Páginas vistas en total

miércoles, 12 de agosto de 2009

DOS ESPAÑOLES: HEROES DE LA PATRIA EN REPUBLICA DOMINICANA

DOS ESPAÑOLES: HEROES DE LA PATRIA EN REPUBLICA DOMINICANA

DOS ESPAÑOLES LUCHARON POR LA LIBERTAD EN LA EXPEDICION DEL 14 DE JUNIO DE 1959

Maite Martínez Pardo(*)

Es posible que tu navegador no permita visualizar esta imagen.

“Llegaron llenos de patriotismo, enamorados de un puro ideal Y con su sangre noble encendieron la llama augusta de la libertad.”( Himno del 14 de Junio)

Francisco Álvarez Martínez (o Possé), también llamado “El Relámpago y “El español”. Y Francisco Martín Fernández, formaron parte de la expedición del 14 de junio de 1959, con el fin de derrocar al trujillismo y establecer un régimen democrático revolucionario, en la República Dominicana.

Con este texto se pretende que estos españoles, considerados en República Dominicana como Héroes de la Patria, puedan también ser reconocidos en España ya que son parte de nuestra memoria histórica.

En República Dominicana y en la Fundación Héroes de Constanza, Maimón y Estero Hondo (República Dominicana), se desea que su gesta sea conocida en nuestro país y a ser posible localizar a familiares, amistades, camaradas que puedan participar del reconocimiento que se tiene hacia ellos.

Relato histórico

La dictadura de Rafael Trujillo fue una de las más crueles y represivas de America Latina. Extendió su dominio de hierro sobre la Republica Dominicana desde 1930 cuando dio un golpe de Estado al presidente Horacio Vásquez a partir de su posición de jefe del Ejército. Su dictadura termino con su muerte, al ser ajusticiado el 30 de mayo de 1961. Producto de su megalomanía Trujillo le cambio el nombre a la capital del país, Santo Domingo, haciéndola llamar Ciudad Trujillo. Al mencionarse su nombre durante su mandato era obligatorio llamarlo de la siguiente manera: "Generalísimo Doctor Rafael Leonidas Trujillo Molina, Benefactor de la Patria y Padre de la Patria Nueva"...

El derrocamiento de la dictadura del general Marcos Pérez Jiménez, en Venezuela, el 23 de enero de 1958, y del general Fulgencio Batista, en Cuba, el 1 de enero de 1959, por el Ejercito Rebelde, comandado por Fidel Castro, abrió un periodo de luchas democráticas en la región de Centroamérica y el Caribe. Uno de los primeros objetivos del movimiento democrático dominicano, fue terminar con la dictadura de Trujillo. Gracias al apoyo de la Revolución Cubana, los exiliados dominicanos establecieron un centro de entrenamiento. Al llamado de los revolucionarios dominicanos acudieron también combatientes internacionalistas de varios países: cubanos, venezolanos, puertorriqueños, estadounidenses... y dos españoles. Esos dos españoles murieron en la lucha por el establecimiento de la democracia en la República Dominicana.

La expedición

La expedición compuesta por casi 200 hombres, llegaron por tres lugares: Constanza (en avión) y por Maimón y Estero Hondo (por vía marítima). Los planes iniciales y el deseo del apoyo del pueblo dominicano, fueron truncados tanto por la traición como por el ejército y las represalias no solo dirigidas a los expedicionarios sino también a campesinos que dieron apoyo e incluso a aquellos que residían en la zona.

Sin embargo, lo que para sus protagonistas supuso la tortura y la muerte, así como el fracaso de la expedición en su principal objetivo, fue también la chispa que encendió la conciencia nacional para combatir la tiranía. Si la expedición fue un fracaso militar se coincide como el principio del fin de la dictadura.

La expedición fue una muestra extraordinaria del internacionalismo democrático: se unieron a los 150 dominicanos, 13 venezolanos, 22 cubanos, 5 puertorriqueños, 1 guatemalteco, 2 norteamericanos y 2 españoles.

Los miembros de esa expedición, también llamados los "Héroes de Constanza, Maimón y Estero Hondo", protagonizaron una incursión en el país por esos tres puntos con el fin de derrocar al trujillismo y establecer un régimen democrático revolucionario.

Sus miembros suscribieron el Programa Mínimo de la Revolución Dominicana, a implementar una vez depuesta la dictadura. En el documento, se comprometía a establecer un gobierno provisional democrático-revolucionario, que en un periodo de dos años creara las condiciones necesarias para que el pueblo dominicano pudiera ejercer libremente sus derechos políticos y sociales. Pretendía convocar una Asamblea Constituyente, elegida por medio del sufragio universal, encargada de elaborar la nueva Constitución, inspirada en los postulados de la justicia económica y social.

Entrenados en Cuba e inspirados por la revolución que acababa de triunfar en esa isla, los expedicionarios se dividieron en tres grupos que llegaron en dos embarcaciones a las costas de Maimón y Estero Hondo (norte) y en un avión a Constanza (centro), en el interior de la República Dominicana.

Sin embargo, la ilusión política en un nuevo país que inspiraba a los combatientes no se vio acompañada por la adecuada planificación estratégica ni por el necesario respaldo de un pueblo cautivo de la propaganda trujillista y atemorizado por el aparato represor de la época, según analistas e historiadores.

Los "Héroes de Constanza, Maimón y Estero Hondo" fracasaron en su acción, pero triunfaron al generar con ella el caldo de cultivo para empezar a posicionar a la sociedad en contra del régimen y de su líder.

De los casi 200 expedicionarios, sólo sobrevivieron 6 de los cuales actualmente 3 aún viven : Delio Gómez Ochoa, cubano y comandante en Sierra Maestra; y los dominicanos: Poncio Pou Saleta y Mayobanex Vargas Vargas. Todos fueron objeto de torturas y asesinados, así como el campesinado que les pudo apoyar.

Los datos que se tienen de los dos españoles (los párrafos que siguen son copia literal del libro “Constanza, Maimón y Estero Hondo. Testimonios e investigación sobre los acontecimientos” Anselmo Brache Batista. Ed. Banco Central de la República Dominicana. Cuarta edición 2009. Libro galardonado por la Fundación Héroes de C, M y EH.

  • Francisco Alvarez Martinez (o Possè), tambien llamado “El Relampago· y “El español”. Vino por Maimón. Murió en acción el 14 de septiembre de 1959.Fue el último en morir, de todos los combatientes. Por los destrozos de sus restos se evidencia que este valiente expedicionario y convencido luchador por las democracias fue salvajemente maltratado. Se enterró en El Corozo, a donde se trajo desde Montes de Naranjo Chino. Tenía 28 años


  • Francisco Martìn Fernandez. Vino por Estero Hondo. Capitán de la lancha Tinima. Cuando iba a ser fusilado pidió al coronel Miguel A. Corominas que, por favor, informara a sus familiares en España de su muerte, pero este le contestó con una bofetada y con groserías.

Tanto en la Fundación Héroes de Constanza, Maimón y Estero Hondo – también conocida coloquialmente como la Fundación 14J-, como en Cuba, se tienen en sus archivos fotografías de los expedicionarios: realizadas en el periodo de entrenamiento en Cuba, y a iniciativa de Camilo Cienfuegos; y las realizadas por Pedro Aníbal Fuentes Berg que fotografió a los expedicionarios torturados en las cárceles, de las que sacaba copia y las entregaba a su hermano Gilberto con el objetivo de que llegaran a manos del exilio dominicano. Por estos hechos ambos fueron apresados y asesinados en enero de 1960.

Muchas de las fotografías no están identificadas, por lo que existe la posibilidad de su identificación si familiares y amistades de estos dos internacionalistas pudieran hacerlo.

Así mismo, los cuerpos de los expedicionarios, fueron exhumados por lo que es tal vez posible corroborar las identificaciones de los dos españoles.

Efectos de la expedición

La mayoría de los historiadores dominicanos coincide en que el desembarco de Constanza, Maimón y Estero Hondo marcó el inicio del derrumbe de la dictadura trujillista de 31 años

Esta expedición dio lugar, 7 meses después, a la constitución del Movimiento 14 de junio, otros/as luchadores por la libertad y la democracia en Republica Dominicana. entre cuyos fundadores destacaron las hermanas Mirabal (3 de ellas, asesinadas por ordenes del dictador)

Junio 2009

Este junio de 2009 se cumplen el 50 aniversario de la expedición, ocasión en la que organizaciones públicas y privadas, hombres del pueblo, pintores y artistas del canto y de la poesía tributaron honores y reconocimientos, ante el Monumento levantado a su memoria, en La Feria. Asi mismo, por primera vez este hecho se recuerda en Cuba, y una ceremonia similar tuvo lugar en Venezuela, dos naciones de las que llegaron expedicionarios, al igual que de Puerto Rico, Estados Unidos, Guatemala y España.

  • Inauguración de la Sala Memorial de los Héroes de Constanza, Maimón y Estero Hondo en la estación del Metro de Santo Domingo que lleva el mismo nombre, en reconocimiento a los expedicionarios del 14 de junio de 1959.
  • El Museo Memorial de la Resistencia, que se construye en el palacete de la familia Vicini, en la Arzobispo Noel, en donde funcionaba la Casa Vicini

Cabe así mismo destacar las manifestaciones de Fidel Castro y el presidente de esa nación Raúl Castro, sobre la importancia del rescate de la memoria histórica de la República Dominicana y para que los documentos referentes a ese hecho que reposan en los archivos del país sobre dicha gesta puedan ser accedidos por los escritores e historiadores dominicanos. El gobierno cubano se comprometió a designar una comisión para que identifique esos documentos para que puedan ser puestos a disposición de los dominicanos.

El presidente de la Fundación Héroes de Constanza, Maimón y Estero Hondo, Porfirio Rodríguez Iriarte, consideró que el Gobierno Dominicano, otorgue la nacionalidad dominicana a los expedicionarios extranjeros que participaron en la gesta del 14 de junio de 1959, incluso, como homenaje póstumo a los fallecidos.

También se ha propulsado la iniciativa para que el 14 de junio de cada año sea declarado Día de la Solidaridad Internacional de América Latina

(*) Maite Martínez Pardo, de nacionalidad española, economista-urbanista, diputada en la Asamblea de Madrid 1991-95, miembro de la Presidencia Ejecutiva Federal de Izquierda Unida 1992-2000. Conocedora de la historia dominicana y amiga personal de descendientes de expedicionarios del 14 de junio, del Movimiento del 14 de Junio, de la familia Mirabal…

Se ruega que si hay alguna posible identificación e interés por recuperar la memorìa histórica e internacionalista de los dos españoles que lucharon por la libertad y la democracia, se pongan en contacto conmigo: mtzpardo87@hotmail.com

domingo, 9 de agosto de 2009

La Acción Clero Cultural, una organización de la resistencia antitrujillista

Cuaderno de apuntes

Dedicada a la cultura dominicana

Conversación en la capilla:

A raíz de llegar los héroes de Constanza, Maimón y Estero Hondo el 14 de junio de 1959, una parte de la juventud universitaria se llenó de entusiasmo, ante el ejemplo dado por esos dominicanos que habían ofrendado sus vidas por la patria. Acuciados por esta inquietud, y aprovechando las vacaciones de verano, Rafael Taveras (Fafa), Antonio Ezequiel González y Francisco Aníbal González (Pachico) se reunieron el domingo, 5 de julio del año 1959, en la casa de Antonio Ezequiel, en la comunidad de Conuco, en Salcedo.

Entrevista a Francisco Aníbal González, luchador antitrujillista

La Acción Clero Cultural, una organización de la resistencia antitrujillista

Por Pedro Camilo


I. Conversación en la capilla:

A raíz de llegar los héroes de Constanza, Maimón y Estero Hondo el 14 de junio de 1959, una parte de la juventud universitaria se llenó de entusiasmo, ante el ejemplo dado por esos dominicanos que habían ofrendado sus vidas por la patria. Acuciados por esta inquietud, y aprovechando las vacaciones de verano, Rafael Taveras (Fafa), Antonio Ezequiel González y Francisco Aníbal González (Pachico) se reunieron el domingo, 5 de julio del año 1959, en la casa de Antonio Ezequiel, en la comunidad de Conuco, en Salcedo.

Tres años antes, las palabras de una educadora habían encendido la chispa del patriotismo en Pachico González, quien entonces era un joven de 16 años, estudiante del segundo año del bachillerato. Recuerda que la profesora María Teresa Brito cultivaba una gran amistad con Minerva Mirabal. Y un domingo, estando la maestra de visita en la casa de Patria Mirabal, colindante con la de Pachico, éste se acercó y la señorita Brito les dijo a él y a Minerva: -Miren, jóvenes, en ustedes descansa el porvenir de la patria.

En aquel domingo de julio, ahora en el hogar de Antonio Ezequiel, la frase de la señorita Brito se había convertido en fuego sagrado. Así, durante varias horas los jóvenes discutieron sobre la forma de aportar algún esfuerzo a la lucha para liberar al pueblo de la dictadura trujillista.

Ya a las cinco de la tarde, arribaron a dos conclusiones: primero, que para integrarse a esa causa, debían acercarse a los seminaristas, con la intención de conocer la actitud que ellos tenían en ese sentido; y segundo, que para poder llevar a cabo el movimiento y que no fueran detectados en lo inmediato, tenían que realizar una manifestación política a favor de Trujillo.

Esta última decisión fue adversada por Pachico González; pero al final, Fafa Taveras lo convenció de que esa estrategia era correcta, porque si no, cualquier actividad causaría suspicacia en las autoridades y en los agentes del SIM. Animados por tal iniciativa, los jóvenes salieron de la casa de Antonio Ezequiel y se dirigieron a la capilla de San José de Conuco, ya que intuyeron que los seminaristas podrían encontrarse ahí.

En efecto, los religiosos acababan de llegar. Entre éstos, se hallaban Juan González, Tobías Cruz, Vinicio Disla y Ramón de Jesús Pons Bloise (Monchú). Cuando el grupo les habló acerca de sus intenciones, uno de los seminaristas dijo que ellos terminaban de bajar de las lomas de Constanza, y que venían aterrorizados porque aquello era tierra arrasada. Sin muchos rodeos, concluyeron que estaban dispuestos a unirse a los estudiantes universitarios. Enseguida, se decidió que al día siguiente se reunirían en la iglesia de Tenares, donde había un sacerdote que los seminaristas conocían como antitrujillista y que tenía un liderazgo dentro de la juventud deportista cristiana. Se trataba del padre Ercilio de Jesús Moya.

Encerrados en un aposento de la casa curial, los estudiantes y los seminaristas sostuvieron un encuentro no sólo con De Jesús Moya, sino también con el padre Daniel Cruz, quien se encontraba de visita en la parroquia con el propósito de impartir un retiro. Luego de discutir algunos aspectos, el padre Cruz les dijo que él contaba con varias personas de Moca y de Santiago, las cuales podría ponerlas en contacto con el grupo. Asimismo, los estudiantes les comunicaron la decisión de efectuar una manifestación de apoyo a Trujillo, propuesta que fue acogida por los sacerdotes.

Al día siguiente, el grupo visitó al señor Basilio Camilo, quien era el gobernador de la provincia de Salcedo. De entrada, los jóvenes le dijeron que ellos estaban interesados en cultivarse durante las vacaciones, intercambiando ideas y dando conferencias, preferiblemente en la escuela pública Dr. Rafael Trujillo Molina. También, le expresaron que para desarrollar tales propósitos, aunarían sus esfuerzos con los seminaristas. Al final, le indicaron que otro de sus objetivos era realizar una manifestación política a favor del Generalísimo Rafael Leonidas Trujillo Molina, Benefactor y Padre de la Patria Nueva.

Por supuesto, el gobernador aceptó. De una vez, llamó al presidente del Partido Dominicano, para que avalara el proyecto de los universitarios. Ese mismo día, las autoridades se comprometieron a darles fondos para los gastos de publicidad en los periódicos. Sin tardanza, formaron el comité que habría de presidir a la Acción Clero Cultural. Estuvo integrado por Vicente González Garrido, como presidente, porque, según acota Pachico González, era el más intelectual de los universitarios salcedenses; asimismo, por Sofía Rojas, como vicepresidenta; y completaron la directiva, Fafa Taveras, Antonio Ezequiel González y Francisco Aníbal González.

II. El fin corona la obra:

La primera reunión se llevó a cabo en la escuela. A ese encuentro asistieron algunos jóvenes conocidos como anticlericales, entre ellos, Jorge Tejada, de San Francisco de Macorís, pero que entonces estudiaba el bachillerato en Salcedo. Era hermano de Dulce, otra de las militantes del movimiento.

De inmediato, a los gestores les llegó el rumor de que las autoridades habían mostrado cierta suspicacia ante la presencia de anticlericales en una charla dictada por un seminarista. Al respecto, Pachico González recuerda que aprovechando una actividad en la que se hallaba el gobernador, Vinicio Disla y él le preguntaron si podían continuar con las reuniones culturales, a pesar de los comentarios suscitados, y el señor Camilo les dijo que no había ningún inconveniente. Sin embargo, el grupo decidió suspender esas conferencias.
Más tarde, en cambio, efectuaron la manifestación política en el local del Partido Dominicano. En esa oportunidad, hablaron Sofía Rojas y Vicente González, entre otros, mientras que Fafa Taveras fue el maestro de ceremonia. Esta acción les facilitó a sus organizadores una coraza, pues adquirieron cierta fama de trujillistas, según confiesa Pachico González, lo que les permitiría una mayor libertad para llevar a cabo sus planes conspirativos.

III. El desarrollo de la organización:

Pasado el tiempo, el padre Daniel Cruz les envió al grupo, como contactos, primero, a un señor llamado Hipólito Medina, y después a Marién García, un joven mocano que era un líder deportista. Luego se realizó una reunión en Tenares, donde participó Luís Peña González (Papilín), un seminarista que a la sazón residía en La Romana.

Posteriormente, la Acción Clero Cultural hizo contactos con los hermanos Bueno Bisonó, de Navarrete. En La Lomota, concretamente en la finca del padre de los Bueno Bisonó, probaron el efecto que podía causar una bomba de estruendo. Dicho artefacto estaba formado por un reloj, una pila y un niple que se llenaba de pólvora. Relata Pachico González que con el dinero que sobró de la manifestación política, el grupo compró los primeros cohetes chinos para extraerles la pólvora. Por las noches, con la finalidad de realizar este trabajo, se reunían en la casa del matrimonio González Mirabal, en Conuco, Nelson, Patria, Pedrito, Renato, María Teresa, Pachico y su hermano Pedro Ramón González.
Asimismo, efectuaron contactos en San Francisco de Macorís con Dulce Tejada, Niño Álvarez Pereyra y Miguelito Tejada Yangüela; y en La Vega, en la comunidad de Barranca, con el entonces seminarista Nicolás de Jesús López Rodríguez, actual Cardenal.

Nazarena Ruiz, esposa de Pachico González y autora de una tesis de grado sobre la Acción Clero Cultural , resalta la efervescencia antitrujillista que existía en el seminario Santo Tomás de Aquino. El padre Fabré de la Guardia, jesuita cubano, fue el primero que orientó sobre la forma de construir las bombas de niple. Ciertamente, en el cerrado recinto del seminario, al padre Fabré le resultaba fácil crearles una conciencia antitrujillista a los seminaristas. Lo que venía a ser una tarea de gran relevancia, puesto que el régimen tenía el control absoluto de los medios de comunicación, un monopolio mediático que cotidianamente exaltaba la figura de Trujillo, dificultando de este modo la toma de conciencia del pueblo.

IV. La fusión de la Acción Clero Cultural con el Movimiento Clandestino 14 de Junio:

Los gestores de la Acción Clero Cultural conocían las actividades que estaban desarrollando Minerva Mirabal y Manolo Tavárez, en el sentido de la estructuración de un movimiento que más tarde adoptaría el nombre de “14 de Junio”, en homenaje a los héroes de Constanza, Maimón y Estero Hondo. Sin embargo, los activistas de la ACC prefirieron seguir haciendo contactos a nivel universitario.

Tiempo después, en la ciudad de Santiago, Cayeyo Crisanty y el doctor José Tallaj establecieron contactos con Minerva y Manolo y les expresaron que en Salcedo existía una agrupación de campesinos, seminaristas y estudiantes universitarios que se había integrado a la lucha antitrujillista. A partir de entonces, se produce la fusión, y Minerva Mirabal empieza a confiarles tareas a los miembros del grupo.

Luego de este acercamiento, los jóvenes siguieron trabajando en diversas labores. Narra Pachico González que a la sazón, hicieron contactos con algunas personas de Villa Trina, en Moca, y entre ellas, se hallaba el empresario Rafael Tejada (Pucho). El contacto entre éste y el grupo de Salcedo, era Bienvenido, un estudiante de medicina hermano de Tejada.

Con la finalidad de recibir diez relojes de los que se usaban para fabricar las bombas, Pachico tuvo que viajar, en el carro de su tío Pedro González, desde Conuco a Jima, en La Vega, cruzando por San Francisco de Macorís. En esa ocasión se reunió con un enviado en el balneario de Rincón, para recoger los relojes que había remitido Pucho Tejada. No hace falta decir, que este esfuerzo de desplazarse a lugares relativamente distantes, se ponía en práctica para tratar de despistar a los agentes del SIM.

Otra estrategia para comunicarse, principalmente con el exterior, la implementó Dulce Tejada, en San Francisco de Macorís. Ella preparaba una carta de este modo: tomaba dos hojas de papel y las perforaba en diferentes puntos; el receptor tenía otra hoja calada; y entonces se escribía el mensaje, por ejemplo: “Estamos esperando las armas”. Cuando la carta llegaba, se le ponía encima el papel agujereado y se leía el mensaje en cuestión. Como estas correspondencias no se podían mandar por el correo ordinario, se remitían con un aviador que pertenecía al movimiento.

V. El descubrimiento del complot:

Ya el movimiento había crecido. A fin de que ocurriera un acercamiento entre sus miembros, el sábado, 9 de enero del año 1960, se llevó a cabo una reunión en la casa del matrimonio González Mirabal, en Conuco, Salcedo. Al día siguiente volvieron a reunirse, pero ahora en la finca de Charlie Bogaert, en Mao. En esa asamblea nacional surgió el nombre de “Movimiento Revolucionario 14 de Junio”. También, se designó el Comité Ejecutivo Central, resultando electo como presidente Manuel Aurelio Tavárez Justo (Manolo). De igual manera, fueron escogidos Rafael Faxas Canto (Pipe), como secretario general; Leandro Guzmán, tesorero; y como vocales, Luís Gómez Pérez, Luís Antonio Álvarez Pereyra; Abel Fernández Simó, Julio Escoto Santana, Rodrigote, Mesón y Cayeyo Crisanty .

Por intentar efectuar un reclutamiento, la agrupación fue descubierta. Así, tres días después de la reunión de Mao, Manolo Tavárez y Leandro Guzmán cayeron en prisión. Según confiesa Pachico, esa información llegó hasta él inmediatamente. En medio del desconcierto, Fafa Taveras, Antonio Ezequiel y Pachico González se reunieron el 19 de enero, en la universidad, y de primera intención, decidieron que si uno de ellos era apresado, los otros dos debían pedir asilo en la Nunciatura, donde ya les habían ofrecido esa posibilidad.

Sin embargo, cambiaron ese propósito, ya que consideraron dos aspectos del problema: primero, la experiencia que había con los asilados, que era muy traumática, ya que pasaban hasta dos años metidos en la embajada, como el caso de los Moreno, de San Francisco de Macorís; y segundo, se preguntaron quiénes recibirían las armas que estaban pendientes de enviar, las que podrían ser usadas para rescatar a los hombres que ya se encontraban presos. Entonces, decidieron quedarse afuera.

Otra idea romántica que les surgió, fue la de que ellos debían proteger las lámparas que se emplearían para señalar las coordenadas donde se tirarían las armas, por medio del vuelo rasante de un avión, durante la noche. Estas coordenadas habían sido enviadas al exterior, mediante el sistema de mensajes que utilizaba Dulce Tejada.

Ahora bien, el destino de estos estudiantes sería otro.

A las seis de la mañana del 20 de enero, Pachico González, a quien Leandro Guzmán le había encomendado las tres lámparas, estaba levantándose en el colegio Calazán, para asistir a una misa. De pronto, escuchó un carro del SIM que se acercaba, mientras alguien decía: “Estamos llegando al colegio Calazán, para buscar a Pachico González”. Enseguida, tomó las lámparas y fue y tocó la puerta de la habitación de Nelson González Mirabal. Pero éste no respondió. En consecuencia, regresó y guardó las lámparas, y cuando intentó dirigirse a la capilla, un hombre, que después resultaría ser el agente del SIM, César Villeta, lo interceptó y tras identificarlo, lo metió en el Volkswagen.

En el trayecto, Francisco Aníbal fue sometido al terror psicológico. Además, los agentes lo conminaron para que les diera las direcciones de Fafa Taveras y Antonio Ezequiel González, reclamo este al que Pachico no accedió. En la cercanía de La 40, uno de los calieses dijo que ya estaban llegando al Templo de la Verdad, y que ahí el detenido hablaría.

VI. El infierno no tiene límites:

Al llegar a La 40, Anibita Trujillo le preguntó a Pachico por las direcciones de los dos activistas, y de nuevo el joven respondió que no sabía nada. Por orden de Anibita, lo llevaron a El Coliseo, que era la base octagonal de la torre de radio del Servicio de Inteligencia Militar. En ese espacio de torturas, le estaban dando una golpiza a un señor alto, desnudo, que luego Pachico supo que era Rafael Santini. Luego de una instantánea reflexión, les dijo a los calieses que tal vez él podría recordar la dirección. Al momento, lo montaron de nuevo en el WolKswagen y se dirigieron a la calle Caracas, donde residía Antonio Ezequiel, tras mudarse del colegio Calazán. Gracias a la habilidad de Pachico, la búsqueda resultó infructuosa.

Después de regresar, Francisco Aníbal fue desnudado y metido en una celda. Sin embargo, al rato lo sacaron y tuvo la oportunidad de juntarse con Leandro Guzmán y con Marién García, quienes le confiaron cuáles de los conspiradores habían sido mencionados. Por esta razón, en el interrogatorio de la noche, Pachico sólo repitió los nombres de los que ya estaban presos.

Esa misma noche, el joven recibió una paliza en El Coliseo. Antes, había estado esperando su turno, desde las cinco de la tarde, compartiendo las mismas esposas con Tilito Portorreal, de Salcedo. Se mantuvo ahí, al lado de Manolo Tavárez, mientras le abanicaba la espalda con la mano, para espantarle las moscas que sobrevolaban atraídas por la fetidez de las heridas infectadas.

Al tercer día, a las cuatro de la madrugada, lo sacaron de la celda y lo montaron en una perrera para llevarlo a la cárcel de La Victoria.

En aquel momento, y relacionadas con el destino de los prisioneros, la dictadura barajaba dos estrategias, representadas, una, por Johnny Abbes García, Jefe del Servicio de Inteligencia Militar; y la otra, por Manuel de Moya Alonso, diplomático al servicio de Trujillo. Abbes García defendía la eliminación de todos los detenidos; en cambio, Moya Alonso propugnaba por la liberación de los presos más jóvenes y provenientes de familias conocidas.

A la par, algunos conspiradores encarcelados sopesaban otra estrategia. Sus mayores defensores eran Pipe Faxas y Leandro Guzmán. Ellos entendían que una forma de salir vivos, era llevar a las cárceles a jóvenes antitrujillistas pertenecientes a familias vinculadas al gobierno; y por eso, mencionaron, entre otros, a Wenceslao Vega, emparentado con la familia de Peña Batlle; a José Israel Cuello, hijo de Antonio Cuello, amigo de Trujillo; y a Rafael Francisco Bonnelly, hijo de Rafael Bonnelly, un viejo colaborador de Trujillo.

Después comenzó a generarse un movimiento que evidenciaba un despertar de la sociedad. Como actitud relevante, se recuerda que los estudiantes distribuyeron panfletos en la universidad; esto provocó una reacción del gobierno que favoreció a muchos de los presos políticos. Asimismo, la pastoral de la Iglesia Católica tuvo mucha importancia, porque le dio un bofetón a Trujillo, quien jamás pensó que ésta adoptaría una posición en contra de su régimen. Estas acciones tuvieron una repercusión internacional, y hasta los Derechos Humanos de las Naciones Unidas, llegó un listado con los nombres de los presos políticos, entre los que se encontraba el de Francisco Aníbal González.

Debido a la gran presión de la comunidad internacional, llevaron a los presos al tribunal para juzgarlos, montando de esta manera un sainete a fin de tratar de justificar las cosas. El primer grupo estuvo conformado por unos 40 presidiarios, entre los cuales figuraban Leandro Guzmán, Moncho Imbert Rainieri, Tomasina Cabral (Sina), Francisco Aníbal González y el doctor Fernández Caminero. El fiscal actuante fue el doctor Víctor Garrido Puello, quien pidió una condena de 30 años de trabajo público; el juez le concedió la pena solicitada.

VII. De La Victoria al Palacio Nacional:

Ya Francisco Aníbal González tenía cuatro meses en la cárcel de La Victoria, cuando, el 16 de mayo de 1960, en Santiago, Trujillo le manifestó a la prensa que existían algunas familias que habían pretendido perturbar la paz de la nación. Entre esas familias, se hallaban los González y los Mirabal, de Salcedo, quienes eran comunistas y testigos de Jehová, según la referida declaración. Más tarde, sin embargo, la familia González recibió un telegrama de Manuel de Moya Alonso, que decía que lo esperaran en una casa para que le brindaran un sancocho. La reunión se produjo en la residencia de Esperanza Saba, en Conuco.

En el encuentro, De Moya Alonso expresó que él había ido a realizar una investigación, porque al Palacio Nacional había llegado la información de que los que estaban conspirando contra Trujillo eran los viejos que se encontraban ahí, pues los jóvenes ya estaban presos. Afortunadamente, uno de los presentes se levantó y dijo que eso era una equivocación, porque la familia González se hallaba integrada por hombres amigos del Jefe y cultivadores de la tierra. Entonces, aprovecharon la ocasión para solicitarle que libertaran a sus parientes; además, le prometieron que ellos se harían responsables de los hechos que en lo adelante cometieran los muchachos.

De inmediato, De Moya Alonso les solicitó que repitieran lo expresado para realizar una grabación. Enseguida tomó la palabra Hernani González, abogado, quien pronunció un excelente discurso. Según cree Pachico González, De Moya Alonso le pasó por radio la grabación a Trujillo. Al día siguiente, la familia recibió un telegrama donde se comunicaba que fueran hasta dieciocho personas al Palacio Nacional, para entregarles a los jóvenes.

El domingo, 21 de mayo, buscaron en la cárcel a Renato, a Pedro Ramón, a Antonio Ezequiel, a Francisco Aníbal, y a Nelson González, quien logró salir porque no le pusieron el apellido Mirabal. También, incluyeron a Enriquillo Rivas, que era sobrino de Mario Fernández Mena, y que había sido el canal que usaron para enviar el telegrama.

En el Palacio Nacional, los jóvenes fueron sentados en el antedespacho de Trujillo, donde se reunieron con sus familiares. Al momento, salió Trujillo y expresó, con su voz atiplada y altisonante: -Ahí tienen a sus héroes; abrácenlos y bésenlos-. (En realidad, la prensa citaría a Trujillo de esta manera: “Ahí tienen a sus muchachos”.) Después de los abrazos, el dictador dijo: -Usted –dirigiéndose a Renato González-, ¿por qué estaba preso?-. Y Renato respondió: -Ah, porque yo asistí a una reunión donde estaba el padre Daniel Cruz.

De pronto, Trujillo se puso rojo, y se dirigió a la prensa, elevando la voz: -¡Tomen nota de eso!-. Luego, siguió preguntándoles a los jóvenes: -¿Y usted? ¿Y usted?-, y cada uno respondía: -¡Por lo mismo!

Acto seguido, haciendo galas de sus dotes histriónicas, Trujillo pronunció un discurso:
-¿Ustedes pensaban coger el monte? Sepan ustedes que nuestro país está mejor preparado que cualquier otro en el continente, excepto los americanos. Peleamos contra Cuba, Venezuela, o cualquier otro que nos quiera invadir. Tenemos mejores armas y mejores hombres, hombres muy bien preparados…

Tan pronto como terminó, Trujillo dijo:
-Vengan las madres para tomarles una fotografía.

Toda la prensa del 22 de mayo estuvo dedicada a reseñar esa noticia. “Trujillo entrega jóvenes con motivo del Día de las Madres”; “Jóvenes declaran sacerdote los involucra en movimiento conspirativo”; y “Jóvenes expresan palabras de agradecimiento al Jefe”, fueron algunos de los titulares que mostraron los diarios de entonces. Tres cuartos de la primera plana y un cuarto de la segunda sección de todos los periódicos, contenían fotos y textos relacionados con esta información.

¿Por qué liberta Trujillo a los jóvenes González? De acuerdo con Francisco Aníbal, quien recibió esta revelación de parte del entonces Subsecretario de Agricultura, Silvestre Alba de Moya, Trujillo sopesó las propuestas de Johnny Abbes García y de Manuel de Moya Alonso, y al final se inclinó por la de éste: liberar a los presos más jóvenes y provenientes de familias conocidas. En consecuencia, y siguiendo sus habituales sainetes, Trujillo fue a Santiago y produjo la ya mencionada declaración, y luego envió a Moya Alonso a Conuco para que la familia González le solicitara la libertad de sus parientes.

Santo Domingo, República Dominicana
Lunes, 18 de junio de 2007

La expedición en apoyo a guerrilla contra Trujillo en 1959 sale del olvido

Antonio Rafael Pons Alfonseca: “nos hostigaron”.

Foto 1 de 2
8 Agosto 2009, 8:42 PM
La expedición en apoyo a guerrilla contra Trujillo en 1959 sale del olvido

La hija de un participante escribió libro que pronto editará la Academia Dominicana de la Historia y Delio Gómez Ochoa ofrecerá un testimonio

Escrito por: ÁNGELA PEÑA

Su verdadero nombre es Antonio Rafael Pons Alfonseca. En las informaciones de su arresto y posterior repatriación escribieron “Pons Seca”. Jubilado, reside en la provincia Granma, municipio Manzanillo, Reparto La Vuelta del Caño, junto a sus hijos, esposa, nietos.

Conserva como tesoro los recortes de su osadía y el testimonio oral de su participación en una expedición patriótica para ayudar a los dominicanos a derribar la dictadura de Trujillo. Sobrevivió al intento junto a Orlando Escalante, Rafael Santiago Torres y Manuel Rodríguez, domiciliados en La Habana, después de padecer torturas y cárcel en Haití.

La historia de “Toñito” y otros 29 compañeros es apenas conocida en el país aunque, después de la publicación en Areíto el pasado sábado, se supo que el historiador cubano José Abreu Carded la reseña en un libro. También escribió sobre el hecho una profesora de “Puerto Grande”, desde donde salieron los expedicionarios el 9 de agosto de 1959, cuyo padre fue uno de los participantes en la empresa. Así lo informó el presidente de la Academia Dominicana de la Historia, Emilio Cordero Michel. La obra de la educadora será publicada por la institución que dirige.

Sabe de ella, además, el comandante Delio Gómez Ochoa, quien prometió ofrecer mayores informaciones sobre la travesía de esos revolucionarios.

El presidente de la Federación de Fundaciones Patrióticas, Arnulfo Reyes Gómez, anunció que invitará a Pons Alfonseca a Santo Domingo para conocer los pormenores de su patriótica participación.

“Estamos trabajando en el rescate de la memoria histórica como miembros del Museo Memorial de la Resistencia que dirige la museógrafa Luisa de Peña Díaz y queremos entrevistarlo. Haremos los trámites a través de la embajada cubana para que él venga y converse con nosotros en el interés de ampliar esa experiencia que narró”, manifestó Reyes.

Agregó que este hecho “deben conocerlo los dominicanos”. Significó: “Es la primera vez que oigo hablar de ese grupo de expedicionarios, y aunque él confiesa que no espera reconocimientos, estamos interesados en que, como él y el doctor Ortega Mármol expresaron, se sepa la verdad”.

La Federación que preside Reyes Gómez agrupa a las fundaciones “Constanza, Maimón y Estero Hondo”, “Hermanas Mirabal”, “30 de Mayo”, “Manolo Tavárez Justo” y “Luperón”.

En el Ejército Rebelde

Pons Alfonseca no estaba unido al grupo que se entrenó militarmente en Cuba y que vino bajo el mando de Delio Gómez Ochoa y Enrique Jimenes Moya. “La escuadra que dirigía en Cuba fue seleccionada para cuidar a dominicanos que se habían enfermado o sustituir a otros que se arrepintieron de venir”, declaró en un cuestionario vía el doctor Laureado Ortega Mármol, médico patólogo que lo conoció y visita en sus frecuentes viajes a Cuba.

Entonces, la única actividad política del revolucionario cubano era su participación en el Ejército Rebelde, refiere.

“Toñito” no recuerda los nombres de todos sus compañeros, sólo viene a su mente “Antonio Bofil, de Manzanillo, que fue asesinado en Haití”.

Menciona también a un capitán mexicano “que fue uno de los que mandó a reforzar a Delio Gómez Ochoa y Jimenes Moya, que estaban peleando en la República Dominicana”.

“Pero no llegamos porque el capitán mexicano dijo que íbamos a desembarcar por Haití para cruzar la frontera porque la Aviación nos estaba hostigando”, significa.

Confiesa que cayó prisionero después de varios enfrentamientos con el ejército haitiano. “Nos reuníamos para luchar y nos dispersábamos hasta que al fin quedamos cuatro y ahí fue cuando nos capturaron”, manifestó.

Después de 14 meses en prisión en Haití, añadió, el gobierno de Duvalier los repatrió. “El resto de mis compañeros fue asesinado”.

Antonio Rafael nació en el municipio de Manzanillo el 12 de diciembre de 1938, hijo de Antonio Pons y Lilia Alfonseca. Antes de su retiro, el combatiente del Ejército Rebelde trabajó como administrador de comercio.

sábado, 8 de agosto de 2009

Los hermanos Fuentes Berg



RAÚL PÉREZ PEÑA (BACHO)

Hace más de 18 meses, en Pancarta publicamos la lista de los presos políticos asesinados por la tiranía trujillista en la cárcel La 40 la noche del 28 de enero de 1960, cuya mayoría era del grupo Panfleteros de Santiago.

Entre los citados estaban los hermanos Miguel Aníbal y Gilberto Fuentes Berg, los dos héroes que fueron capaces de sacar duplicados de las fotos tomadas en la silla eléctrica a los expedicionarios de 1959, logrando su envío al exilio que las publicó sacudiendo la imagen internacional del trujillato.

El 29 de enero del 2008, la hija de Miguel Aníbal, Gladis Fuentes remitió a quien escribe una breve carta interesada en nuevos datos sobre la muerte de su padre y de tío, secuestrados de su hogar en la calle La Guardia el 20 de enero de 1960.

En la Academia Dominicana de la Historia se confirmaron las acciones heroícas de los hermanos Fuentes Berg, lo que se publicó el 25 de julio.

Tras leer la publicación, el ex preso político del Movimiento 14 de Junio en Puerto Plata, Juan Carlos Morales, envió al Hugo Quezada, una carta con nuevos testimonios sobre el asesinato de los hermanos Fuentes Berg.

Juan Carlos recuerda que él y Juanchi Moliné eran castigados en el “Coliseo”, en La 40, cuando llamaron a los hermanos Fuentes. “Le preguntaron a Juanchi Moliné, sobre la fotografía de José Mesón, ya que Juanchi tenia amistad con el fotógrafo Miguel Anibal”

Juan Carlos dice que al llegar los hermanos Fuentes Berg al Coliseo, se apersonó el coronel Luis José León Estévez, esposo de Angelita Trujillo, la hija del tirano.

Inmediatamente emprendió con una fusta a Miguel Aníbal Fuentes Berg, dándole golpes en la cabeza y la cara mientras profería los improperios acostumbrados. Y le dijo “Yo mismo te fui a buscar a tu casa y te dije que de ese laboratorio no se podía sacar nada”.

Precisa que: “los torturadores de la 40 emprendieron una nueva y brutal golpiza contra los hermanos Fuentes Berg. Luis José León Estévez pidió el banquito y la soga, ya sabemos con cuales fines”.

Juan Carlos dice: “A Juanchi y a mi nos sacaron del coliseo y nos pusieron detrás de una de las celdas, y nunca mas supimos de los hermanos Fuentes Berg”.

Termina: “Espero que con este testimonio quede claro la suerte de estos valiosos hermanos patriotas. Dale copia de esto a Bacho”.

Para comunicarse con el autor:

Don TUTO VALDEZ, un ejemplo de vida.

jueves 6 de agosto de 2009

Don TUTO VALDEZ, un ejemplo de vida.


Por Rita Valenzuela

A veces, solo a veces, las sociedades ven nacer personas especiales, que tienen la capacidad de destacarse entre los demás por sus dotes de honestidad, solidaridad, laboriosidad y civismo. El 10 de Julio del 1933, San Cristóbal vio nacer a Rafael Emilio Valdez “Don Tuto” de la unión de los señores Francisco Antonio (pancho) y Zoila Rosa.

Patriótico, social, amante de la democracia.

Hace años, conversando con Don Tuto, me hizo partícipe de un trozo de sus recuerdos del porqué participo en el movimiento 14 de junio, “todo hombre o mujer joven producto de esa etapa de la vida está lleno de sueños sobre la libertad, la democracia, la libre expresión de las ideas y el pensamiento, al verse envuelto en una vida subyugada, busca la forma de reunirse con otros jóvenes con los mismos sueños, ingenuidad y ganas de luchar; yo no fui la diferencia” decía Don Tuto.

Según el historiador sancristobalense Thomas Espinal cuando Don Tuto era jovencito sus hermanos Francisco Antonio, Cristóbal Bienvenido y Norma Altagracia Valdez eran parte del Movimiento 14 de junio. Inclusive, el mayor, participaba en las tertulias culturales del grupo “Cinco y un invitado” que se reunía en el Bar Elsita dirigidos por el Dr. Rafael Quirino Despradel, Hipólito Rodríguez Sánchez, Rafael Grullon Fello, un oficial de la Marina de Guerra apellido Lizardo y Yudet Jasbum Espinal, estos trataban temas políticos, constituyéndose en una de las células más consistentes contra el régimen del Dictador Rafael Leónidas Trujillo. Es posible que la influencia de sus hermanos especialmente la de Norma A. Valdez, hizo que Don Tuto se interesara por las luchas cívicas y democráticas.

El mismo Don Tuto cuenta que durante el régimen fue víctima de persecución por sus ideales políticos y hasta estuvo preso en tres ocasiones, una de ellas junto a Chiro Urbáez, ambos pertenecían a un grupo coordinado por Braulio Torres.



Solidario, talentoso y líder deportivo
“Don Tuto, fue durante toda la década del 50 el principal precursor del béisbol amateur, en San Cristóbal. Aunque no descolló en el terreno de juego, fue en esa época, y hasta los inicios de la década del 60, el mentor y cabeza del equipo Futuras Estrellas, que hizo historia en la comunidad y toda la región sur, y se coronó campeón nacional de béisbol amateur en 1955, bajo su tutela, hazaña que no ha podido ser repetida por ningún conjunto local. El equipo Futuras Estrellas jugaba prácticamente las 52 semanas del año, tanto en los torneos regionales como haciendo intercambios con clubes de otras localidades. Como profesional de la contabilidad Don Tuto Valdez se ha dedicado al comercio en los últimos años y ha sido un constante cooperador económico de eventos deportivos celebrados en San Cristóbal”: Revista Los Inmortales del Deporte, edición 2006.

Don Tuto fue exaltado a la inmortalidad deportiva el 25 de Junio del 2006, por sus aportes al desarrollo del deporte, por el Comité de la Inmortalidad Deportiva cuyo presidente en ese entonces era el Ing. Osiris Guzmán. Además también fue reconocido por el Club Rotario.



Laborioso y emprendedor
Desde muy joven Don Tuto se caracterizó por sus cualidades de negociante y trabajador incansable, junto a su familia fundó una fábrica de bloques, con la que construyo una casa para su madre, años después abrió una maderera en el mercado, una fábrica de zapatos y en sus primeros años de casado creó la heladera Nevar, cuyas letras eran las iníciales de los nombre de sus hijas.

En los años 70 Don Tuto viajaba a Costa Rica buscando un futuro provisorio para sus pequeños hijos y al regresar a San Cristóbal en el 1976 entró a la Distribuidora del Sur, en poco tiempo se destacó y fue motivo de que el dueño en ese entonces le extendiera la oportunidad de quedarse con la distribuidora como dueño, a lo que Don Tuto aceptá. Hoy, 33 años después, este trabajador incansable, día a día, desde tempranas horas de la mañana hasta caer la tarde ha llevado a la Distribuidora del Sur a ser uno de los negocios más prósperos de San Cristóbal donde trabajan a su lado sus hijos Ernesto, Vladimir y Norma.

Don Tuto además ha ampliado sus servicios de venta de muebles y electrodomésticos al público en la Distribuidora Valdez. Posee una finca en la zona norte del municipio, Jamey, donde cultiva, aguacates, china, limón y cacao. En Duveaux, Palenque posee otra finca donde se cultiva cebolla, maíz, molondrones, plátanos y berenjena contribuyendo con estas a la producción agrícola de la provincia y el sostenimiento económico de muchas familias.

Como profesional en contabilidad duró 10 años en el Banco Reservas, entre la superintendencia y la Dirección de Impuestos Sobre la Renta 5 años.




Hombre de familia, Padre ejemplar
En la actualidad Don Tuto es padre, esposo, empresario y un digno representante de San Cristóbal. Asegura que su mayor satisfacción es que casi todos sus hijos son profesionales, todos son laboriosos y amantes de la vida en familia.

La esposa de Don Tuto, Doña Evangelina Zapata de Valdez nos contó que se conocieron mientras estudiaban en la escuela Juan Pablo Pina, se casaron el 4 de diciembre del 1954 y después de varios años cuando tenían sus primeras tres hijas Norma, Arelis y Rosalia, Don Tuto decidió iniciar sus estudios universitarios en la Universidad Autónoma de Santo Domingo, donde se graduó como Licenciado en Contabilidad.
Publicado por Marcial Báez en 16:48

jueves, 6 de agosto de 2009

"Con Cuba en todos los tiempos"


miércoles 5 de agosto de 2009

ARTÍCULO))...Última respuesta de Aris Crispín a Julio Perelló sobre el tema cubano



Por Aris Crispín/BAJO FUEGO/

LA ROMANA, República Dominicana.-Mi defensa y solidaridad hacia Cuba está determinada por muchas razones. En el 1947, cuando se preparaba en Cuba lo que se conoce en nuestra historia como la invasión de Luperón, para combatir al d
ictador Rafael Leónidas Trujillo, Fidel Castro era parte de los expedicionarios con a penas 23 años, y a su vez era también presidente en la Universidad de la Habana del Comité de Lucha contra Trujillo.

Tras el triunfo de la Revolución Cubana el 1 de Enero del 1959, inmediatamente Fidel dio todo su apoyo para organizar y preparar la expedición del 14 de Junio del 1959, quienes llegaron por Maimón, Constanza y Estero Hondo.

En el 1965, cuando la intervención yanki en nuestro país, Fidel y Cuba fueron los primeros en denunciar y plantearen los organismo internacionales dicha invasión.
En 1967-68 aceptó al coronel Francisco Alberto Caamaño Deñó y sus compañeros, y brindó todo su apoyo en la preparación de la lucha armada contra el régimen de Joaquín Balaguer.

Pero también Fidel y la revolución cubana en el 1970 aceptaron a los presos políticos del Movimiento Popular Dominicano (MPD) canjeados por el agregado militar de la embajada americana en nuestro país, quien había sido secuestrado por los revolucionarios.
Este es un breve relato histórico de la actitud de Fidel y Cuba en solidaridad a nuestro país y a sus mejores causas. Y es para quien suscribe motivo suficiente para apoyar a Cuba y a Fidel. Por otra parte, mi defensa de Cuba y Fidel está motivada en lo humano del proyecto social que representa de "primero la gente".

Veamos la educación pública y gratuita desde la pre-primaria hasta concluir siendo profesional. Es uno de los pocos paises que te educa gratuitamente (Ver la pagina web de la Unesco).

En la salud todo está cubierto, desde la concepción hasta su muerte, gratuitamente (Ver pagina web de la Organización Panamericana de la Salud).
Esto sucede mientras en los Estados Unidos, según a dicho su presidente, existen 40 millones de personas que no tienen acceso a la salud. En cuanto a seguridad, es total y tiene Cuba el menor índice de criminalidad de la región (Ver pagina web de la ONU sección prevención de delito y tratamiento del delincuente).

En cuanto a la atención y distribucción de los alimentos, los ciudadanos reciben el apoyo del Estado, cada familia tiene una asignación alimenticia (Ver a pagina web
ONU sección alimentación y desarrollo). El Estado se ocupa de que los ciudadanos tengan acceso al agua potable (La gente no tiene que comprar botellones de agua para su consumo). Asimismo, la energía eléctrica es suficiente, estable para todos y a bajo costo.

Ciertamente Cuba no es el paraíso y tiene problemas y limitaciones. Una buena parte de esta situación se debe al brutal bloqueo que desde hace 50 años le han impuesto los norteamericanos

.
Educación gratuita y de calidad en Cuba.

Estoy convencido que hay muchas cosas que defender de Cuba y de su proyecto social en beneficio de la gente que es lo más importante, y que al fin y al cabo es lo que cuenta en una sociedad. Mi defensa de la Revolución Cubana y de Fidel es sensata y consciente. Me siento comprometido con su defensa, pues ellos nos han aportado mucho a nosotros los dominicanos y a toda la humanidad.

Además, sé que los dirigentes de la revolución vencerán las dificultades y problemas que enfrentan, porque gobiernan para el beneficio de su gente.
Sé que Fidel y Cuba no son perfectos. Encarnan una idea y están construyendo un proyecto social dirigido por hombres y mujeres, razón por la que cometen fallas, pero avanzan y se preocupan por corregirlos y solucionar sus dificultades.

Finalmente, no aspiro a que este país sea igual que Cuba. Ellos, los cubanos, ienen su particularidad, pero reconozco que en esa nación caribeña existe y funcionan muy bien (aunque otros se empeñen en negarlos), muchas de las cosas que yo sueño y aspiro para República Dominicana. Por tanto, es Cuba y sus dirigentes un buen referente, un buen ejemplo para construir un país mejor, un mundo mejor.

Los dominicanos y los ciudadanos del mundo queremos y respetamos a Fidel Castro porque desde el poder se preocupa por sus ciudadanos y mantiene su país digno, independiente y soberano.
franklincorderop@hotmail.es

miércoles, 5 de agosto de 2009

A 50 Años De Nacer La Raza Inmortal

A 50 Años De Nacer La Raza Inmortal

domingo 14 de junio de 2009

La historia nos dice que un día como hoy del año 1959 se inició la invasión por aire y mar de unos valientes dominicanos provenientes de Cuba en los pueblos de Constanza, Maimón Y Estero Hondo, los dos últimos pertenecientes a la provincia de Puerto Plata, con un objetivo único, devolver la libertad y la dignidad a un pueblo que llevaba 29 años siendo oprimido por una de las dictaduras más crueles y brutales de Latinoamérica.

Hoy sabemos que estos hombres ofrendaron sus vidas por su pueblo, por la playa de Maimón desembarcaron 96 soldados, por Estero Hondo 48 que trajeron esperanza a un grupo de dominicanos que continuaron su obra (Movimiento Revolucionario 14 de Junio M1j4), a pesar de ser derrotados en el campo de batalla, convirtiéndose entonces en La Raza Inmortal.

Nuestros mayores tienen su propia versión de la historia de esta invasión, Julián mi tío político oriundo de Maimón cuenta que a su padre y a sus tíos sin pertenecer a la milicia los enviaban a cuidar la playa, donde pasaban las noches subidos en las matas de coco, fusil al hombro a ver si llegaban los “Barbuses de Fidel”. Mi Abuela Agustina tuvo contacto con uno de los “Barbuses” en Altamira, el cual irrumpió en la casa en busca de alimentos, el miedo y temor de todos fue tal que le entregaron más de lo que el pidió, en pos de que abandonara cuanto antes la casa, porque si lo encontraban allí podían pensar “que la familia estaba involucrada en eso, y nosotros no somos gentes de problema,” recuerda mi abuela.

Situaciones como las antes planteadas que me cuentan parte de mi familia, sin mucho análisis sociológico podemos decir que esta invasión que estaba más que justificada no contó con el apoyo en su momento de la sociedad que defendía y por demás no encontró respaldo en los sectores que estaban siendo oprimidos, marginados y con sus libertades secuestradas por un genocida llamado Rafael Leónidas Trujillo.

En la foto Monumento A Los Héroes del 14 de Junio en Maimón

lunes, 3 de agosto de 2009

Fracasó expedición adicional en el 1959

Periódicos cuentan la historia de su travesía marina que los llevó hasta Haití. Pero ellos sostienen que venían a apoyar las expediciones del 1959 y que no pudieron llegar.

Foto 1 de 2
1 Agosto 2009, 9:15 PM
Fracasó expedición adicional en el 1959
Escrito por: ÁNGELA PEÑA

Vive en Blanquizalete, Manzanillo, Cuba, y su mayor orgullo es relatar a nietos y amigos la experiencia que representó haber salido desde su país en compañía de 29 compañeros a fortalecer a los expedicionarios de Constanza, Maimón y Estero Hondo. Pero una embarcación haitiana los descubrió y los apresaron. Sobrevivieron tres y él para contar la historia.

Sin embargo, en República Dominicana ni en La Habana se conoce o consigna este episodio aunque el decidido soldado ha conservado por años los recortes de periódicos que reseñaron su hazaña. Él aparece en más de uno cuando todavía era un joven de frondosa cabellera por la que lo tomaron y arrastraron las fuerzas represivas de Duvalier.

Su nombre es Antonio Pou Seca y le apodan “Toñito”. Más de una vez ha narrado su versión al reconocido patólogo y catedrático universitario Laureado Ortega Mármol, presidente de la Sociedad Dominicana de Patología que ha hecho especialidades en Francia y Londres, ejerció en España y Miami, es profesor jubilado de la UASD y ahora trabaja en un reconocido centro de salud privado.

Es un enamorado de Cuba, a donde viaja con frecuencia, y en una visita al eminente cardiólogo-pediatra “doctor Calafel”, reconocido por el Gobierno de aquel país, éste le preguntó: “¿Te interesaría conocer a alguien que iba a reforzar a los combatientes del 14 de Junio?”

-Eso es mentira-, reaccionó Ortega, y el colega replicó: “Él no combatió, lo enviaron como refuerzo pero los interceptaron”.

Le conoció y a su regreso a Santo Domingo refirió lo escuchado a Anselmo Brache, autor del libro más completo sobre la patriótica incursión y éste le comentó que “algo de eso había oído mencionar a Delio Gómez Ochoa”.

La revelación

Ortega Mármol aprovechó un reciente viaje a Cuba de su esposa, Adis María Fleyte, quien entrevistó nuevamente al soldado y pudo retratarlo. Se aprecia aún fuerte y lúcido y no abriga deseos de reconocimiento. Su único interés es informar esta acción desconocida.

Pou Seca cuenta que salieron el nueve de agosto desde “Puerto Padre” con la misión de auxiliar a expedicionarios que enfermaron durante la travesía. El capitán del barco llamado “La Conchita”, tenía por nombre Mario, añade y el grupo era comandado por un mexicano. Toñito conoce y repite pormenores de la expedición a la que no pudo llegar. Cita a los comandantes Jiménez Moya y Delio Gómez y describe sus rutas, arribo, destino.

“Nosotros no fuimos enviados para ir a Haití, nuestra misión era reforzar a los guerrilleros pero vinieron aviones de la fuerza aérea y el mexicano dijo: estamos en aguas internacionales. Ya estábamos cerca para desembarcar pero ante este inconveniente tuvimos que seguir rumbo a Haití”, cuenta Toñito.

Agrega que les pasaron cerca unos haitianos en barco y estos, al verlos con ametralladoras y uniformes verde olvido se lanzaron al mar “y nosotros tomamos su embarcación y entramos a Haití. Duramos cuatro días hasta que nos enfrentaron y atraparon, uno cayó al mar, quedaron 29 y de esos murieron 25 en combate con los haitianos. Los que quedamos buscábamos la frontera con Santo Domingo”, manifestó. Los otros que aún viven son Orlando Escalante, Rafael Santiago Torres y Manuel Rodríguez.

Pero los capturaron

El doctor Laureado Ortega comenta que las crónicas cubanas que conserva el sobreviviente no se refieren a soldados, expedicionarios o revolucionarios ni menciona la empresa de Constanza, Maimón y Estero Hondo porque en ese momento era imposible debido a la permanencia “de la famosa frase de Ernesto Che Guevara de que se producirían muchos Vietnam y siempre se acusaba a Cuba”.

Se pregunta al distinguido patólogo si el destino de estos viajeros no sería ciertamente Haití, donde también regía un dictador al que probablemente fueron a combatir y responde que Toñito sostiene que no, aunque en sus viejas reseñas no hay alusión alguna a República Dominicana ni a lo ocurrido desde el 14 de junio hasta agosto de 1959.

“Yo no sabía esto, mi deseo es que se sepa la verdad”, enfatiza el médico, conocido también en San Pedro de Macorís por sus trabajos de radioterapia en los hospitales “Oncológico de la UCE” y “Antonio Musa” donde impartió anatomía patológica. Fue jefe de ese servicio en Extremadura, España.

Cómo sobrevivieron Toñito y sus compañeros, dos de los cuales aún viven en La Habana, y otros detalles de su actuación y vida presente se ofrecerán en una próxima entrega.