Páginas vistas en total

martes, 29 de noviembre de 2011

Inauguran plaza patriótica en honor a Manolo Tavárez Justo

http://dominicanosennoticias.com/2011/11/28/inauguran-plaza-patriotica-en-honor-manolo-tavarez-justo/

Lunes 28, Noviembre 2011 |
Compartir
|
Inauguran plaza patriótica en honor a Manolo Tavárez Justo

SANTO DOMINGO .- La Comisión Nacional de Efemérides Patrias inauguró este lunes “LA Plaza Patriótica” en el Centro de los Héroes, en honor al líder constitucionalista Manolo Tavárez Justo y develizo un busto en conmemoración de los 50 años de la gesta que dirigió.

En el evento que encabezó el presidente de la Comisión Permanente de Efemérides Patria, Juan Daniel Balcácer, estuvieron presentes sobrevivientes de la gesta del 14 de Junio y la lucha antitrujillista, dirigentes políticos, legisladores, el comandante revolucionario Delio Gómez Ochoa y otras personalidades.

Balcacer, destacó la importancia de la Plaza Patrióticas, indicando que con esa y otras plazas que se han inaugurado en los últimos años en distintos puntos de la ciudad, se mantiene vivo el recuerdo de quienes lo dieron todo luchando contra la tiranía.

Indicó que la plaza la fue auspiciada por la Fundación Luces y Sombras y el cabildo del Distrito Nacional.

lunes, 28 de noviembre de 2011

Minerva Mirabal: Víctima de la Intolerancia Política

Minerva Mirabal: Víctima de la Intolerancia Política
Domingo, 27 de Noviembre de 2011 00:26 Fidias Omar Díaz


El dictador es una autoridad sin amor, intolerante, criminal; así lo demostró Rafael L. Trujillo en su régimen, 1930-1961.
En Ojo de Agua, Salcedo, de la unión de Enrique Mirabal y Mercedes Reyes (chea), nacen: Patria Mercedes, 27-II-1924; Bélgica Adela (Dedé), 2-III-1925; María Argentina Minerva, 12-III-1926 y, Antonia María Teresa, 15-X-1936.
Minerva era cerebro y guía, sus hermanas la seguían.

Minerva Mirabal, tercera entre sus hermanas, el equilibrio, realiza los estudios de Nivel Básico en su lar natal; los Medio en el colegio “Inmaculada Concepción” de La Vega. Bachiller en 1946.
De impresionante belleza e inteligencia, ideales y principios, inclinada desde joven a la literatura, poesía y pintura; con 5 años leía y escribía correctamente; a los 7 declamaba. Participó como declamadora y actríz de obras teatrales en el colegio de La Vega.

En octubre, 1949, es encarcelada por varias semanas junto a varias amigas e interrogadas sobre sus relaciones con el Partido Socialista Popular.
Noviembre-1955, Minerva y Manuel Aurelio Tavárez Justo (Manolo) realizan bodas, entonces nacen Minerva Josefina (Minou) y Manuel Enrique.
Sigue represión, también la superación. En la UASD, 1957, Minerva recibe el título de Dra. en Derecho; trata de ser profesora, el dictador lo impide.
El triunfo de la revolución cubana y Fidel Castro, 1- Enero-1959, impactó en América Latina y produjo la “Expedición armada del 14 de Junio” contra Trujillo; un fracaso pero, eleva la conciencia crítica por el cambio.

El 10-Enero-1960 se celebra en Mao la clandestina asamblea nacional constitutiva por delegados, y queda fundado el “Movimiento Revolucionario 14 de Junio” para derrocar al dictador. Minerva fue ideóloga y de destacada participación; se eligió para presidir dicha agrupación a Manolo Tavárez Justo.
Fueron delatados y perseguidos: encarcelados Manolo Tavárez, Pedro González y Leandro Guzmán, esposos de Minerva, Patria y María Teresa Mirabal; todos torturados, varios asesinados; perseguidos familiares y amigos. Minerva, María Teresa, Tomasina Cabral, Fe Violeta Ortega, Miriam Morales, y Asela Morel, torturadas en la cárcel de “La 40”.

El clima de tensión nacional unido a la denuncia y condena de la Iglesia Católica, mediante carta pastoral, surtió su efecto y fueron puestas en libertad, 7-Febrero-1960, menos los hombres.

El 18-V-1960, de nuevo Minerva y María Teresa encarceladas y acusadas de atentar contra la seguridad del Estado.
Trujillo había sentenciado: “Mis enemigos son las hermanas Mirabal y la Iglesia Católica”.

En fin, el 25-Noviembre-1960, en un Jeep conducido por Rufino de la Cruz, las hermanas Minerva, Patria y María Teresa emprenden el viaje semanal a la cárcel pública de Puerto Plata, de visita a sus esposos.

De regreso a Salcedo, el Jeep interceptado en la Cumbre, cerca de Puerto Plata, asesinados brutalmente por matones de Trujillo, el Jeep con los 4 cadáveres es empujado por un precipicio al abismo, tratando de ocultar la masacre.

Esa es la verdad sobre el asesinato de las hermanas Mirabal y Rufino de la Cruz, hace 50 años, producto de la intolerancia política de un inculto tirano.

MPD recuerda levantamiento de Manolo Tavárez Justo, hace 48 años



28 Noviembre 2011, 10:43 AM
MPD recuerda levantamiento de Manolo Tavárez Justo, hace 48 años
Escrito por: Karla Serrano (karlaserrano7@gmail.com)
Compartir:


SANTO DOMINGO.-El Movimiento Popular Dominicano (MPD) recordó el levantamiento de Manolo Tavárez Justo y el grupo de jóvenes combatientes revolucionarios que hace 48 años se insurreccionaron en armas en las montañas de Las Manaclas, San José de Las Matas, Santiago, contra los golpistas que habían derrocado el 25 de septiembre de 1963 al gobierno constitucional de la República.

En la actividad política realizada ayer en Bonao estuvo presente Juan García Arias (Chanchán), uno de los 9 sobrevivientes del levantamiento guerrillero de Las Manaclas.

En dicho encuentro se resaltó la trascendencia de la acción revolucionaria, la valentía y actitud consecuente de Manolo y de los 28 combatientes que le acompañaron en la heroica acción.

Fernando Hernández, vocero del MPD, instó a los jóvenes revolucionarios de hoy a mantener vivo el ejemplo de valor y sacrificio de Manolo y sus compañeros.

El vocero nacional del MPD dijo que hoy que la República Dominicana cuenta un presidente como Leonel Fernández que usa el poder de forma abusiva y a su antojo, que viola la Constitución y las leyes de manera fragrante, se precisa de líderes revolucionarios de la estatura de Manolo Tavárez Justo, Maximiliano Gómez, Amín Abel, Caamaño, Amaury Germán, Ramón Emilio Mejía (Comandante Pichirilo) y muchos otros de esa generación que decidió darlo todo, incluyendo sus vidas, en su lucha por lograr una República democrática.

Por su parte, Juan García Arias (Chanchán) habló del contexto histórico en que ocurrió el levantamiento guerrillero de Las Manaclas y resaltó el valor de Manolo, quien comandaba el frente “Jiménez Moya”.

“Luego de tenerlos como prisioneros, los militares ordenaron al grupo de 17 guerrilleros desnudarse. Manolo se negó a ello y luego de ver caer a sus compañeros les dijo a los militares que el comandante era él, que le dispararan. Todos fueron asesinados de forma vil y cobarde”, relató Chanchán.

MPD conmemora los 48 años de guerrilla de Manolo


MPD conmemora los 48 años de guerrilla de Manolo
Una marcha celebrada en Salcedo como parte de los actos conmemorativos (Fuente externa)


SANTO DOMINGO (R. Dominicana).- El Movimiento Popular Dominicano conmemoró recientemente los 48 años del levantamiento guerrillero liderado por Manolo Tavárez Justo en las montañas Las Manaclas, apenas dos meses después del derrocamiento del primer gobierno democrático tras la caída de la dictadura trujillista presidido por Juan Bosch.



En el acto celebrado en Bonao participó Juan García Arias, uno de los únicos nueve sobrevivientes del levantamiento, cuyo significado histórico fue resaltado por Fernando Hernández, vocero nacional del MPD.



“Los verdaderos revolucionarios debemos reafirmar hoy nuestro compromiso de continuar levantando la bandera de la lucha con la firmeza, la determinación y el ejemplo imperecedero que Manolo Tavárez Justo lo hizo al luchar por un gobierno democrático y revolucionario”, dijo Hernández.



Dijo el dirigente emepedeísta que en el país gobernado hoy por Leonel Fernández, que hace caso omiso a la Constitución y las leyes, se necesitan líderes de la talla del dirigente guerrillero muerto, de Maximiliano Gómez, Amín Abel, Francisco Alberto Caamaño, Amaury Germán Aristy y Ramón Emilio Mejía (Comandante Pichirilo).



“La negativa del gobierno del PLD entregar el 4% del producto interno bruto (PIB) para Educación y el 5% a la UASD; la entrega nuestras riquezas al gran capital extranjero; la quiebra de los productores nacionales; el robo al erario público y la protección a los corruptos, en fin, la realidad cotidiana de que estamos viviendo frente a un gobernante y un partido en el poder que no le importa el presente ni el futuro del país, hace más necesarios a dirigentes de la entereza y consecuencia de Manolo Tavárez Justo”, añadió.



En tanto que García Arias se refirió a las condiciones sociales y políticas en que nació el movimiento guerrillero y exaltó el valor demostrado por Tavarez Justo ante los militares que lo capturaron y posteriormente lo fusilaron.



7dias.com.do

domingo, 27 de noviembre de 2011

Inaugurarán Plaza Patriótica a Manolo Tavárez Justo


Nacionales
Volver a portada Nacionales

27/11/2011
Inaugurarán Plaza Patriótica a Manolo Tavárez Justo


11:04 AM -

Santo Domingo, República Dominicana.-La Comisión Permanente de Efemérides Patrias y la Federación de Fundaciones Patrióticas inaugurarán la “Plaza Patriótica Dr. Manuel Aurelio Tavárez Justo (Manolo)”, en honor al líder del Movimiento 14 de Junio.

El licenciado Juan Daniel Balcácer, presidente de Efemérides Patrias y en Anulfo Reyes presidente de la Federación de las Fundaciones Patrióticas encabezarán el acto en el que también se desvelizara una estatua de Manolo Tavárez realizada por Juan Gilberto Núñez y su Fundación Luces y Sombras.

El acto, que se enmarca dentro de las actividades programadas con motivo del Festival Hermanas Mirabal, será este lunes 28 de noviembre, a las 10am., en el paseo central de la avenida Enrique Jiménez Moya, en el Centro de los Héroes.

Balcácer explicó que luego de finalizada la ceremonia central, diversas instituciones procederán a depositar ofrendas “ la memoria del ilustre revolucionario y héroe nacional quien ofrendó su vida luchando por conquistar la democracia y las libertades públicas para el pueblo dominicano”.

Cuando las mariposas no volaron


Cuando las mariposas no volaron

25/11/2011 12:00 AM - Tony Pina

A 51 años, hoy, del asesinato de las hermanas Mirabal y Rufino de la Cruz
En honor al martirilogio de las hermanas Mirabal, mediante la resolución 54-134, la ONU instituyó el 25 de noviembre el Día Internacional de la No Violencia contra la Mujer. En honor al martirilogio de las hermanas Mirabal, mediante la resolución 54-134, la ONU instituyó el 25 de noviembre el Día Internacional de la No Violencia contra la Mujer. (Fuente Externa)
COMPARTIR ESTA NOTICIA


Obligadas a punta de pistola a desmontarse del jeep Land Rover en el que regresaban a Salcedo por cinco matones que bloquearon el paso de la antigua carretera Duarte, con un carro “cepillo” atravesado en el puente Marapicá, las víctimas fueron metidas a empujones a una casa de adobe y caoba situada en las inmediaciones de La Cumbre.Allí, un día como hoy, hace 51 años, aguardaba a los matones el capitán Alicinio Peña Rivera para asegurarse que esta vez se cumpliera el macabro plan de asesinar a las hermanas Patria, Minerva y María Teresa Mirabal y de Rufino de la Cruz, no sólo un chofer, sino un amigo solidario de la familia, consciente del riesgo que asumía.

Ciriaco de la Rosa, quien llegó a Santiago una semana antes para coordinar el crimen, asignó una víctima por cada uno de los cuatro matones, tras recibir la orden del exterminio impartida por Peña Rivera, a la sazón jefe en el Cibao del Servicio de Inteligencia Militar (SIM).

A palos y con pañuelos apretados al cuello para apagar los quejidos, se consumó la matanza.

Luego, tiran los cadáveres al jeep que fue empujado al precipicio, mientras, en la prisa de la impunidad, los asesinos huyeron del entorno cómplice.

“Dos días después, en la página 9 del diario El Caribe, el periodista Domingo Saint Hilaire hijo, escribíaa desde Santiago una crónica con el lead de una pirámide construida con retorcidos datos policiales: “El conductor de un jeep y tres hermanas que viajaban como pasajeras murieron, al precipitarse el vehículo por un abismo de 50 metros de profundidad, en la vía que enlaza la carretera de Luperón con la autopista Duarte”. (El Caribe, página 9 del 27 de noviembre de 1960).

Cuando se celebró el juicio a los asesinos, en junio de 1962, De la Rosa, parado ante el juez Osvaldo Soto, quien conoció el expediente instrumentado por el fiscal del Distrito Nacional, Rafael Valera Benítez, confesó fríamente: “Después de apresarlas, las condujimos al sitio cerca del abismo, donde ordené a Rojas Lora que se llevara una de las muchachas. Cumplió la orden en el acto y se llevó una de ellas, la de las trenzas largas (María Teresa). Alfonso Valerio eligió la más alta (Minerva); yo elegí a la más bajita y gordita (Patria), y Malleta, al chofer, Rufino de la Cruz. Ordené a Pérez Terrero que permaneciera en la carretera para que avisara si se acercaba algún vehículo o alguien que pudiera enterarse”.

En esa ocasión en que declaró al tribunal, sin que en su ceño se advirtiera señal de arrepentimiento, acaso sí de satisfacción, el confeso asesino relató que se dirigió a Peña Rivera con la siguiente expresión: “Señor, misión cumplida”.

En su libro “Trujillo y yo” (página 68), Jhonny Abbes García, que en ese entonces no dirigía el SIM porque estaba al frente de las agresiones contra la jerarquía católica, refiere que el general José René Román Fernández (Pupo), secretario de las Fuerzas Armadas, instruyó al mayor de la Marina, Candito Torres Tejada, titular interino del SIM, para que asumiera personalmente la operación. l

Acciones previas a los asesinatos

El 18 de mayo de 1960, Minerva y María Teresa fueron juzgadas y condenadas a tres años de prisión por “atentar contra la seguridad del Estado”. En el mismo juicio fueron condenados Manolo Tavárez Justo y Leandro Guzmán, esposos de Minerva y María Teresa. Los cuatro comenzaron a purgar sus condenas en la cárcel de La Victoria, pero el 9 de agosto, en un gesto extraño de la dictadura, las dos hermanas fueron puestas en libertad.

A finales de ese mes, Manolo y Leandro fueron trasladados a la cárcel de Salcedo, aunque no habían transcurrido dos semanas cuando se les confinó en la cárcel de Puerto Plata, alegándose que el régimen había descubierto un arsenal de armas en manos de dirigentes del Movimiento Revolucionario 14 de Junio.

En realidad, el plan criminal contra las hermanas Mirabal había sido puesto en marcha. Se buscaba eliminarlas en una de las visitas a sus maridos, plan que se frustró el 18 y el 22 de noviembre porque en ambas ocasiones los esbirros argumentaron que las Mirabal andaban en compañía de niños. De ahí que el propio Peña Rivera supervisara el fiel cumplimiento del plan.

CIRIACO DE LA ROSA
Jefe del grupo de matones

Ciriaco de la Rosa llegó a Santiago en un “cepillo” del SIM el 15 de noviembre y ese mismo día constató a Ramón Emilio Rojas Lora, Alfonso Cruz Valerio, Néstor Antonio Pérez y Emilio Estrada Malleta, de origen cubano, para llevar a cabo los asesinatos.

MUERTE DE LAS MIRABAL MOTIVO EL FIN DEL TERROR

En las garras del terror

martes 14 de diciembre de 2010
MUERTE DE LAS MIRABAL MOTIVO EL FIN DEL TERROR
Escrito por Tony Pina.
Cuando la Policía le comunicó a Dedé que Patria, Minerva y María Teresa Mirabal y Rufino habían fallecido en “un accidente de tránsito”, llena de rabia le gritó a los agentes: “No hablen mentiras. ¡Convénzanse de que fue un asesinato!”.

La mujer recuerda que quiso volverse loca. Eran alrededor de las ocho de la noche del 25 de noviembre de 1960 cuando un agente se presentó a su casa, en Ojo de Agua, para pedirle que le acompañara al destacamento de Salcedo.

En efecto, un oficial de la Policía la recibió y la hizo pasar a su despacho para transmitirle la farsa. La mujer, que temía lo peor desde que al caer la tarde notó la tardanza de sus hermanas en el viaje a Puerto Plata, no pudo contenerse: “¡Mentira! A mis hermanas las mataron! No me digan que fue un accidente de tránsito”.

Sus sospechas no eran infundadas. Dedé, al igual que todos en la familia, estaban al tanto de las repetidas amenazas de muerte de la dictadura en contra de sus hermanas. Incluso, ella misma les aconsejó cautela en el viaje de visita a la cárcel donde estaban confinados sus esposos.

El cuadrúple asesinato comenzó a gestarse desde principios de noviembre, cuando Manolo, Pedro y Leandro fueron trasladados desde la cárcel de La Victoria a la de Puerto Plata. El propio tirano transmitió la orden al general Román -Pupo- Fernández, secretario de las Fuerzas Armandas, quien a su vez la retransmitió a Cándido Torres, jefe interino en ese entonces del Servicio de Inteligencia Militar en ausencia de Johnny Abbes, y éste dio las instrucciones para consumarla al capitán Alicinio Peña Rivera, encargado del SIM en el Cibao. (Trujillo, trágica aventura del poder personal, página 411).

Cinco verdugos fueron comisionados para consumar el crimen: Ciriaco de la Rosa, Emilio Estrada Malleta, Alfonso Cruz Valerio, Ramón Emilio Rojas y Nelson Pérez Terrero.

Los esbirros interceptaron a sus víctimas justo cuando el jeep había alcanzado la cima de la carretera, y, con la frialdad con que el asesino dispone de sus muertos, acometieron la criminal empresa.

De la Rosa no sólo eligió ser el asesino de “la más bajita y gordita”, refiriéndose a Patria, sino que a cada uno de los matones le asignó sus víctimas y de los medios para eliminarlas.

“Después de apresarlas –confesó ante el juez que instruyó la sumaria- las condujimos al sitio cerca del abismo, donde ordené a Rojas Lora que cogiera palos y se llevara a una de las muchachas. Cumplió la orden en el acto y se llevó a una de ellas, la de las trenzas largas (María Teresa). Alfonso Cruz Valerio se llevó la más alta (Minerva), yo elegí a la más bajita y gordita (Patria) y Malleta, al chofer, Rufino de la Cruz”. (Historia de las hermanas Mirabal, Herbert Pérez, pág. 114).

La barbarie no pudo ser menos implacable. Del cielo alguna gota de lluvia debió caer como lágrima para contener el horror del momento en que eran ahogadas la vida de las indefensas mujeres, cuya resistencia a la dictadura marcó el ejemplo que meses después puso fin a la oprobiosa época que encarnó Rafael Leonidas Trujillo Molina.

Confesión de Ciriaco ante el juez

De la Rosa lo contó no sólo como testigo de excepción, sino en su condición de jefe de los verdugos. Sin inmutarse, le confesó al juez: “Ordené a cada uno que se internara en un cañaveral a orillas de la carretera, separadas todas para que las víctimas no presenciaran la ejecución de cada una de ellas.

Ordené a Pérez Terrero que permaneciera en la carretera a ver si se acercaba algún vehículo o alguien que pudiera enterarse del caso”.

Consumados los asesinatos, los cuatro cadáveres fueron metidos tirados dentro del jeep y luego lanzados al barranco para simular el accidente de tránsito, como falsamente fue dada a conocer la noticia.

Trujillo estuvo al tanto de los detalles

Tal fue la participación directa de Trujillo en los asesinatos de las hermanas Mirabal y el chofer Rufino de la Cruz que “a una hora temprana de la mañana que siguió al triple crimen, el tirano telefoneó al jefe del SIM para preguntarle: “¿Qué hay de nuevo? ¿Cómo está el país?, a lo que Cándido Torres respondió: “Nada extraordinario, nada importante, jefe”. El sátrapa replicó: “ Y usted, que es el jefe de Seguridad, ¿no sabe nada? ¿No sabe lo que pasó anoche? Hágame el favor de investigar bien eso antes de que se lo achaquen al gobierno”. (Ob. cit.). La implicación del tirano era evidente. No sólo ordenó el crimen, sino que estuvo al tanto de todos sus detalles.

Trujillo

“Dos meses después del hecho que conmovió al mundo, Trujillo se trasladó desde Santiago a La Cumbre. Se detuvo en el mismo lugar donde fueron lanzados al precipicio los cadáveres de las hermanas Mirabal y Rufino de la Cruz. El tirano, apartado de los demás miembros de su séquito, miró el despeñadero y por un buen rato no hizo ningún tipo de comentario.

Luego, hizo el siguiente comentario entre los más allegados: “Aquí fue donde murieron las hermanas Mirabal, mujeres tan dignas e indefensas, que muchos insensatos y atribuyen al gobierno”. (Robert D. Crassweller).
Comentarios (2)
joel trujillo es un cobarde por k el nunca devio matar a las heroinas

Name *
Enviar comentarioCancelar
SILVIA GRACIAS A DIOS ESOS TIEMPOS YA PASARON, SE QUE QUEDAN CRIMINALES DISFRASADOS QUE DEBEN PAGAR POR AQUELLOS HECHOS
Name *
Enviar comentarioCancelar
Publicado por ARQ .CARLOS BAEZ en 07:09

Inaugurarán Plaza Patriótica Manolo Tavárez Justo

http://www.diariodigitaldominicano.com/index.php?option=com_content&view=article&id=8739:inauguraran-plaza-patriotica-manolo-tavarez-justo&catid=81:nacionales&Itemid=197

Inaugurarán Plaza Patriótica Manolo Tavárez Justo
Domingo, 27 de Noviembre de 2011 16:38 administrador
E-mail Imprimir PDF

altSanto Domingo, República Dominicana.-La Comisión Permanente de Efemérides Patrias y la Federación de Fundaciones Patrióticas inaugurarán la “Plaza Patriótica Dr. Manuel Aurelio Tavárez Justo (Manolo)”, en honor al líder del Movimiento 14 de Junio.

El licenciado Juan Daniel Balcácer, presidente de Efemérides Patrias y en Anulfo Reyes presidente de la Federación de las Fundaciones Patrióticas encabezarán el acto en el que también se desvelizara una estatua de Manolo Tavárez realizada por Juan Gilberto Núñez y su Fundación Luces y Sombras.

El acto, que se enmarca dentro de las actividades programadas con motivo del Festival Hermanas Mirabal, será este lunes 28 de noviembre, a las 10am., en el paseo central de la avenida Enrique Jiménez Moya, en el Centro de los Héroes. Balcácer explicó que luego de finalizada la ceremonia central, diversas instituciones procederán a depositar ofrendas “ la memoria del ilustre revolucionario y héroe nacional quien ofrendó su vida luchando por conquistar la democracia y las libertades públicas para el pueblo dominicano”.

sábado, 26 de noviembre de 2011

FALSO TITULAR DE LA PRENSA DE TRUJILLO


FALSO TITULAR DE LA PRENSA DE TRUJILLO


Así salió publicado en la prensa de Trujillo poniendo como un "accidente" lo de las hermanas Mirabla y Rufino de la Cruz. La realidad fue que estas damas fueron eliminadas a garrotazos y palos .
Este vil asesinato fue la gota que lleno el vaso de la Dictadura Trujillista ,la ceguera creada por la desinformacion ,la promocion del culto a la personalidad del tirano que subyugaba la psicologia del pueblo y el terror impuesto por su regimen ,empezo a flaquear ante esta ignominia y la gente desperto.

viernes, 25 de noviembre de 2011

En el Día de la No Violencia se recuerda a hermanas Mirabal


Monumento a las Hermanas Mirabal, en Santo Domingo.
24 Noviembre 2011, 10:53 PM
En el Día de la No Violencia se recuerda a hermanas Mirabal

En Ojo de Agua, Salcedo, en la casa materna de las heroínas, hay un museo con sus pertenencias
Escrito por: LEONORA RAMÍREZ S. (l.ramírez@hoy.com.do)

Hoy se conmemora el Día de la No Violencia contra la Mujer, una fecha que recuerda el asesinato de las Hermanas Mirabal, por orden del dictador Rafael Leónidas Trujillo.

Aunque se trató de un horrendo crimen político, los movimientos de mujeres –sensibilizados por las feministas de República Dominicana- promovieron en distintos foros internacionales que los diversos tipos de agresión de las que son víctimas las mujeres tengan el emblema de ese crimen perpetrado el 25 de noviembre de 1960.

De esa manera, el 17 de diciembre de 1999 la Asamblea General de las Naciones Unidas emitió una resolución en la que se estableció que cada 25 de noviembre se conmemore el asesinato de Patria, Minerva y María Teresa Mirabal, denominándolo como el Día de la No Violencia Contra la Mujer.

De quiénes se habla. ¿Pero quiénes eran estas mujeres? ¿Por qué las mataron los esbirros de Trujillo? ¿Cuál fue su gran ofensa al régimen? ¿Por qué fueron torturadas en las cárceles de La Victoria y La 40?

Patria, Minerva y María Teresa, hijas de Enrique Mirabal y Mercedes Reyes, eran oriundas de Ojo de Agua, una comunidad del municipio de Salcedo.

Por sus ideas antitrujillistas formaron parte del Movimiento 14 de Junio, un grupo político en la clandestinidad que era adverso al régimen de Trujillo, régimen de sangre y fuego que sometió a la República Dominicana durante 31 años.

Su participación en ese grupo les valió el asedio de los organismos de inteligencia de la época y toda clase de torturas. Los esposos de Minerva y María Teresa, Manolo Tavarez Justo y Leandro Guzmán, respectivamente, también fueron arrestados y torturados por sus actividades subversivas, igual que otros miembros del movimiento político.

El día del fin. El 25 de noviembre de 1960 las Hermanas Mirabal salieron de la cárcel de Puerto Plata, donde guardaban prisión Manolo Tavárez Justo y Leandro Guzmán, y en el trayecto hacia Salcedo fueron embestidas por gente al servicio del régimen.

Tanto ellas como el conductor del vehículo en el que viajaban, Rufino de la Cruz, fueron asesinados en las cercanías del puente de Marapicá. Ese hecho ocurrió en las postrimerías de la dictadura, pues seis meses después, el 30 de mayo de 1961, Trujillo fue asesinado en la autopista Santo Domingo-San Cristóbal. Esa conjura fue urdida por Modesto Díaz, Salvador Estrella Sadhalá, Antonio de la Maza, Amado García Guerrero, Luis Manuel Cáceres, Juan Tomás Díaz, Roberto Pastoriza, Luis Amiama Tió, Antonio Imbert Barrera, entre otros.

Zoom

La cara de la violencia en 2011

En el país la fecha está marcada, a 41 años de la muerte de las Mirabal, por el incremento de los asesinatos de mujeres por parte de sus parejas o ex parejas.

Cifras que duelen

De hecho, de enero a noviembre de 2011, más de 50 mujeres han perdido la vida en esas circunstancias. Aunque desde el Estado se aplican políticas preventivas, las mismas no han logrado disminuir los niveles de violencia en las relaciones de pareja, que terminan muchas veces en tragedia.

¿Otra muerte a las Mirabal y a Rufino?

PANCARTA
¿Otra muerte a las Mirabal y a Rufino?

Raúl Pérez Peña (Bacho)
A Yolanda Vallejo, amiga de la prócer Minerva Mirabal.
Mañana se cumplen 51 años del asesinato de las hermanas Mirabal y de Rufino de la Cruz, que ordenó Trujillo por razones políticas y no por ser las hermanas Mirabal mujeres, que es la condición inequívoca que tipifica un feminicidio y la violencia “de género” contra mujeres.
Seleccionar con lupa y pinza el 25 de noviembre para un movimiento internacional contra los feminicidios es una grosera aberración originada en las Naciones Unidas, clonada aquí por entidades oficiales, no gubernamentales, mediáticas y de otras matrículas. De 365 opciones escogen el día conmemorativo del asesinato político, curiosa ocurrencia con la secuela de otra muerte a las hermanas Mirabal y Rufino de la Cruz, sumada al crimen físico y a graves torceduras como las emprendidas por Angelita Trujillo y secuaces. Cuando la policía mata a un joven honesto y dice que era ladrón, lo mata dos veces.
Se pretexta que el invento con las Mirabal y Rufino nació en la ONU. Vayan a ver. De la ONU salen frecuentes injusticias, omisiones criminales y mentiras olímpicas. En unas estadísticas sobre la pobreza desaparecieron del planeta 500 millones de pobres para reducir la gravedad del flagelo. Fue un crimen de lesa humanidad explicado por Eduardo Galeano.
La sola presencia de Rufino de la Cruz desenmascara la manipulación con el cuádruple asesinato y llevarlo al plano del feminicidio. Es imperdonable excluir a Rufino en la alharaca de actos y recolectas de firmas para retorcer la única verdad: el 25 de noviembre es una efeméride patriótica de resistencia política al trujillato.
“Especialistas” de la ONU inventan cirugías que amputan la memoria histórica de los pueblos y socavan potenciales motivaciones capaces de movilizar las legiones de hombres y mujeres reivindicando causas y valores.
Todo lo que adultere y falsifique las motivaciones políticas de ese cuádruple asesinato desorienta y castra la cruzada por la educación que magnetiza las adhesiones por el 4%. Defender la educación incondicionalmente es incompatible con ocultar, omitir y mutilar el acontecimiento político del 25 de noviembre. No más muertes a las hermanas Mirabal y a Rufino de la Cruz.

jueves, 24 de noviembre de 2011

Los primeros crímenes de Trujillo


Thu, 24 Nov 2011 17:57:00

Enviar Imprimir
Los primeros crímenes de Trujillo
Por FEDERICO D. MARCOS DIDIEZ*
*EL AUTOR es pianista. Reside en Santo Domingo.
Desde el principio de la llamada Era de Trujillo las acusaciones, desapariciones y los asesinatos fueron frecuentes


Por lógica, si un asesino, violador, cuatrero y vulgar ladrón asciende al Presidencia, es obvio que desde el poder utilice al Estado como su instrumento personal de enriquecimiento y a su vez neutralice y aniquile cualquier cosa que le huela a estorbo en el sentido de arruinar sus planes macabros.

Trujillo, tras su salida de una academia militar en Haina en 1921, fue ascendido a capitán en 1922. De inmediato ocupó puestos de alto mando en la Guardia Nacional transformada en Policía Nacional Dominicana. Con rango de Mayor, dirigió el Departamento Norte de esta institución en 1924. En ese mismo año, con el ascenso del Presidente Vásquez al poder, Trujillo ocupó la jefatura de la Policía Nacional. Ya en 1927 fue ascendido a general de brigada. Un año más tarde, en el 1928, la Policía Nacional quedó convertida en Ejército Nacional y fue su Comandante en Jefe.

Con claras aspiraciones políticas, Trujillo fue en 1930 la figura militar que respaldó un movimiento cívico, que se originó en Santiago encabezado por Estrella Ureña que dio al traste con el régimen del Presidente Vásquez. Esta insurrección contra el presidente Horacio Vásquez estalló en Santiago, y desde allá los rebeldes marcharon hacia Santo Domingo. Trujillo recibió la orden de someter a la rebelión, pero cuando los amotinados llegaron a la capital el 26 de febrero, se encontraron con ninguna resistencia. Enterado el presidente Vásquez de que uno de los ideólogos del levantamiento era el general Trujillo y sugerida su destitución como jefe del Ejército, decidió buscar una salida negociada a la crisis, a fin de evitar derramamiento de sangre. Ya derrocado, Vásquez es enviado al exilio y el líder rebelde Rafael Estrella Ureña fue proclamado presidente interino cuando Vásquez renunció. En esos momentos, la legación de los Estados Unidos en Santo Domingo fue sede de un arreglo que elevó a Estrella Ureña a la Presidencia Provisional de la República.

Trujillo se convirtió en el candidato en las elecciones presidenciales de 1930 llevando a Ureña como vicepresidente, en tanto que la otra candidatura presentaba a Federico Velásquez a la presidencia, pero este último renunció a su candidatura quedando Trujillo como única opción.

Desde varios meses previos a asumir la presidencia, Trujillo, había puesto en práctica un estilo de poder fundamentado en métodos represivos y de intimidación, valiéndose del espionaje, la delación, así como del empleo del Ejército y de bandas criminales. La campaña electoral se condujo bajo un clima de terror producido por Trujillo y su banda paramilitar La 42, dirigida por el mayor del ejército Miguel Ángel Paulino, dedicada a perseguir, intimidar y matar construyendo un aparato estatal de típico corte fascista. Hasta los miembros de la Junta Central Electoral se vieron forzados a renunciar el 7 de mayo, siendo sustituidos por personas que respondían a la voluntad de Trujillo.



Las elecciones se llevaron a cabo el 16 de mayo bajo un clima de miedo y represión, con una votación a favor de Trujillo de un 99% y una abstención del 45% .Más tarde se descubrió que sólo el 25% de los votantes acudieron a las urnas, lo que hizo pensar que fueron elecciones fraudulentas. Así, el 24 de mayo de 1930, fueron proclamados oficialmente Trujillo y Ureña, presidente y vicepresidente del país. El 16 de agosto a la edad de 38 años, Trujillo asume el poder dando un discurso "democrático" y "patriótico", disimulando su verdadero sentimiento tiránico y despótico. Rafael Estrella Ureña rompió con Trujillo pocos años después.



Desde el principio de la llamada era de Trujillo las acusaciones, desapariciones y los asesinatos fueron frecuentes. Trujillo, desde los inicios de aquel oprobioso régimen de treinta y un años (1930-1961), provocó manifestaciones de decoro, repudio y rebeldía. Esas heroicas muestras de resistencia culminaron, lamentablemente, en macabros asesinatos, individuales y familiares, así como en la persecución y el encarcelamiento o, para los más afortunados, en el exilio político, y hasta el seno del propio gobierno, algunos de sus seguidores continuaron siendo víctimas de acusaciones y humillaciones, como por ejemplo, el vicepresidente Estrella Ureña fue acusado por el gobernante de que junto al general Desiderio Arias estaban fomentando movimientos conspirativos contra el régimen, lo que provocó su partida como exiliado político a los Estados Unidos .



Asesinato de Virgilio Martínez Reyna y su esposa Altagracia Almánzar



Virgilio Martínez Reyna se integró a las filas del Partido Nacional de Horacio Vásquez en 1924. Por su capacidad de trabajo y las simpatías que conquistó dentro del campesinado fue nombrado jefe del partido en el Cibao. En las elecciones del 1924, Horacio Vázquez le ganó al licenciado Francisco Peynado. Esto elevó aún más la figura de Martínez Reyna convirtiéndolo a su vez en un líder regional y por tal motivo fue designado como Secretario de Estado de la Presidencia, posición que fue creada por Horacio Vásquez. Abandonó esa posición en 1928 y retornó a su pueblo natal donde continuó en la dirección del Partido Nacional.

Como líder de ese partido en Santiago se vio obligado, primero a apoyar la extensión por dos años más del mandato del presidente Horacio Vásquez y más tarde su reelección. En esos menesteres registró serias confrontaciones con los opositores del Presidente Vásquez en aquella ciudad, pero sobre todo con el Dr. Rafael Estrella Ureña. A finales de 1929, Virgilio Martínez Reyna advirtió al presidente Horacio Vásquez de la conspiración que organizaba Estrella Ureña con el general Trujillo sin lograr que el presidente Vásquez le hiciera caso a la denuncia formulada por Martínez Reyna.

Cuando en febrero de 1930 estalló el “Movimiento Cívico” dirigido por Estrella Ureña y por el general Trujillo que derrocó el gobierno de Vásquez, Martínez Reyna y los principales dirigentes del Partido Nacional en Santiago, inútilmente intentaron la resistencia y tampoco lograron reunir fuerzas militares suficientes pues los golpistas que tomaron la fortaleza San Luís y las armas allí reunidas con la complicidad de los jefes de ese recinto, estaban bajo el control del jefe del ejército Rafael L. Trujillo. Con este hecho, se consolidó el golpe militar que elevó a la Presidencia Provisional al Dr. Estrella Ureña y convocar las elecciones para elegir en mayo de 1930 a un nuevo Presidente de la República y convertir el general Trujillo en el candidato de la Confederación de Partidos.

En Santiago particularmente, donde Vásquez tenía muchos seguidores y Martínez Reyna era el líder regional indiscutible, el clima de violencia alcanzó niveles del escándalo, pues muchos miembros destacados del Partido Nacional de Vásquez tuvieron que abandonar la ciudad para evitar ser apresados, otros huyeron hacia Haití y los detenidos eran maltratados brutalmente y no pocos fueron desaparecidos.

En medio de ese clima de terror las altas instancias del grupo de Trujillo entendieron que el liderazgo de Martínez Reyna constituía una amenaza y por tanto, el dictador ordenó su muerte.

El horrible asesinato ocurrió el 1ro. de junio de 1930 en San José de las Matas y fue ejecutado por un grupo de matones al servicio de Trujillo encabezado por José Estrella, designado poco después representante del Poder Ejecutivo en la provincia. Un grupo de esbirros fuertemente armado penetró a altas horas de la noche de ese día en la residencia donde se encontraba durmiendo, convaleciente de una enfermedad pulmonar junto a su mujer en estado de embarazo, quien también fue ultimada a tiros y rematada a machetazos. Los asesinos además mataron en esa jornada macabra a una trabajadora doméstica que asistía a la pareja en los quehaceres de la casa.

General Alberto Larancuent Ramírez

Alberto Larancuent Ramírez era un líder político de gran aceptación en La Romana y comarcas aledañas, aún cuando había nacido en Santo Domingo. El 24 de septiembre del 1930 había estado preso por su desacuerdo a la candidatura del Trujillo. Nativo del barrio capitaleño de San Miguel siempre fue reconocido por su valor, por su recia personalidad y su notable inteligencia natural.

Alberto Larancuent fue puesto en libertad en la mañana del 27 de septiembre. Esa noche, sentado en un banco del Parque Colón frente a la estatua de Colón y de espaldas a la Catedral, a eso de las 8:30 PM se encontraba conversando con los señores Oscar Lluberes y Manuel Diógenes Soto. Sin ser advertido, un desconocido se aproximó al grupo por detrás y acercándose sorpresivamente a Alberto Larancuent le hizo un disparo, hiriéndolo por detrás del cuello. Hombre que desconocía el miedo, Larancuent se levantó inmediatamente dándole el frente al vulgar agresor. Entonces recibió otra herida en la mano derecha. Los amigos que lo acompañaban pretendieron defenderlo; pero estaban desarmados al igual que el herido. Larancuent se movilizó y seguido de cerca por el criminal agresor llegó al redondel donde se colocaban las bandas de música que ofrecían los conciertos retretas en el parque donde el alevoso atacante volvió a disparar y en esta ocasión le ocasionó tres impactos de balas. El agresor entonces emprendió la retirada y se desapareció entre la multitud.

El bravo Alberto Larancuent afanadamente trató de cruzar hacia la acera de la casa de en frente donde recibió los auxilios del señor Armando Suazo quien lo condujo por la acera hasta la farmacia de don Juan Bautista Marrero donde al darse cuenta de la gravedad de las heridas fue llevado al Hospital Padre Billini.

Alberto Larancuent en la sala de cirugía manifestó su deseo de que lo operaran sin anestesia. Claro está que no fue complacido por los cirujanos actuantes que fueron los doctores José Dolores Mejía y Abreu Miniño. La operación fue larga.

Los cirujanos se enfrentaron con cinco heridas de balas. La primera le perforó el cuello; la segunda le perforó la mano derecha; la tercera le perforó diez veces los intestinos; la cuarta bala entró por el pubis y le ocasionó dos perforaciones en la vejiga y la quinta bala le atravesó los órganos genitales.

Salió de la sala de cirugías en estado crítico y cada hora que pasaba se agravaba más. Era un hombre de unos cuarenta años, de una fortaleza extraordinaria. A las cinco de la tarde del día 28 dejó de existir y así de esa manera convertirse en una de las primeras víctimas de la dictadura en ciernes. Su viuda, doña Luz Rijo Báez, decidió enterrarlo en La Romana el día 29 en horas de la mañana.

Sus hijos siguieron e imitaron sus pasos en lo que respecta a la lucha por defender la libertad de nuestro pueblo la cual estuvo secuestrada por la tiranía trujillista.

Su hijo mayor, Alberto Larancuent Polanco, fue asesinado en La Romana el 12 de noviembre de 1948. El segundo, Ramón Larancuent alias Mon, fue ultimado en los rieles de un central azucarero y en el 1959, con los Hombres de la Raza Inmortal vino su hijo César Federico Larancuent Rijo, quien llegó por Maimón en la lancha Carmen Elsa.

Cipriano Bencosme

Fue un rico hacendado mocano dueño de una de las mayores fincas en la fértil zona de Moca. Era el más grande productor de plátanos de la zona y cuando algún humilde campesino del lugar necesitaba un racimo, solo tenía que presentarse a su finca y pedírselo. Era un hombre generoso, muy querido y respetado en todo el Cibao. Al construirse las carreteras y abrirse el mercado interno, a los productos del campo, Bencosme se convirtió en el principal proveedor de víveres y frutos, pero principalmente plátanos, de las poblaciones del Cibao, así como de la capital.

En su enorme terreno, con frecuencia ofrecía refugio a perseguidos por diversas causas, a quienes daba la oportunidad de ganarse la vida honradamente trabajando en la finca. En el trato personal fue un correcto caballero, muy leal con sus amigos.

Nacido en el 1864, fue nombrado gobernador de Moca en 1912. Era un veterano guerrillero, enfrentando a diferentes gobiernos desde la época de Concho Primo (1902-16). Se enfrentó a la invasión americana (1916-1924). Planeó una rebelión secreta en contra de las tropas interventoras, pero esta no llegó a materializarse debido a que fue traicionado y denunciado, resultando apresado y maltratado físicamente por los interventores.

Su personalidad fue evolucionando a medida que entraba en años y se rozaba con personas de mayor nivel intelectual. Se despertó en él un interés por mejorar su nivel cultural y fue transformándose en un hombre civilizado.

Políticamente estaba identificado con Horacio Vásquez, a quien siempre mostró una lealtad a toda prueba. En 1924 fue elegido diputado por el Partido Nacional de Horacio Vásquez, apoyó la prolongación en 1928 y mantenía esa posición, así como su lealtad al presidente Vázquez.

Cuando en febrero de 1930 Trujillo traicionó a Horacio Vázquez y luego asaltó el poder, fue fácil ante estos hechos convencer a un hombre como Bencosme de que se levantara contra Trujillo. Se le prometió que se le entregarían armas venidas desde Puerto Rico para el éxito de su rebelión. Bencosme se levantó antes de que llegaran las armas las que posteriormente nunca aparecieron.

La familia Bencosme nunca permaneció indiferente al drama que se inició en 1930 con la llegada de Trujillo al poder. El general Cipriano Bencosme fue considerado por el régimen como un elemento peligroso y de poseer muchas armas. Se ordenó su persecución y asesinato. Trujillo se traslado personalmente al Cibao a combatirlo y obtuvo aviones del dictador Machado de Cuba, para volar sobre la finca y montañas donde se había levantado Bencosme los que aterrorizaron a sus seguidores. Además, a su edad, 66 años, Bencosme no era físicamente el hombre de los años previos a la intervención. Se quedó solo en unas semanas. Se escondió en Jamao donde los campesinos aterrados por la crueldad trujillista delataron su escondite, donde le dio muerte un pelotón del ejército venido desde Puerto Plata el 19 de noviembre de 1930. El cadáver de Cipriano fue enterrado en el mismo lugar donde cayó; dos días después, Trujillo ordenó su exhumación y traslado a Moca, adonde fue llevado en parihuela, como un delincuente. El cuerpo exánime fue exhibido durante dos días frente a la Gobernación Provincial, a modo de escarmiento y advertencia.

En medio del dolor reprimido de los mocanos, el periodista Armando Almánzar Veras preguntó a un nutrido grupo de amigos si no era posible reunir ocho o diez hombres "con cojones bien puestos" para reclamar el cadáver y darle cristiana sepultura.

En efecto, esos hombres aparecieron, entre ellos, Jacobito de Lara, Juan Contín, Julio Sánchez Gil, otro íntimo de Cipriano Bencosme que se armó de valor, recogió el cadáver cuando se dispuso oficialmente su retiro y se procedió a sepultarlo. Almánzar pronunció un encendido panegírico en el que resaltó la valentía de Bencosme y lanzó duros epítetos contra Trujillo. Más tarde, eso le costó la cárcel. Los cronistas de la época relatan que pocos dolientes acudieron al sepelio de Cipriano Bencosme


Trujillo no se conformó con la muerte de Cipriano Bencosme, sino que se apropió de su finca. Un caballo de paso fino propiedad del viejo guerrillero, que le había costado 5,000 dólares en Colombia, fue utilizado para cargar agua como una burla a la familia. La finca le fue devuelta a los Bencosme tras el ajusticiamiento de Trujillo el 30 de mayo de 1961.

Otros de la familia Bencosme que fueron exterminados por Trujillo lo fueron Sergio, Donato, Alejandro y Boil, cuatro de sus 27 hijos, así como también a Ramón Camilo Bencosme y al doctor Toribio Bencosme, quien fue torturado hasta la muerte tras ser capturado junto a varios de los guerrilleros que vinieron en la expedición armada contra Trujillo el 14 de junio de 1959.

Vale la pena resaltar que Sergio Bencosme fue el primer asesinato ordenado por Trujillo en el extranjero. Este crimen ocurrió el 28 de abril de 1935. Ese exiliado, antiguo Secretario de Defensa del gobierno de Horacio Vásquez, fue tiroteado en su apartamento de Nueva York al ser confundido con Ángel Morales, otro exiliado enemigo de Trujillo. El crimen lo cometió Luis de la Fuente Rubirosa (Chichí), sobrino de Porfirio Rubirosa, quien escapó a la República Dominicana.

En vista de que días antes del crimen de Bencosme, Porfirio Rubirosa había viajado a Nueva York, abandonando esta ciudad el día antes del asesinato, se le consideró sospechoso del mismo. El fiscal del distrito de Nueva York solicitó cuestionar a Porfirio Rubirosa, petición que fue denegada, alegando que poseía inmunidad diplomática.

En 1935, el cónsul dominicano en Nueva York era Félix W. Bernardino, quien había coordinado las muertes de varios exiliados, tanto en México como en Cuba, entre ellos el líder obrero Mauricio Báez, secuestrado y asesinado el 15 de marzo de 1950.

El General Cipriano Bencosme fue un digno exponente del patriotismo y del valor, al desafiar abiertamente a Trujillo, alzándose en una guerrilla con unos 500 hombres en su finca de El Mogote, de Moca, poco antes de que el incipiente dictador se juramentara como Presidente. El nombre de Cipriano Bencosme ha pasado a concretarse en la inspiración popular como símbolo de lealtad política, de fidelidad partidarista, de valor y sacrificio, y por encima de todo, de amor absoluto a la libertad.

Desiderio Arias

Durante más de tres décadas, Desiderio Arias representó una de las figuras de mayor preponderancia dentro del tradicional sistema político dominicano, caracterizado por la presencia de gobiernos efímeros, guerras civiles, endeudamiento oneroso, saqueo del tesoro público, elecciones fraudulentas y posteriores golpes de estado.

Desiderio Arias Peña, fue gobernador de Monte Cristi los años 1904 y 1905 designado por el presidente Carlos Felipe Morales Languasco. El magnicidio del presidente Ramón Cáceres Vásquez (Mon) creó un movimiento internacional de retorno a los exiliados, lo que le abrió las puertas al revolucionario.

Cuando su cuñado Andrés Navarro se pronunció contra el gobierno secundando el movimiento del 25 de Abril de 1902 a favor de Horacio Vásquez, Desiderio Arias repudió aquella actitud y abandonó el recinto de la fortaleza. Fue buscado y con muchos esfuerzos compareció ante el general. Tras innumerables consideraciones de tipo familiar y privado, Desiderio aceptó la Comandancia de Armas, convirtiéndose a partir de ahí en el más grande y representativo guerrillero liniero al encabezar la facción de los hombres de armas, los llamados “patas prietas” o “bolos” pertenecientes al partido Liberal.

Desiderio Arias representó los sectores supervivientes del Jimenismo, quienes se reconciliaron con Arias luego del serio incidente con Juan Isidro Jiménez en 1916. Fallecido éste, se despertó de nuevo, el desprendimiento, la unión y la combinación política.

Cuando asomó el fantasma de la reelección en Horacio Vásquez, quien alegaba que la constitución lo envestía por seis años y luego arrancó con su Lema “Horacio o que entre el mar”, Desiderio Arias encabeza el movimiento Cívico que derroco al presidente Vásquez. En ese entonces, Desiderio Arias ostentaba el cargo de Senador de la Republica.

El recién electo presidente Rafael Leonidas Trujillo Molina, había creado un estado de persecución. El pueblo había entrado en una etapa de engaño y perfidia por la falta de libertades públicas ya que todos se entregaban a Trujillo, que como un amo repartía el solo los favores del poder. Ante aquel desconcierto, en la que parecía que el pueblo perdía la identidad nacional, Desiderio Arias exclamo: ¡no importa cuando ninguno quiera pertenecer al Partido Liberal, yo solo seguiré siendo liberal!”.

Desiderio no tardó en oponerse a la dictadura de Trujillo, actitud que lo obligó a tomar el camino de la clandestinidad. El hostigamiento de Rafael Leónidas Trujillo al líder caudillista liniero Desiderio Arias se debió a su firme oposición a los designios del dictador de instaurar en 1930 un partido único en el país.

A raíz de estos hechos, El 13 de junio del 1931, Desiderio se sublevó en las Lomas de Gurabo en Mao, lanzando su tradicional grito de guerra contra la opresión al pueblo, proclamándose con un manifiesto emitido el 10 de junio que decía lo siguiente: “Es necesario ser honrados y manifestar responsablemente que el 23 de Febrero no nos legó nada. Trujillo solo resucitó los odios y las pasiones, atrayendo las traiciones y el incremento del crimen, alentando los abusos de la autoridad y los excesos de poder. Los tantos asesinatos de los ciudadanos David Vidal Recio, Virgilio Martínez Reina y de su esposa embarazada, los del periodista Emilio Reyes, el de los generales Evangelista Peralta (tío Sánchez) Cipriano Bencosme, Alberto Larancuent y Buluta Pelegrín. Además se cuentan 18 fusilamientos en San Francisco de Macorís y 116 en Puerto Plata, con más de 100 en Moca”.

“Todos estos crímenes cometidos por el actual gobierno, han despertado en el espíritu de los hombres libres de la Republica, sentimiento de venganza ciudadana contra los engreimientos y las acciones criminales de los que detentan el poder, desmoralizando el hogar y la sociedad, saqueando indecentemente la hacienda pública y privada”.

Trujillo, decidió entrevistarse con Desiderio Arias. El encuentro se produjo en el pueblo Liniero de Mao. Estos, sentados en dos mecedoras en la casa del señor Hernández, intercambiaron ideas sobre la política nacional. Con la entrevista, Trujillo logró su meta que consistía en acuerdo para postergar el levantamiento insurreccional del caudillo rebelde, bajo la promesa de inmediatas concesiones incumplidas casi todas por el jefe.

Esta entrevista se produjo por las garantías que Desiderio le daba al presidente, pese a su levantamiento.

Un hecho que pudo marcar un cambio en la historia dominicana lo fue el siguiente. En un momento de la reunión, uno de los hombres de confianza de Desiderio, Salomón Haddad (el turco Haddad), temeroso y desconfiado apuntó a Trujillo en la nuca que estaba de espaldas, pero antes de que le disparara, Desiderio al percatarse de la acción le dio órdenes tajantes de que bajara el arma diciendo, “No voy a cargar con la sangre de este hombre a quien le garanticé la vida si venía sólo a esta entrevista”, orden que cumplió en el acto. Este gesto de Desiderio Arias evitó el aniquilamiento de quien no sólo lo eliminaría a él días después, sino de quien gobernaría con mano dura e implacable sangrientamente nuestro país por 31 años.

Luego de firmado el acuerdo, ambos líderes se dirigieron a pies al cercano parque central de Mao y se dieron públicamente un abrazo en señal de reconciliación con el aplauso del pueblo que estaba allí reunido en aquella farsa tramada por Trujillo.

El presidente Trujillo se retiro, y desde Santiago ordenó la aniquilación del caudillo y sus guerreros. Ordenó un despliegue formidable del ejército que superó varias veces el número de acompañantes del viejo cacique de la Línea Noroeste, cuyas fuerzas no alcanzaban los 25 hombres.

El dictador ya lo había engañado vendiéndoles balas diferentes a las armas usadas.

Sirviéndose de la traición, las fuerzas de Trujillo sorprendieron a Desiderio Arias en la Manigua y fue acribillado por las balas disparadas por el cabo Ismael Reyes, perteneciente al pelotón creado para tal fin y comandado por Mélido Marte, pero, en un hecho macabro y por decisión propia, el entonces teniente Ludovino Fernández, con un afilado cuchillo en mano y ante la sorpresa de todos, le cortó la cabeza al cuerpo y la guardó en un macuto con el fin de presentársela a Trujillo y exhibirla al filo de una bayoneta por toda la provincia. Al presentarle la cabeza del general Desiderio Arias al dictador que se encontraba en Santiago, cínicamente ordenó que de nuevo le fuera cosida al cuerpo y exhibir el cadáver en la ciudad cibaeña antes de entregar el cuerpo a su viuda pretendiendo disimular así la vil cercenación. Para esta delicada tarea se buscó al doctor Ángel Delgado.



Víctima de la traición, el general Desiderio Arias murió fusilado el 20 de junio de 1931 acusado de haberse levando en armas y de perturbar la paz.

Una cacería humana se desató en los días siguientes a la muerte del rebelde. Una actitud bestial, espantosa y genocida que fue el preámbulo de una dictadura.

La Familia Perozo

El 24 de mayo de 1932 en San José de las Matas, los hermanos Faustino, César y Andrés Perozo intentaron matar a Trujillo, familia a la cual se encargó de eliminar a todos los varones, pero el complot se frustró por una tardanza en la llegada de Trujillo debido delación, pues en la llamada Era de Trujillo eso era común y continuamente se descubrían conspiraciones, no solo de militares sino también de civiles. Los Perozo y la familia Martínez Reyna, también opositora a Trujillo, estaban estrechamente vinculadas, a tal punto que muchos conocidos no se atreverían siquiera a saludarlos, por temor a perder la vida por decisión de aquel régimen abominable.

Los hermanos Perozo eran seguidores de Estrella Ureña y César, el mayor, entusiasmado por su líder de que se daría un golpe de estado sin sangre, participó en el movimiento de febrero de 1930. Sus dos hermanos decidieron quedarse tranquilos observando el rumbo que tomaban los acontecimientos. Al comenzar Trujillo con sus desmanes, César comenzó a darse cuenta de que se habían equivocado. Cuando Estrella Ureña salió del país y luego se declaró contrario a Trujillo, Cesar, en mayo de 1932, convenció a sus hermanos de que encabezaran una conspiración contra el nuevo dictador.

Desde la instauración del gobierno de Trujillo, los tres hermanos fueron empleados de distintos ramos de la administración pública: Cesar, Colector de Rentas Internas; Faustino, Inspector de Rentas Internas y Andrés, profesor de las escuela normal de Santiago. Habían renunciado a sus cargos pocos días antes de los hechos y los que habían desempeñado con celo y honradez. En Santiago, su ciudad natal, gozaban de general estimación por su caballerosidad y exquisita afabilidad que a todos caracterizaba.

Los hermanos Perozo formaban parte de un grupo que pretendía tomar la frontera Dominico Haitiana con intenciones subversivas. Entre los conspiradores y un grupo de guardias se produjeron dos enfrentamientos el mismo día 24. El primero, en el poblado de Jaramillo en donde fueron rodeados por los soldados y el otro en Pedregal, San José de Ocoa, donde murieron los hermanos Perozo. Además de los Perozo junto a ellos murieron José Altagracia Tolentino, Julio Homero García, y un chofer llamado Bonifacio Rodríguez. Las armas que le ocuparon al grupo fueron depositadas en la fortaleza San Luís.

Cientos de guardias persiguieron durante un tiempo a los sobrevivientes. Campesinos de la zona de los combates fueron apresados y fusilados por no haber reportado a las autoridades militares la presencia de los alzados y esto a su vez los convertía en "sospechosos de cooperar con el enemigo". Sobrevivieron a la acción armada siete compañeros, entre ellos Virgilio Mainardi Reyna y Lorenzo Álvarez Perelló (Puchulo) porque lograron separarse del grupo y escaparon hacia las estribaciones de la Cordillera Central. Cientos de guardias los perseguían. Perdieron los mulos y tuvieron que separarse. Mainardi Reyna comentaría años más tarde que solamente supo que Álvarez Perelló logró llegar a la frontera, para entrar subrepticiamente hacia Haití, con lo cual salvó la vida.
Rafael Mainardi, padre de Virgilio, logró entrevistarse con su amigo Trujillo en San José de las Matas para que le concediera permiso para que su hijo pudiera salir del país.

Cosa muy rara, Trujillo inmediatamente tomó lápiz y papel, con membrete de la Presidencia de la República y, tras poner la fecha San José de las Matas, 29 de julio de 1932, le concedió "amplias garantías" al joven Virgilio Mainardi saliera de la isla y así permanecer en el exilio hasta que Trujillo fue ajusticiado la noche gloriosa del 30 de mayo de 1961. Posteriormente fue designado Gobernador de Santiago.

Los demás miembros de la familia Perozo no escaparon a la saña de Trujillo. En los primeros años del régimen trujillista murieron asesinados o en circunstancias extrañas 33 miembros de la familia Perozo-Valverde. Al mes de este doloroso suceso, cayó asesinado en la ciudad de Montecristi Dionisio Perozo. La familia Perozo tuvo que pagar un precio de sangre muy alto por su oposición radical al régimen de Trujillo desde sus inicios ya que fue una lucha desigual, una lucha de exterminio que no conoció fronteras. Esta valerosa y digna familia vio perder en cadena trágica a todos sus miembros varones, que uno a uno cayó abatido por los sicarios de la dictadura. Murieron en todos los frentes, como valientes que eran, con las armas en las manos y sufriendo horrores por la persecución y desaparición. Era una familia sinónimo de heroísmo y estoicidad. Fueron hombres y mujeres que enfrentaron al cruel tirano sin detenerse a pensar en el riesgo para cada miembro".

José Luís Perozo, con apenas 14 años de edad, fue muerto a puñaladas en una calle de San Francisco de Macorís, luego que apareciera en la pared de la escuela donde estudiaba un letrero que decía ¡Trujillo asesino! Éste adolescente, tierno e indefenso encontró la muerte a manos de un criminal despiadado en el parque de San Francisco de Macorís, donde residía con su madre y hermana, después de salir despavoridos de Santiago, a causa de la persecución desatada en su contra por los esbirros de la dictadura. El jovencito, cruelmente apuñalado, fue dejado desangrar hasta morir ante las miradas de todos. Los policías acordonaron el cuartel que ni la madre ni la hermana podían dar un paso hacia adentro.

Los sufrimientos de la familia continuaron con la llegada de Masú Perozo en la invasión del 14 de junio de 1959. Éste, tras ser capturado vivo, fue trasladado a la Base de San Isidro y allí fue fusilado y torturado por el propio Ramfis Trujillo.

La sociedad pensante de aquella época tan terrible, se convirtió en rebelde y adolorida por los excesos cometidos abiertamente por la dictadura. Por eso se jugaron el todo por el todo y prefirieron morir antes que vivir dentro de un régimen de fuerza, caracterizado por los oprobios menos imaginables auspiciados por un sanguinario como Rafael Leonidas Trujillo.

av/am

Así mataron a Héroes de 30 de Mayo

El blog de José Rafael Sosa

19 noviembre 2011
Así mataron a Héroes de 30 de Mayo


Escolares de Nigua depositan flores en el Altar de los Héroes Nacionales, al concluir el homenaje realizado con motivo del 50 aniversario del hecho criminal que implicó el fusilamiento de seis pro-hombres que habían participado el 30 de mayo de 1961 en el ajusticiamiento de Trujillo.

Ayer, 18 de noviembre, estuvimos en el acto conmemorativo de los 50 años del fusilamiento de los seis Héroes Nacionales Pedro Livio Cedeño, Salvador Estrella Sadhalá, Luis Manuel (Tunti) Cáceres Michel, Modesto Díaz Quezada, Roberto (Fifí)Pastoriza Neret y Huáscar Antonio Tejeda Pimentel, en la Hacienda María, Nigua.

Se trata de uno de los crímenes impunes más vergonzantes y sobre el cual jamás se ha hecho justicia, pese a que se conocen los nombres y señales de sus perpetradores, siendo Ramfis Trujillo, padre de Rafael Leonidas Trujillo el principal ejecutante de la masacre.

DSC_0900

El ingeniero Manuel Tomas Tejeda González , hijo de Huáscar Tejeda, sorprendió a toda la concurrencia al presentar un relato histórico detallado en el cual indica cómo se perpetró el séxtuple crimen. De los cuerpos de los masacrados nunca se ha sabido nada. No se ha sometido nunca a nadie por este hecho.
Es uno de los crimenes de Estado que llena con mas ignominia la historia nacional.

A continuacion el discurso del ingeniero Manuel Tomás Tejeda González, Hijo del Héroe Nacional Huáscar Antonio Tejeda Pimentel


El ingeniero Manuel Tomás Tejeda González, Hijo del Héroe Nacional Huáscar Antonio Tejeda Pimentel, tuvo un valor notable al reconstruir históricamente los hechos del 18 de Noviembre de 1961.
"Saludos a todos.

La Fundación Héroes del 30 de Mayo, y los familiares de los seis héroes asesinados un día como hoy, hace 50 años en este lugar, Pedro Livio Cedeño, Salvador Estrella Sadhalá, Luis Manuel (Tunti) Cáceres Michel, Modesto Díaz Quezada, Roberto (Fifí)Pastoriza Neret y Huáscar Antonio Tejeda Pimentel; agradecemos profundamente al pueblo de Nigua el gesto de solidaridad patriótica que significa la celebración de estos actos, con los cuales se rinde tributo a su Memoria. Al recordar cada año el abominable crimen cometido aquí, se mantiene viva la esperanza de que algún día se haga justicia, y de que hechos como éste jamás se repitan en nuestro país.

Compartir estos momentos con ustedes cada año nos trae consuelo. Nos hace entender que el sacrificio de ellos no fue en vano. Y nos da fuerzas para seguir luchando por hacer que el legado de su heroísmo permanezca para siempre en la memoria de nuestra gente.

Agradecemos también a la Alcaldía de Nigua. Y a la Comisión Permanente de Efemérides Patrias, por asumir con gran responsabilidad la tarea de preservar en la memoria del pueblo las luchas contra la dictadura trujillista.

El crimen de Hacienda María fue ejecutado siguiendo el patrón de muchos otros cometidos por la dictadura de Trujillo contra sus opositores; o sea tratando de encubrirlo con mentiras que nadie creía.


El 18 de Noviembre de 1961 en la tarde, Olga Despradel y María Alemán, ésta última más conocida como Blanca, esposas de Pedro Livio Cedeño y Roberto Pastoriza respectivamente, alertadas por una nota que enviara el fiscal Fabio Rodríguez a la primera, se habían trasladado al Palacio de Justicia de Ciudad Nueva a ver a sus esposos. El grupo de los seis había sido traído desde la cárcel de La Victoria, con el pretexto de hacer un descenso al lugar donde había sido ajusticiado Trujillo, como parte del proceso penal que se les seguía. Todo era parte del plan para asesinarlos ese día.

Olga y Blanca pudieron saludar a los héroes cuando los sacaban del Palacio de Justicia con las manos esposadas a la espalda, y los introducían en la guagua que finalmente los condujo a este lugar. También pudieron observar un carro que siguió inmediatamente la guagua; en ese vehículo iban el entonces jefe de la Policía Nacional Marcos Jorge Moreno, y el entonces comandante de la cárcel de La Victoria Américo Dante Minervino, ambos vestidos de civil. Éste último, en declaraciones que ofreciera tiempo después ante un Juzgado de Instrucción, explicó con lujo de detalles cómo habían ocurrido los hechos. Dijo cómo, bajo las órdenes de Jorge Moreno y Tapia Sesé, el sub-jefe de la Policía, organizó el traslado de los Héroes desde la cárcel de la Victoria al Palacio de Justicia y posteriormente a la Hacienda María. Describió el dantesco episodio donde Tapia Sesé le entregó en la tarde a tres presos (dijo que no sabía si eran policías o civiles), con la encomienda de matarlos. Minervino, y un raso a quien él llama Dede, se llevaron a los presos y los asesinaron a sangre fría, en el “Reparto Isabelita”, en la época una zona muy despoblada . Luego introdujeron los cadáveres en el automóvil, y se dirigieron al Palacio de la Policía, donde se quedó Dede, y se montó Jorge Moreno, quien ordenó a Minervino manejar hacia Hacienda María. Esto nos hace pensar que cuando las esposas de los Héroes los vieron, es seguro que andaban con los muertos en el vehículo. Imagínense lo macabro de la escena.

Al llegar al lugar, ya anocheciendo, Minervino relata que Jorge Moreno se desmontó del vehículo y le ordenó que lo colocara más adelante. Pudo observar al Jefe de la Policía conversar con Ramfis Trujillo, hijo mayor del tirano, y un grupo de militares entre los cuales estaban el entonces mayor Disla Abreu, quien era su guardaespaldas, los Coroneles Gilberto Sánchez Rubirosa (alias Pirulo) y Luis José León Estévez, quien era marido de Angelita Trujillo, hija del dictador; y el hermano de éste, José Alfonso León Estévez, y otros más. Según Minervino todos estaban armados de metralletas y pistolas. Al llegar la guagua que transportaba a los héroes, donde además iban tres policías, un chofer y dos custodios, de apellidos Palma, Viñas y Vizcaíno; José Alfonso León Estévez se dirigió de inmediato a la misma y ordenó salir primero a Pedo Livio Cedeño, a quien condujo frente a Ramfis y los demás, los cuales de inmediato procedieron a dispararle. Y de esa misma forma hicieron con los demás Héroes. Todos fueron asesinados en un período que Minervino refiere como de unos veinticinco minutos, en el transcurso de los cuales llegó un vehículo del cual se desmontaron dos oficiales de la entonces Aviación Militar Dominicana, a quienes él oyó que llamaban por los nombres de Careto y Collado. Dice Minervino que vio cuando Disla Abreu y Jorge Moreno les ordenaron a Careto y Collado llevarse los cadáveres de los Héroes.




Posteriormente Minervino, en compañía de Viñas y Palma, y siempre por órdenes de Jorge Moreno, tiraron la guagua que transportó a los Héroes ese día a uno de los lados de la carretera que conduce al poblado de La Victoria, le hicieron disparos a la misma, y colocaron en el lugar los cadáveres de los presos que él mismo y Dede habían asesinado. Todo esto con el propósito de hacer creer que los Héroes habían matado a sus custodios y se habían fugado, farsa que por supuesto nadie creyó.

De los principales participantes en aquella horrenda orgía de sangre, sobreviven Disla Abreu, y escuché anteanoche que también uno de los policías que estaban en la guagua que transportó a los Héroes. Ramfis murió en un accidente automovilístico en 1969. Los hermanos León Estévez ambos se suicidaron.

La perversidad de ese grupo de criminales ha hecho que nunca se haya podido saber con certeza el destino dado por ellos a los cadáveres de los Héroes asesinados aquí, y de prácticamente todos los Héroes del 30 de Mayo que murieron combatiendo o en los centros de tortura.

El crimen de Hacienda María, como bien dijo anteanoche Porfirio Rodríguez, hijo del Héroe Nacional José Horacio Rodríguez, y Presidente de la fundación Héroes de Constanza, Maimón y Estero Hondo, en la Tertulia que a ese respecto se realizó en el Museo Memorial de la Resistencia, es uno de los crímenes más vergonzosamente olvidados por los dominicanos. Constituye efectivamente una vergüenza que una sociedad no haya encontrado en cincuenta años la manera de no dejar impune el crimen de hombres que dieron sus vidas para que esa sociedad pudiera vivir en libertad. Todos somos culpables, y todos tenemos nuestras excusas, para no poner ese compromiso como el primero en nuestra lista de prioridades. Gracias a Dios que ellos, cuando les tocó decidir darnos la libertad, pusieron ese compromiso como número uno en su lista de prioridades. Comenzando por políticos como quien entonces ostentaba la Presidencia de la República, el doctor Joaquín Balaguer, quien recibió ese mismo día en su despacho a una comisión de la Unión Cívica Nacional, la cual denunció ante éste el plan de Ramfis, que ya se sabía, para matar a los Héroes. Balaguer se hizo el sorprendido ante la denuncia, diciendo que eso era imposible. Quienes intentan justificarlo dicen que en los meses posteriores al tiranicidio quien tenía el mando real en el país era Ramfis, y que por tal razón Balaguer no podía hacer nada. Pienso que quizás la verdadera razón de su inacción pudo haber sido el celo político por la figura de Modesto Díaz, el cual era un avezado político; y que le era más conveniente ante la inminente salida de Ramfis, que éste matara a Modesto antes de partir.



Como decía, todos tenemos nuestras excusas. Lo que resulta realmente doloroso es que hombres vinculados directamente a la Gesta del 30 de Mayo, auténticos sobrevivientes de aquellos sucesos, hayan ostentado posiciones de poder, y también hayan relegado a un segundo plano el hacerle justicia a sus compañeros caídos. Y hayan permitido que sus torturadores y asesinos hayan vivido impunemente en nuestro país, como una burla a la noble lucha que les costó la vida a tantos hombres de bien.

Hay una frase que pronunció Winston Churchill luego de la victoria de los pilotos ingleses sobre la aviación alemana en la famosa “Batalla de Inglaterra” en 1940, que guarda gran similitud con la hazaña de los Héroes del 30 de Mayo: -“Nunca en la historia del conflicto humano tantos debieron tanto a tan pocos”.

Todos los políticos dominicanos, y en especial los que llegan a ser Presidentes de la República, tienen un compromiso histórico con la Memoria de los Héroes del 30 de Mayo. El Gobierno Dominicano, en la persona de nuestro actual Presidente, el doctor Leonel Fernández, a quien considero un verdadero jurista y un demócrata a carta cabal, tiene como tal la oportunidad de contribuir a hacer justicia en este caso. La mayoría de los que participaron en el crimen de Hacienda María ha muerto. Creo que el esfuerzo que se puede hacer en estos momentos debe ser orientado a encontrar los cadáveres de los Héroes.

Tenemos entendido que el oficial de la Aviación a quien llamaban Collado, y que participó de los hechos de Hacienda María, realmente se apellidaba Fernández Collado, y fue el padre del doctor Leonel Fernández. Esta realidad parece haber detenido el proceso de investigación reabierto hace algún tiempo, a pesar de la disposición expresa del Presidente a que se siguiera hasta sus últimas consecuencias. Creemos que el momento es propicio para que la investigación sea continuada, sobre todo porque ya es más un acto de humanidad que propiamente de justicia.

Finalmente, y expresándole nuevamente a la gente de Nigua nuestra eterna gratitud, por ser prácticamente la única comunidad que de manera espontánea recuerda a los Héroes del 30 de Mayo; quiero concluir estas palabras con las últimas frases que, según han llegado a nuestro conocimiento, fueron pronunciadas por dos de los Héroes aquella noche, al ser conducidos al improvisado paredón que constituyeron los cocoteros a los cuales los amarraban sus asesinos antes de dispararles cobardemente. La primera la dijo Tunti Cáceres cuando como mocano valiente que era le dijo a Ramfis: -“Buen maricón, suéltame, pá’ que te enfrente a un hombre, tú na’má mata hombre amarrao”. La otra salió de la boca de Modesto Díaz: -“Ya todo terminó, ¡!Viva la República Dominicana!!!!!” .

Muchas gracias
José Rafael Sosa a la/s 2:44 AM

miércoles, 23 de noviembre de 2011

Vincho y Manolo, una relación de hermanos


http://www2.listindiario.com/la-republica/2010/6/21/147182/Vincho-y-Manolo-una-relacion-de-hermanos


MEMORIAS DE VINCHO
Vincho y Manolo, una relación de hermanos
EN LA CASA DEL JURISTA SE LLORARON LOS MUERTOS DE TRUJILLO, Y EL SACRIFICIO DE TANTA GENTE Y DESPUÉS SE CELEBRÓ EL AJUSTICIAMIENTO DEL TIRANO


Noticias Relacionadas
“Cada quien cargó su cruz”
Wendy Santana
wendy.santana@listindiario.com
Santo Domingo

Manolo Tavárez Justo, Vincho Castillo, Juan B. Mejía, Leo Nanita y Luis Espínola eran los amigos más unidos en los llamados “años mozos”. Ellos compartían sus intentos por conquistar a las muchachas más lindas e inteligentes, así como sus frustraciones ante un régimen que percibían torcido y la pena de ver a sus familiares angustiados ante aquella situación.

En un adelanto del libro de sus memorias que está escribiendo, Vincho nos cuenta que era muy amigo de Manolo Tavárez Justo, con quien cursó los últimos tres años del bachillerato y después cinco años en la universidad, ambos estudiantes de la carrera de derecho.

También cita que fue muy acertada la declaración de la heroína Dulce Tejada al LISTÍN DIARIO cuando dijo que un grupo de jóvenes prominentes en aquella época se reunían en el parque de San Francisco de Macorís a hablar sobre las acciones maliciosas de Trujillo.
“Manolo decía no me traigan nada en contra de Vincho, que yo sé muy bien lo que él piensa".”
Vincho Castillo Rodríguez destacado jurista

“Analizábamos, por ejemplo, la actitud de un gobernador.

Yo oigo a la gente hablando… Después de la muerte de Trujillo se han producido muchísimas versiones y cada quien lo dice a su manera. La realidad del régimen fue algo pesado y duro. El que vivió eso tiene que tener una verdad suprema”.

El jurista confiesa que no participó de ninguna conspiración, pero que sí sabía de los pasos que daban sus amigos de la adolescencia, que terminaron siendo conjurados.

También dice que se enteró de los planes de matar a Trujillo en la víspera de ese acontecimiento.

Recuerda que en diciembre del año 1959, ya como abogado, estando en un proceso criminal en La Vega, Manolo le hizo señas por una ventana que daba al pasillo, de que lo quería ver, y que él, al ver el apuro de su amigo, pidió un receso en la audiencia y se le acercó para atender a su petición. “Eso fue cuatro meses después de la muerte de las Mirabal, yo pensé que se había muerto alguien. Entonces me dice: tenemos que hablar un asunto muy grave, voy de prisa y no te puedo decir ahora, yo te explico después porque te tengo que poner al tanto”.

Se enteró de lo que Manolo le quería decir cuando fue a visitar, a su clínica, al padre de Dulce María Tejada a raíz del apresamiento, a mediados de enero del 1960, de esta valiosa mujer que hoy señala como las más fervientes damas que enfrentaron a Trujillo.

“Cuando Manolo me visitó en el Palacio de Justicia mi impresión fue que entró para ponerme al día de lo que estaba pasando.

Eran unos 20 días antes de él caer en la cárcel. Yo estaba con la toga y hablamos en el pasillo. Yo le dije espérame y él dijo, es que tengo que irme…”.

La visión de su padre
Por lo que ha vivido, Vincho dice que la mentalidad de un dictador es muy compleja.

Esa astucia que pone a sus exposiciones en los estrados y metodología que usa en sus investigaciones evidentemente que viene del carácter concienzudo de su padre.

Su padre fue uno de los que vio a lo lejos que Trujillo tenía un perfil de dictador por su actitud altiva y la forma imponente en que lograba lo que quería. También porque muchas de sus acciones eran por asalto.

Esa visión le fue reconocida por el doctor Dolores Alfonseca cuando ya en el 31, disfrutando Trujillo de sus primeros meses de Gobierno, le dice a don Pelegrín: “compadre, si nos hubiéramos llevado de usted... las cosas fueran muy distintas.

Nosotros nos vamos a morir aquí, todos en el exilio”, y así fue.

“La muestra más fehaciente de que yo no era del gobierno de Trujillo es que Manolo Tavárez les decía a los miembros de su organización, que no le trajeran nada contra Vincho, porque ese era su hermano y sabía cómo pensaba”.

También cuenta Vincho que en su casa se lloraron los muertos de Trujillo, el sacrificio de tanta gente y se celebró su ajusticiamiento.

SU VALORACIÓN SOBRE EL TRUJILLATO
Al responder a los cuestionamientos a él y a su familia de que “eran unos trujillistas”, Vincho aclara con coraje que mucha gente que enfrentó a Trujillo trabajó en el Gobierno y mucha gente buena y profesionales serios pronunciaron discursos en favor del régimen.

“Yo vine a ser nombrado diputado por San Francisco de Macorís el 12 de marzo del 1961, tres meses antes de morir el dictador. Por la capital Euclides Sánchez fue senador, Gregorio García Castro, también fue diputado y Manolín Jiménez, hasta el 30 de mayo que mataron a Trujillo”. Narra además, que después, en 1961, teniendo 30 años, fue nombrado por Joaquín Balaguer como encargado de la Secretaría de Trabajo y a partir de ahí sus adversarios empezaron a querer estimatizarlo como trujillista. “El que tenía su familia y quería conservarla estaba obligado a aceptar los cargos que le imponía Trujillo y eso no hacía a nadie seguidor de él. Era tu vida y la de los tuyos en juego”.

lunes, 21 de noviembre de 2011

Por tu cumpleaños, Virgilio























Por Giannella Perdomo Pérez
giannellaperdomoperez@hotmail.com

Virgilio Eugenio, el próximo 23 de noviembre celebraríamos tus 68 cumpleaños si el Dr. Joaquín Balaguer y los jefes del alto mando militar, Contralmirante Marina de Guerra Ramón Emilio Jiménez (a) Milo, y los generales E.N. Neit Rafael Nivar Seijas, Jefe de la P.N., y Salvador Lluberes Montás (Chinino) no se hubieran obstinado en hacer una "fiesta" para ti y tus compañeros Ulises, Amaury y "La Chuta", aquel fatídico 12 de enero de 1972. De no ser por ese evento, envejeceríamos juntos y podríamos disfrutar de nuestros nietos y otras bendiciones familiares. Verás por qué te cuento estas cosas.

A primeras horas de esa mañana, el timbre del teléfono nos despertó; levanté el auricular y escuché: "¡los muchachos están rodeados!" No entendí a quienes se refería aquella información, tampoco conocía tu lugar de escondite ni el de tus compañeros. La incesante búsqueda y el despliegue del aparato militar por toda la ciudad, además del sistemático bombardeo de sus fotos ofreciendo recompensa a quien pudiera localizarlos e informar su paradero, les obligó a moverse sin sosiego. El cruce de llamadas continuó y a medida que despuntaba el día nos cubrió una incertidumbre desconocida; gran desconcierto unido a la sensación inmedible de impotencia

Para esta "fiesta", una semana posterior a los Reyes Magos, que bien podría resultar la llegada de "La Vieja Belén", como juego de vaqueros de gran lujo- mientras ustedes permanecían en las inmediaciones de "La Cueva"- conforme a las informaciones publicadas en los periódicos de la fecha, sustituyeron soldaditos de plomo por un ejército castrense compuesto de unos 2000 o más soldados y policías equipados con sus armas automáticas, dos tanques MX-60, dos carros de asalto, cañones de
105 mm, helicópteros, un avión bombardero importado desde Puerto Rico y otros equipos para uso guerrero. Los carritos y tanques no eran de tracción, al igual que los "Tonka", estos sí que resultan duraderos.

Para el montaje del escenario faltaron los cohetes, eficientemente suplantados por las balas inmisericordes que se dispersaban por doquier. El tamborileo de las ametralladoras unido al incesante tropel de sus disparos, como orquesta bien afinada, se encargó de difundir la música perturbadora del ambiente.

En aquel campo de batalla, las acciones bélicas permanecieron por más de 10 horas. Ulises Cerón Polanco y Bienvenido Lean Prandy -La Chuta- atacados sorpresivamente, cayeron bajo los disparos mortales. Medito a solas y pienso que ninguno de ustedes se percató de cómo les habían cercado y distribuido los armamentos letales, labor silente y felina que empezó en horas de la madrugada.

Las emisoras de radio transmitían los acontecimientos que se desarrollaban en el kilómetro 14.5 de la Autopista Las Américas. Horas antes del atardecer, inesperadamente suspendieron la programación para dar paso al último informe. Escuchamos la voz autorizada de Ramón Emilio Jiménez, exclamando victorioso: "¡Coño, la "fiesta" ya terminó, cayó Perdomo!". ¡Ves porque te decía que les habían preparado una fiesta!

A continuación de esta estremecedora noticia, el dolor y la consternación se adueñaron de nuestro hogar materno. Para la entrega de los cadáveres fue precisa la creación de comisiones integradas por miembros de las familias allí representadas, además de varias personalidades de la sociedad. Para colmo ¡también impusieron los lugares de los velatorios y un horario impuesto para enterrarles.

En cumplimiento a las órdenes del Dr. Balaguer, el General Nivar Seijas comunicó a los deudos que los cadáveres debían enterrarse en las localidades donde habían nacido. Esta propuesta, no aceptada por el grupo familiar, obligó a negociar con Nivar Seijas, acordando que las honras fúnebres debían celebrarse en diferentes capillas, además del programa para los entierros.

Sin mejores opciones, llevaron a Ulises y "La Chuta" a la Funeraria "Blandino" de la 30 de marzo; Amaury y tú a la funeraria "La Altagracia" de la Avenida Bolívar. Los entierros se harían conforme al horario acordado. Así pues, Amaury a las 2:00, Ulises a las 4:00 y La Chuta a las 5; para ti las 3:00 de la tarde.

Durante horas, filas incesantes de ciudadanos se acercaron a las funerarias para despedirles. No faltó el comentario de cómo lucían los difuntos. A todas luces insatisfechos con la victoria del equipo armado, los cuerpos de tus compañeros, ya cadáveres, fueron víctimas de acciones de una tribu bestial uniformada jamás descrita en las páginas que cuentan nuestra historia. El cadáver de Amaury, entre otras barbaridades, dejaba ver muestras de golpes y puñaladas; el de Chuta también con puñaladas y la cabeza destrozada por los golpes recibidos.

Dormido e indefenso, la tropa, similar a una jauría hambrienta, consumando su festín macabro, se abalanzó sobre tu cuerpo con acciones atroces e inhumanas. Podría recordarte unas líneas de aquel poema de Nicolás Guillén que tanto te gustaba: "No sé por qué piensas tú, soldado, que te odio yo, si somos la misma cosa, yo, tú".

Desfigurado totalmente, al extremo que nuestra madre, al ver tu cara deformada, en su primer intento,¡no pudo reconocerte! Elia, con la ayuda del buen amigo Diómedes Mercedes, al día siguiente pasó por la dolorosa experiencia de identificarte. ¡Que difícil tarea para nuestra hermana menor! Con gran pesar recuerda: "Estaba cocido de bayonetas". Definitivamente, la valentía y el coraje de toda aquella soldadesca quedó plasmada en estas acciones indescriptibles y abominables.

Integrado a una de las comisiones negociadoras para la entrega de tu cadáver, el Dr. Octavio González Nivar (a) Nuno, ha comentado: "La imagen de Virgilio creo que difícilmente se borre de mi memoria. Tenia los cabellos chamuscados y la cara con hematomas y quemaduras producidas por el fuego de los lanzallamas que utilizaron para poder abatirlos en la cueva donde estaban apertrechados, también les dispararon granadas y había un gran despliegue de militares por toda la zona".

González Nivar concluye: "Para descubrir el lugar exacto donde estaban refugiados se valieron de un avión radar del ejército americano que tenia la Fuerza Interamericana de Paz (FIP). También recuerdo que cuando dijeron por radio que los habían localizado y los tenían cercados, Criolla, Amadita (Dra. Pittaluga de González) -hermana y esposa- y yo fuimos a tu casa, nos reunimos con Quisqueya y Elia Celeste. El cadáver lo entregaron al día siguiente y lo llevaron a la Funeraria La Altagracia, en la Av. Bolívar".

Hermano, perdona mi ausencia en esas horas incalificables. Mi reposo recomendado por el Dr. Homero Pumarol, sumado a las palabras de tu última llamada, me obligaban a luchar por la vida incipiente de lo que considerabas tu primer sobrino y que transcurridos los meses recibimos una hermosa Victoria.

El reloj inclemente marcó la hora de tu viaje final. Pensé que te acompañaríamos con el protocolo que exigían las circunstancias. Que ilusa creyendo que la "fiesta" había terminado!

Partimos de la casa mortuoria dirigiéndonos al cementerio de la Avenida Máximo Gómez. A escasos metros de pasar frente a la vivienda del Dr. Balaguer, nos sorprendieron aquellos policías motorizados rodeando el carro fúnebre y nuestro vehículo, haciéndonos señas para obligarnos a conducir con mayor velocidad, pormenores que no se incluyeron en las negociaciones sostenidas con el General. El espectáculo era similar a una grotesca carrera de autos y motores. Jamás una carroza fúnebre participó en un evento de tal naturaleza.

Bordeando tu sepulcro, acompañados del pueblo humilde por el cual luchaste, armas largas en manos de los uniformados también nos cercaron. Quizás por el temor de que pudieras salir y combatir de nuevo ? Cómo olvidar aquel soldado iracundo, con gesto violento, arrebatar a Elia la bandera en el momento que intentó cubrir tu féretro. Si alguna voz se levantó a cantar tus cualidades, ¡no lo recuerdo!

Concluido este horrendo episodio, conservo y consuela tu expresión: "el último tiro será para mi" ! Así evitarías nueva vez caer prisionero o circunstancias parecidas al exterminio de Amín, Homero, Otto y otros tantos jóvenes luchadores por las reivindicaciones sociales de nuestro país.

En el plano espiritual que puedas encontrarte, sin importar los años transcurridos, no podría olvidar tu día de llegada a nuestro mundo. En su momento, el Maestro José Martí escribiría: "Cuando se muere, en brazos de la patria agradecida, la muerte acaba, la prisión se rompe; ¡empieza, al fin, con el morir la vida!" Virgilio Eugenio, por mis razones lógicas, ¡¡¡Feliz Cumpleaños!!!

20 de noviembre de 2011

¿De la izquierda? ¡JA, JA, JA!


ed, 16 Nov 2011 09:52:00


¿De la izquierda? ¡JA, JA, JA!
POR ELSA PEÑA NADAL*
*LA AUTORA es periodista. Reside en Santo Domingo.
Aunque sin militancia actualmente, no me importa decir que yo era y sigo siendo ideológicamente de la izquierda y no me avergüenzo de ello



En la sección El Espía de Diario Libre, leemos lo siguiente: “Los movimientos de izquierda en el país han cambiado bastante; muy diferentes a aquellos tiempos cuando la ostentación era lo menos importante, sino el bienestar del pueblo. Ayer, un acto de apoyo a Danilo Medina, del Movimiento Izquierda Unida, (MIU), parecía una actividad de un partido de derecha. Desfile de yipetas, seguridad por doquier, y un área VIP para su presidente y los invitados. Uno de los presentes en el lujoso hotel donde se efectuó el encuentro susurró: ¡La izquierda si ha cambiado en el país!”(Pág. 04, Lunes 14 de Nov. 2001)

Aunque sin militancia actualmente, no me importa decir que yo era y sigo siendo ideológicamente de la izquierda y no me avergüenzo de ello. Cometimos errores en el fragor de la lucha, pero mantenemos los principios que nos llevaron a luchar, pensando, no en nosotros mismos, sino en la colectividad, en los más necesitados de justicia social porque nos movían unos ideales, tan puros, que ni la propia vida valía más que ellos. (Además, la realidad actual que vive el mundo nos ha dado la razón de cuanto denunciábamos acerca de “la derecha” y el capitalismo)

Pero, lamentablemente, y por eso vale el comentario de El Espía, hoy vemos que haber pertenecido a la izquierda, apellidarse Caamaño, por ejemplo; o ser familiar, no importa cuán lejano, de aquellos hombres y mujeres que lucharon en “las históricas jornadas patrióticas desde el 49 en adelante”, es algo así como poseer un título de propiedad que acredita a algunos a cobrar herencia por la lucha y por la sangre vertida por aquellos patriotas. ¡Y cómo la cobran!

Se cobra de varias maneras: perteneciendo a un ventorrillito de izquierda, que cual rémora se adhiere convenientemente a uno de los dos partidos mayoritarios del sistema, a sabiendas de que no les aportan nada ni en ideas ni en votos, pero pasan así a compartir el gobierno y a recibir su pedazo del pastel; también se cobra de forma individual o independiente, recibiendo cargos, favores o pensiones inmerecidas; o, como hemos visto en este reciente torneo electoral, asistiendo “en familia” a adherirse al candidato oficialista.

Todo a cambio del silencio y de la abyección, deshonrando su apellido al usar como papel sanitario los principios que antes enarbolaron sus parientes asesinados.

¡Oh Dios, y en las adhesiones con el oficialismo se juntan y coinciden, se saludan y sonríen, tanto los familiares de las victimas del balaguerato como los mismos reformistas, herederos políticos de Joaquín Balaguer!

Los conocemos desde hace mucho tiempo y no nos extraña que se hayan hecho cómplices y responsables del desastre en que está sumido nuestro país, y que aún insistan en seguir pegados a la teta estatal con sus adhesiones vergonzantes.

Esos ex dirigentes y militantes izquierdistas que hoy cobran a la Patria por sus servicios, o por la sangre derramada por sus compañeros y familiares, son, en su mayoría, los mismos que antes se caracterizaron por ser pusilánimes, huidizos, tardíos, lentos y precavidos-- para no decirles cobardes ni pendejos--; son los mismos “teóricos” que criticaban a los que sí daban el pecho en primera fila en el frente de batalla y que no sobrevivieron a la barbarie, y son los mismos que hoy brillan por su ausencia cuando de honrar a aquellos se trata.

Por suerte para nuestro país y para ejemplo de las jóvenes generaciones, hay honrosas excepciones y mucha gente con valores y principios morales,-- conocidos algunos, y la gran mayoría, anónima dentro de nuestro pueblo-- que aún pueden circular sin esquivar la mirada y con la frente en alto; sin avergonzarse, ni de la pobreza ni de una riqueza mal habida.

Somos los que, al leer comentarios como los de Diario Libre, tenemos que expresar, aún a nuestro pesar: ¿De la izquierda? ¡JA, JA, JA!



elsapenanadal@hotmail.com