Páginas vistas en total

sábado, 31 de diciembre de 2011

La antorcha de la libertad…



21 Diciembre 2011, 11:25 AM
La antorcha de la libertad…
Escrito por: Lilliam Oviedo (lilliamoviedo@yahoo.es)

Manuel Aurelio Tavárez Justo, Manolo, nació el 2 de enero de 1931. Está a punto de cumplir 81 años. El 21 de diciembre, hace 48 años, fue asesinado en Las Manaclas. En 1963, como presidente del Movimiento Revolucionario 14 de Junio, advirtió que los hombres y mujeres de su organización conocían las escarpadas montañas de Quisqueya “y a ellas subiremos para mantener encendida la antorcha de la libertad”.

¡Y pensar que Hipólito Mejía, candidato presidencial del Partido Revolucionario Dominicano, considera una patología el anhelo de libertad! Hace apenas 20 días, Hipólito Mejía se declaró dijo no sufrir esa “la patología de la libertad”, y se mostró dispuesto a rescatar “lo bueno” de la Era de Trujillo. ¡48 años después del pronunciamiento de Manolo! Sus bien pagados relacionistas dijeron que fue citado fuera de contexto. Con el paso de los días, sencillamente tratan de sepultar esa infame declaración. Pero Hipólito Mejía, por sus palabras y por sus hechos, se manifiesta como agente del atraso.

Algo similar se puede decir de Leonel Fernández. 44 años después del pronunciamiento del carismático político nacido en Monte Cristi, al anunciar, en marzo del año 2007, su decisión de repostularse, dijo que “….hace más de 10 años, dos colosos de la política dominicana me hicieron una encomienda y me pasaron la antorcha para guiar los destinos de la República Dominicano…”. Dice dos colosos, pero se refiere solamente a Joaquín Balaguer, quien le alzó la mano en junio de 1996. Es conocido que, en junio de 1996, Juan Bosch tenía disminuidas sus facultades mentales. Leonel Fernández se aferra a la antorcha del autoritarismo. ¡Qué descaro!

De Danilo Medina, candidato del Partido de la Liberación Dominicana, solo hay que decir que no diferencia causas y asume cualquier postura para alcanzar la presidencia de la República. Además, es demagógica cualquier promesa de lucha por los derechos de los sectores trabajadores. En 1997 declaró que no podía permitirse la formación de sindicatos en las empresas a privatizar, porque eso desestimularía a los inversionistas. ¡Enorme atraso si se tiene en cuenta que Manolo, en 1961, cuando presentó en Santiago el Movimiento 14 de Junio, citó entre sus metas lograr libertad sindical!

Aunque en su ideario hay aspectos cuestionables, es preciso reconocer en Manolo a un militante por la justicia social. De los herederos de Joaquín Balaguer que hoy, desde una posición o desde otra, succionan el erario, hay que decir lo contrario. Son agentes del atraso y del autoritarismo, entes que nadan en la podredumbre. Condenar el clientelismo y la corrupción que ellos encarnan, es rendir homenaje al doctor Manuel Aurelio Tavárez Justo, quien luchó por mantener encendida la antorcha de la libertad…

Loor a los heroes y martires que lucharon en el alzamiento por el rescate de la constitucionalidad

sábado, 24 de diciembre de 2011

PTD rinde homenaje a Manolo Tavarez y las Hermanas Mirabal


http://www.diariodominicano.com/politica/2011/12/22/99088/ptd-rinde-homenaje-a-manolo-tavarez-y-las-hermanas-mirabal

PTD rinde homenaje a Manolo Tavarez y las Hermanas Mirabal
22 de diciembre del 2011





SAN JOSÉ DE CONUCO, Salcedo, RD, 22 dic.- Luego de 48 años de la muerte del héroe nacional Manolo Tavárez Justo, y sus compañeros caídos en la insurrección de diciembre de 1963, el pueblo dominicano sigue su marcha indetenible para alcanzar la meta del desarrollo, su definitiva independencia con bienestar para todos y todas, expresó el Presidente del Partido de los Trabajadores Dominicanos (PTD).

El ex senador José González Espinosa pronunció el discurso central del homenaje que el PTD rindió aquí al conmemorarse el 48 aniversario de la muerte del líder guerrillero, y el 31 de la fundación de esa organización política, al que asistieron cientos de dirigentes y militantes y numerosas personalidades.

El dominio de las clases oligárquicas, nacionales y extranjeras, apoyado en la débil conciencia que ellos mismos imponen, han dejado sin castigo los innumerables crímenes y latrocinios de la dictadura y sus herederos, afirmó González Espinosa.

Sin embargo, consideró como muy significativo que cientos de jóvenes estuvieran presentes en el acto "en un momento en que la juventud necesita más que nunca reivindicar las hazañas de estos héroes y mártires, lo que garantiza la permanencia de los valores e ideales por los cuales ellos lucharon.

"El pueblo no puede rendirse en su lucha hasta alcanzar el programa reivindicativo de 1959, levantado por Manolo en 1963, y por Caamaño en las calles de Santo Domingo en 1965", dijo.

Durante el acto también habló, la diputada Minú Tavárez Mirabal, hija de Manolo y de Minerva, quien insistió en que aún están inconclusos los objetivos del programa levantado por los insurrectos.

"Los desafíos siguen siendo los mismos y son muchas las maneras de subir a las escarpadas montañas de quisqueya". Dijo que el pueblo rinde tributo a todos los que dieron sus vidas para que viviéramos en un país mejor,

La actividad culminó con una ofrenda floral ante la tumba de los héroes, ubicada en los jardines del museo Hermanas Mirabal donde hablaron González Espinosa y Wellington Peterson Peter.

La mesa de honor estuvo ocupada, además de Minú y González Espinosa, por los ex guerrilleros Marcelo Bermúdez y Mayobanex Vargas, este último sobreviviente de la gesta del 14 de junio de 1959; el Secretario General del PTD Antonio Florián y el primer vicepresidente Esteban Díaz Jáquez, quien fungió como maestro de ceremonias; Manolo Tavárez Mirabal, hijo también del héroe nacional y los vice-secretarios generales del PTD Manuel Gullón y Carla Beltré.

Entre las numerosas personalidades presentes se destacó la presencia de doña Dedé Mirabal, única sobreviviente de las hermanas Mirabal. También los ex combatientes Santiago Disla, Elsa Justo, el coronel retirado Ernesto González y González, Monchi Valerio, Juan José Vargas, Miguel Reyes, y José Oviedo Landestoy, entre otros.

También Israel García, del PLD y los miembros del Comité Político del PTD Pablo Alfonso Rosario, Juan Báez, Máximo de la Cruz, Rodolfo Coiscou, Félix Gómez, y Lourdes Méndez.

viernes, 23 de diciembre de 2011

48 aniversario de la muerte de Manolo Tavarez Justo


http://turankeo.com/48-aniversario-de-la-muerte-de-manolo-tavarez-justo/

48 aniversario de la muerte de Manolo Tavarez Justo


48 Años después del fusilamiento del líder revolucionario Manolo Tavarez, Fuerza de la Revolución, Alianza País y otras organizaciones se dieron cita en el museo de Las Hermanas Mirabal, en Salcedo, acto encabezado por el Comandante Fidelio Despradel, sobreviviente del levantamiento armado, la Sra. Bélgica Adela “Dedé” Mirabal, hermana de las heroínas de Salcedo, el candidato presidencial Dr. Guillermo Moreno entre otras personalidades.

La historia reciente de nuestra patria se encuentra marcada por capítulos de sacrificio, entrega y gestos de sensibilidad humana al extremo.

Uno de ellos y el más emblemático de estos lo constituye un movimiento inspirado en la continuidad de los esfuerzos realizados por los expedicionarios del 14 de junio del 1959 denominados como LA RAZA INMORTAL cuyo enfoque consistía en derrocar la dictadura Trujillista que mantenía pisoteada la libertad de nuestro pueblo. Encabezado por el Dr. Manuel Aurelio Tavarez Justo nace el Movimiento Revolucionario 14 de junio (1j4) que abono con la sangre más pura el suelo patrio y a lo largo de su historia su ejemplo de lucha logro que este proyecto fuese la organización más significativa de la izquierda dominicana en su historia.

jueves, 22 de diciembre de 2011

Manolo: Tanto tiempo después...Manuel Aurelio Tavárez Justo.

Jueves 22 de Diciembre de 2011.
Luisa Rebecca Valentín | 21 diciembre 2011




Manolo: Tanto tiempo después...
Manuel Aurelio Tavárez Justo.
Noticias relacionadas

Mañana sonará el clarín del luto por el aniversario de la caída de Manolo Tavárez Justo
Voz del fin de semana

“¿Qué se mu­rió? ¿Qué lo ma­ta­ron?
Pe­ro có­mo se iba a mo­rir, si pa­ra san­gre tan al­ta no tie­ne ba­las el fu­sil...”
Ma­nuel del Ca­bral.


Ha­ce hoy 48 años, el pue­blo do­mi­ni­cano vi­vió la Na­vi­dad más amar­ga de su his­to­ria. Los mu­cha­chos, aque­llos de fer­vien­te pa­sión pa­trió­ti­ca, aque­llos hom­bres que vo­la­ban y se en­gran­de­cían con sus idea­les, po­seí­dos de un pa­trio­tis­mo que­man­te, ha­bían des­cen­di­do. Sus cuer­pos muer­tos, vil­men­te ase­si­na­dos, des­tro­za­dos por fu­si­les, iner­tes... Aque­llos cuer­pos, que fue­ron re­ci­bi­dos por sus fa­mi­lia­res, en­tre el do­lor, la ra­bia, la im­po­ten­cia, el olor al for­mol y a po­dre­dum­bre, fue­ron sa­ca­dos de una fo­sa co­mún, don­de ha­bían si­do ti­ra­dos, pa­ra in­mor­ta­li­zar sus nom­bres en Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na.

Ma­no­lo ha­bía pro­me­ti­do subir a las “es­car­pa­das mon­ta­ñas de Quis­que­ya” y así lo hi­zo. Cum­plió con su pa­la­bra y se­lló su com­pro­mi­so con la muer­te, con la in­mo­la­ción y per­pe­tua­ción de aque­llos días en que “con su san­gre pren­die­ran la lla­ma au­gus­ta de la li­ber­tad”. Los hom­bres del 1J4, quie­nes pu­sie­ron por en­ci­ma de sus in­tere­ses y que­re­res in­di­vi­dua­les los de la co­lec­ti­vi­dad. Enar­bo­la­ron la lu­cha en pro­cu­ra de nue­vos ama­ne­ce­res y así, de­fen­die­ron con uñas y dien­tes sus creen­cias has­ta la muer­te.

Aque­llos va­le­ro­sos hom­bres que se unie­ron a pul­so de co­ra­je, son la se­mi­lla de la li­ber­tad en Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na. La ra­za pu­ra que da cuen­ta de nues­tros hom­bres de va­lor, que mu­rie­ron de­fen­dien­do su pen­sa­mien­to y su com­pro­mi­so, su pa­trio­tis­mo que­man­te y que, a pe­sar de aque­lla bo­chor­no­sa fra­se de “muer­to el pe­rro, se aca­bó la ra­bia”, se ele­va­ron co­mo hé­roes na­cio­na­les. No es­ta­ban equi­vo­ca­dos quie­nes subie­ron a las “es­car­pa­das mon­ta­ñas de Quis­que­ya”. Ellos de­fen­die­ron un ideal, un com­pro­mi­so, una pos­tu­ra pu­ra y han tras­pa­da­do las ba­re­ras de la muer­te y el ol­vi­do.

martes, 20 de diciembre de 2011

Sucesos del Hotel Matum

AERO CAPSULAS
Sucesos del Hotel Matum

diciembre 19 1965

Primera Parte

Hotel Matum (1ra. parte)
Diciembre 18 1965


Sabado 07:20 A.M.

Ring, ring, ring,

Respondo el telefono, alo,

Una voz autoritaria, quien habla?

Respondo, a donde llamo?

Capitan Bodden le habla el Coronel Caamaño,

A sus ordenes Sr. Respondo, inmediatamente me ordena, llame a todos los pilotos y dígales que a las 08:00 a.m. los espero para una reunion, urgente en el restaurante el dragón e infórmeles, que La O.E.A. pago los cinco sueldos que duro la guerra patria A todos los militares constitucionalistas,y que se los entregare personalmente en el dragon,y dígales que por 1era vez después que la guerra comenzó, me tomare un trago y como los pilotos son los que mas cobrarán, son los que van a pagar la cuenta, a seguida me dice, y que no falte ninguno y sean puntuales.

Cierra el telefono sin despedirse,inmediatamente comienzo a darle cumplimiento a la orden impartida segundos antes.

Todos dudaron la orden transmitida por mi, y los dichos que me dijeron, como "jablador", lengua larga, chismoso, y algunos me dijeron relajao, cuando llegué al restaurante dragón, que estaba a tres cuadras de mi casa, no faltaba nadie de las persona que llamé, estaban limpiando el local y estaba cerrado para el publico, llegando yo, y llegando el Coronel Caamaño, con su respectiva escolta, acompañado de los Coroneles Montes Arache, Lora Fernández, y de Héctor Aristy, ordeno abrir el local, ya adentro antes de sentarse, dijo, me gustaría saber si hubieran sido tan puntuales si hubiese sido para tirar tiros, COÑOOO, todos reímos a carcajadas, pidió a uno de su escolta, le trajeran los cheques de la F.A.D., los entrego al Tte. Cor. Piloto Luis Carlos Tejada González (Nene), le ordeno (como era su estilo) repártalos que vamos a desayunar, comer, cenar y beber por cuenta de los pilotos y la F.A.D., en ese corto tiempo no habían transcurridos ni cinco minutos y ya el restaurante el dragón estaba lleno, habían de todaslas clases sociales, muchos Diplomáticos y Periodistas extranjeros acreditados en el país, disputándose las sillas cerca del Leader de ese momento. El Cap. Piloto Odalid Cruz Ventura, llamó a un aparte al 1er Tte. Piloto Diego Mena y Mena y a mi y nos dijo Francis es ya un hombre publico y no podemos permitir que se venga a quemar por estar con nosotros los Pilotos, vamos a sacarlo de aquí lo mas rápidamente posible, Diego y yo aprobamos la sugerencia de Odalid, pero a donde vamos Odalid, el sugirió Doris,(su esposa) y los muchachos estan en Puerto Rico, vamos para mi casa,llamamos a los Cor. Pilotos Rodríguez E., que se marchaba hacia su finca,y a Nene Tejada, le informamos el plan y ellos asintieron, ya el Embajador de Panamá y a su lado estaba sentado el periodista Robert Berelletz, habia entablado una ligera polémica con Caamaño, lo que parecía una provocación, Diego Mena y Mena se coloco detrás del Embajador y el Periodista y frente a Caamaño,le vocifero a este, a viva y clara voz, CORONELLLLL, ahora mismo nos vamos de aquí, pero con usted, esto esta lleno de CALIESES Y AGENTESDE LA CIA, Y LO VAN A PROVOCAR, Y ESO NO LO VAMOS A PERMITIR, Odalid y Nene Tejada se a acercaron a Caamaño,le expusieron lo tratado por nososotros y accedió a trasladarse con su escolta y acompañantes a la residencia de Odalid, acordamos no informarle a nadie donde nos trasladaríamos con Caamaño, la casa estaba situada en la calle Julio Verne.

Los pilotos nos trasladamos allí con varios galones de whisky, hielo, refrescos, picaderas, etc., el anfitrión nos solicito a Diego Mena y a mi, por favor que lo ayudáramos y que no tomáramos bebidas alcohólicas, para tener mayor control y protección al Coronel Caamaño, con lo cual colaboramos Diego y yo, el pasarato fue amenizado por los Capitanes Pilotos Rodríguez Conde y Alfredo Hernández Díaz y la vocalización por ellos dos, más Diego Mena con su voz de tenor, sus canciones románticas, rancheras y OH sorpresa, entre set y set,al ritmo de Guajira Guantamera entonadas con sus guitarras por Alfredo y Tito Conde, se lanzaban coplas improvisadas, los Coroneles Caamaño, Montes A. y Lora Fernández, nadie los conocía con esas cualidades.

Al caer la tarde, y llegar la despedida Caamaño no podía irse sin ordenar a todos los presentes, la puntual asistencia a Santiago, a la ofrenda en el cementerio de esa ciudad y después la misa que se efectuaría en honor del ideólogo de reponer al Profesor Juan Bosch en la Presidencia de la Republica, Tte. Cor. E.N., RAFAEL TOMAS FERNÁNDEZ DOMINGUEZ, después de esta orden, con Diego Mena a la cabeza Odalid y yo le sugerimos de la importancia de posponer o suspender este homenaje tan merecido pero,tan propicio para un atentado, pues se prestaba para eliminar de un solo tirón a todo el movimiento constitucionalista, nos pregunto si teníamos miedo, contestamos afirmativamente, temiamos por el, por el Profesor BOSCH, por Peña, temíamos por su estado mayor y temíamos por los combatientes constitucionalistas, le hicimos saber que como un partido político P.R.D., había invitado al mismo acto, esa era la mejor excusa para un atentado a sus lideres y después acusarlos de subvertir el orden, su ultima respuesta fue Que los PILOTOS eran los que el quería ver al frente, a lo que DIEGO MENA le respondió con disciplina y energía a la vez, CORONEL Caamaño, por Dios recuérdese de SANDINO, (Cesar Augusto Sandino) en Nicaragua, no debemos ir, y no vamos a ir, nos dio un abrazo, las gracias y nos dijo nos vemos mañana en SANTIAGO.
Durante la estadia en la residencia de Odalid, instruimos a las escoltas de no permitir la entrada a personas ajenas a los Constitucionalistas, desfilaron por allí muchos Diplomáticos, periodistas extranjeros y se negó la entrada e informaciones, porque era un encuentro de esparcimiento familiar y privado. El embajador de PANAMA logro colarse, pero como ameritaba el caso diplomaticamente lo sacamos.

CONTINUA
Ricardo Antonio Bodden Lopez
Cap. Pil. Ret. F.A.D.

miércoles, 14 de diciembre de 2011

Manolo en Las Manaclas



Manolo en Las Manaclas


El 25 de noviembre pasado, se conmemoró el 48 aniversario del levantamiento de Manolo Tavárez Justo y los combatientes del Movimiento Revolucionarios 14 de Junio.
Una acción desesperada, fruto del momento histórico del país, donde los dominicanos perdimos a uno de nuestros grandes hombres.
Las sed de sangre de los trujillistas que habían consumado ya el 25 de septiembre de 1963 el golpe de Estado a Juan Bosch para revertir el proceso democrático no perdieron la oportunidad de dar un ejemplo de lo que podía pasar a todo el que lo desafiara.
La insurreccionaron de Manolo Tavárez Justo fue ahogada en sangre en las montañas de Las Manaclas, San José de Las Matas, los demás frentes guerrilleros en otras zonas del país.

Las Manaclas en la rebeldía

Lejos de lo que pensaron los golpistas que asesinando a Manolo y la mayoría de los guerrilleros del 1963 sofocarían la rebeldía y la decisión del pueblo dominicano, la indignación dejada por la muerte de Manolo no hizo más que avivar la rebeldía.
El levantamiento guerrillero de Las Manaclas en noviembre de 1963, fue una acción revolucionaria desperada que fue derrotada militarmente, pero los hechos sociales y políticos tienen consecuencias e impacto que van más allá y es ahí donde se convirtió en una gran victoria política.
La reacción en el seno del pueblo, de las Fuerzas Armadas y en las fuerzas políticas avanzada fue clara, había que salir del régimen criminal para lo cual se vaciló ni un momento hasta que finalmente se consumó en abril 1965.
La muerte de Juan Miguel Román, junto al Coronel Rafael Tomás Fernández Domínguez y el italiano Illio Capocci, entrenador de los Hombres Ranas, durante el intento de toma del Palacio Nacional refleja como la muerte de Manolo Tavárez Justo hacía un año y cuatro meses impactó a todos los sectores de la sociedad dominicana. Juan Miguel Román era el hombre que había quedado frente al Movimiento 14 de Junio tras el asesinato de Manolo y era el jefe de los comando de esa organización en la guerra.
Los compañeros de Monolo Tavárez Justo y los combatientes asesinados en el levantamiento de un año y cuatro meses atrás se levantaron de nuevo con todo el coraje que exigía el momento.
Es decir que el ejemplo lucha y rebeldía popular de prevaleció en los comandos que se organizaron en mantener vivo el ejemplo de valor y sacrificio de Manolo y sus compañeros.
Prevaleció en los jóvenes oficiales que se negaban a aceptar ese Estado criminal y corrupto que representaba el retroceso y el oscurantismo del neotrujillismo impulsado por sectores de la cúpula militar, empresarial y la jerarquía católica.
Casi medio siglo después, la República Dominicana sigue llorando a Manolo Tavárez Justo en Las Manaclas y en cada rincón del país. En su Montecristi natal, los hombres y mujeres de su generación guardan sus retratos y afiches como símbolo de del coraje de Manolo Tavárez Justo para desafiar la dictadura, el retroceso, las injusticia y toda la maquinaria de miseria, sangre e injusticia que intentaron perpetuar los trujillistas.
Una herencia maldita que todavía nos acosa y la que Manolo trató de cortar en su momento conciente de que si bien Trujillo había sido ajusticiado la impunidad garantizó la continuidad del aparato criminal que lo sustentó.

lainformacion.com.do

Presidente Trujillo cancela a Gregorio Urbano Gilbert


28 Nov 2011 16:44:00

Presidente Trujillo cancela a Gregorio Urbano Gilbert
Por BENJAMÍN SILVA MERCEDES*
Gregorio Urbano Gilbert
Ese nombramiento de Gilbert me sorprendió porque ya Trujillo estaba en el poder y conocía muy bien el historial de aquel. Tal parece que Trujillo no estaba al tanto de ese nombramiento.


Durante los últimos catorce años he estado leyendo los libros de Actas del ayuntamiento de San Pedro de Macorís. Los mismos datan de 1886 a la fecha, y felizmente han sido restaurados y microfilmados por la Administración encabezada desde agosto del 2002 por el Alcalde Arquitecto Ramón Antonio Echavarría Peguero.

Durante esos años he encontrado datos como estos: En una Sesión Ordinaria celebrada por la Sala Capitular el 1ro. de agosto de 1927, ésta aprobó “designar al señor Teódulo Pina Chevalier Inspector General de Espectáculos Públicos con sueldo mensual de $75.00 a cargo del Capítulo de Extraordinarios e Imprevistos” (P. 387, libro Actas número 16).

Más adelante, en la página 390, aparece el señor Teódulo Pina Chevalier “dando las gracias por su nombramiento”. El doctor Ramón Pina Acevedo me dijo, vía telefónica, que su padre había vivido durante varios años en Macorís del mar.

Para el 20 de septiembre de 1930, a un mes y cuatro días de la asunción de Trujillo al poder, la Sala Capitular informa que el señor Pina Chevalier, como Secretario de Estado de Trabajo y Comunicaciones, anuncia “la instalación en esta ciudad de una estación radio-telegráfica y felicitando al pueblo de San Pedro de Macorís por tan valiosa adquisición” (P. 542, libro de Actas número 17).

Más adelante, el 16 de febrero de 1932, Pina Chevalier le informa al Ayuntamiento que él “ha entrado a formar parte como condueño de “The National Soap Company”, fabricante del famoso jabón “León” y desea que el Ayuntamiento le compre todas las pastillas que necesite para su trabajo ordinario”. La Sala Capitular resolvió “que el Ayuntamiento se ocupará de que todas sus oficinas consuman ese producto”. (P. 80, libro Actas número 18.

Finalmente, el 6 de octubre de 1933, Pina Chevalier, como Secretario de Estado, solicita por telegrama “la opinión sintética del Ayuntamiento respecto a la actitud antipatriótica de los dominicanos que en Cuba censuran al Gobierno Dominicano, inventando especies calumniosas contra altos funcionarios del Estado”.

URBANO GILBERT

En cuanto al patriota Gregorio Urbano Gilbert, aunque he leído muchas cosas acerca de él, no sabía que la Sala Capitular del Ayuntamiento había creado, en Sesión del 1 de octubre de 1930, el cargo de Segundo Jefe de la Policía Municipal, nombrando al efecto a quien en enero de 1917 había enfrentado a las tropas yanquis que desembarcaban en el puerto de Macorís.

Al décimo día de su nombramiento como Segundo Jefe de la Policía Municipal, Gregorio Urbano Gilbert ya le reclamaba al Ayuntamiento provisión de uniformes para los alistados (P. 556, libro número 17), decidiendo la Sala Capitular esperar hasta la entrega de un informe al respecto para dar solución a ese problema.

Ese nombramiento de Gilbert me sorprendió porque ya Trujillo estaba en el poder y conocía muy bien el historial de aquel. Tal parece que Trujillo no estaba al tanto de ese nombramiento.

Sin embargo, de alguna forma supo la noticia, pues en una Sesión Ordinaria celebrada el 9 de enero de 1931 el Presidente de la Sala Capitular “expuso verbalmente que en reciente conversación que sostuviera con el Honorable señor Presidente de la República sobre el capítulo de la Policía, éste lo había autorizado a ordenarle al Primer Comisario a que hiciera las siguientes supresiones y descensos: suprimir a Gregorio Urbano Gilbert como Segundo Comisario;…” La lista sigue. (P. 628, libro Actas número 17).

QUIEN FUE GREGORIO URBAN0 GILBERT?

Nació en Puerto Plata, el 25 de mayo de 1898. Fueron sus padres Benjamín Gilbert de las Islas Bahamas y Narcisa Suero de nacionalidad dominicana.

Desde muy joven, Gilbert fue a residir en San Pedro de Macorís, donde trabajó inicialmente como tipógrafo en una imprenta, y luego como dependiente de una pequeña tienda de provisiones.
Su indignación contra las intervenciones militares de los Estados Unidos comenzó a aflorar cuando tropas de este país invadieron a Haití en 1915.

Cuando se produjo la intervención en nuestro país en 1916, Gilbert fue uno de los primeros residentes petromacorisanos que ofrecieron sus servicios a la Junta Nacionalista, que se fue creada en esta ciudad para protestar en contra de la ocupación extranjera.

Pero los norteamericanos llegaron a Macorís. El 10 de enero de 1917 arribaron a ese puerto las embarcaciones cargadas de soldados. Desde que recibió la noticia, Gilbert se puso en contacto con los jefes titulares de la resistencia patriótica, pero éstos le informaron que no había ningún plan de acción concreto para oponerse al desembarco.

Rotas sus ilusiones de participar en una resistencia colectiva y organizada contra los norteamericanos, el joven de 17 años tomó la histórica determinación de oponer resistencia individual al desembarco de tropas extranjeras.

En el negocio donde trabajaba se hizo de un pequeño revólver calibre32, diez cápsulas para el mismo y un cuchillo. De allí se dirigió al muelle, observó a los norteamericanos que desembarcaban y escribió en un papel que luego introdujo en su bolsillo de su chaqueta: “ Muero, pero muero satisfecho porque es un acto de protesta contra la invasión de mi patria por fuerzas extranjeras” .

Minutos después al grito de ¡Viva la República Dominicana! Gilbert descargó su revólver sobre un grupo de oficiales que desembarcaban. En la acción fue ultimado el oficial norteamericano C. H. Burton.

Gilbert salió ileso de esta balacera que le hubiera costado la muerte. Perseguido por las tropas norteamericanas, Gilbert se unió a las fuerzas guerrilleras comandadas por Vicente Evangelista, participando en varios combates en contra de las tropas extranjeras.

Después que este grupo fue desarticulado, se instaló en la ciudad de Monte Cristy, donde trabajó en una imprenta, hasta que fue delatado por Rafael Nolasco. Apresado por los norteamericanos, fue sometido a severos interrogatorios y encerrado en un hoyo de 25 pies de profundidad.

Luego se le condujo a Santo Domingo, donde fue condenado a ser colgado vivo hasta que muera. Las reiteradas demandas de que le fuera conmutada la pena, formulada por personalidades nacionales, lograron que el presidente Woodrow Wilson cambiara la sentencia de muerte por la de prisión perpetua.

El 2 de Octubre de 1922 fue puesto en libertad. Abandonó luego el país y visitó varios ápices latinoamericanos, hasta que en 1928, se integró a las guerrillas nicaragüenses que luchaban contra las tropas norteamericanas bajo la dirección de César Augusto Sandino. Allí ostentó el grado de capitán, y la designación como cuarto ayudante del Comando Supremo del Ejército Sandinista. Luego se le seleccionó como segundo ayudante que acompaño a Sandino en su viaje a México, en busca de ayuda para la causa que defendía.

Gilbert regresó a la Rep. Dom. Después de pasar un año en el ejército Sandinista.

En 1956 se doctoró en Filosofía en la Universidad Autónoma de Santo Domingo. Antes de su muerte le entregó sus memorias a la UASD. Murió el 29 de Noviembre de 1970.

46 aniversario de la Batalla del Matúm 1965.

Fundación Francisco Alberto Caamaño
Filial Santiago de los Caballeros




I N V I T A C I O N


Les invitamos a las actividades conmemorativas del 46 aniversario de la Batalla del Matúm 1965.

Honraremos a combatientes Constitucionalistas y a distinguidas personalidades de Santiago, que apoyaron tan grandiosa epopeya.


Hora: 4: 30 P.M.
Lugar: Explanada frontal Hotel Matúm de Santiago
Día: Lunes 19 de diciembre 2011

Cleptocracia de Wikipedia

Cleptocracia (del griego. clepto: quitar; y cracia: fuerza = dominio de los ladrones) es el establecimiento y desarrollo del poder basado en el robo de capital, institucionalizando la corrupción y sus derivados como el nepotismo, el clientelismo político, el peculado, de forma que estas acciones delictivas quedan impunes, debido a que todos los sectores del poder están corruptos, desde la justicia, funcionarios de la ley y todo el sistema político y económico.
Es un término de reciente acuñación, y se suele usar despectivamente para decir que un gobierno es corrupto y ladrón.


Características

En una cleptocracia los mecanismos del gobierno de un estado se dedican casi enteramente a gravar los recursos y a la población del país (por medio de impuesto, no retribuibles a ellos; desvíos de fondos, etc), los dirigentes del sistema, amasan grandes fortunas personales, en especial el presidente o el mayor cargo de jefe de estado, junto a los más allegados como los ministros y asesores personales. En la cleptocracia el dinero es lavado o se desvía a cuentas bancarias secretas, por lo general en paraísos fiscales, como encubrimiento del robo.
La cleptocracia se da generalmente en dictaduras, plutocracias, oclocracias o en una cierta forma de gobiernos autocráticos, puesto que en lademocracia verdadera se hace más difícil encubrirla, aunque ha habido casos de gobiernos en apariencia democráticos que han sido considerados cleptócratas. Las economías de los regímenes cleptocráticas tienden a decaer constantemente, pues la corrupción sistemática engendrada por el gobierno significa que la economía está subordinada a los intereses de los cleptócratas. Además las economías basadas en la extracción de materias primas (ejemplo, los minerales y el petróleo) pueden ser particularmente propensas a ser cleptócratas.
Históricamente, el ambiente sociopolítico asociado al sistema colonial -la dominación de países colonizados, en donde sus economías son muy vulnerables al depender por un número pequeño de materias primas- ha sido particularmente proclive a la creación de las últimas cleptocracias, siendo África y América Latina, las regiones más propensas.
Algunos analistas utilizan el término 'cleptocracia' para desacreditar los procesos políticos que permiten que las grandes corporaciones sean influyente en la política. Ralph Nader llamó a Estados Unidos una cleptocracia, en ese sentido de la palabra, durante la campaña presidencial del año 2000 de ese país.[cita requerida] De todas formas un término más exacto para esta influencia sobre un estado es la plutocracia.


Fuente: http://es.wikipedia.org/wiki/Cleptocracia

martes, 13 de diciembre de 2011

Enrique Jimenez Moya, Crepusculario de la Patria

Enrique Jimenez Moya, Crepusculario de la Patria
http://www.grupobuho.es/blogs/Pikasso/47937/

Jueves, 8 de Diciembre de 2011



Donde están tus cauces
mañanera
desde tu pecho
en horizontes
acopio la Republica
el coraje al viento
embarcado desde

Cuba

en muchedumbre
de semillas libertarias

sembradas
en torturadas lágrimas
Ahí, en Constanza
Maimón
y
Estero Hondo
Comunidades campesinas
al norte
del duelo y dolor



Comandante
Enríque Jiménez Moya

Conductor de
Madrugadas y
esperanzas
libertarias
jóvenes

y

muchachos

con mochilas
cargadas de ideas
y
fusiles,
es el Crisol.

La
Raza inmortal,
llegaron
el 14 de junio de 1959
a combatir la pus
en el vientre de la Patria
Dominicana.
Esa semilla
germino
y

reventó
el ocaso
sangriento de
Rafael Leonidas Trujillo
Molina.

Dictador de
primaveras
Cordilleras
Valles

y

sombrillas
citadinas.
Ustedes
comandante,
los primeros en morir
combatiendo
frente al encendido plomo,
ladridos cobardes
del sátrapa

Ustedes
volcaron
la ira
el honor patrio
contra la tiranía
corrupta
cripta carcelaria
de libertades.

Comandante
Enrique Jiménez Moya
ejemplo de tormentas
Pliloto del tiempo
con tus compañeros de aquí
y

otras banderas
lavaron el perfil
de hojarascas, y

la sombra del ciclope,
araron en montañas y
Bahía.
Sembraron en el miedo
del campo
la semilla de una alborada
La libertad floreció en
la Republica Dominicana
en el eternizado amor de
estos uniformados
patriotas
y
horizontes,

escudos de banderas
en Constanza
Maimón
y
Estero Hondo
silueta
de la raza inmortal

Comandante
Enrique Jiménez Moya
esas imágenes

impecables,
regresaron desde

su pecho,
colores
de banderas


latinoamericanas
piloteando
golondrinas marinas
entre montañas

Pero la dictadura
no pudo
vencer la hermosa utopia
ni asesinar el vuelo
de su propia putrefacta
muerte.






Ese 14 de junio de 1959
se levanto el mañana
para cristalizar la Patria
en la silueta del comandante

Enrique Jiménez Moya
y sus muchachos
atrincherados

con sus huellas
latidos y fusiles
en la cintura

del Mar



Pero desde esas sangres
vertidas en orificios de
aquella primavera
alzaron vuelos
tres mariposas
y
luceros de praderas
Hoy
La Republica Dominicana
recuerda la lucha y sacrificio
del dirigente expedicionario
Comandante
Enrique Jiménez Moya
y
demás mártires
caídos en los pétalos
de Constanza
Maimón
y

Estero Hondo
donde el tirano (Chapita)
dejo sentir la herida profunda
de su camposanto
¡¡ Viva la raza inmortal
del 14 de Junio 1959 !!





Autor:
Lic. Ramón Danilo Correa
Miembro del Colegio Dominicano
De Periodistas (CDP) C3-155
12 de primavera, 2011

Como homenaje al conmemorarse
el 50 aniversario
del resplandor de la Raza Inmortal
Expedicionarios del 14 de Junio del 1959
Constanza, Maimón y Estero Hondo
¡¡VIVA LA PATRIA CARIBEÑA!!

Presentan libro sobre Patria Mirabal, heroína dominicana


http://www.prensa-latina.cu/index.php?option=com_content&task=view&id=458037&Itemid=1

Presentan libro sobre Patria Mirabal, heroína dominicana P


presentacion de libro sobre patria mirabalSanto Domingo, 9 dic (PL) El libro "Su nombre es Patria", de la escritora y periodista Mercedes Alonso, sobre la mayor de las hermanas y heroínas dominicanas Mirabal, acaparó la atención en el capitalino museo memorial de la Resistencia.

Ver más imágenes en FotosPL
En presencia de los hijos de Patria: Noris y Nelson Enrique González Mirabal, el combatiente antitrujillista Mayobanex Vargas, el viceministro de Educación, Luis de León y otras personalidades, fue puesta en circulación esta obra testimonial.

El volumen fue presentado por el intelectual Avelino Stanley, quien dijo que "sumerge al lector en aguas como las del mar Caribe que guardan aún muchos secretos que desentrañar".

El libro biográfico adquiere mayor importancia, indicó Stanley, porque siempre se ve a las hermanas Mirabal de conjunto, pero este texto abre el camino de la individualidad de cada una de estas hermanas asesinadas por el dictador Rafael Leónidas Trujillo.

La personalidad de Patria, tan apegada a las labores de la casa, la jardinería y la familia, era igualmente apasionada en las tareas clandestinas junto a sus hermanas y sus esposos, Manolo Tavarez Justo y Pedro González, involucrados en la lucha para derrocar al dictador.

La autora, también directora del multimedios Dominicanos Hoy, agradeció esta oportunidad que le brindó la Comisión Permanente de Efemérides Patrias (CPEP) y el Museo Memorial bajo la dirección de Luisa de Peña, para presentar su obra.

Patria es humanidad, dijo Mercedes Alonso citando palabras del apóstol cubano José Martí y se refirió a la sensibilidad junto a la valentía de Patria Mirabal, quien cuando fue a registrar a uno de sus hijos, dijo que lo inscribía como Fidel Raúl Ernesto González Mirabal.

El empleado se puso nervioso temiendo perder su puesto por la fuerte corriente anticubana durante la dictadura y ante la insistencia de Patria, le pusieron F. Raúl Ernesto.

La admiración de las Mirabal por Cuba y sus líderes era tal que confeccionaron y enviaron a la isla pañoletas rojas para Fidel, Raúl y el Ché Guevara. Rafael Pérez Modesto, amigo y colaborador de las Mirabal, señaló que Patria hacía su papel de hermana mayor como una muralla invulnerable.

Comparó la vida de las hermanas como la de tres Penélopes de La Odisea de Homero, tejiendo sueños de libertad sin dejarse amilanar por la dictadura.

Esta es una valiosa contribución para que no se pierda la memoria histórica de este país, afirmó Pérez Modesto.

Mercedes Alonso cuenta también en su bibliografía la obra "El Viejo Mambí" sobre el dominicano-cubano general Máximo Gómez, entre otros textos.

ocs/ef

viernes, 2 de diciembre de 2011

"Soldado del pueblo y militar de la libertad" al Panteón Nacional


http://www.eljaya.com/201111-1/28-soldado.php

"Soldado del pueblo y militar de la libertad" al Panteón Nacional

A propósito de la iniciativa que busca llevar los restos del coronel Rafael Fernández Domínguez al Panteón Nacional, Acento.com.do se honra en ofrecer a sus lectores el siguiente artículo del ingeniero Nemen Hazim Bassa:
coronel Rafael Tomás Fernández Domíngucoronel Rafael Tomás Fernández Domínguez

Coronel Rafael Tomás Fernández Domínguez

Lunes 28.11.2011
Puerto Rico.-Decíamos, el 31 de mayo de 2008, en el artículo publicado titulado "El día de La Libertad", lo siguiente:

"Víctor Grimaldi y Hamlet Hermann se han caracterizado por realizar valiosas investigaciones científicas acerca de nuestra historia reciente. Coincidimos totalmente con ambos en que el día que debe ser declarado como el Día de La Libertad es el 24 de abril del 1965, 'por ser el verdadero símbolo de la libertad individual y nacional del pueblo dominicano' y 'por conmemorar la rebelión constitucionalista y la guerra patria de 1965', tal y como expresaran, en el orden establecido, participando por separado en actividades relacionadas con el 30 de mayo, día al que se le quiere recordar, por el magnicidio, como el precursor de la libertad del pueblo dominicano.

"… El 24 de abril de 1965… (es el, nh) acontecimiento más importante protagonizado por el pueblo dominicano en el Siglo XX, en una jornada popular y militar mediatizada por la usurpación del suelo patrio por las Fuerzas Armadas norteamericanas durante los años 1965 y 1966" - Víctor Grimaldi.

Además, señalábamos que el pueblo dominicano se había encumbrado -en la defensa de la soberanía y la integridad de la patria- "a la cima de la dignidad, del valor y del coraje", en un corto tramo de su historia que lo engrandece, tanto por lo magnánimo de la gesta como por acontecimientos previos que desembocarían en la misma, que facilitarían a un "soldado del pueblo" el espacio para alcanzar la estatura de 'Padre de la Patria' en una sociedad que afanosamente buscaba su madurez institucional dentro del marco que el ejercicio político otorga al capitalismo (aun, en una sociedad de desarrollo tardío).

Este soldado, a más de una década de lo que le deparaba la Historia, y mientras hacía de centinela "en el patio de la Academia", recibió la visita de su padre quien, "presuroso", fue a abrazarlo, recibiendo en cambio las palabras que proyectarían a Rafael Tomás Fernández Domínguez como un comprometido con la institución y con la patria:"Respetuosamente señor, las reglas me impiden dirigirle la palabra".

La respuesta dada a un coronel de prestigio e influencia en las esferas del poder dictatorial -y además, su progenitor- sería una sin precedentes en la historia de los institutos castrenses, que marcaría para siempre al hombre que había nacido bajo las luces de Duarte, Sánchez... Luperón:"... Todos tenemos nuestro destino marcado, y si el mío es morir por mi patria, es el destino más maravilloso que hombre alguno pueda tener... tengo el privilegio de haber aprendido a amar a mi pueblo de esta forma que solo yo sé... ".

En 1960 apresó a un marine estadounidense que orinaba en el Baluarte de El Conde, donde descansaban entonces los restos de los Padres de la Patria, JUan Pablo Duarte, Francisco del Rosario Sánchez y Ramón Matías Mella, porque no podía permitir semejante falta de respeto a los símbolos patrios

La expedición de junio de 1959, con la finalidad de derrocar la tiranía, encontró al "soldado del pueblo" convertido en teniente, a cargo de un pelotón que buscaba el lugar estratégico para enfrentar a los expedicionarios, desempeño que le habría permitido apreciar el coraje y la dignidad de esa juventud comprometida, que define como una en la que sus "hombres tienen un valor que raya en la temeridad y nos avergüenza su arrojo y su pericia en todas sus acciones".

Esta experiencia -que abría paso a la duda- tiene que haber planteado serias contradicciones en la mente de Rafael Fernández Domíguez a la hora de evaluar sus obligaciones y las "características" del régimen al que servía. La pregunta: "¿Vas a ver esa mierda?" -que hace a un compañero-, en alusión a la ejecución de los prisioneros, es una muestra del dolor que lo agobiaba y, por consiguiente, del grado de conciencia que iba adquiriendo. Este episodio influiría decisivamente en un hecho que se daría seis años después y que culminaría con su muerte.

No permitió el irrespeto a los símbolos patrios

La figura del "soldado del pueblo" -de dignidad, honestidad y decoro- encuentra sustancia para que se acreciente su patriotismo cuando, siendo capitán, en 1960, y frente al abominable acto que acontecía en el "Baluarte del Conde, lugar donde estaban los restos de Duarte, Sánchez y Mella" -un marino norteamericano se orinaba sobre el monumento-, detenía el vehículo en que transitaba y hacía presos al marino que ejecutó la acción y a dos más que lo acompañaban, indignado porque "no se podía permitir que un soldado extranjero viniera a irrespetar nuestros monumentos".

Este acontecimiento, sin magnitud relevante pero con extraordinario significado, engrandecía su compromiso con la soberanía de la patria, lo que, junto a otras virtudes que florecían en su transparente y ejemplar vida, lo elevaban al nivel supremo que alcanzan los hombres cuando la Historia le tiene reservado el gran momento para la prueba definitiva.

Muerto Trujillo, pasó a ostentar el rango de mayor de la Aviación Militar Dominicana y, además, le fue ofrecida una alta posición en el servicio de inteligencia, que rechazaría -primero, porque se contraponía con su formación honesta, digna y solidaria y, segundo, por la degradación a la que tendría que someterse de tener que fungir como confidente y criminal-, ante Ramfis, hijo del dictador, asumiendo un elevado riesgo que comprometía su vida y la de su familia, pero que coadyuvaba en su formación integral que día a día lo aproximaba a la figura cimera que alcanzan los predestinados: la de prócer.

Su papel durante el gobierno provisional

El "soldado del pueblo" "no sospechaba que muy pronto pondría a prueba su liderazgo". El gobierno de Joaquín Balaguer enfrentaba constantes protestas y una huelga que buscaba su renuncia, que culminó el primero de enero de 1962 con la formación de un Consejo de Estado presidido por él (otros cinco miembros lo componían).

Los hechos que suscitaron los violentos cambios dieron inicio el 16 de enero cuando una patrulla del ejército disparó contra la multitud que acompañaba a los dirigentes de la Unión Cívica Nacional, ocasionando varios muertos y heridos y la reactivación de las protestas que pedían las renuncias de Balaguer y de Pedro Rafael Rodríguez Echavarría -secretario de las Fuerzas Armadas-, quien apresó y mantuvo en cautiverio (en el Club de Oficiales de la base aérea de San Isidro) a tres miembros del Consejo de Estado, e instaló una junta Cívico-Militar que apenas duraría horas.

El Dr. Balaguer buscó asilo en la Nunciatura Apostólica y el país tuvo que soportar de nuevo otra violación al orden constitucional, que daría inicio a los acontecimientos que la Historia le tenía reservada a Rafael Tomás Fernández Domínguez, cuando el 18 de enero hizo preso al secretario de las Fuerzas Armadas por haber incurrido en "franca violación a las disposiciones constitucionales", actitud valiente y decidida que lo pondría en consonancia con el compromiso que las Fuerzas Armadas deben exhibir: honestidad, respeto a la institucionalidad, integridad, defensa de la soberanía, dignidad y garantías para que el pueblo ejerza sus derechos y cumpla con sus deberes.

Muy pronto el país celebraría elecciones, de las que saldría airoso Juan Bosch, el más ilustre de los dominicanos del siglo XX quien, dos meses antes de los comicios, había establecido contacto por primera vez con el ahora "soldado del pueblo y militar de la libertad".

Su honestidad impresionó a Juan Bosch

Producto de este primer encuentro surge el testimonio mediante el cual Bosch lo describe como "el dominicano que más me había impresionado después de mi vuelta al país. Me impresionó su integridad, su firmeza, que se veía a simple vista como si aquel joven militar llevara por dentro un manantial de luz".

No se equivocaba el autor de "Trujillo: causas de una tiranía sin ejemplo": el comportamiento asumido por Rafael Fernández Domínguez, siendo teniente coronel y director de la Academia Militar Batalla de las Carreras -ante un hecho que se había convertido en "costumbre" con la llegada de un nuevo director-, no había sido, ni es, el usual en una sociedad en la que los militares han sido los eternos amos y señores.

El encargado de mesa del comedor de los cadetes había dejado en la cocina de su casa "arroz, habichuelas, azúcar, aceite y otros alimentos" que, al ser encontrados por el "teniente coronel", arrancaron de su interior la ira con la que reaccionan los hombres honestos cuando se encuentran ante tan serviles e indecorosas acciones.

La integridad de Rafael Fernández Domínguez lo llevó, instintivamente, a rechazar un presente cuyo valor real provenía de los dineros del pueblo. Además de regresarlo, "el teniente responsable de llevar los alimentos fue sancionado con diez días de arresto... ".

En un país acostumbrado a regirse por las malas acciones -fuentes históricas de las riquezas de los militares y los funcionarios-, una conducta permanente como la exhibida por el "soldado del pueblo y militar de la libertad" genera conflictos de intereses muy marcados... muy enconados. La moralidad, la rectitud y el compromiso nunca han sido los atributos de la clase oligárquica dominante.

Juan Bosch desde el gobierno, y Fernández Domínguez desde las Fuerzas Armadas, en un momento estelar de la vida dominicana, marcharon al mismo paso en carreras paralelas: ambos en busca de un país de leyes e instituciones y, a la vez, combatidos por las mismas fuerzas que doblegan y saquean al pueblo.

Contra los conspiradores

Los planes de golpe de Estado a Juan Bosch marchaban al mismo nivel que los de los oficiales superiores para sacar de circulación al "coronel", quien sería enviado, junto a Héctor Lachapelle Díaz, a visitar "las academias militares de Brasil, Argentina, Chile y Venezuela", con el único objetivo de trabajar libremente en el rompimiento del orden constitucional que los dominicanos se habían arrogado en un proceso de selección "que hace de la democracia el sistema idóneo de gobierno".

En alocución al país, tres días después de una reunión con la plana mayor de San Isidro, y ante los insistentes rumores de golpe de Estado por la no persecución de los comunistas -"cierto sector político", como le llamaban los gorilas- le informaba Juan Bosch a los dominicanos las palabras con las que se había dirigido a los golpistas: "Nosotros no hemos vuelto a nuestro país a perseguir. Nosotros somos afirmativos, no negativos. Pero en última instancia, si las Fuerzas Armadas persisten en eso, búsquense otro que gobierne, porque yo no estoy dispuesto a encabezar una dictadura total o parcial en la República Dominicana". La información sobre la conspiración le había sido suministrada al presidente por Rafael Fernández Domínguez, en una visita que cursara a su casa y que hacía de la misma un hecho sin precedentes: mientras los golpistas se empeñaban en subvertir el orden constitucional, el coronel Fernández Domínguez -junto a un grupo de oficiales comprometidos- se mantuvo al lado de la institucionalidad, preparando planes para contrarrestar cualquier acción, aun a cambio de su vida y de la de sus compañeros, oficiales "decididos y de principios claros".

El golpe de estado se consumó el 25 de septiembre de 1963, apenas tres días después del coronel Rafael Fernández Domínguez haber retornado al país, junto a Héctor Lachapelle Díaz y otros oficiales comprometidos con el movimiento. El mismo no fue un producto exclusivo de San Isidro: Kennedy y la CIA fueron protagonistas de primer orden al patrocinar una guerrilla, en suelo dominicano, contra el gobierno haitiano, sin que lo supiera el jefe del Estado dominicano.

Al Bosch exigir una investigación a la Organización de Estados Americanos -el 23 de septiembre-, comprometía de manera contundente la imagen de los Estados Unidos, los que, "de haber ordenado la ejecución de una violación tan escandalosa de las normas que gobiernan las relaciones entre los Estados y sus jefes", se verían envueltos en un escándalo del que "iba a salir muy mal parado el prestigio de John F. Kennedy". Para salvarlo, se derrocaría el legítimo gobierno que el país se había dado por voluntad mayoritaria del pueblo dominicano, hecho que conduciría a eventos de igual o mayor trascendencia.

El día 24 en la noche Juan Bosch habló con el coronel Fernández Domínguez y le informó lo que estaba sucediendo. Le pedía, mientras se dirigía al Palacio Nacional, que movilizara los oficiales en los que él confiaba, "que no iba a ir a ningún otro sitio, que no me asilaría en ninguna embajada, que en el Palacio Nacional estaría, vivo o muerto, esperando que él actuara".

Pero todo ocurrió con demasiada prisa. A las dos de la madrugada estaba consumado el golpe, para el que se habían conjugado ciertas coincidencias:

1.- El regreso al país, tres días antes, del coronel Fernández Domínguez, quien había sido "enviado a conocer nuevas técnicas militares" en algunos países de América del Sur (mientras estuviese fuera, la oligarquía criolla y la CIA podían tomarse su tiempo en la planificación del crimen que se cometería contra la nación; con su presencia, se aceleraba el mismo);

2.- La invasión abierta a Haití, desde territorio dominicano, por parte de León Cantave y los guerrilleros que lo acompañaban, quienes venían operando en territorio dominicano desde finales de mayo de 1963 sin el consentimiento de Juan Bosch, presidente de la República y Comandante en jefe de las Fuerzas Armadas.

3.- La foto del exgeneral haitiano que el periódico El Caribe hizo pública -primera que aludía sus incursiones-, tomada cuando descendía de un avión militar dominicano, que sirvió al profesor Bosch para hacer la siguiente deducción: "cuando vi a aquel hombre tan bien vestido, con dos maletines en la mano, me di cuenta inmediatamente de que él había partido hacia Haití desde territorio dominicano... En ese momento me di cuenta de que se me había estado engañando... ".

4.-El cable o la llamada telefónica del ministro Héctor García Godoy al embajador dominicano ante la OEA, el 24 en la noche, que "fue lo que determinó el golpe de Estado... ". La Embajada americana en el país, que intercepta todas las comunicaciones, conoció por esta vía el contenido de la conversación, y optó por implementar el plan que venía elaborando con los gorilas dominicanos.

Muy poco tiempo llevaba en el país el coronel Rafael Tomás Fernández Domínguez; por tanto, cuanto más rápido se violentara la Constitución, menos oportunidad había para planificar y organizar acción alguna con los pocos militares confiables y, de esta forma, poder impedir la materialización del golpe de Estado.

"Señor presidente: estamos listos para asaltar el Palacio Nacional. Somos doce oficiales nada más, pero cumpliremos con nuestro deber. Pedimos, sin embargo, que se le informe al Partido Revolucionario Dominicano a fin de que desate una huelga general". Estas palabras -en el contexto real- indican, con mucha claridad, que la premura no había permitido incrementar el número de contactos; aun así, el coronel Fernández Domínguez se ofreció, con otros doce héroes, a defender la constitucionalidad, en un gesto que lo elevaría por encima de los hombres comunes.

Por eso envió al presidente Bosch esas hermosas palabras que la Historia tendrá que preservar para siempre, que les fueron entregadas por la esposa del ministro Silvestre Alba de Moya en las primeras horas de la mañana del 25 de septiembre... pero ya el presidente estaba preso.

Antes de su partida a Madrid -el 9 de octubre de 1963- como agregado militar de la Embajada dominicana, el "soldado del pueblo y militar de la libertad" había establecido contacto con José Rafael Molina Ureña y, por su vía, con el profesor Juan Bosch, quien, desde Puerto Rico, le sugiere el acercamiento con otros militares jóvenes. En España involucra al cura Marcial Silva (para neutralizar el calificativo de comunista) y al ingeniero Caonabo Javier Castillo (líder ideológico del Partido Revolucionario Social Cristiano).

Convence a Cucho Fernández quien, en viaje de tres días que hiciera el coronel a Santo Domingo -en diciembre de 1964, antes de trasladarse a Chile, donde había sido transferido-, había fungido de enlace para la reunión cumbre con el coronel Francisco Alberto Caamaño Deñó, de la que saldría fielmente comprometido con el movimiento constitucionalista. Además, mantiene un constante cruce de cartas con el profesor Bosch, a quien visita con anterioridad al viaje a Santo Domingo y a su retorno a Puerto Rico, en escala de varios días, antes de su salida para Chile.

En el exilio con la meta de regresar a defender la patria

Durante 19 meses -tiempo no prefijado, y sí alcanzado por los tropiezos que se presentaron en fechas anteriores para el inicio de la gesta-, Juan Bosch y el coronel Fernández Domínguez estuvieron planificando el retorno a la Constitución de 1963, tanto en Santo Domingo como en San Juan (Puerto Rico), Santiago (Chile), Caracas (Venezuela) y Madrid (España). Reuniones, contactos, búsqueda de adhesión y recursos, logística, propaganda, y un sinnúmero de otras actividades -la mayoría bajo sacrificios inimaginables y dentro de niveles insospechables de riesgo-, definieron el liderazgo de cada uno: Bosch como jefe Político, y "el soldado del pueblo y militar de la libertad" como jefe Militar, categoría que alcanzaría el coronel Miguel Ángel Hernando Ramírez -recomendado a Juan Bosch como ministro de la Fuerzas Armadas en diciembre de 1962 por el más grande defensor de la institucionalidad que ha conocido la República Dominicana- y luego Francisco Alberto Caamaño Deñó, al encontrar "El día de La Libertad" a Fernández Domínguez en Chile.

Sobre el coronel Caamaño, Fernández Domínguez le había comunicado a Juan Bosch, en diciembre de 1964, que "tenía dos condiciones que él podía garantizar: su lealtad a cualquiera causa a la que se uniera y un valor que no reconocía límites".

Estas, con el tiempo, se convertirían en palabras proféticas: la Revolución de Abril de 1965 y la guerrilla que encabezó en febrero de 1973 -al mando de un reducido grupo de heroicos combatientes- con la finalidad de revertir el estado de cosas por las que atravesaba el pueblo dominicano, le hacen merecedor de los más grandes reconocimientos que la Historia depara a los grandes hombres, y que los pueblos, en agradecimiento a jornadas y compromisos tan extraordinarios, deben honrar con los más altos honores.

El 26 de abril llega a Puerto Rico el coronel Rafael Fernández Domínguez, y no es hasta el 13 de mayo que logra pisar la tierra por la que ofrendaría su vida -la misma que debe reconocerle como uno de sus grandes próceres-, "usando las armas del enemigo", explicación que recibe de Juan Bosch al enterarse que podrá viajar a la República Dominicana en un avión de las mismas fuerzas interventoras que pisoteaban el país.

Su muerte

Después de casi toda una vida de institucionalidad, responsabilidad, constancia, compromiso, patriotismo, planificación y liderazgo, el "soldado del pueblo y militar de la libertad" tenía que agotar una faceta que, a su entender, era necesaria ante el ejemplo y sacrificio ofrecido por sus compañeros: entrar en acción como habían hecho todos, cuando la Historia no le exigía tal requisito para recibirle como un gigante.

En su empeño, organizó una de las acciones más riesgosas y controvertidas que enfrentaría el movimiento constitucionalista: la toma del símbolo del poder político -el Palacio Nacional-, decisión que compartió con Juan Miguel Román, principal dirigente del 14 de Junio, agrupación que había tomado su nombre de la expedición de 1959, aquella que "abría paso a la duda" y por la que el teniente coronel Rafael Fernández Domínguez se había expresado con admiración al señalar que esos "hombres tienen un valor que raya en la temeridad y nos avergüenza su arrojo y su pericia en todas sus acciones"(Habíamos dicho que los sentimientos que lo embargaron mientras combatía a los expedicionarios influirían decisivamente en el hecho que culminaría con su muerte).

Juan Miguel Román, líder del Movimiento Revolucionario 14 de Junio, compañero entrañable de Manuel Aurelio Tavárez Justo -con quien combatió en el alzamiento guerrillero del 1963 al frente del comando Gregorio Luperón-, estableció una amistad muy cercana con el coronel Fernández Domínguez en los días previos al acontecimiento que acabó con sus vidas y las de otros gloriosos combatientes: haitianos, el italiano Ilio Capocci -entrenador de los hombres ranas-, Euclides Morillo -también miembro del 14 de Junio y guerrillero del alzamiento del 1963-, y otros.

Una vida íntegra de compromiso con su pueblo

La vida del coronel Rafael Tomás Fernández Domínguez ha sido íntegra, transparente, impecable... ha sido una sin manchas en todas las facetas de su vida. La descripción de sus epopeyas está descrita en este ensayo; lo que no puede contener el mismo son las palabras de agradecimiento y reconocimiento a su grandeza... no las encontramos. Ningún dominicano ha dado tanto de sí para lograr la institucionalidad de las Fuerzas Armadas -el monstruo de mil cabezas que ha destrozado históricamente el desarrollo natural de la sociedad dominicana- como lo ha hecho "el soldado del pueblo y el militar de la libertad". La gesta de abril de 1965 es su obra, como también lo es el retorno al orden constitucional que propició y ejecutó el 18 de enero de 1962. Dispuesto estuvo siempre... comprometido también. Vivió por, y para su patria.

La lucha del pueblo dominicano, de los militares constitucionalistas, de dirigentes políticos, de médicos, de ingenieros, de abogados, en fin, la lucha de toda la nación contra las tropas invasoras yanquis, que mancillaron el honor y la soberanía, es la más grandiosa obra que nos legó "el soldado del pueblo y el militar de la libertad", obra que hizo posible que el pueblo dominicano se creciera hasta "la cima de la dignidad, del valor y del coraje": el coronel Rafael Fernández Domínguez fue el artífice que unió todas las piezas que se requerían para combatir al ejército más poderoso del mundo y lograr la reivindicación del honor y la soberanía.

Duarte, Sánchez, Mella y Luperón, nuestros baluartes supremos, fueron de carne y hueso, no dioses. La distancia hace que los veamos inalcanzables, que los veamos como seres superiores, y las gestas que se nos presentan en vida, con héroes y villanos, son las mismas que el tiempo ha engrandecido; no esperemos que nuestros grandes hombres -aquellos con los que, por gracia divina, hemos podido coincidir en el tiempo-, escapen de nuestras manos.

Ahora, y con el convencido conocimiento de la grandeza que adorna al coronel Rafael Fernández Domínguez, reconozcamos sus excepcionales virtudes y hagamos de él un prócer; ¡llevemos sus restos inmortales al Panteón Nacional!

A Manolo y sus compañeros caídos en Las Manaclas

A Manolo y sus compañeros caídos en Las Manaclas






Bajo el frescor turgente de los pinos
allá donde el relieve es cordillera,
la Patria anduvo en pie con su bandera,
decidida a labrarse sus destinos.

Nunca fue más azul la cordillera
que en esos días de cúspide y de gloria;
la Dignidad pactaba con la Historia
y el Porvenir cantaba en la Trinchera.

La Patria estaba entonces secuestrada
y un aire funeral la circuía.
Ceniza era el amor, ceniza fría;
el sueño una paloma mutilada.

La espalda ciudadana soportaba
el látigo verdugo restallante,
mas nunca se humilló, pues militante
a los tres mosqueteros desafiaba.

Mientras la corrupción, la estafa, el dolo
jugaban ajedrez en la alta esfera,
escalando la agreste cordillera
basta ya, dijo un hombre: era Manolo.

Allá en el bosque verde-azul y denso,
lejos de la impudicia y la patraña,
nuestro héroe fundó su noble hazaña,
y con ella su nombre se hizo inmenso.

Pero pronto los núcleos opresores
la fuerza de su encono desataron,
y allá en el campo azul estrangularon
sueños de libertades y esplendores.

La soldadesca anduvo tras su busca,
con saña y con furor los hostigaron;
una vez más los bárbaros triunfaron:
la muerte apareció soberbia y brusca.

Más arriba del Ámina escarpado,
que de rumores llena los senderos,
acabaron los buenos guerrilleros
la epopeya de luz que he reseñado.

Vidas en plenitud fueron segadas,
en caballo de plomo entró la muerte
a consumar su oficio; carne inerte
fue la ecuación final: vidas truncadas.

Más no murieron no los paladines
que con sangre de sueños abonaron
la tierra que otros tantos pisotearon,
sus nombres llenan ya nuestros confines.

Hijos del pueblo, ardieron en la hoguera,
y allí prestos entraron en la historia.
¡Que no perezca nunca la memoria
de esta gesta inmortal, de esta trinchera!

Patricio García P.

Manolo en Las Manaclas


Manolo en Las Manaclas
Manolo en Las Manaclas

ampliar foto

Manolo Tavárez Justo

NOTICIAS RELACIONADAS

A Manolo y sus compañeros caídos en Las Manaclas
MPD recuerda levantamiento de Manolo en Las Manaclas

Amable Grullón | ACTUALIZADO 28.11.2011 - 10:45 pm



reducir letras
El 25 de noviembre pasado, se conmemoró el 48 aniversario del levantamiento de Manolo Tavárez Justo y los combatientes del Movimiento Revolucionarios 14 de Junio.
Una acción desesperada, fruto del momento histórico del país, donde los dominicanos perdimos a uno de nuestros grandes hombres.
Las sed de sangre de los trujillistas que habían consumado ya el 25 de septiembre de 1963 el golpe de Estado a Juan Bosch para revertir el proceso democrático no perdieron la oportunidad de dar un ejemplo de lo que podía pasar a todo el que lo desafiara.
La insurreccionaron de Manolo Tavárez Justo fue ahogada en sangre en las montañas de Las Manaclas, San José de Las Matas, los demás frentes guerrilleros en otras zonas del país.

Las Manaclas en la rebeldía

Lejos de lo que pensaron los golpistas que asesinando a Manolo y la mayoría de los guerrilleros del 1963 sofocarían la rebeldía y la decisión del pueblo dominicano, la indignación dejada por la muerte de Manolo no hizo más que avivar la rebeldía.
El levantamiento guerrillero de Las Manaclas en noviembre de 1963, fue una acción revolucionaria desperada que fue derrotada militarmente, pero los hechos sociales y políticos tienen consecuencias e impacto que van más allá y es ahí donde se convirtió en una gran victoria política.
La reacción en el seno del pueblo, de las Fuerzas Armadas y en las fuerzas políticas avanzada fue clara, había que salir del régimen criminal para lo cual se vaciló ni un momento hasta que finalmente se consumó en abril 1965.
La muerte de Juan Miguel Román, junto al Coronel Rafael Tomás Fernández Domínguez y el italiano Illio Capocci, entrenador de los Hombres Ranas, durante el intento de toma del Palacio Nacional refleja como la muerte de Manolo Tavárez Justo hacía un año y cuatro meses impactó a todos los sectores de la sociedad dominicana. Juan Miguel Román era el hombre que había quedado frente al Movimiento 14 de Junio tras el asesinato de Manolo y era el jefe de los comando de esa organización en la guerra.
Los compañeros de Monolo Tavárez Justo y los combatientes asesinados en el levantamiento de un año y cuatro meses atrás se levantaron de nuevo con todo el coraje que exigía el momento.
Es decir que el ejemplo lucha y rebeldía popular de prevaleció en los comandos que se organizaron en mantener vivo el ejemplo de valor y sacrificio de Manolo y sus compañeros.
Prevaleció en los jóvenes oficiales que se negaban a aceptar ese Estado criminal y corrupto que representaba el retroceso y el oscurantismo del neotrujillismo impulsado por sectores de la cúpula militar, empresarial y la jerarquía católica.
Casi medio siglo después, la República Dominicana sigue llorando a Manolo Tavárez Justo en Las Manaclas y en cada rincón del país. En su Montecristi natal, los hombres y mujeres de su generación guardan sus retratos y afiches como símbolo de del coraje de Manolo Tavárez Justo para desafiar la dictadura, el retroceso, las injusticia y toda la maquinaria de miseria, sangre e injusticia que intentaron perpetuar los trujillistas.
Una herencia maldita que todavía nos acosa y la que Manolo trató de cortar en su momento conciente de que si bien Trujillo había sido ajusticiado la impunidad garantizó la continuidad del aparato criminal que lo sustentó.

jueves, 1 de diciembre de 2011

Las preguntas que nos toca hacernos hoy

http://diariolibre.com.do/opinion/2011/11/30/i315006_index.html

En directo -
Las preguntas que nos toca hacernos hoy

En el Centro de los Héroes, en la Avenida Enrique Jiménez Moya, en tan sólo un aproximado de 100 metros se esculpen tres monumentos que no solamente marcan una de las etapas más limpias y más rotundas en nuestra búsqueda por la libertad, por la democracia de nuestro pueblo, sino que también en lo personal, estas estatuas me hacen transitar demasiado vívidamente por MI propia historia.

Primero me encuentro con el abuelo de mis dos hijos, José Horacio Rodríguez, en el monumento a los mártires del 14 de Junio. En seguida me reciben mi madre y mis tías, las Mariposas, y al final de ese pequeño periplo está mi padre.

Manolo quería estar al lado de su Minerva en vida, quería vivir su vida a su lado y pidió como único deseo personal del que tengamos noticia que si lo mataban lo enterraran a su lado. En la historia y para la historia estarán juntos para siempre, como juntos están hoy sus restos en la Casa Museo. Ahora, vuelven a estar muy cerca: en estos escasos metros del Centro de los Héroes seguirán juntos en el bronce.

La paradoja -como decía no hace mucho- es que ese gran amor que los unió, del cual las cartas que se escribieron son testimonio, ese deseo manifiesto por ambos en sus correspondencias y en sus anecdotarios, por lo general ha sido ignorado por todos los que sobre ellos han escrito. Sin intención quizás, o por repetición cómoda de la ausencia casi total de la figura de Manolo en la novela de Julia Álvarez.

Ese es el libro que tengo pendiente publicar. Esa es la película que nadie se ha propuesto todavía filmar. El UNO que ellos fueron se lo merece. Y se lo merece el ardiente amor que encendió sus almas. Las cartas cuentan lo que de grande ese amor tuvo. Un amor que como el del Capitán Neruda tendrá fuerza en el tiempo "para quemar las manos que lo toquen".

En retrospectiva, miro hacia esa historia un poco desprendida de mi ejercicio político, como es natural. Para nosotros los políticos, tan esclavos de los análisis de coyuntura -que son la más reducida limitación temporal del conocer- la historia con frecuencia está a nuestras espaldas.

Pero al develar la estatua de Manolo Tavárez Justo, mi padre, tengo que ir hacia atrás, bien atrás hacia la invasión libertaria del 14 de junio de 1959: cuando nuestro país vivía los tiempos más difíciles y aquellos ciento noventa y ocho dominicanos a quienes nuestro pueblo ha bautizado como la "Raza inmortal", llegaron a nuestras montañas para derrocar al tirano, a luchar por la libertad y a tratar de construir un país mejor para los dominicanos de entonces, para nosotros los de ahora, y para los que aún no han nacido. Fueron apresados, torturados con crueldad y vileza y finalmente fusilados casi todos.

Pocos meses después, desafiando abismos, inspirados en los objetivos, las metas y los programas de aquellos héroes, también juntos en ese UNO que trascendería sus muertes, Manolo y Minerva fueron figuras protagónicas junto a cientos de otros dominicanos y dominicanas que fundaron el movimiento revolucionario que recogió aquella bandera libertaria y democrática.

A sólo unos días de haber develado las estatuas de las muchachas, y en el momento en que hacemos lo mismo con la de Manolo, regreso de ese viaje a la historia de mis padres, que es también el viaje hacia el punto de partida de la democracia dominicana, consciente de que nuestro presente tiene aún pendientes muchas deudas con la democracia por la que seguimos resistiendo y luchando. Muchas preguntas cuyas respuestas son cada vez en más urgentes para el presente, para lo que somos.

Reflexionando sobre el famoso discurso de mi padre, en el que afirmó:

"¡...Óiganlo bien, señores de la reacción, óiganlo enemigos del pueblo, enemigos del progreso: si imposibilitan la lucha pacífica del pueblo, el 14 de Junio sabe muy bien donde están las escarpadas montañas de Quisqueya y a ellas iremos, y en ellas mantendremos encendida la antorcha de la libertad, de la justicia, el espíritu de la revolución, porque no nos quedará entonces otra alternativa que la libertad o muerte".

Permítanme ante los desafíos y retos que tenemos como generación hoy, parafrasearlo y preguntarles, preguntarnos, desde la historia y desde la política: ¿Cuáles son hoy las escarpadas montañas de Quisqueya? ¿Qué significa en pleno siglo XXI ir hacia ellas, alcanzar sus cumbres?

Nos toca hacernos esa pregunta. Y nos corresponde a todos, entre todos, contestarla.

Si queremos encontrar el camino hacia ese futuro que desarrolle nuestras potencialidades como país, debemos beber de las fuentes en las que nacen las utopías que nos han dado origen, redescubrirlas, conocer cuáles fueron los anhelos de nuestros héroes y heroínas. En otras palabras, el presente nos conecta con un pasado que no podrá estar jamás ausente de lo que seremos mañana.

En el pico más alto de nuestra Cordillera Central hoy tenemos una nueva Carta Magna cuyos postulados requieren ser concretados. Para que tengan éxito, deberemos enterrar la vieja y nefasta idea de la Constitución como "un pedazo de papel". Ya en 1962 Manolo Tavárez Justo, señalaba que ese "extremado desdén a la autoridad constitucional" era "la principal amenaza a la estabilidad de un gobierno democrático y ordenado".

Por ello, en este presente que sueña un futuro mejor para todas y todos los que habitamos este país colocado en el mismo trayecto del sol, entiendo urgente que demos el paso definitivo e impostergable hacia el nacimiento de una verdadera cultura constitucional. No es posible el progreso sin la cultura de un único imperio: el del respeto a la Constitución y las leyes.

Vivimos en un país, en una sociedad, en la que no se exigen derechos, se piden favores. Y mientras no tengamos ciudadanos y ciudadanas convencidos de que tienen derechos, mientras no los hagamos valer, no hay libertad, ni Estado de Derecho posible.

Tenemos que confiar en las conquistas que alcanza nuestra democracia, fiscalizarlas, defenderlas y ayudarlas a evolucionar desde cualquier ámbito en que nos encontremos. No hay excusas. Para conseguirlo debemos también trabajar duro en nuestro sentido de la valía personal, en nuestro amor propio y nuestras pericias, en nuestras suficiencias a nivel individual y colectivo, base de la confianza como sociedad, como país.

El reconocimiento de nuestros avances y desafíos, de nuestras lealtades con los mejores intereses de la patria, debe ser la mejor herencia de estos héroes, a través de cuyas estatuas se reivindican nuestras luchas libertarias.

Palabras de Minou Tavárez Mirabal en el desvelamiento de la estatua de Manolo Tavárez Justo en el Centro de los Héroes

Los héroes asesinados en la Hacienda María


http://www.hoy.com.do/opiniones/2011/11/25/403276/Los-heroes-asesinados-en-la-Hacienda-Maria

Hoy/Wilson Morfe
25 Noviembre 2011, 10:04 PM
Los héroes asesinados en la Hacienda María

Héroes mayo de 1961 se mantienen vivos en nuestra memoria
Escrito por: José Antonio Martínez Rojas (bi2jh2o@tricom.net)

Hace cincuenta años fueron alevosamente asesinados los héroes que el 30 de mayo de 1961 liberaron al pueblo dominicano del tirano opresor que durante 31 años subyugó al país. En efecto, cayó abatido en medio de un tiroteo el dictador Rafael Leónidas Trujillo Molina. Parte de los involucrados en el complot, el general Juan Tomás Díaz y Antonio de la Maza, fueron interceptados y muertos frente a la antigua Ferretería Read en la avenida Bolívar esquina Julio Verne.

Los otros, habían sido apresados y enviados a la cárcel pública de La Victoria, desde donde el hijo de Trujillo, Ramfis, que era a la sazón jefe del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas, solicitó de manera artera que los seis conjurados, a saber: Modesto Díaz, Pedro Livio Cedeño, Roberto Pastoriza Neret, Huáscar Tejeda, Salvador Estrella Sadhalá y Luis Manuel Cáceres Michel (a) Tunti, fuesen llevados para un descenso al lugar donde había sido ajusticiado “El Jefe” en la autopista hacia San Cristóbal. Sin embargo, por una estratagema del Servicio Secreto, fueron desviados hacia la Hacienda María, en donde, Ramfis y sus adláteres, en estado de ebriedad, procedieron a una orgía de sangre masacrando a los indefensos patriotas y luego dispusieron de sus cadáveres ocultándolos en un lugar desconocido hasta ahora.

Los familiares y los representantes de los movimientos patrióticos que se dieron cita en la Hacienda María el día 18 del mes que discurre, han pedido a las autoridades que se castigue a los asesinos y también que se indague el paradero de los despojos para rendirle homenaje y darles sepultura como héroes de la Patria. Se quejaba el hijo de Huáscar Tejeda: “que la culpa de que estos crímenes estén impunes recae sobre toda la sociedad, debido a que los asesinos de los ajusticiadores en algún momento salieron del país y regresaron a vivir como si nada hubiera pasado”. Entonces nos preguntamos ¿Y dónde estaban estos parientes que no hicieron nada para su detención o apresamiento? Es más fácil culpar a la sociedad que hacerse el mea culpa y dejar, por ejemplo, que Luis José León Estévez (a) Pechito, antiguo esposo de Angelita, la hermana de Ramfis, quién participó en la masacre de los héroes, se suicidara después que el remordimiento lo llevara a tomar esa fatal decisión. Ese señor, volvió y se casó con su antigua novia; además sirvió de diácono en la iglesia de Arroyo Hondo con el padre Marcial Silva y ninguno de los dolientes le cuestionó para saber en dónde fueron enterrados los restos de los mártires.

¿Quiénes a ciencia cierta se saben que participaron o sabían quienes accionaron? Dante Minervino, quien era el comandante de La Victoria. José Alfonso León Estévez, hermano de Pechito. El sargento Pedro Julio Vizcaíno, del servicio secreto y uno de los custodios que llevó a los prisioneros a la Hacienda María. El coronel Juan Disla Abreu y Gilberto Sánchez Rubirosa, hermano del general Tunti Sánchez Rubirosa, a quien los hermanos D’Alessandro, no obstante el régimen haberle matado al hermano menor Aldo, introdujeron al país desde España. Otro testigo de primera mano que murió en su cama fue Alicinio Peña Rivera, quien para limpiar a los otros participantes declaró que sólo Ramfis había matado a los seis detenidos.

Creemos que es muy tarde y que ha transcurrido medio siglo, para que ahora, la Federación de Fundaciones Patrióticas; la Fundación Héroes del 30 de Mayo; la Comisión Permanente de Efemérides Patrias (CPEP); el Museo Memorial de la Resistencia y los familiares de los caídos, pidan el castigo de los asesinos. Estas acciones se debieron llevar a cabo cuando la mayoría de los participantes estaban vivos, hoy, ni siquiera se sabe cuántos testigos oculares quedan y si acaso alguno vive esté dispuesto a testimoniar. Estos héroes, al parecer, quedarán insepultos para siempre, pero vivos en nuestra memoria.