrado pero que no lo hizo. Según recuerdo fué el 30 o 31 como a las 6 de la tarde que lo vinieron a buscar. ¡No volvimos a verles!” Sin mayor trascendencia en precisar las fechas, a finales de enero o principios de febrero del 1960, lo que sí importa registrar es que Eugenio Perdomo Ramírez y el seminarista Luis Ramón Peña González, (a) Papilín, de manera vil y cobarde fueron salvajemente “ajusticiados” en la abominable cárcel “La 40”. Estas notas testimoniales, motivan para dar a conocer las experiencias que muchas familias, -y sin mejores opciones-, debimos asimilar durante la ¨Era Gloriosa¨ del ¨Padre de la Patria Nueva", justo en este nuevo enero, cuando en aquel fatídico del 1960, la Patria se vistió de luto y dolor por la pérdida de muchos de sus hijos que trataron de reconquistar las libertades heredadas de Don Juan Pablo Duarte y su grupo Trinitario; y tantos otros que conforman la Raza Inmortal, sin olvidar a los hombres y mujeres que integraron el Movimiento Clandestino 14 de Junio, muchos de los cuales jamás regresaron a sus hogares y a la fecha se desconoce el destino final de sus cadáveres. ¡Que no se pierda nunca nuestra memoria histórica! ¡Loor a los Panfleteros de Santiago y a los Mártires que lucharon por una mejor nación!

PROVINCIA MANOLO TAVAREZ

MONTECRISTI: Proyecto busca cambiarle nombre a provincia Por JOSE ALFREDO ESPINAL MONTECRISTI, República Dominicana.- Un diputado alista un proyecto de ley con el fin de proponer un cambio de nombre a la provincia de Montecristi por el de Manuel Aurelio Tavárez Justo (Manolo), un abogado, dirigente político y revolucionario, asesinado en 1963, en Las Manáclas, San José de Las Matas, provincia de Santiago. La iniciativa la impulsa en el Congreso Nacional el diputado peledeísta por el pueblo montecristeño, Rafael Abel, según informó una fuente a este medio. Agregó que las pretensiones de cambiarle el nombre a Montecristi ha desatado controversias en la histórica ciudad del Morro. Manolo se merece eso y más, pero no deben borrarle el nombre a nuestra provincia, una ciudad histórica, donde fue firmado el Manifiesto de Montecristi, por José Martí y Máximo Gómez, el 25 de marzo de 1895, afirman algunos disgustados con la idea. Manolo Tavárez Justo fue el líder del movimiento revolucionario 14 de junio. Nació en Montecristi el 2 de enero de 1931. an/am

miércoles, 12 de marzo de 2014

"Mañana te escribiré otra vez" será puesta a circular en Estados Unidos.

CULTURA Tavárez Mirabal pone a circular "Mañana te escribiré otra vez" en Estados Unidos 7DIAS.COM.DOLIBRO10 MAR 2014, 3:23 PM 3 SANTO DOMINGO (R. Dominicana).- La diputada Minou Tavárez Mirabal presentó en la escuela elemental Edward J. Patten, de Perth Amboy, de Nueva Jersey, su libro "Mañana te escribiré otra vez". Tavárez Mirabal fue invitada de honor de un evento que contó con la participación de la alcaldesa de Perth Amboy, Wilda Díaz y autoridades de la comunidad, con motivo del Día Internacional de la Mujer celebrado el sábado 8 de marzo. La obra de carácter epistolar, es una recopilación de la correspondencia entre los padres de la legisladora, los héroes nacionales Minerva Mirabal y Manolo Tavárez Justo, desde su noviazgo hasta sus días en las cárceles de la dictadura de Rafael Leonidas Trujillo. En el acto, la diputada por Santo Domingo anunció también la puesta en circulación del libro en la ciudad de Nueva York el martes 11 de marzo, invitada por la embajadora María Cristina Perceval, representante ante las Naciones Unidas de la República de Argentina, quien organizó una actividad donde participarán importantes funcionarios de la ONU. El libro consta de facsímiles color sepia de las cartas que el lector podrá extraer de un sobre y leerlas en sus propias manos. El prólogo está a cargo de la presidenta de Chile, Michelle Bachelet. Con motivo del 58 aniversario de las bodas de Manolo Tavárez Justo y Minerva Mirabal, “Mañana te escribiré otra vez” fue puesto a circular en Santo Domingo, el pasado 20 de noviembre en el Aula Magna de la UASD. Durante su visita a Nueva York, la diputada Tavárez Mirabal recibió la visita de William Pace, secretario Internacional del Movimiento Federalista Mundial en la oficina principal del Comité Ejecutivo de Parlamentarios para la Acción Mundial, organización a la cual pertenece.