Páginas vistas en total

domingo, 15 de julio de 2012

Johnson objetó gobierno encabezó Imbert Barreras

 
 
 
El general Antonio Imbert Barreras encabezó el Gobierno de Reconstrucción Nacional.
El general Elías Wessin y Wessin
Foto 1 de 2

Seleccione el tamaño del texto:
Guardar en mi Perfil Enviar Artículo

47 años de la Guerra de Abril del 65

27 Abril 2012, 9:34 AM

Johnson objetó gobierno encabezó Imbert Barreras

El presidente estadounidense dijo que "yo no voy a la historia como el hombre responsable de poner otra Trujillo en el poder"

Escrito por: HECTOR MINAYA (h.minaya@elnacional.com.do)

(11 de 14)
Las maniobras políticas entre todas las partes beligerantes durante la Guerra de Abril de 1965 comenzaron el 3 de mayo, un día después de que los Marines establecieron un cordón de seguridad sobre Ciudad Nueva, que terminó con cualquier posibilidad de un ataque de los rebelde a la Junta Militar de San Isidro.
Ante la imposibilidad de una victoria militar, los rebeldes rápidamente cambiaron de táctica y lanzaron una vigorosa ofensiva de propaganda política.
El primer “disparo” fue el 4 de mayo, cuando un Congreso constitucionalista eligió al coronel Caamaño Deñó como presidente de la República.
Mientras se realizaban estas actividades, los funcionarios estadounidenses gestionaban formar un gobierno con apoyo popular que sustituyera a la Junta Militar de San Isidro, que encabezaba el coronel Pedro Bartolomé Benoit.
El emisario del presidente de Estados Unidos Lyndon B. Johnson, John Bartlow Martin, con el apoyo del embajador William Tapley Bennett tomó la iniciativa de buscar al general Antonio Imbert Barreras, un Héroe Nacional por su papel en la muerte del tirano Rafael Leonidas Trujillo Molina.
Según un documento de la CIA, Imbert tenía un ejército privado de 2.000 hombres, y un fuerte apoyo en la Policía Nacional. Pero lo que le convirtió en un candidato atractivo a los ojos de Martin fue el distanciamiento con los oficiales de San Isidro, incluso con el general Elías Wessin y Wessin.
Martin creía que "un acercamiento entre Caamaño e Imbert no era imposible."
Imbert encabezó la lista de cinco candidatos que pudieran constituir un Gobierno de Reconstrucción Nacional (GRN). Como segundo integrante Imbert tomó a Benoit para no defenestrar por completo a la junta existente. Los otros tres candidatos iban a ser civiles, pero los retrasos surgieron al tratar de reclutarlos.
El embajador Bennett informó al Departamento de Estado que pocas personas estaban calificadas para los puestos, y que algunos calificados expresaron su rechazo a servir. Después de una búsqueda rigurosa de los candidatos, el 7 de mayo Imbert fue juramentado como presidente de la GRN.
Bennett recomendó el reconocimiento inmediato de Estados Unidos del nuevo gobierno, pero el Departamento de Estado lo objetó, alegando que tal medida podría afectar negativamente el siguiente paso en el proceso que era la estabilización, conforme a lo previsto por Washington y la OEA, mediante la formación de un Gobierno provisional con el apoyo de las partes beligerantes.
Esto no fue buena noticia para el presidente Johnson, quien, a diferencia de los funcionarios de Estados Unidos en la escena, tiende a culpar a Imbert de la deriva hacia la acción militar. "Yo no voy a pasar a la historia como el hombre responsable de poner otro Trujillo en el poder", se dice que expresó al referirse al general Imbert.
Con la esperanza de ser capaz de restaurar el orden a través de medios diplomáticos, Lyndon B. Johnson decidió enviar a McGeorge Bundy, consejero de Seguridad Nacional, Cyrus R. Vance,y a otros a Santo Domingo.
La idea central de las instrucciones de Bundy era sacrificar la GNR, en su caso, a favor de un gobierno que garantice la seguridad de los militares dominicanos y la eliminación o la detención de los comunistas y castristas. Palmer, al enterarse de que la misión estaba en el camino, no estaba contento. Para él, no era más que otro ejemplo de la interferencia de las autoridades superiores políticas que carecían de una apreciación profunda de la complejidad de la "visión local".
El equipo de Bundy, más tarde se comentó con sorna, que se espera lograr una "rápida y sucia" solución dentro de las cuarenta y ocho horas.
En un primer momento, el principal escollo para un acuerdo entre la GRN y los constitucionalistas parecía ser la insistencia de Caamaño de que no se reuniría con Imbert hasta que ciertos oficiales vinculados con el grupo de San Isidro, abandonaran el país.
Funcionarios de Estados Unidos convencieron a Imbert de aceptar la condición, pero la clave del progreso era Wessin, un "hombre honorable", de acuerdo a Bennett, pero rechazado por el bando constitucionalista.
Wessin prometió a Bennett y a Palmer, el jefe de las tropas estadounidenses en el país, que iba a renunciar por el bien del país y aceptar un puesto en el extranjero, para mejorar las perspectivas de paz.
En el contexto de violaciones de alto el fuego en ambos lados, los esfuerzos para conseguir que Caamaño e Imbert se juntaran resultaron inútiles.
Los funcionarios estadounidenses dudaban de que Caamaño era un "agente libre", y sospechaban que los elementos radicales dentro de la comitiva del coronel deliberadamente trataban de sabotear un compromiso político.
Caamaño, por su parte, expresó sentimientos similares acerca de Imbert, a quien veía como el títere de los generales trujillistas y wessinistas.
UN APUNTE
La misión de Bundy
La idea central de las instrucciones de McGeorge Bundy era sacrificar el Gobierno de Reconstrucción Nacional, en su caso, a favor de un gobierno moderado que garantizara la seguridad de los militares dominicanos y la eliminación o la detención de los comunistas y castristas.

Las batallas del 15 y 16 de junio, las más sangrientas frente a las tropas de EEUU

 
 
Rafael-Fafa- Taveras, jefe del comando del 14 de Junio habla en el parque Independencia en recordación de los caídos en Constanza, Maimón y Estero Hondo.
Foto 1 de 2

 

47 años de la Guerra de Abril del 65

28 Abril 2012, 2:00 PM

Las batallas del 15 y 16 de junio, las más sangrientas frente a las tropas de EEUU

Los marines estadounidenses lograron extender el cordón de seguridad para proporcionar una mayor protección a la planta eléctrica de El Timbeque

Escrito por: HECTOR MINAYA (h.minaya@elnacional.com.do)

(13 de 14)
Con el Palacio Nacional neutralizado, el comandante de las fuerzas de Estados Unidos, general Bruce Palmer Jr, volvió su atención a proporcionar una mayor seguridad para la planta eléctrica de El Timbeque, ubicada en la margen occidental del río Ozama, cerca del sector de Santa Bárbara, que, aunque controlada por la 82 división del ejército estadounidense, era vulnerable a ataques de los constitucionalistas.
En un momento, a mediados de mayo, el general Palmer Jr había considerado el uso de la fuerza militar para impulsar más las líneas, pero en cambio decidió negociar con los constitucionalistas en un intento de lograr el mismo objetivo.
El 10 de junio, sin embargo, las negociaciones se vinieron abajo cuando los rebeldes rechazaron las propuestas para extender la línea de seguridad de la denomina Fuerza Interamericana de Paz (FIP).
Fue una decisión trágica para la parte de los constitucionalistas. En pocos días, Palmer pudo obtener su línea de seguridad nueva y en la batalla más sangrienta de la intervención de las tropas estadounidenses contra las fuerzas del coronel Francisco Alberto Caamaño Deñó.
Oficiales FIP y funcionarios estadounidenses en Santo Domingo habían previsto algún tipo de actividad militar de los rebeldes el 14 de junio, un día en que se recordaba en Ciudad Nueva la caída de los combatientes del 14 de junio de 1959. Esa noche, un breve tiroteo se desató después de que un grupo de rebeldes dispararon contra una posición de Brasil, pero era un ataque insignificante, al parecer, no autorizado por Caamaño. Un coronel rebelde se disculpó más adelante con los brasileños y prometió llevar a un consejo de guerra a los promotores, lo que generó especulaciones acerca de la moral de los rebeldes, la unidad y frustraciones.
La discordia en el campo constitucionalista y la incapacidad de Caamaño para controlar a sus fuerzas descentralizadas fue lo que probablemente llevó a algunos grupos rebeldes para disparar contra las posiciones de EEUU y Brasil a la mañana siguiente.
Las unidades de la FIP atacadas fueron las de los batallones 505 y 508, las que devolvieron el fuego.
Pero cuando el batallón 505 sufrió un ataque siniestro, los paracaidistas respondieron por sus pérdidas. El fuego entre ambos bandos se fue intensificando y en un plazo de dos horas se produjo una batalla campal.
La 82 división rápidamente ideó un plan para limpiar la zona de los rebeldes. El batallón 508 lanzó el ataque, con el apoyo del segundo batallón que se trasladó hacia el sur en territorio rebelde, aunque con una fuerte resistencia por parte de los rebeldes, destacándose en esas acciones los combatientes del comando de Poasi, el poderoso sindicato que agrupaba a los trabajadores de los puertos. También del comando de Pichirilo y el comando de San Antón, dirigido por Eliseo Andújar (Barahona), y Federico Orsini (Fico).
Las tropas estadounidenses lograron en menos de dos horas avanzar en varios bloques. La rapidez del avance y la aparente desintegración de las fuerzas rebeldes en la parte delantera pronto tuvo el pensamiento de los comandantes de la acción de empujar todo el camino hasta la fortaleza Ozama.
La oportuna llegada de Palmer, al parecer por órdenes de Washington, impidió tal acción.
Viajando en un jeep sin radio, Palmer no pudo ser contactado en el camino a la sede de la Embajada norteamericana, y el comandante de las tropas utilizó el intervalo para tomar dos bloques adicionales hacia el oeste por la calle Arzobispo Meriño hasta la calle General Cabral, de Santa Bárbara.
La lucha continuó un día más, pero no hubo avances por parte de la FIP. Según reportes estadounidenses, las tropas de la 82 D sufrieron 31 heridos, tres de los cuales murieron poco después. Los brasileños, que tenían órdenes de permanecer a la defensiva, sufrieron cinco heridos.
Fuentes de Estados Unidos estiman las bajas rebeldes en 99 muertos y más de 100 heridos. (Algunas fuentes de colocar las bajas rebeldes, entre ellos civiles, a 300.)
Como resultado de los combates, las tropas de Estados Unidos ampliaron el área del cordón de seguridad a una treintena de bloques cuadrados.
Cuando el equipo de observación de Naciones Unidas en República Dominicana reclamó el retorno al status quo de antes, el jefe de la FIP, el brasileño Alvim se negó.
La retención de los nuevos puestos redujo el bastión rebelde y dio mejor seguridad a la central eléctrica.
En cuanto a los rebeldes, después de la lucha del 15-16 de junio se mostraron renuentes a atacar las posiciones de Estados Unidos.
Los maltratos recibidos por los constitucionalistas el 15 los hizo más susceptibles a una salida negociada del conflicto, en tanto, endureció la determinación del Gobierno de Reconstrucción Nacional para obtener el reconocimiento como Gobierno provisional.
UN APUNTE
47 años de la invasión
Hoy se cumplen 47 del inicio del desembarco de las tropas de Estados Unidos en el país , la segunda intervención estadounidense en el siglo XX. Un total de 23, 850 marines ocuparon la Capital dominicana.

Jefes militares San Isidro entraron en estado pánico el martes 27 de abril 65


El presidente Lindon B. Johnson autorizó desembarco de 500 marines estadounidenses para operaciones defensivas.


 

47 años de la Guerra de Abril del 65

23 Abril 2012, 12:44 PM

Jefes militares San Isidro entraron en estado pánico el martes 27 de abril 65

La desesperada situación descrita por el embajador en RD William Tapley Bennett al Departamento de Estado de EEUU hizo que el presidente Johnson ordenara desembarco

Escrito por: HECTOR MINAYA (h.minaya@elnacional.com.do)

(8 de14)
“Recomiendo aterrizaje inmediato”, fue la última frase de un mensaje enviado al Departamento de Estado por el embajador de Estados Unidos, el martes 27 de abril de 1965, ante la gravedad de la situación por el ambiente de abatimiento emocional de los líderes militares de San Isidro y el repunte de las fuerzas rebeldes.
El desesperado llamado del embajador W. Tapley Bennett encontró asentimiento, ante la situación que describió, en el presidente Lindon B. Johnson y sus consejeros.
El Presidente le dijo al embajador que iba a autorizar el desembarco de 500 infantes de marina para operaciones defensivas. También instruyó a los asesores específicos para notificar a la OEA sobre las intenciones de Estados Unidos, para organizar una reunión con líderes del Congreso y elaborar una declaración para leerla al pueblo estadounidense.
El contenido de la declaración presidencial se convirtió en objeto de debate. El secretario de Estado, Dean Rusk, quería hacer por lo menos una referencia a la amenaza comunista como una justificación para el movimiento de tropas.
Otros consejeros, como McGeorge Bundy y el embajador ante la ONU, Adlai Stevenson, sostenían que el Presidente no debería ir más allá de la necesidad de proteger vidas estadounidenses en la explicación de su decisión.
Argumentaban que una intervención para proteger a los ciudadanos de Estados Unidos podría ser justificada como una operación limitada que en ningún caso comprometería la afirmación de la neutralidad de Estados Unidos.
En cambio, argumentaban, una intervención “para restaurar el orden” y evitar una victoria de los comunistas es casi seguro que involucra a Estados Unidos en favor de los militares de San Isidro lo que podría ser condenado por el hemisferio como un retorno a la diplomacia de cañoneras en apoyo de regímenes militares.
El punto de vista de Bundy y Stevenson se impuso en la redacción de la declaración y creó ciertos problemas.
Para proporcionar una justificación legal para la intervención, los asesores del Presidente querían que el coronel Pedro Bartolomé Benoit, cuya Junta había solicitado la intervención, explicara de manera explícita que su solicitud de intervención se basara en el peligro para las vidas de estadounidenses, que refería en su solicitud original de las tropas estadounidenses.
Bennett ya había asegurado al Departamento de Estado que Benoit lo había planteado en las comunicaciones orales con personal de la Embajada, pero el Departamento de Estado reiteró que sólo una declaración escrita del líder de la Junta satisfaría los requisitos de Washington.
El embajador Bennett envió otro cable en el que indicaba que el jefe de la Policía dominicana informó a la Embajada que "ya no puede garantizar la seguridad de los estadounidenses en el camino a la zona de evacuación”.
Benoit se dirigió de nuevo a la Embajada en la que le decía: "Me gustaría añadir que la vida de estadounidenses está en peligro y las condiciones de alteración del orden público hacen que sea imposible proporcionar una protección adecuada. Por lo tanto, pido la intervención temporal y asistencia para restablecer el orden público en este pais”.
El presidente Johnson luego de reunirse con los líderes del Congreso pronunció un discurso explicando el motivo de la invasión.
En el momento en que estas acciones presidenciales se llevaban a cabo, más de 500 infantes de marina ya habían desembarcado en República Dominicana. El transporte de la mayoría de los marines desde el portaaviones Boxer a la cancha de polo cerca del hotel El Embajador se hizo en helicópteros en un día lluvioso.
Fue un tránsito impresionante que dio ánimo y confianza a los desanimados líderes militares que enfrentaban la revuelta.
Un Apunte
Justificación invasión
Para proporcionar una justificación legal para la intervención, los asesores del Presidente querían que el coronel Pedro Bartolomé Benoit explicara de manera explícita que su solicitud de intervención se basara en el peligro para las vidas de estadounidenses.

Imbert ordenó la “Operación limpieza” en zona Norte de la Capital

Soldados de la fuerza de intervención de la Organizaci{on de Estados Americanos (OEA) en 1965 mientras realizaban patrullaje por las calles de Santo Domingo.

Foto 1 de 2


 

47 años de la Guerra de Abril del 65

27 Abril 2012, 2:38 PM

Imbert ordenó la “Operación limpieza” en zona Norte de la Capital

El jefe del Gobierno de Reconstrucción Nacional, luego de derrotar a los rebeldes en la zona Norte, quiso extender la acción al área constitucionalista

Escrito por: HECTOR MINAYA (h.minaya@elnacional.com.do)

(12 de 14)
Mientras los políticos de la Casa Blanca soñaban con una rápida solución diplomática al conflicto bélico dominicano de abril de 1965, las autoridades locales daban apoyo moral y probablemente logístico a las tropas del Gobierno de Reconstrucción Nacional (GRN) para emprender la operación limpieza en la zona Norte de la Capital.
El GRN, presidido por el general Antonio Imbert Barreras, inició su gestión tras ser juramentado el 7 de mayo de 1965, pero la vida económica en la zona Norte había llegado a un punto muerto ya que las fábricas cerraron.
Disturbios por los alimentos no tardaron en estallar. Era una situación preocupante para el GRN, que consideraba que era intolerable y que había que tratar con rapidez para evitar un caos mayor.
Sobre la base de sus propias observaciones la Comisión de la OEA que se encontraba en el país preparó un sombrío informe en el que no albergaba muchas esperanzas de una solución política a la crisis.
El 10 de mayo, las fuerzas rebeldes arreciaron el ataque a las tropas del GRN estacionadas en la sede de Transporte del Ejército Nacional, ubicada en lo que hoy el residencial Ortega y Gasset, del ensanche La Fe.
Ante el avance rebelde, el 13 de mayo, el comandante militar de las tropas de Estados unidos en el país, general James Palmer y el embajador William Taplay Bennett recomendaron al Departamento de Estado una acción militar unilateral de EE.UU. para restaurar el orden en el Norte.
La operación se llevaría a cabo en tres fases. Fase I implicaría la ampliación del cordón de seguridad en una operación que se apoderaría de Radio Santo Domingo. La fase II implicaría ampliar este cordón hacia el norte hasta la avenida San Martín, que serviría como la línea de partida para la Fase III, un barrido del norte hasta el río Isabela.
De acuerdo al plan, durante la última fase las fuerzas rebeldes serían capturadas o destruidas, y así se aseguraría el complejo industrial dominado por las fuerzas constitucionalistas.
El plan no fue bien recibido en la Casa Blanca, quienes a diferencia de los funcionarios de Estados Unidos en la escena local abogaban por una solución diplomática al conflicto dominicano.
Pero por lo delicado de la situación en la zona en que estaba enclavada la actividad económica de la Capital, una gran confrontación militar con los rebeldes, que sería iniciada por las fuerzas de EEUU o las tropas del GNR, o los dos juntas, parecían cosa de cuestión de horas.
La oposición de los políticos de Washington para extender la confrontación era vista por los funcionarios estadounidenses locales como otro ejemplo de la interferencia de esas autoridades que carecían de una apreciación profunda de la complejidad de la "visión local".
El 15 de mayo, el mismo día en que Imbert monta una ofensiva masiva contra los rebeldes en el Norte, denominada Operación Limpieza, llega al país una comisión enviada por el presidente Lyndon B. Jonson, presidida por su consejero de Seguridad Nacional, McGeorge Bundy.
La mayoría de los funcionarios y oficiales militares de Estados Unidos en Santo Domingo sabían de la inminencia de ataque y le dieron su bendición tácita.
Las acusaciones de que las tropas estadounidenses en realidad ayudaron en la operación, ya sea activa o por permitir que las tropas del GNR cruzar hacia el Norte por el cordón de seguridad nunca fue fundamentada. Al parecer Imbert eludió la zona de seguridad para el transporte de sus fuerzas hacia el norte.
Contrariamente a las expectativas de los oficiales estadounidenses, la ofensiva de Imbert resultó con éxito, aunque a un costo muy sangriento en la vida de civiles rebeldes e inocentes.
Decenas de combatientes cayeron en el Cementerio Nacional, ubicado en la avenida Tiradentes, hoy Máximo Gómez y miles resultaron heridos. Otros combatientes sufrieron igual suerte en la cercanía de la fortaleza de Transportación del Ejército.
Bundy consultó a Washington sobre el envío de tropas de Estados Unidos hacia el norte para establecer una nuevo cordón de seguridad como el que había aislado a los combatientes de Ciudad Nueva.
Aunque Palmer indicó que esto podría hacerse, se mostró escéptico sobre el envío de tropas estadounidenses en medio de una situación en la que podrían ser atacados por los dos lados. Al final resultó que, la planificación para el nuevo corredor no pudo seguir el ritmo por los avances de las tropas del GNR.

sábado, 14 de julio de 2012

A PROPÓSITO DEL DESFILE MILITAR

A PROPÓSITO DEL DESFILE MILITAR

Por Claudio A.  Caamaño Vélez

Al ver la sincronía y la destreza con que marchaban los uniformados, quise sentirme orgullo de los cuerpos armados de mi país, pero seguido recordé el histórico papel que han jugado, siempre de espaldas a pueblo dominicano, traicionando nuestra patria, serviles a los invasores, como sucedió en el 1916 y el 1965, u ofreciendo su lealtad a nefastos gobiernos, como lo fueron la dictadura de Trujillo y el régimen sanguinario de Balaguer.
Pude imaginarme a esas mismas tropas que hoy rezan “todo por la patria” persiguiendo y masacrando a los héroes de Constanza, Maimón y Estero Hondo, y más tarde acribillando cobardemente a Manolo y sus compañeros. Me pareció escuchar a Francisco Alberto Caamaño gritar “viva la República Dominicana” mientras atado de pies y manos era vilmente asesinado por ese mismo ejercito que vi marchando en nombre del país.
Como olvidar que la única verdadera democracia que hemos tenido, la del gobierno del profesor Bosch, que quiso cumplir los principios de Duarte, de libertad, justicia e independencia, fue truncada por unos gorilas uniformados, muy parecidos a los que bellamente desfilaban.
Qué paradoja que sea con el dinero del pueblo que se compran las pesadas botas con que luego lo pisotean, y las sofisticadas armas con que descargan las ráfagas criminales en contra de la libertad. Es con los impuestos que se exprimen de la miseria de nuestros hermanos que se mantiene a esos soldados.
No quiero ofender a nuestros valerosos militares, a quienes respeto y admiro, pero el rio corre siempre por la misma cuenca, y la historia no me deja otra cosa que pensar. Solo espero que el día que el pueblo reclame justicia social no se queden del lado opuesto de las trincheras, como hasta ahora siempre han hecho, y por una vez al menos limpien las oscuras manchas que hoy llevan sobre sus prolijos uniformes.
Recuerden mis valerosos soldados, que cuando dicen “todo por la patria”, traicionarla no está incluido.

--
Claudio Antonio Caamaño Vélez