Páginas vistas en total

domingo, 15 de julio de 2012

Las batallas del 15 y 16 de junio, las más sangrientas frente a las tropas de EEUU

 
 
Rafael-Fafa- Taveras, jefe del comando del 14 de Junio habla en el parque Independencia en recordación de los caídos en Constanza, Maimón y Estero Hondo.
Foto 1 de 2

 

47 años de la Guerra de Abril del 65

28 Abril 2012, 2:00 PM

Las batallas del 15 y 16 de junio, las más sangrientas frente a las tropas de EEUU

Los marines estadounidenses lograron extender el cordón de seguridad para proporcionar una mayor protección a la planta eléctrica de El Timbeque

Escrito por: HECTOR MINAYA (h.minaya@elnacional.com.do)

(13 de 14)
Con el Palacio Nacional neutralizado, el comandante de las fuerzas de Estados Unidos, general Bruce Palmer Jr, volvió su atención a proporcionar una mayor seguridad para la planta eléctrica de El Timbeque, ubicada en la margen occidental del río Ozama, cerca del sector de Santa Bárbara, que, aunque controlada por la 82 división del ejército estadounidense, era vulnerable a ataques de los constitucionalistas.
En un momento, a mediados de mayo, el general Palmer Jr había considerado el uso de la fuerza militar para impulsar más las líneas, pero en cambio decidió negociar con los constitucionalistas en un intento de lograr el mismo objetivo.
El 10 de junio, sin embargo, las negociaciones se vinieron abajo cuando los rebeldes rechazaron las propuestas para extender la línea de seguridad de la denomina Fuerza Interamericana de Paz (FIP).
Fue una decisión trágica para la parte de los constitucionalistas. En pocos días, Palmer pudo obtener su línea de seguridad nueva y en la batalla más sangrienta de la intervención de las tropas estadounidenses contra las fuerzas del coronel Francisco Alberto Caamaño Deñó.
Oficiales FIP y funcionarios estadounidenses en Santo Domingo habían previsto algún tipo de actividad militar de los rebeldes el 14 de junio, un día en que se recordaba en Ciudad Nueva la caída de los combatientes del 14 de junio de 1959. Esa noche, un breve tiroteo se desató después de que un grupo de rebeldes dispararon contra una posición de Brasil, pero era un ataque insignificante, al parecer, no autorizado por Caamaño. Un coronel rebelde se disculpó más adelante con los brasileños y prometió llevar a un consejo de guerra a los promotores, lo que generó especulaciones acerca de la moral de los rebeldes, la unidad y frustraciones.
La discordia en el campo constitucionalista y la incapacidad de Caamaño para controlar a sus fuerzas descentralizadas fue lo que probablemente llevó a algunos grupos rebeldes para disparar contra las posiciones de EEUU y Brasil a la mañana siguiente.
Las unidades de la FIP atacadas fueron las de los batallones 505 y 508, las que devolvieron el fuego.
Pero cuando el batallón 505 sufrió un ataque siniestro, los paracaidistas respondieron por sus pérdidas. El fuego entre ambos bandos se fue intensificando y en un plazo de dos horas se produjo una batalla campal.
La 82 división rápidamente ideó un plan para limpiar la zona de los rebeldes. El batallón 508 lanzó el ataque, con el apoyo del segundo batallón que se trasladó hacia el sur en territorio rebelde, aunque con una fuerte resistencia por parte de los rebeldes, destacándose en esas acciones los combatientes del comando de Poasi, el poderoso sindicato que agrupaba a los trabajadores de los puertos. También del comando de Pichirilo y el comando de San Antón, dirigido por Eliseo Andújar (Barahona), y Federico Orsini (Fico).
Las tropas estadounidenses lograron en menos de dos horas avanzar en varios bloques. La rapidez del avance y la aparente desintegración de las fuerzas rebeldes en la parte delantera pronto tuvo el pensamiento de los comandantes de la acción de empujar todo el camino hasta la fortaleza Ozama.
La oportuna llegada de Palmer, al parecer por órdenes de Washington, impidió tal acción.
Viajando en un jeep sin radio, Palmer no pudo ser contactado en el camino a la sede de la Embajada norteamericana, y el comandante de las tropas utilizó el intervalo para tomar dos bloques adicionales hacia el oeste por la calle Arzobispo Meriño hasta la calle General Cabral, de Santa Bárbara.
La lucha continuó un día más, pero no hubo avances por parte de la FIP. Según reportes estadounidenses, las tropas de la 82 D sufrieron 31 heridos, tres de los cuales murieron poco después. Los brasileños, que tenían órdenes de permanecer a la defensiva, sufrieron cinco heridos.
Fuentes de Estados Unidos estiman las bajas rebeldes en 99 muertos y más de 100 heridos. (Algunas fuentes de colocar las bajas rebeldes, entre ellos civiles, a 300.)
Como resultado de los combates, las tropas de Estados Unidos ampliaron el área del cordón de seguridad a una treintena de bloques cuadrados.
Cuando el equipo de observación de Naciones Unidas en República Dominicana reclamó el retorno al status quo de antes, el jefe de la FIP, el brasileño Alvim se negó.
La retención de los nuevos puestos redujo el bastión rebelde y dio mejor seguridad a la central eléctrica.
En cuanto a los rebeldes, después de la lucha del 15-16 de junio se mostraron renuentes a atacar las posiciones de Estados Unidos.
Los maltratos recibidos por los constitucionalistas el 15 los hizo más susceptibles a una salida negociada del conflicto, en tanto, endureció la determinación del Gobierno de Reconstrucción Nacional para obtener el reconocimiento como Gobierno provisional.
UN APUNTE
47 años de la invasión
Hoy se cumplen 47 del inicio del desembarco de las tropas de Estados Unidos en el país , la segunda intervención estadounidense en el siglo XX. Un total de 23, 850 marines ocuparon la Capital dominicana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.