Páginas vistas en total

miércoles, 30 de junio de 2010

La devaluación de mi voto

La devaluación de mi voto


|
felipe@lora.org




Me acuerdo de aquella época cuando el voto valía algo.
Votaba para que se acabaran los crímenes y los asesinatos.

Votaba para que terminara la dictadura, la represión, las redadas policiales y las bandas par-militares.

Mi voto valía. Tenia el peso de una población que quería justicia para los corruptos y los traficantes de influencias. Votaba para terminar el desempleo y el destierro, forzado por la pobreza, de mis hermanos.

Votaba porque en aquella época el voto tenía el valor de la esperanza. Esperanza que energizaba la población en contra de los que, en cada elección tenía que agigantar el fraude para mantenerse en el poder.

Votaba para acabar con los barrios marginados, con el analfabetismo y con el subempleo.

Quería que terminara el endeudamiento externo, la producción en masa de bonos y la devaluación de nuestra moneda. Sí, por eso votaba.

Votaba para que se acabaran los apagones, las carreteras y calles deterioradas, el racismo y la marginación de la mujer en puestos gubernamentales.

Votaba porque mi voto valía. Mi voto exigía salud, educación, empleos, seguridad social y económica para toda la población.

Pero principalmente votaba para que se terminara la venta del país al mejor postor, para que terminara la venta de la nación para cubrir los gastos de ineptos políticos.

Pero ahora, ¿Por qué votar? ¿Por cual partido?

El país ya se dio el lujo de experimentar, llevando al poder las “principales” corrientes partidistas que existen en nuestra nación, y hoy, ni siquiera los que gozaron o gozan del poder se atreven a decir que: ¡Por fin se acabaron!

No más Bonos Soberanos, no más abultamiento de la nómina del estado, no más incremento en la deuda externa o la deuda interna.

¿Quien puede decir que ya nadie se larga del país, que se eliminaron los apagones, al alza de los precios de primera necesidad y analfabetismo?

¿Quienes dicen que se acabaron los crímenes, los defalco de los dineros de estado, las calles destartaladas y los policías atracadores?

Nadie puede decir que se erradicó el lavado de dinero, el desempleo, la incertidumbre, la delincuencia juvenil y la violencia doméstica.

¿Quien se atreve a decir que ya no existen empleados ineptos en el gobierno, ni jueces que vendan sentencias, que ya no existe el tráfico de influencia?

Y sobre todo, ¿quien puede asegurar que ya “la guardia” lee como se debe, pues la educación ha sido la prioridad de esos gobiernos?

Hoy, al igual que mi otrora valioso peso, mi voto no me vale nada.

Sin embargo, a los que se encargaron de devaluarlo, le puede ayudar a “legalizar” su forma de usar el poder. Es por eso que hay quienes se dedican a obligarme a votar.

Felipe Lora

29 de Junio del 2010.

A 51 años del desembarco y más

http://www.educando.edu.do/Portal.
Base/Web/VerContenido.aspx?ID=111416

A 51 años del desembarco y más
Este 14 de junio se cumplen 51 años de que un grupo de dominicanos exiliados desembarcaran en los pueblos de Constanza, Maimón, y Estero Hondo para derrocar la dictadura de Trujillo.

La agrupación política 14 de junio llamado años más tarde 1j4, fue un movimiento dominicano clandestino de oposición a la dictadura de Rafael Leónidas Trujillo con orientación izquierdista que llegó a cubrir casi todo el territorio nacional, con unos 6,000 comprometidos de todos los sectores sociales
Origen del nombre

El 14 de junio de 1959, tropas del Movimiento de Liberación Dominicana, un grupo de dominicanos exiliados que después de un periodo de tiempo reuniendo fondos, equipos y personas se encuentran en cuba para entrenarse en guerra de guerrillas apoyados por Fidel Castro, desembarcan en los pueblos de Constanza, Maimón, y Estero Hondo bajo la dirección del Comandante Enrique Jiménez Moya.

El esfuerzo para derrocar la tiranía fue derrotada desde el punto de vista militar por el ejército y la fuerza aérea de Trujillo, pero logró plantar la semilla de rebelión en el pueblo dominicano.

Este hecho fue la inspiración para el nombre de un grupo político organizado para la resistencia interna: El Movimiento 14 de Junio, llamado en la clandestinidad 1j4. Manolo Tavares Justo era el presidente del grupo. Un hombre llamado Pipe Faxa era su secretario general, y Leandro Guzmán era el tesorero. Poco tiempo después de la fallida invasión, el Movimiento de Liberación Dominicana organizó otras conspiraciones, las cuales continuaron en los años 60.

Partido Político

En 1960 se inician las conversaciones para establecer un movimiento que agrupara y consolidara todos los espacios antitrujillistas que existían. Y en efecto, en el último encuentro para tratar ese tema, realizado en Valverde Mao, se decidió fundar una "Organización Revolucionaria" de nombre Movimiento Revolucionario 14 de Junio, "en homenaje a los Héroes de la Gesta de Constanza, Maimón y Estero Hondo", de quienes adoptaron también el "Programa Mínimo".

Sin embargo, el primer intento de formar este movimiento fue sofocado muy pronto. En enero de 1960 los agentes del Servicio de Inteligencia Militar (SIM), salieron a detener las acciones de esta agrupación, asesinando y torturando a sus integrantes.

La mayoría de estos jóvenes fue a parar a la "40", donde el dolor era la norma y la noche interminable. El mismo Manolo fue a parar a ese recinto hasta que fue trasladado a la Cárcel de Puerto Plata.

Trasladar a Manolo a Puerto Plata, tenía el objetivo de obligar a las Hermanas Mirabal, casadas dos con los presos, a viajar continuamente a aquella ciudad, y a utilizar la peligrosa carretera tramontana. Esto sirvió para que el régimen fraguara su más horrendo crimen.

Las tres hermanas fueron asesinadas mientras regresaban de Puerto Plata, en un lugar llamado "La Cumbre", donde hoy existe una escuela que lleva su nombre. Con este crimen la dictadura aceleraba su decadencia.

La cruel represión desatada contra los miembros del 14 de junio produjo un sentimiento de indignación generalizada en la población dominicana aumentando significativamente los niveles de descontento ya existentes contra el régimen.

El 8 de julio anuncia su salida a la luz pública y su organización como partido, el 30 de junio de 1960 se organiza la asamblea constitutiva con delegados de todo el país. Como miembros de la directiva estaban: Leandro Guzmán, José A. Fernandéz Caminero, Félix Germán, Luis Álvarez Pereyra, Ramón Isidoro Imbert R. (Moncho), Miguel Ángel Mitra y Vinicio Echavarria.

Otros miembros de la directiva eran: Ramiro Alfredo Manzano Bonilla, Rafael Alburquerque, Asela Morell Peréz, Manuel Baquero Ricart, Manuel Aurelio Tavárez Justo (Presidente) y Minerva Argentina Mirabal (única mujer del grupo a su inicio).

Las acciones del IJ4 en 1963

El Movimiento Revolucionario “14 de junio”, se convirtió en la tercera fuerza política de entonces y la principal organización anti-imperialista, a través de su líder, Manuel Aurelio Tavárez Justo se había alertado al presidente Juan Bosh sobre la posibilidad de un golpe de Estado en su contra apoyado por la Iglesia, la Burguesía, el Alto Mando Militar y la Embajada de Estados Unidos.

En una concentración en la puerta de El Conde en Santo Domingo, afirmó ¡¡ "Óiganlo señores de la reacción, si imposibilitan la lucha pacífica del pueblo, el "14 de junio" sabe muy bien donde están las escarpadas montañas de Quisqueya; y a ellas…a ellas iremos, siguiendo el ejemplo y para realizar la obra de los Héroes de junio de 1959, y en ellas mantendremos encendida la antorcha de la libertad, el espíritu de la Revolución….porque no nos quedará, entonces, otra alternativa, que la de Libertad o Muerte"!!

Tras el golpe de Estado, el 25 de septiembre de 1963, e instalado el gobierno de los golpistas presidido por Tavárez Espaillat, y más tarde por Donald Reíd Cabral, el Movimiento Revolucionario “14 de junio”, cónsono con la orientación de su líder, dio inicio, la noche del 28 de noviembre, a una insurrección, con seis (6) frentes guerrilleros, que tenía como propósito el retorno al orden institucional y la reposición de la Constitución del 63.

En el más importante de los frentes, ubicado en Las Manaclas, estaba Manolo Tavárez, quien a la vez era el Comandante General de la guerrilla.

Con una débil y pobre preparación física y militar, junto a un entorno político nacional dominado por la derecha y con una resistencia urbana-social escasa e inefectiva, el movimiento insurgente fue rápidamente diezmado, al extremo de que a 21 días de iniciado cuatro (4), de los seis (6) frentes, estaban desvertebrados con más de la mitad de los integrantes del principal frente guerrillero al borde del colapso o capturados. Veintinueve (29) combatientes hombres perdieron la vida.

La Guerrilla

En medio de protestas y huelgas contra el Triunvirato, el Movimiento 14 de junio encabezó una guerrilla en diferentes puntos del país demandado el restablecimiento de la constitucionalidad.

El objetivo era que cada grupo operase como una unidad operativa independiente con fines insurreccionales. Por eso no debían ser muy pequeños ni muy grandes, esto último por el peligro del espionaje.

Los frentes en que se organizaba la Guerrilla eran:

* El dirigido por Juan Odalí Cepeda Pérez, que incluía trabajadores de la Chocolatera Industrial. Este grupo estaba considerado muy sólido y tenía asignada tareas de sabotaje.

* El del Ingenio Monte Llano, cuyo responsable era Leonardo del Valle, químico en esa empresa. Del Valle es catalogado por sus compañeros como un sujeto de gran seriedad y fue ejecutado en "El Nueve", antro de torturas y asesinatos.

* El grupo de Sosúa, que tenía por coordinador al doctor Alejo Martínez, uno de los luchadores más firmes de la provincia. Se reunía donde Victoria Vda. Arzeno. Martínez fue asesinado en un incidente callejero durante la lucha contra los remanentes de la dictadura, a mediados de 1961.

* El grupo de Imbert o Bajabonico, dirigido por el doctor Virgilio Reyes.

* El de la zona baja de la ciudad, dirigido por Félix Lahoz, uno de los escasos integrantes del Frente Interno de los años cuarenta que se insertó en el 14 de junio.

* El colectivo de mujeres, bajo el control directo del comité y específicamente de Fernando Cueto. Tenían las damas por encomienda conseguir dinero, medicinas y confeccionar mochilas para la proyectada guerrilla. Se encontraban ahí, entre otras, Aída Arzeno, Ana Valverde Vda. Leroux, Argentina Capobianco, Italia Villalón, Elena Abréu, Carmen Jane Bogaert de Heinsen y Miriam Morales.

Más adelante, en la segunda mitad del año, se conformaron nuevos grupos, entre los que, aparentemente, sobresalieron tres, cuyas ubicaciones en parajes montañosos revelan la prioridad que se pasó a conceder a la guerrilla:

* El de Yásica, dirigido por Jesús María Álvarez (Boyoyo), que tenía la encomienda de conseguir los contactos que permitieran el levantamiento guerrillero, por lo que constaba de campesinos.

* El de Luperón, dirigido por un apellido Vargas, en que también había campesinos.

* El grupo de El Mamey, también uno de los más sólidos.

Participación 1965

Muerto su líder (Manolo), capturado y fusilado en Las Manaclas tras fracasar el foco guerrillero que dirigía en esa zona, presos y exiliados otros y otras, el “14 de junio” registraba una crítica situación interna que le hacía peligrar como organización de masa.

El “14 de junio”, aún con su crisis interna, tuvo una protagónica integración a la lucha en la llamada Guerra de abril de 1965 a partir del 25 de abril, cuando su Comité Central Provisional tomó la decisión de profundizar el movimiento armado en desarrollo.

Su influencia política era tal que aún así llegó a dirigir la mayor parte de los Comandos de resistencia a las tropas norteamericanas en Santo Domingo, forma de organización armada que se dio el pueblo para enfrentar a la contra-revolución criolla y extranjera.

Los catorcistas fueron parte activa, junto al pueblo, los militares constitucionalistas, el Partido Socialista Popular (PSP) y el Movimiento Popular Dominicano (MPD), de los principales acontecimientos militares ocurridos durante la Revolución de abril, ya fuera en la Batalla del Puente Duarte, en la Operación Limpieza de la Zona Norte de la Capital articulada por la contra-revolución, en los combates anti-yanquis del 15 y el 16 de junio o en el intento de asalto al Palacio Nacional donde morirían, entre otros extraordinarios combatientes, el Coronel Fernández Domínguez, el líder en ese momento del Movimiento Revolucionario “14 de junio” Juan Miguel Román, y otros dirigentes muy destacados como Euclides Morillo que también había participado en el alzamiento guerrillero del 1963, entre otros.

Finales

Terminada la Guerra de abril de 1965, se agudizó la crisis del “14 de junio”, donde se decía que su papel ya había llegado a su fin, esta crisis culminaría con su desintegración como organización política en 1968.

Lista de combatientes en el desembarco del 14 de junio del 1959
Lista de los participantes en la gesta de junio de 1959, elaborada por la Fundación de Héroes de Constanza, Maimón y Estero Hondo:

Aterrizaje en Constanza: Antonio Javier Achécar Kalaf, Augusto Juan Alfonseca Espaillat (Puro), Juan Antonio Almánzar Díaz, José Antonio Batista Cernuda (Chefito), Gaspar Antonio Rodríguez Bou (Napy), Carlos Luis Cabral Manzano, Félix de los Santos Peralta (Esperanza), Alejandro César Domenech Russo, Miguel Angel Feliú Arzeno (Miguelucho), Pedro Pablo Fernández Cruz, Freddy Guerra Aponte, Ing. Leandro Efraín Guzmán Abreu, Pedro Pablo Fernández Minaya, Rafael Henríquez Rodríguez (Chapú), Francisco Napoleón Hermón Machuca (Papito), Cmdte. Enrique Augusto Jiménez Moya, Leopoldo Jiménez Nouel, Héctor Mateo Calcagno (Mateíto), Dr. Rafael Mella, Rafael Moore Garrido (Fellín), José A. Patiño Martínez (Chepito), Rafael Tomás Perelló Díaz, Federico Augusto Pichardo Díaz, Juan Enrique Puig Subirá Miniño (Johnny), Héctor Enrique Ramírez Castillo (Henry), Cosme Augusto Rojas Pérez, José Andrés Rolán Pérez, Rafael Osvaldo Ross Thomen, Luis Conrado Ruiz (Peligro), Rinaldo Alfredo Sintjago Pou, José Antonio Spignolio Mena (Cuco),Alcibíades Antonio Tavares Pepín (Pigin), Alejandro Fidel Torres (Langue), Juan de Dios Ventura Simó, Víctor Eligio Mainardi Méndez, Rafael Parache.

Desembarco en Estero Hondo: Carlos Aponte Willard, Simplicio Belfod Santos, Pedro Antonio Casado Jiménez, José Antonio Campos Navarro (Tony), Máximo Emilio D'Oleo Gimbernard, Vicente Mario Gómez Monatán, Persio Oscar Grullón Castro, Alberto Herrera Moreno (Bertico), Manuel Lorenzo Carrasco, Andrés Lozano Guzmán, Dr. Felipe Maduro Sanabia, Víctor Manuel Mainardi Reyna (Sillín), Jaime Manuel Martínez Rodríguez, Antonio de Jesús Minaya Fernández, Héctor Bienvenido Olivier Romero (Papi), Alberto Perdomo, Manuel de Jesús Perozo Chicón (Masú), Elpidio Sanabia Valverde (Pillo), Dr. Octavio Augusto Mejía-Ricart Guzmán, Doctor Guillermo Augusto Sánchez Sanlley, Alfonso José Sintjago Flores, Francisco A. Ubiera, José Rafael Federico Valverde Cruz, Rafael Quezada Jiménez (Lulú), Dr. Aquiles Rodríguez (Quilito).

Desembarco en Maimón: Miguel Alies Messon, Doctor Miguel Alvarez Fadul, Miguel Jacobo Amarante Sevillano, Francisco José Aponte Williard, Diego Ávila Pillier, Ramón José Sebastián Asensio Valverde, Alejandro Báez y Báez, Enrique Belliard Sosa, Dr. Toribio Bencosme Rodríguez, José Fabio Bergés (Grillito), Pedro Julián Bonilla Aybar, Domingo Cabrera Martínez, Julio César Castillo Cruz, Fernando Cestero Martínez (Chichí), Rubén Cordero García, José Ramón Enrique Cordero Michel, Ramón Aníbar Castro Sánchez, Manuel Delgado López, Héctor Emilio de Giudice Herrera, Manuel José del Orbe, Augusto Eufemio Dohse Jorge (Buby), Silvio Augusto Domínguez López, Guillermo Eustaquio Ducoudray Mansfield, Julio Raúl Durán García, Gabriel Emilio Fernández Mármol (Pipí), Juan Figueroa Reyes, Bienvenido Fuertes Duarte, Ercilio García Bencosme (Cilo), Sergio Manuel Ildefonso Genao (Capori), Fernando Gody, Francisco José Grullón Martínez (Frank), Eugenio Grullón González, César Federico Laranquent, José Caonabo Lora Martínez, Juan José Mateo Adames, Conrado Martínez Hernández, Eduardo Salvador Martínez Saviñón, Miguel Meléndez, Dr. Antonio Moca Ricart (Tony), Fernando Ozuna, Herminio Ripoll, Moisés Rubén Agosto Concepción, Dr. José Horacio Rodríguez Vásquez.

Cubanos: Enrique Betancourt Carilli, Froilán Flores, Ramón López López (Nene), Frank López Rodríguez, Roberto P. Pichardo Caminada, Oscar Reyes Medina (Cohetico), Aldo Rodríguez Pérez, Antonio Sánchez Pérez, Ricardo Vasallo Alfonso, Oscar Luis Vega Acosta, Luis Cárdenas Betancourt.

Español: Francisco Álvarez.

Puertorriqueños: Luis Álvarez, Luis Ramón Reyes, Juan Reyes, Ramón Ruiz.

Venezolanos: José Altagracia Arias Quintero, Alejandro Arrechedera Rodríguez, Julio Camacho, Juan Cárdenas Soto, Edwin Erminy, Antonio Luis González Castellanos, José Isaac Molina González, Generoso Hernández, Nelsón Andrés Hernández González, Pedro José Linares Badillo, Luis Alfonso Medina Rosales, José Luis Rodríguez, Alfonso José Sintjago Flores, Luis Cárdenas Betancourt.
Norteamericanos: Larry Beevins, Charles White.

1J4 para que no se repita la historia



http://www.elnacional.com.do/semana/2010/6/12/51248/1J4-para-que-no-se-repita-la-historia

Dos de los guerrilleros conversan durante un receso de los combates que se produjeron en la zona montañosa de Constanza. A la derecha, el doctor Manuel Aurelio Tavarez Justo habla al país para rechazar el golpe de Estado de 1963.


Guardar en mi Perfil Enviar Artículo
El líder fue el doctor Manuel Aurelio Tavarez Justo (Manolo), quien junto a otros 16 guerrilleros fue fusilado en Las Manaclas, después de rendirse al Ejército
12 Junio 2010, 7:41 PM
1J4 para que no se repita la historia

La historia cuenta que varias organizaciones se reunieron en marzo del 1959, en La Habana, para constituir el Movimiento de Liberación Dominicana (MLD), el cual formó su brazo armado denominado Ejercito de Liberación Dominicana (ELD).

A raíz de lo anterior, en República Dominicana, se habían reunido algunos de los principales líderes revolucionarios del país, es decir, se había de igual manera puesto es contacto distintos grupos antitrujillistas, para así iniciar formalmente la preparación de una expedición armada.

Dada esta circunstancia, algunos miembros de estas organizaciones, suministraron la información de la expedición que se preparaba a funcionarios del gobierno de los EE.UU., y de ahí el Servicio de Inteligencia Militar (SIM), ya había interceptado ésta información, lo que le dio tiempo a Trujillo para prepararse para la misma.

Las bases estaban hechas y solidificadas para iniciar los preparativos de la expedición, y más aun con el apoyo del revolucionario Fidel Castro, quien estaba en contra de Trujillo por asilar a Batista, a quien había derrocado, y también se tenía anuencia de Rómulo Betancourt, el primero había iniciado una recolecta de fondos para estos fines expedicionarios.

Ya entrenados militarmente jóvenes del MLD en el Rancho Mil Cumbres, cordillera de los Órganos, Pinar del Río, fueron divididos de la siguiente manera: eran 261 en total, divididos en cinco pelotones de 50 hombres cada uno; los pelotones en cinco escuadras de 10 hombres cada una, es decir, en 25 escuadras.

Otro grupo de hombre no estaba listo para la expedición, pero estaban entrenando en la comunidad La Madruga, cerca de La Habana, éstos últimos no pudieron participar en la gesta.

La guerrilla

El 14 de junio de 1959, se tenía prevista la expedición por Constanza, Maimón y Estero Hondo, que iniciaba el proceso revolucionario que derrocaría al régimen de Trujillo. Para esta fecha no se pudo realizar lo planificado, sino que solamente se pudo aterrizar en Constanza y de la manera más inapropiada.

En esa fecha llega a Constanza el primer grupo de guerrilleros a las 6:20PM, en un avión pintado con las siglas de la fuerza aérea de Trujillo. El aterrizaje se produjo en el aeropuerto militar de Constanza. Este contingente estuvo comandado por Enrique Jiménez Moya y el cubano Delio Gómez Ochoa.

En el avión, piloteado por el venezolano Julio César Rodríguez y el expedicionario dominicano Juan de Dios Ventura Simó, ex capitán de la Fuerza Aérea Dominicana, vinieron 56 combatientes.

El aparato emprendió vuelo después de dejar en tierra a los expedicionarios. Al pisar tierra dominicana, Jiménez Moya y sus acompañantes intercambiaron disparos con militares que se acercaron al aparato para indagar sobre el aterrizaje.

Al dejar precipitadamente el avión, dejaron sus equipos y armas, luego se dividieron en dos grupos, uno de 33 hombres que marcharon hacía El Río y Tireo, y otros, 20, que fueron a Los Botados.

El aterrizaje debió realizarse inicialmente en San Juan de la Maguana, pero las condiciones atmosféricas imperantes en ese momento en la República Dominicana, obligaron a los expedicionarios a dirigirse hacia Constanza.

Luego se internaron en las montañas. El arribo del avión se había coordinado con la llegada simultánea de lanchas que conducían a los demás expedicionarios, pero se presentaron inconvenientes que retardaron el desembarco marítimo.

El 17 de junio fue detenido Rafael Tomás Perelló, declarando a Ranfis sobre los desembarcos y sobre Ventura Simó.

El día 19 de junio de 1959, habían sido capturados y eliminados 20 guerrilleros; el 20 de junio eran 42 los muertos y dos los presos. El piloto Ventura Simó fue torturado y asesinado.

El 20 de junio desembarcaron por Maimón y Estero Hondo de dos lanchas: a) la "Carmen Elsa", capitaneada por los griegos Bellelis y Theodokakis, que trajo 121 combatientes, y La "Tinina", capitaneada por Francisco Martín Fernández, que trasladó 48 expedicionarios, escoltadas ambas naves por la fragata cubana Máximo Gómez de Cuba.

Los 121 hombres del yate "Carmen Elsa" desembarcaron por Maimón, y estaban comandados por los doctores José Horacio Rodríguez Vásquez y Virgilio Mainardi Reyna; los del yate "Titina" eran 48 expedicionarios comandados por Rafael Campos Navarro y Víctor Manuel Mainardi Reyna (Silín), quienes desembarcaron por Estero Hondo.

La mayoría de los expedicionarios capturados por el régimen de Trujillo fueron torturados en las cárceles del gobierno, especialmente en “La 40” y en “El 9”. Sobrevivieron a la gesta de junio los dominicanos Poncio Pou Saleta, Mayobanex Vargas, Francisco Medardo Germán y los cubanos Delio Gómez Ochoa y el jovencito Pablito Mirabal.

Nacimiento del 1J4

El movimiento 14 de Junio (1J4) fue una organización política formada en la fase final de la dictadura Trujillista, compuesta por jóvenes intelectuales de la clase media, en honor a los patriotas y héroes que perdieron sus vidas en la invasión de Constanza, Maimón y Estero Hondo, que se produjo el 14 de Junio del 1959.

La estructura jerárquica era: Manuel Aurelio Tavarez Justo (Manolo), presidente, Pipe Faxa, secretario general, y Leandro Guzmán, tesorero; este movimiento tuvo líderes que posteriormente fueron muy sobresalientes en la vida social dominicana, como el ingeniero Amín Abel Hasbún, posteriormente asesinado en el régimen de Joaquín Balaguer.

Varias actividades y promociones antitrujillistas clandestinas fueron realizadas por este movimiento. Estas actividades conspiratorias, y ordenó el apresamiento de los involucrados.

En los apresamientos fueron arrestados Manolo Tavarez, Leandro Guzmán, Pedro González y María Teresa Mirabal, con aproximadamente 100 miembros más del movimiento.

Luego, quienes no tenían sospecha fueron despachados a sus hogares, pero quedaron preso Manolo, Pedro y Leandro, esposos de Patria, Patria y Maria Teresa Mirabal, respectivamente, mujeres quienes posteriormente fueron asesinadas por el régimen, por ellas y sus esposos no ceder a pretensiones del Tirano, y más aún, continuar con la proclama antitrujillista (25 de Noviembre del año 1960).

Manolo como líder político, rechazó las conspiraciones contra el gobierno electo democráticamente en 1963, y ocurrido el golpe de estado, Manolo y otros 16 guerrilleros se revelaron ante el Triunvirato (gobierno de facto) y fueron a luchar a las montañas, donde con banderas blancas de rendimiento alzadas, fueron cruelmente abatidos.

Reproducido de monografías.com

Trabajo de Ernesto Gúzman Alberto y Jóse Antonio Torres

Edwin Disla explica los desafíos enfrentados para escribir la novela "Manolo"


Edwin Disla explica los desafíos enfrentados para escribir la novela "Manolo"
Domingo, 10 de Mayo de 2009 12:40
Por :Alejandro Paulino

E-mail Imprimir PDF
[Edwin Disla premio nacional de literatura con la novela ]

Edwin Disla premio nacional de literatura con la novela
La novela "Manolo",de Edwin Disla atrajo la atención del mundo cultural dominicano, por la forma en que su autor presentó los personajes históricos de Manuel Aurelio Tavárez Justo y su esposa, la inolvidable heroina dominicana Minerva Mirabal, símbolos de la lucha contra la dictadura de Trujillo. "Manolo" obtuvo el Premio Nacional de Literatura, en el año 2007. historiadominicana.com.do, se siente honrado al publicar la siguiente entrevista (Alejandro Paulino Ramos):

1.¿Por qué Manolo, como personaje, como centro de una historia para radiografiar una época oscura de la historia reciente dominicana?

Porque Manolo es el personaje histórico de esa época de mayor representatividad de nuestra dignidad, patriotismo, integridad, identidad y soberanía nacional.

2.¿Cuánto tiempo te tomó armar todas las piezas dispersas sobre la breve y atormentada existencia de Manolo, Minerva y sus más cercanos?

Dos años (anduve todo el país), y un año y medio la redacción. O sea, tres años y medio.

3. Por experiencia, sé que en el país casi siempre se callan muchas verdades por no ofender a ciertas personalidades o familias que se convierten en intocables, ¿cuáles fueron los escollos con los que te enfrentaste al tratar de ir más allá?

Es muy cierto lo que dices de que se callan muchas verdades por no ofender a ciertas personalidades o familias que se convierten en intocables, pero, para suerte mía y del libro, aún quedan vivos muchos participantes de los hechos históricos en cuestión, y lo que callaron algunos, otros lo dijeron. Y debo informarte un detalle interesante: Poco después de entrevistar al doctor Ángel Concepción, José Antonio Constanzo, Baby Mejía, Mario Sánchez Córdoba y Víctor Garrido, se murieron. Es decir que pude grabar sus últimos testimonios y ahora le pasé las cintas al Archivo General de la Nación. Cualquier persona que desee escuchar los testimonios solo tiene que ir al Archivo.

4. Y los profesionales de la "meritocracia" esos que han vivido y engordado ocultando sus miserias y vendiéndose siempre como verdaderos héroes por el sólo hecho de que nadie se atreve a decir la verdad sobre los hechos, ¿cómo han reaccionado ante la historia desnuda por la que los has hecho desfilar?

Me han criticado hasta más no poder, pero por abajo, sin dar la cara públicamente. Dicen que mi proyecto fue financiado por la Cía y Agripino Núñez Collado. Una mañana, tras comprar un periódico donde Macalé, se apareció un patriota ortodoxo y me rellenó a insultos por haber intentado destruir la figura inmaculada del héroe nacional Manolo Tavárez Justo. Yo contuve mi ira para no irme a las manos con él. En el mes de noviembre del año pasado se develó una estatua de Manolo en Montecristi, y mandaron a decirme que si me atrevía a ir, iban a dejarme preso en la fortaleza del pueblo. Un comentarista televisivo, antiguo catorcista, duró más de un mes atacándome en su programa, pero sin mencionar mi nombre. Llegó al extremo de leer un artículo sobre mi obra, publicado por Leandro Guzmán en El Nacional, saltando mi nombre en las frases que lo contenía. Minou, la hija del líder, se siente muy ofendida con el libro. Dijo en la televisión que yo desnudé a la familia, que debí, antes de publicar la novela, pedirle autorización a ellos, que los Tavárez-Mirabal se sienten muy mal conmigo…
No obstante, hasta ahora, nadie ha desmentido públicamente ninguna de las afirmaciones que hacen los personajes en la novela.

5. ¿A tu modo de ver, Manolo es una novela histórica o una historia novelada?

Me alegro que me hayas hecho esa pregunta porque en nuestro país son muy pocos los intelectuales que saben con profundidad qué es una novela histórica y una historia novelada. Una y otra no se diferencian, como creen la mayoría, por el contenido histórico del armazón del texto, sino por el lenguaje. Muchas personas (incluyendo a grandes intelectuales dominicanos) se me han acercado diciéndome que he escrito una historia novelada porque el libro está estrictamente apegado a la verdad histórica, que yo utilicé muy poco la imaginación o la ficción. Yo le respondí, ¿y qué imaginación o ficción utilizaron García Márquez en su General en su Laberinto y Carpentier en su Reino de este Mundo?; “¿qué imaginación utilizaron?” Ninguna. Ni siquiera idearon personajes no históricos, como yo, que inserté al hombre de vestimenta gris policía, a Sergio y a Tito alrededor de la trama de Manolo. Lo que hace del General en su Laberinto, del Reino de este Mundo y de Manolo, novelas históricas, es la utilización, por parte de los autores, del discurso literario, no historiográfico ni cronista, en el contenido del texto. En mi caso, en el discurso literario de Manolo utilicé el narrador omnisciente, los diálogos y la memoria afectiva. La historia novelada aunque tiene diálogos y hasta personajes no históricos, carece de argumento y de discurso literario apropiado. Un ejemplo de este género es La Independencia Efimera de Max Henríquez Ureña.

6. Partiendo de la historia frente a la que nos sitúa tu texto, ¿Manolo Tavarez Justo terminó secuestrado por un grupo de oportunistas que creyeron que la guerra era película y se dejó arrastrar hacia una aventura sin pie ni cabeza?

Secuestrado no es la palabra adecuada; chantajeado podría ser, y no por un grupo de oportunistas, pues ellos expusieron sus vidas, sino por un grupo de idealistas con un atraso político de siglos. El fracaso del levantamiento militar de Manolo es producto del escaso desarrollo político-militar del Catorce de Junio.

7. ¿Cómo han reaccionado los personajes vivos que no salen tan bien parados de tu historia?

Se han mantenido callado, porque creen que si se expresan públicamente ayudarían al éxito de la novela. Pensamiento que ha fracasado totalmente, pues el libro, gracias a Dios, ha tenido una acogida unánime por el público, incluso ya Adelso Cash, guionista de la película Un Pasaje de Ida, empezó a escribir un guión de Manolo con el objetivo de llevarla al cine. Este proyecto está siendo financiado por el doctor Nelson Castillo. .

8. Cuéntame un poquito sobre tu trayectoria como novelista, ¿cuál género prefieres, novela o cuento, por qué?

Me inicié como escritor con el ensayo Historia de la Revolución Nicaragüense, pero básicamente soy novelista porque es el género que más me gusta, el que me hace feliz. Ahora contesto tu cuestionario, pero estoy loco por empezar mi siguiente novela y vivir dentro del mundo ficticio de mis creaciones.
Hasta ahora he escrito cuatro novelas: Un Periodo de Sombras, la cual representa la época en que creía en el marxismo; Vida de un Tormento, la cual fue llevada al teatro, El Universo de los Poetas Muertos, basada en la vida del poeta Carlos Gómez Doorly y Manolo.

9. Háblame un poco sobre tus lecturas, tus autores favoritos.

Vivo leyendo novelas, lo que no quiere decir que no estudie ensayos, libros técnicos y de poesías. Mis escritores favoritos son Vargas Llosa, quien es el novelista que más he estudiado, García Márquez, Neruda, Bosch, Mercedes Mora, Mora Serrano, Miguel Holguín Veras, Alejandro Paulino, Mariano Lebrón Saviñón, Diógenes Céspedes, Jorge Amado, a quien le tengo una hiperbólica admiración, Roberto Cassa…

10. Sé que eres ingeniero civil, ¿ejerces, qué haces además de escribir?

Ejerzo mi profesión lamentablemente, soy encargado de tasación de INAPA y realizo trabajos particulares como ingeniero. De mi carrera es que vivo. Decía Marx que un sistema capitalista uno no estudia lo que quiere, sino lo que le garantice su subsistencia.

11. Cualquier otra cosa que se te ocurre, cuéntamela.

La literatura dominicana ha progresado bastante. Yo espero que en el futuro próximo un autor dominicano logre un éxito parecido al de los Vargas Llosa y García Márquez para que nuestra literatura tenga más peso universal. Hay escritores como René Rodríguez Soriano, Junot Díaz, Marcio Veloz Maggiolo, Andrés L. Mateo y Pedro Antonio Valdez que pueden alcanzar esa meta. Espero que si la alcanzan, no se olviden ni del país ni de sus colegas dominicanos.

El último abrazo a Manolo Tavárez al pie de la loma




28 Noviembre 2007
El último abrazo a Manolo Tavárez al pie de la loma

El doctor Rubén Lulo, ex síndico de Moca, narra su participación en los preparativos de la guerrilla de Las Manaclas, el 28 de noviembre de 1963
Manolo Tavárez Justo, líder del 1J4.

SD. Fui el último en abrazar a Manolo Tavárez Justo. No recuerdo el día exacto, pero fue en el mes de noviembre de 1963. Había pasado algún tiempo del fatídico golpe septembrino que cortó de un solo tajo las ansias de libertad y democracia del pueblo dominicano, sojuzgado por la más larga tiranía de la historia nacional.

El Partido Revolucionario Dominicano (PRD) me había encomendado la colaboración del Movimiento 14 de Junio en una acción que pretendía devolverle al país el Gobierno Constitucional elegido en el año anterior de 1962. A través de mi hermano Manuel (quien era el presidente del 14 de Junio en la provincia Espaillat) conversé con Manolo y me comprometí solemnemente a ayudar en tan noble proyecto. Una semana antes del día escogido para la acción guerrillera le solicite a un gran amigo (cuyo nombre me reservo) una camioneta para hacer una diligencia personal. Salí solo hacia Santiago a eso de las 11:00 am y en la casa No. ¿?, de la calle frente al liceo Ulises Fco. Espaillat, toqué a la puerta y pregunté con la contraseña convenida y salió un joven que se montó junto a mí y fuimos a un negocio de provisiones, frente al Palacio de Justicia de Santiago (parte atrás) y montamos con la ayuda de otro compañero, tres o cuatro cajas que contenían las armas que serían utilizadas en el Frente de Manaclas que comandaba personalmente el gran Manuel Aurelio.

Partí solo, tomé la calle San Luis y luego la calle Del Sol, pasando frente al Palacio de la Policía que estaba frente al parque Duarte. Al llegar a la Máximo Gómez doblé a la izquierda y crucé el puente Hermanos Patiño. Poco tiempo después llegué a una casa del compañero Marcelo Bermúdez, donde me ayudaron a desmontar el valioso cargamento; eran aproximadamente las 12:45 pm, pues se había calculado la recogida de las armas a las 12:00 en punto del mediodía.

Luego regresé a Moca, entregué la camioneta y una semana después volví a tomarla prestada, llena de combustible para realizar la segunda fase de mi aporte a tan osada expedición. El día antes me reuní con mi gran amigo y compueblano Tito Serrata, valiente a toda prueba, a quien le regalé un suéter de cuero y mi reloj como una real demostración de amistad y apoyo a su espartana decisión (Tito participó en el Frente del Limón en la cordillera septentrional y Manuel Lulo en el de los Quemados de Bonao). Llegué a Santiago a eso de las 6:30 o 7:00 pm, crucé el puente y un poco más adelante procuramos a un grupo de los conjurados y llegamos a la casa de campo donde estaban todos los miembros del Frente de las Manaclas, encabezados por Manolo y entre los que se encontraba José Daniel Ariza, Leonte Schott Michel, Emilio Cordero, El Guajiro, el ingeniero Chanchano Arias y otros cuyos nombres nos recordamos. Estaban reunidos alrededor de una mesa con un gran mapa sobre la misma, ultimando los detalles y la estrategia. Escuché a José Daniel Ariza, que era el único que se puso el uniforme verde olivo (militar), y dijo: "Yo soy un soldado de la Patria y no sólo estoy dispuesto a morir por ella, sino a matar"; el primer campesino que vea con actitud de traidor me lo llevo por delante. A lo que Manolo contestó: "No compañero, las órdenes son las mismas, tratar de ganarnos a los campesinos para nuestra causa, evitar el enfrentamiento con el Ejército para poder adentrarnos en las montañas y esperar el desarrollo de los acontecimientos". Manolo esperaba que se fueran a producir muchas cosas que le habían prometido y no sucedieron.

Confieso que estaba nervioso, al extremo que me fumé una caja de cigarrillos completa en las dos horas más o menos transcurridas esperando el término de un juego de pelota que se escenificaba en el estadio Cibao entre los campeones de Venezuela (Tiburones de la Guaira) y los campeones del país las Águilas Cibaeñas, esto era parte de la estrategia: esperar el término del partido para regresar del juego de pelota y se confundiera la salida de los vehículos con los expedicionarios hasta el final de la loma sin despertar sospechas. Emilio Cordero se acercó y me insinuó que porqué no me quedaba; conversé con Manolo y me dijo: "Rubén, no hay armas para ti, además tienes que regresar porque de lo contrario el vehículo delataría nuestra presencia".

Salimos como a las 10:30 hacia el firme de la loma, íbamos tres vehículos, dos carros y yo en la camioneta jeep. Manolo ordenó que en la camioneta jeep fueran dos hombres con las armas listas y que cualquier inconveniente en el camino abrieran fuego. En el jeep iban como ocho a nueve hombres, entre ellos uno llamado "El Guajiro", que en dos oportunidades el Ing. Chanchano, que iba conmigo en el jeep, me detuvo para que "El Guajiro" ágilmente se gateara en los postes y cortara los alambres del telégrafo y dejar el lugar incomunicado con la ciudad. En dos carros iban como diez más, por lo que creo que el grupo era como de 18 a 20. Pasamos cerca de San José de las Matas "El Rubio", y llegamos al alto de la Diferencia al mismo pie de la inmensa Cordillera Central; en este punto los vehículos no podían seguir.

Eran las 12:00 de la medianoche; se desmontaron, se pusieron sus chamacos; recuerdo que Manolo y los demás nos dieron sus ropas para que luego de regresar las tiráramos a los grandes precipicios que bordeaban la carretera. Nos despedimos, los abrazamos y les deseamos éxito en su misión. Al abrazarme, Manolo me dijo: "Rubén nos veremos pronto, el triunfo será nuestro".

Regresé a Moca a eso de las 6:00 am donde mi esposa, al llegar me recibió algo enojada pensando que andaba en malos pasos; le pedí que me diera algo de desayuno y le conté mi participación en los acontecimientos, por lo que aunque preocupada, me besó y me felicitó. Salí a dar una vuelta por el pueblo y como a las 7:30 am me encontré con un compañero del 14 de Junio que trabajaba en telecomunicaciones y me enseñó un telegrama donde se le daba ordenes al Ejército de detener a todo el que tuviera que ver con la camioneta jeep oficial placa No. ¿? Y me dijo: "Te doy una hora para que desaparezcas".

Partí hacia Santo Domingo a la casa de don José Espaillat, gran luchador antitrujillista, y estuvimos allí esperanzados en que realizarían algunas actividades de apoyo a los valientes guerrilleros de Manaclas; esto no sucedió, en cambio, al cabo de unos días nos enteramos de la triste noticia de que Manolo y la mayor parte de los compañeros que lo acompañaron en el Frente de las Manaclas fueron fusilados en el corazón de las verdes y escarpadas montañas de Quisqueya, donde Manolo había jurado irse a luchar por la libertad del pueblo dominicano si las circunstancias así lo requerían.

Después de la muerte de Manolo y habiéndose ahogado en sangre un intento más de la juventud dominicana, decidí junto con mi esposa y mis padres salir fuera del país, lo que pude lograr gracias a algunos amigos y compañeros del Partido que trabajaban en inmigración, y con su ayuda pude salir hacia la hermana isla de Puerto Rico.

Después de algunos meses en la "Isla del Encanto" y de participar en algunas actividades políticas, regresé al país a integrarme a la acción en procura del derrocamiento del Triunvirato que gobernaba el país, lo cual sería material para otra gran historia en la que participé activamente: la conspiración que parió la gloriosa Revolución de Abril del 1965.

Despedida

Eran las 12:00 de la medianoche; se desmontaron, se pusieron sus chamacos. Recuerdo que Manolo y los demás nos dieron sus ropas para que luego de regresar las tiráramos a los grandes precipicios que bordeaban la carretera. Nos despedimos, los abrazamos y les deseamos éxitos en su misión. Al abrazarme, Manolo me dijo: "Rubén nos veremos pronto, el triunfo será nuestro".
De DR. Rubén Lulo Gitte

viernes, 25 de junio de 2010

Maimón: Llamado inédito por los ideales de los héroes de Junio y Maimón y Estero Hondo merecen voces, no teatro

http://www2.listindiario.com/puntos-de-vista/2010/6/21/147311/Maimon-Llamado-inedito-por-los-ideales-de-los-heroes-de-Junio

PANCARTA
Maimón: Llamado inédito por los ideales de los héroes de Junio

Raúl Pérez Peña (Bacho)
columnapancarta@yahoo.com

Pese a la lluvia, culminó marcado por el éxito el acto conmemorativo de las expediciones del 19 y 20 de junio de 1959, por las bahías de Estero Hondo y Maimón en la provincia de Puerto Plata.

Organizada por el Comité de Homenaje y celebrada en el monumento a la memoria de los expedicionarios en Maimón, la actividad conmemorativa contó con las palabras de Marta Silverio, Miriam García, Rosa García, Nelson Federico Peralta y quien escribe. El maestro de ceremonias fue Santiago Lozano, el histórico locutor del programa radial de la Agrupación Política 14 de Junio en Puerto Plata.

La banda infantil “14 de Junio” del colegio Ali, de Rosa García, interpretó el himno nacional al comenzar el acto conmemorativo.

Profesor del Liceo Secundario de Estero Hondo, Nelson Federico Peralta improvisó una alocución que resultó i-nédita por su contenido educativo sobre el proceso que ha vivido el pueblo dominicano a partir las expediciones de 1959 por Constanza, Maimón y Estero Hondo.

Fue una intervención antológica por sus planteamientos y especialmente por su mensaje ante la realidad que vive el pueblo dominicano en el presente histórico.

Nelson Federico Peralta señaló con precisión los males sociales que mantienen el país en un atraso irritante.

Hizo un llamado sobre la necesidad de superar las vertientes que en distintos órdenes traban la posibilidad de poner fin al actual estado de cosas y abrir las perspectivas para que se cumpla efectivamente el programa democrático de los héroes de Constanza, Maimón y Estero Hondo.

Con sus palabras, Nelson Peralta destacó el imperativo de abrazar la bandera liberadora o de que el país siga en las garras de sus enemigos.

El aplauso de los presentes interrumpió varias veces al orador, quien habló en representación de Estero Hondo.

Asistieron varios munícipes de esa comunidad, cuya ensenada fue escenario de la llegada de 48 revolucionarios levantando “la llama augusta de la libertad”.

La Fundación Testimonio, Inc. distribuirá en escuelas y centros culturales la exposición del profesor Peralta, en formato DVD, a fin de contribuir a una correcta enseñanza sobre el sacrificio y el programa por una democracia con justicia social que trajeron los héroes de Constanza, Maimón y Estero Hondo.

========
PANCARTA
Maimón y Estero Hondo merecen voces, no teatro

Raúl Pérez Peña (Bacho)
columnapancarta@yahoo.com

En Constanza nació la esperanza de sacudirnos de la tiranía trujullista para imprimirle un nuevo rumbo al país, según el programa de los Héroes de Junio.

Pasado medio siglo de la inmolación de la raza inmortal, la conclusión lamentable pero contundente es que la sangre de los mártires ha sido burlada, y que una espesa mugre de iniquidades cubre la sociedad dominicana.

Para colmo, en este 51 aniversario de las gestas de 1959, en Constanza se montó un espectáculo deprimente, con tránsfugas haciendo teatro en un escenario marcado por la simulación, que arrastraba el signo del plagio.

“Dominé mi frente” dijo uno de los tránsfugas, como parte del teatro que contó con el coro y el aplauso de los que, sin embargo, silencian los récords de corrupción, lavado e impunidad que se establecen en este “camino bueno”.

Ya quedó abierto un concurso para ponerle nombre a la foto de la gorra que le quedó grande a quien incurrió en un gazapo vocal por no saberse las letras del himno del 1J4.

La televisión transmitió el montaje con su doblez incluida, lo que provocó una indignación colectiva por el irrespeto que significó para la enseña verdinegra.

Al igual que Constanza, Maimón y Estero Hondo merecen voces que proclamen que seguimos a una distancia kilométrica de que se convierta en realidad el programa de la raza inmortal debido a que tres partidos politiqueros se han apropiado del país, el PLD, el PRD y el PRSC.

La sangre derramada requiere voces que impidan que sus metas se borren entre la indiferencia y el silencio de quienes no se atreven a tocar ni por asomo los manejos del poder político del país.

La Fundación Testimonio estará de pie con el Comité de Homenaje de Nueva York y el de Puerto Plata este domingo 20 de junio en Dycman y Broadway a las 5:00 de la tarde, lo mismo que en Maimón desde las 9:00 de la mañana.

En Maimón, el profesor Nicanor Hernández Almonte, hablará en representación de esa comunidad de Estero Hondo, escenario del desembarco de los expedicionarios que vinieron en la lancha “Tinima” Desde el Cibao y el país, todas las rutas conducen a Puerto Plata este domingo 20 por la mañana, a rendir homenaje a los héroes de Junio.

martes, 22 de junio de 2010

Biografía Manuel Aurelio Tavárez Justo

Biografía Manuel Aurelio Tavárez Justo

http://www.elrinconmatero.com/manolo_tavarez.htm



Manuel Aurelio Tavárez Justo, mejor conocido como "Manolo", simbolizó la resistencia final contra la dictadura de Trujillo. Acompañado de su esposa, Minerva Mirabal, organizó el Movimiento Clandestino 14 de Junio en homenaje a los héroes de la expedición del 14 de Junio de 1959, con la que se buscaba poner fin a régimen tiránico.

Manolo y su tiempo

1931, 2 de enero: nace Manuel Aurelio Tavárez Justo en la casa de sus abuelos paternos, al lado de la casa materna, ubicada en la calle Santiago Rodríguez número 55 de Montecristi. Sus estudios primarios y parte de los secundarios los realizó en la Escuela de Varones Número Uno, llamada después Honduras. En esta escuela le dio clases en el octavo curso, la distinguida maestra, Mariana “Manona” Aguilera. Manolo estudió en Honduras hasta el segundo de bachillerato. Su sensibilidad social y política tomó cuerpo desde la niñez por los relatos familiares sobre las luchas de los nacionalistas en 1916 contra la primera invasión norteamericana, la cual le abriría las puertas a la dictadura de Trujillo, instaurada en 1930.



1945-1947 Domingo Peña Castillo “La Cuca”, lo ingresa a La Legión Azul, que era una organización fundada en 1922 en Montecristi, con el fin de que los jóvenes aprendieran a amar la libertad y en nombre de ella se unieran para defenderse contra la incierta realidad del medio social. Gracias a La Legión, Manolo solidifica su inherente valor personal y su disposición de pasar a la acción. Posteriormente haría que La Cuca sumara La Legión a la resistencia. El padre de Manolo, don Manuel Francisco Tavárez Ramos, debido a la rebeldía que estaba adquiriendo su hijo, quien ya había dado muestras antitrujillistas, lo manda a terminar el bachillerato a la capital, en la Escuela Normal de Varones. Vive entonces en la casa de su tía, Isabelita Justo. Ese año se organiza en Cayo Confites, islote de Cuba, una expedición armada financiada por Juancito Rodríguez contra la dictadura. En la expedición participan Juan Bosch, Fidel Castro, Dato Pagan, Pedro Mir y Chito Henríquez. Ellos no pudieron arribar al país porque Trujillo compró al jefe del ejército cubano, general Genovevo Pérez, quien detuvo la embarcación en el mar. En la capital, Manolo conoce a su condiscípulo, Leo Nanita.


1948 Manolo es reclutado para Juventud Democrática (JD) clandestina por Oscar Torres de Soto. La JD, aunque en sus inicios fue una filial del Partido Socialista Popular (PSP), siempre actuó de forma independiente. Manolo, por primera vez lee la filosofía marxista, la ideología política más avanzada de la época, y se convierte en simpatizante de ella sin variar su fe en Dios. Empieza a adquirir experiencia política en la JD y recluta adeptos y crea sus propias células. En esa época conoce a Rafael Mieses Peguero (Cocuyo), alma de la resistencia antitrujillista y el primero y único revolucionario en esa época que laboraba políticamente las veinte y cuatro horas del día. La decisión, la entrega y la valentía de Cocuyo, alimentaron decisivamente la de Manolo.



1949-1950 Entra a la universidad de Santo Domingo a estudiar derecho. Ese año se produce otra acción revolucionaria contra la dictadura, esta vez por la bahía de Luperón de Puerto Plata, también apoyada económicamente por Juancito Rodríguez. La encabeza Horacio Julio Ornes, y usaron dos hidroaviones. La acción fracasa, pero Julio Ornes, quien en 1963 apoyaría el golpe de Estado contra Juan Bosch, salva la vida. En una reunión conspirativa, celebrada en la capital, Manolo conoce a Leandro Guzmán, quien ya para ese entonces tenía amores con María Teresa Mirabal.


1951-1953 Hay un reflujo revolucionario por el desmedido aumento de la represión y el fortalecimiento económico de la dictadura. Oscar Torres de Soto sale del país y la célula de Manolo pasa a ser dirigida directamente por Cocuyo Mieses.


1954-1956 Los organismo de la seguridad del Estado detectan a Cocuyo Mieses en el malecón, lo llevan al cuartel policial de Güibia, y le descargan una tunda de palos en la cabeza y el cuerpo. Así, desactivan el alma de la resistencia interna antitrujillista. La célula de Manolo pasa a ser dirigida por Juan José Cruz Segura con base en la casa de Carlos Lizardo. En el verano de 1954, en una fogata en Jarabacoa, conoce a Minerva Mirabal, apenada por la muerte de su padre ocurrida el año anterior. Los dos se enamoran y se casan el 20 de noviembre de 1955. Ya Manolo era abogado. Viven en la casa de los padres de él. Ese año, Trujillo celebra la Feria de la Paz y Confraternidad del Mundo Libre para conmemorar los veinte y cinco años de su dictadura. Esta Feria marca el inicio del declive económico del gobierno. Por órdenes de Trujillo, se secuestra en New York a Jesús de Galíndez, de origen español y agente del FBI. Se le traslada a República Dominicana, donde es asesinado. El reflujo del movimiento revolucionario se agranda por la dispersión de sus líderes debido al recrudecimiento de la represión por la proliferación de antitrujillistas. El 2 de diciembre desembarcan cerca de la playa Los Colorados, en el oriente de Cuba, Fidel Castro y el Che Guevara junto a ochenta expedicionarios que vienen a luchar contra la dictadura de Fulgencio Batista.



1957-1960 La lucha de Fidel Castro y el Che Guevara adquiere magnitudes epopéyicas. Manolo y Minerva le dan un seguimiento cronométrico escuchando a Radio Rebelde, la cual entraba en Montecristi a causa de la cercanía con Cuba. En 1958 Cocuyo Mieses intenta agrupar a todos los grupos dispersos de la resistencia en una sola organización nacional, y planifica junto con militares, un complot para ajusticiar a Trujillo, pero fue detenido. Esta vez la dictadura lo desaparece. A finales del año 1958, en Cuba, el Che Guevara derrota la espina dorsal del ejército de Batista en la histórica batalla de Santa Clara. El ocho de enero de 1959, entra triunfante en La Habana, junto a Fidel Castro, hecho que conmueve la conciencia dominicana, especialmente la de Manolo y Minerva. Aquél, que hacía tiempo quería reiniciar la lucha contra la dictadura, ve la actual coyuntura como la favorable. Acompañado de su esposa, el día de reyes de ese año, y Leandro y María Teresa, almuerza en la casa de Guido D’Alessandro Tavárez (Yuyo), sobrino de Manolo. Minerva, apoyada por su esposo, plantea la necesidad de organizarse contra Trujillo. Es el reinicio de la lucha. El 14 de junio llegan los expedicionarios sin contar con el suficiente y necesario respaldo interno. Manolo junto a su colega y amigo, Alfredo Parra Beato, intenta sumársele sin éxito. Trujillo aplasta la expedición. De los cuatro sobrevivientes dominicanos, solo Poncio Pou Saleta apoyaría el golpe de Estado contra Juan Bosch en 1963 y traicionaría la república en 1965 al también apoyar la invasión norteamericana colaborando con Imbert Barrera. Manolo asume la responsabilidad de organizar la resistencia interna con una visión insurreccional basada en la sociedad secreta La Trinitaria, creada por Juan Pablo Duarte en 1838, y se plantea, además, unificar todas las células dispersas, a excepción de las vigiladas por la dictadura. Para esta titánica tarea cuenta con la ayuda de su esposa y de sus amigos íntimos, Domingo Peña Castillo “La Cuca” y Leandro Guzmán.

El Movimiento lo inicia en su ciudad natal, Montecristi, luego lo expande a Santiago, Salcedo, San Francisco de Macorís y la capital. En menos de un año lo desarrolla casi en toda la geografía nacional, convirtiéndose en el primer y único revolucionario que lograría esa proeza histórica. Uno de los reclutados fue el seminarista, Nicolás de Jesús López Rodríguez, actual Cardenal de la república. Sólo esperaban las armas que deberían llegar del exterior para pasar a la acción. Los Estados Unidos, para evitar el surgimiento de otro incontrolable Fidel Castro, bloquea la gestión de las armas. Jorge Lama, enviado por la resistencia a Nueva York para que la gestionara, en cierta medida se confabula con Washington. Como medida preinsurreccional, Manolo constituye formalmente la vanguardia: primero organizó una prereunión, el 9 de enero de 1960, en la casa de Patria Mirabal y su esposo Pedro González, en Conuco, y al día siguiente, en la finca de Carlos “Charly” Bogaert, en Guayacanes, provincia Valverde, en una reunión con los miembros más destacados de las provincias, la formaliza con el nombre de Movimiento Revolucionario 14 de Junio. Asumen el programa mínimo de liberación nacional traído por los expedicionarios, y Manolo es elegido presidente. Pero ya la vanguardia había sido descubierta por el Servicio de Inteligencia Militar (SIM), debido a la infiltración de un informante llamado Andrés Norman.

Los primeros apresados fueron Federico Cabrera y Marcos Pérez Collado. Les siguieron Manolo, Leandro, Minerva, María Teresa, Sina Cabral y cientos más. Apresado, resistiendo torturas paleolíticas, superiores a las chinas, no delató a nadie albergando la esperanza de que los que quedaran libres continuaran la lucha. Por efecto de esta posición y de su moral revolucionaria de acero, su liderazgo, hasta entonces clandestino, adquiriría magnitudes mesiánicas. El 25 de enero, ante la barbarie trujillista en las cárceles, la iglesia católica da a conocer la primera carta pastoral, en la que critican abiertamente a la dictadura. Es el primer triunfo político del Movimiento. El 27 de enero trasladan a Manolo a la cárcel La Victoria. Lo juzgan, y lo condenan a diez años y al pago de RD$300,000.00 de indemnización. Luego, en «apelación», se la reducen a 8 años y al pago de RD$150,000.00. El 7 de febrero, la presión interna y externa hace que Trujillo excarcele a Minerva, María Teresa y a Sina Cabral.




El 21, diecisiete activistas del Catorce, aún libres porque no fueron delatados, se asilan en la embajada de Brasil. Entre ellos, José Eligio «Mameyón» Bautista, Rafael «Baby» Mejía, Juan Miguel Román, Francisco «Bueyón» Carvajal y los hermanos Marcos y Polo Rodríguez, tendrían dentro del Catorce destacadas actuaciones. En septiembre, Fidelio Despradel, perteneciente a una célula independiente, y quien también tendría una destacada actuación, sale del país con fines conspirativos. El 6 de marzo, la iglesia lanza otra carta pastoral. El 18 de mayo, Minerva, María Teresa y Sina Cabral son nuevamente encarcelada. Para Minerva sería la cuarta y última prisión. En junio, Manolo y Leandro fueron trasladados a la cárcel La 40. Trujillo pensaba asesinar al presidente venezolano Rómulo Betancourt, después liberar a Manolo y a Leandro, entre otros conjurados, para motivarlo a que se asilaran con el objetivo de matarlos. Pero el atentado falla, y los regresan a La Victoria. En agosto, por el atentado contra Betancourt, la OEA decreta contra Trujillo sanciones económicas y políticas. Ese mismo mes, el Tirano, presionado y ante la inminente visita de la OEA para conocer la realidad del país, suelta a Minerva, María Teresa y a Sina Cabral. Minerva continua la lucha, hecho inaceptable ante los ojos del Dictador más por ser una mujer que por conspirar. En octubre, Manolo y Leandro son trasladados a la cárcel de la fortaleza de Salcedo, y luego a la prisión de la Fortaleza San Felipe de Puerto Plata. En realidad los traslados obedecen a un plan de Trujillo para eliminar a Minerva y a María Teresa en la carretera, después que visitaran a sus maridos. Casi seguido las dos van a Puerto Plata a ver a sus esposos y, al regresar, no fueron eliminadas por lo precipitado del viaje. El 18 de noviembre, realizan otro, pero iban con las suegras.



El 25 de noviembre harían el tercero, acompañadas de su hermana, Patria. Sería el último. De regreso, las asesinaron a las tres y al chofer, Rufino de la Cruz Disla. Este horrendo crimen sella la caída de Trujillo. Se suicida en Venezuela, Juancito Rodríguez. Algunas fuentes afirman que fue su nieto quien jugando con una pistola lo mató accidentalmente.


1961 El 30 de mayo ajustician a Trujillo. El 2 de julio ponen en libertad a Leandro y a Pedro González. El 5 llegan al país, los delegados del Partido Revolucionario Dominicano (PRD), ellos eran Ángel Miolán, Nicolás Silfa y Ramón Castillo. El 11 constituyen oficialmente la Unión Cívica Nacional (UCN), la cual había sido organizada en Washington con la participación de Donald Read Cabral y el apoyo del grupo económico Vicini. La UCN, guiada por los Estados Unidos, para alcanzar el poder político utiliza como táctica, la afirmación de que eran apartidista y patrióticos, que desaparecerían una vez liquidado el poder de los Trujillo. Norteamérica también la utiliza como partido neutralizante e intenta hacer converger en ella a los catorcistas y comunistas. El 16, el PRD celebra el primer mitin en el país, en el Parque Colón de Santo Domingo. El 26 ponen en libertad a Manolo, último catorcista en salir, y de inmediato reinicia la lucha en el nuevo escenario aun sintiéndose muy débil tanto por las torturas como por el golpe demoledor del asesinato de su esposa. Es ya un prócer, formador del partido causante de la crisis que determinó la caída de la dictadura. Si no hubiese organizado el Catorce, aun ajusticiado Trujillo, la tiranía hubiese sobrevivido.


El 29, la UCN celebra su primera manifestación pública en el Parque Independencia de la capital. Apenas 4 días después de salir de la cárcel, el 30, Manolo celebra, en la calle Las Mercedes, la primera asamblea constitutiva del Catorce, y lo eligen presidente, y a Leandro secretario general. Ahora el Movimiento se llama Agrupación Política 14 de Junio. Por primera vez en el país, tras los treinta años de dictadura, se erige un partido político por la vía democrática. Inicia así la lucha por liberar al país del neocolonialismo norteamericano. Acuerda con Juan José Cruz Segura formar un punto de reunión para actualizarse políticamente. En un principio apoya a los cívicos, quienes movilizan a las masas contra los remanentes de la dictadura representada por Ramfis y Balaguer.


El 13 de agosto regresan del exilio Fidelio Despradel, Luis Genao y Juan Miguel Román, y se integran al Catorce. Posteriormente regresaría Polo Rodríguez, el más radical de los exiliados, y por igual se integraría. El 19 de agosto, el partido celebra su primera manifestación política en Santiago, en el Parque Duarte. Sale a luz pública el periódico El 1J4, vocero del partido, y su programa radial, Política y Orientación. El 16 de septiembre, celebran la segunda manifestación política, esta vez en el Parque Colón. Un grupo de catorcistas, encabezado por Alfredo Manzano, trata de involucrar al partido en una aventura peligrosa e inmoral con Ramfis y Máximo López Molina, líder del Movimiento Popular Dominiano (MPD). Ramfis promete financiar guerrillas para «vengarse» de los americanos porque ayudaron a asesinar a su padre. En verdad quiere utilizarlos como conejillos de indias para que los Estados Unidos le levante las sanciones. Manolo, tras reunirse con López Molina, impide la materialización de la aventura. En esa época le envía, con éxito, una carta personal a Fidel Castro con la finalidad de que entrenen militarmente a un grupo de catorcistas en Cuba.


Otro grupo del partido, los más moderados, los envía a Costa Rica a hacer un curso en el Instituto de Educación Política sin imaginar que era un organismo financiado por la Cía. Aprovecha la ausencia de los moderados para reestructurar el partido con los elementos a fin a su proyecto de liberación nacional. Escriben el himno del Catorce, Vinicio Echavarría, Leandro Guzmán y Ángel Concepción. Ya en la cárcel, Niní Germán había ideado la bandera y el escudo. El 20 de octubre, regresa Juan Bosch al país tras 25 años de exilio. Su llegada coincide con la ocupación de la calle Espaillat y un tramo de la Nouel, por parte de jóvenes. Era el efecto de las movilizaciones de masas de la UCN y el Catorce. Los jóvenes proclaman los sectores ocupados territorio libre de Ciudad Nueva. La policía los masacra. Los paleros de Ramfis dirigidos por Balá, desatan el terror sobre los opositores políticos. En noviembre, una delegación de la UCN, presidida por Viriato Fiallo y Luis Manuel Baquero, y otra del Catorce, por Manolo Tavárez Justo y Leandro Guzmán, van a Washington a solicitarle a la OEA que no levante las sanciones impuestas al país porque aun permanecen los Trujillo y su régimen de terror. Ciertamente los cívicos van a negociar con el Departamento de Estado la manera de acabar con el gobierno de Ramfis y Balaguer, y acuerdan, unilateralmente, en un principio mantener a Balaguer. Por esta razón tuvieron contradicciones con Manolo. Éste empieza a distanciarse de los cívicos.


En todo el país las movilizaciones contra el gobierno no cesan. Los cívicos, usando a los catorcistas, las controlan. Ramfis, que ya sabía que Washington no iba a levantar las sanciones mientras él tuviera en el mando de las fuerzas armadas, en un esfuerzo desesperado, hace retornar a sus tíos, Negro y Petán, quines estaban en el exterior esperando que levantaran las sanciones para regresar. Ramfis pensaba restaurar la dictadura y matar a... Manolo. Con la iniciativa cívica, empieza una huelga general contra el regreso. El 18, Estados Unidos manda barcos de guerra con un mensaje: Si los Trujillo dan un golpe tendrán que enfrentar a Washington. Ese mismo día, Ramfis se ve obligado a abandonar el país, no sin antes asesinar a los que ajusticiaron a su padre. Arrestan a Alicinio Peña Rivera, coordinador del crimen de las hermanas Mirabal y su chofer, Rufino de la Cruz Disla. El 19, el general Rodríguez Echavarría, jefe de la base aérea de Santiago, motivado por Norteamérica, se levanta militarmente para presionar a Negro y a Petán. Estos ceden, sobre todo porque Balaguer les da una millonada.

El 21, regresa Manolo, junto con Viriato Fiallo, de Estados Unidos, y lo reciben como un héroe. El general Rodríguez Echavarría reconoce a Balaguer como autoridad legal del poder. Empiezan a saquear las residencias de los Trujillo. El 29, los cívicos, apoyados por el Catorce, llaman a una huelga contra el gobierno. La misma termina a los once días sin que Balaguer cayera, pero se ve obligado a conformar un Consejo de Estado con los cívicos. Manolo denuncia el Consejo como un producto de la interferencia del imperialismo. Empieza a distanciarse de los cívicos de forma definitiva. Se comienza a organizar La Infraestructura, organismo secreto del Catorce que se encargará de crear las bases para la lucha armada. Máximo Bernard tiene una gran influencia en el organismo, el cual Polo Rodríguez le daría un giro radical con el apoyo de Manolo.


1962 El 4 de enero, se recrudecen las contradicciones entre la UCN y el Catorce: seis miembros del Comité Ejecutivo Central, que también tenían cargos dirigenciales en la UCN, renuncian de la Agrupación por la fuerte oposición de Manolo al Consejo. La OEA levanta las sanciones, y por esta razón Balaguer, presidente del Consejo, debería renunciar por acuerdo previo con los cívicos y darle paso al vicepresidente, Rafael F. Bonelly, pero se quedó afirmando que su mandato constitucional termina en 1962. La UCN empieza a presionarlo, y el 16 de enero, usando altoparlantes, ponen a una multitud a corear consignas contra él y Rodríguez Echavarría. Las consignas llegan hasta la oficina del presidente en el palacio. El gobierno cae en la trampa provocativa y ametrallan la multitud frente al local. La consternación fue general. El Catorce pide sanciones por el ametrallamiento. Balaguer se ve obligado a renunciar, y en su lugar nombra a uno de su confianza: Humberto Bogaert. El general Rodríguez Echavarría, con la anuencia de Balaguer, trata de quedarse en el poder, e instaura una Junta Militar presidida por Humberto Bogaert. La maniobra fracasa porque no cuenta con el apoyo de Estado Unidos. El 19 de enero, el mayor Fernández Domínguez, futuro creador del movimiento constitucionalista, hace preso al general Rodríguez Echavarría, quien pararía en el destierro al igual que Balaguer. Se reinstala el Consejo de Estado presidido ahora por Bonelly. A partir de entonces el país pasa a ser una neocolonia de los Estados Unidos. Manolo rechaza una petición del Consejo de que participara un representante del Catorce en el gobierno, debido a las diferencias ideológicas ya abismales entre el 1J4 y la UCN. La UCN anuncia oficialmente su conversión en partido.


El 19 de febrero expulsan a Alfredo Manzano por estar promoviendo alianza con el MPD y criticando a Manolo. Éste denuncia al Consejo de Estado por estar creando una dirección de seguridad para perseguir opositores políticos. Afirma que la UCN sustituye al Partido Dominicano. El 20, el Consejo promulga una la Ley de Emergencia, al amparo de la cual se deportan a opositores políticos. Manolo moviliza a las masas contra esta ley. Erróneamente cree a Imbert Barrera amigo y lo trata como tal, siendo uno de los principales ejecutores, por abajo, de la Ley de Emergencia y un incondicional de los Estados Unidos. La Agrupación, por medio a Juan Miguel Román, comienza a comprarle armas al alemán, Camilo Todemann, quien era un trabajador de la Cía, bajo las órdenes de Tony Sileo. El plan de la Cía, el cual contaba con la colaboración de los cívicos, era venderles fusiles saboteados al Catorce, creándole así una base militar falsa, e investigar si tenían otras fuentes de abastecimientos, y motivarlos, en su momento, a que se levantaran en armas para asesinarlos a todos. La primera entrega la hizo Camilo en el mes de marzo. Fidel Castro empieza a apoyar económicamente al Catorce. Manolo, debido a su profunda admiración por el líder de la revolución cubana y a la influencia de los cuadros del partido que se entrenaron en la patria de José Martí, gira más sus pensamientos políticos hacia la izquierda.



El 14 de junio, por primera vez, el partido celebra un mitin en honor al sacrificio heroico de los expedicionarios de 1959. Lo convoca frente al baluarte de El Conde en el Parque Independencia. El contenido y la forma de su discurso supera a los anteriores, sobre todo por Manolo ayudarles a las masas a conocer la verdadera fisonomía de los Estados Unidos, por lo que sería considerado precursor de las ideas antiimperialistas. Por esta consideración, los pronorteamericanos tratarían de empequeñecerlo ante la historia, supeditando su papel al de Minerva Mirabal, siendo al revés. Volviendo al discurso, ya cuando lo iba a finalizar, producto de la efervescencia del momento, comete el error político más grande de su vida, al afirmar que el 14 de Junio sabe muy bien donde están las escarpadas montañas de Quisqueya, y a ellas, a ellas iremos... A partir de entonces llovieron las renuncias de los militantes, y la Cía y los organismos de la seguridad del Estado le pusieron especial atención, y aceleraron los planes que ya tenían ventilados contra él y su partido, al que tratarían de desaparecer. Como él es un hombre de palabra, de honor, los agentes que le ha infiltrado la Cía, lo harán esclavo de ellas.

El 27, inician la causa contra los asesinos de las hermanas Mirabal y su chofer, Rufino de la Cruz Disla. En el kilómetro doce de la Carretera Sánchez empieza a funcionar una escuela de formación de cuadros del Catorce, de orientación marxista. Esta escuela es la base del proyecto ideológico futuro de Manolo. Un sector moderado del Catorce encabezado por Félix Germán, Blanco Fernández y Cayeyo Grisanty, producto del discurso y por contradicciones ideológicas, renuncia. Los manolistas lo tildan de ser instrumento del imperialismo. Manolo logra mantener cohesionado el partido. Ahora los líderes más radicales, los llamados supersabios, aspirantes a convertir el Catorce en un partido comunista, esencialmente Polo Rodríguez, Fidelio Despradel, Roberto Duvergé y Luis Genao, posiblemente siendo éste ya (en lo que se convertiría luego públicamente): un agente del enemigo, adquirieron más fuerza. Juan Miguel Román, con ideas diferentes, también era del grupo. El 25 de noviembre, se reproduce el mismo mitin de la capital en la Plaza Valerio con motivo a la celebración del segundo aniversario de la tragedia de las hermanas Mirabal. Manolo, en su discurso, dijo que la consigna nacional, es en diciembre no votar. Los asesinos de las hermanas Mirabal fueron condenados a largas penas de cárcel. A los dos años y medio, aproximadamente, serían liberados en el transcurso de la guerra de abril por los remanentes del trujillismo que se fortalecerían con la invasión norteamericana, a excepción de Alicinio Peña Rivera, que fue dejado en libertad por Montes Arache.


El 20 de diciembre se celebrarían las elecciones, pero los supersabios propugnaron por impedir la “farsa” por medio de la insurrección. Esta vez, Manolo impuso su autoridad sobre ellos, y la insurrección se dejó de lado y se mantuvo la decisión de abstenerse de participar en las elecciones. Mas los supersabios, liderados, en lo político, por Fidelio Despradel, quien tenía conexiones con el Partido Socialista Popular por medio a Luis Gómez Pérez, y en lo militar, por Polo Rodríguez, lentamente se fueron convirtiendo dentro del Catorce en una especie de célula que poco tenía que ver con el proyecto de liberación nacional, democrático y antiimperialista del partido. Y fueron tomando el control de la organización apoyándose tácticamente en la figura de Manolo. Éste comete el error de darles demasiadas libertades por sus enormes capacidades de trabajo y sus ideales nacionalistas orientados hacia el marxismo.


EL 4 de diciembre la policía “descubre” un arsenal de armas del Catorce. Seguro que eran de las no saboteadas, sacadas de la armería por Evelio Hernández, entre otros trabajadores, y no por Camilo Todemann. Lógicamente, el partido negó que las armas les pertenecieran. Los días 8 y 9 de diciembre, el Catorce convoca una Asamblea Nacional. En ella se acepta la reestructuración del Comité Central presentado por Manolo, y se ratifica la decisión de no participar en las elecciones. Entre Juan Bosch y el padre Lautico García se produce un debate televisado porque el segundo tildaba al primero de marxista–leninista. Bosch se lo ganó. El día de las elecciones, los catorcistas, obedeciendo a una línea no supersabia y tampoco oficial del partido, votaron por Juan Bosch, quien ganó abrumadoramente el escrutinio. Manolo dice que el PRD cuenta con el apoyo del Catorce. A partir de entonces, el partido decide hacer más contacto con las masas. El 28 se produce una matanza en Palma Sola, posiblemente organizada por el gobierno para asesinar al general Rodríguez Reyes, quien iba a ser el jefe de las fuerzas armadas en el gobierno de Bosch. Manolo dice que fue una masacre. En sus últimos días como presidente, Bonelly promueve a individuos ligados a los cívicos dentro de las fuerzas armadas y dicta leyes especiales sobre la inmovilidad de otros de alto rango, iniciando así la conspiración.


1963 El 24 de enero, en San Francisco de Macorís, jóvenes relacionados con el Catorce, ciegos seguidores de Fidel Castro, atacan de noche al cuartel de Castillo, con la finalidad de proveerse de armas y establecer un foco guerrillero en la loma Quita Espuelas. La acción, que no contó con la aprobación del partido, termina en fracaso. La policía trata, sin éxito, de vincular al Catorce con el hecho. El 27 de febrero, Bosch asume el poder, y sin una táctica y estrategia definida, estando las fuerzas armadas bajo el control norteamericano y la mayoría de los grupos económicos dirigidos políticamente también por ellos a través de la UCN, intenta realizar un gobierno independiente política y económicamente. El Catorce apoya la enseñanza laica, iniciativa del gobierno. Bosch rescinde unilateralmente un contrato lesivo para el país que había sido suscrito por el Consejo de Estado con The Esso Standard Oil, y en Europa ya había obtenido la promesa de un préstamo…La línea táctica de apoyo al gobierno es boicoteada solapadamente por los supersabios, fanatizados con el foquismo, visualizadores del triunfo revolucionario al doblar de la esquina. Sus poderes dentro del partido seguían en aumento, sobre todo después de lograr incluir dentro del Comité Central a Luis Genao. El 26 de abril, estalla una crisis entre el gobierno dominicano y el de Haití por un ataque de la policía secreta duvalierista a la embajada dominicana en Puerto Príncipe, que albergaba a opositores.

Las fuerzas armadas, que fueron movilizadas hacia las fronteras por órdenes de Bosch, se negaron después a continuar obedeciéndolo por recomendaciones de la misión militar norteamericana en el país. En medio de la crisis, el congreso aprueba una nueva constitución, a la que se opone la iglesia y toda la reacción manejada por los cívicos. El 14 de junio, el partido celebra el mitin en honor al cuarto aniversario de los expedicionarios. Fue la consagración política de Manolo porque debido a su táctica de acercamiento a las masas y a la paralización del gobierno de Bosch, que se mantenía a la defensiva de la reacción, tratando de demostrar que no era marxista, que solo ponía en práctica leyes que les convenían al país como la del Tope del azúcar, y no ponía en práctica las medidas populares prometidas, las masas desencantadas se habían sumado al Catorce, posiblemente convertido ya en organización mayoritaria. Ante el posible golpe de Estado, La Infraestructura incrementa los aprestos preinsurrecionales, pero comprándoles armas a Camilo Todemann. Militares de alto rango le ofrecen apoyo a Manolo si se levanta en armas.


En verdad era una labor de contrainteligencia, consistente en motivarlo para tener una excusa para asesinarlo. Dentro del partido ocurre otra crisis protagonizada por los llamados flojos, que eran Jaime Durán, Hugo Toyos, ambos del Comité Ejecutivo Central (CEC), y Rafael «Fafa» Taveras y Norge Botello, dirigentes medios. Ellos no se oponían a la existencia de La Infraestructura, a pesar de que fueron excluidos, pero opinaban que debería estar bajo el control del CEC. A los que sí se oponían era a la iniciación de la lucha guerrillera por no haber condiciones. En medio del calor de los debates, los supersabios, por votación en el CEC, lo derrotaron y le dieron plenos poderes a Manolo para que decidiera la táctica de La Infraestructura. Posteriormente lograrían incluir en el Comité Central a Marcos Rodríguez, en sustitución de Baby Mejía, a quien enviaron a Cuba a entrenarse. Esta inclusión afectó todavía más el poder de los flojos, pues aunque Baby era un duro, no era un incondicional como Marcos. Los flojos carecían de coraje y de responsabilidad para enfrentar la crisis. Por esta razón aceptaron irse a Cuba por mediación de Polo, a disfrutar de unas becas que ciertamente no existían. Polo los timó. Además de los flojos, los supersabios alejaron del CEC a Vinicio Echavarría, Bueyón Carvajal Martínez y Miguel Vásquez Fernández, completando así su dominio sobre el partido. Ante la cercanía del golpe, el coronel balaguerista, Neit Nivar Seijas le ofrece a Manolo 200 ametralladoras, para que lo apoye a él en una aventura golpista. Ni las armas, ni él después aparecieron. Fidel Castro le manda a decir a Manolo, que no suba a la loma en la primera etapa de la guerrilla.


Los supersabios se opusieron a este mandato. En julio, Bosch comete el error de aceptar reunirse con el alto mando de las fuerzas armadas en San Isidro. Los militares trataron, sin fortuna, de que implementara una serie de medidas impopulares, entre ellas, la deportación de líderes revolucionarios. Esta reunión marca el inicio de la ofensiva final de los golpistas dirigidos por los cívicos con el apoyo norteamericano. Bosch, en la televisión, pronuncia un discurso magistral, y denuncia el golpe. Manolo lo llama, en vano, para felicitarlo. La iglesia católica apoya unas manifestaciones llamadas de reafirmación «cristianas» dirigidas por los golpistas. Las manifestaciones perseguían hacer participar a las masas en la trama. El Catorce denuncia la conspiración, y hace un llamado en pro de la formación de un Frente Nacional de Defensa a la constitución y contra el golpe de Estado. A propósito de la denuncia, Bosch y Manolo se reúnen en la primera planta del edificio de Máximo Bernard, ocupada por los esposos Nidia Peralta y Henry García. Aparentemente no llegaron a ningún acuerdo por la negativa de Bosch de aceptar el apoyo de Manolo en pro de la movilización de las masas y de combatir con la acción a los golpistas. El presidente creía que tales acciones acelerarían su caída. Manolo, previendo la precipitación de los acontecimientos y sus efectos, forma un Comando Supremo, aprobado por el Comité Central, compuesto por él, Benjamín Ramos y Máximo Bernard. Ante la ausencia de él, Benjamín Ramos sería el sucesor. Era una forma de impedir un zarpaso de los radicales supersabios. Pero Manolo desconocía que ya él era el líder de ellos sólo en apariencia, sólo cuando les resultara beneficioso para su proyecto insurreccional, al que posteriormente los catorcistas llamarían «la locura de las montañas».

Los combatientes que entregaron sus vidas durante la Guerrilla, cuyos nombres quedaran plasmados en el recuerdo de todos son:


1. Manolo Tavárez Justo,
2. Francisco del Carmen Bueno Zapata,
3. Dr. José Rafael Minaya Fernández, 4. Manuel de los Santos Reyes Díaz,
5. Manuel de Jesús Fondeur, 6. Gustavo Adolfo González
7. Enrique Almánzar Frómeta, 8. Juan Ramón Martínez,
9. José Daniel Fernández, 10. Luis Ibarra Ríos,
11. José Padua Falet, 12. Alfredo Peralta Michel,
13. Antonio Filión, Domingo 14. Sánchez Bisonó,
15. Roberto Hernández, 16. Julio Adolfo Pérez Sánchez,
17. Caonabo Abel, 18. Hipólito Rodríguez Sámchez,
19. Leonte Schott Michel, 20. Dr. Francisco José Cabrera,
21. Jaime Ricardo Socías, 22. Jesús Antonio Barreiro Rijo,
23. Pedro Emerson Mota Galarza, 24. Juan María Candelario Mercedes,
25. Rubén Díaz Moreno, 26. Félix Gerónimo Escaño Peña,
27. Rubén Alfonso Marte Aguayo, 28. Fernando Arturo Ramírez Torres,
29. Antonio Faxas Canto.




¡Presentes!


No me gustaría tampoco terminar estas líneas sin entregarles el canto dedicado a la expedición de Constanza, Maimón y Estero Hondo, aquella gesta que parte de la Raza Inmortal canalizó aquella lucha libertaria contra el régimen de Trujillo y sus secuaces.


Himno al 14 de Junio

Llegaron llenos de patriotismo,
enamorados de un puro ideal
Y con su sangre noble encendieron
la llama augusta de la libertad.
Su sacrificio que Dios bendijo
la Patria entera, glorificará
Como homenaje, a los valientes
que allí cayeron por la libertad.

14 de Junio, gloriosa gesta nacional.
Tus mártires están en el alma popular
Hermanas Mirabal, heroínas sin igual
Tu grito vibrante, es el alma de la Patria inmortal.

Llegaron llenos de patriotismo,
enamorados de un puro ideal
Y con su sangre noble encendieron
la llama augusta de la libertad
Su sacrificio que Dios bendijo
la Patria entera, glorificará
Como homenaje, a los valientes
que allí cayeron por la libertad.

Música: Héctor Jiménez
Letra: Vinicio Echavarría, Leandro Guzmán, Ángel Concepción

Una impactante obra sobre la vida de Manolo Tavárez. Escrito Angela Pena

Una impactante obra sobre la vida de Manolo Tavárez
Viernes, 14 de Noviembre de 2008
Indice del artículo
Una impactante obra sobre la vida de Manolo Tavárez


Está circulando un nuevo libro que se ha convertido en comidilla de círculos políticos, históricos, culturales, sociales, porque con nombres y apellidos supuestamente reales, cuenta vergonzosos episodios, revela conductas de traición, infidelidad, espionaje, ambiciones, cobardía, amores turbios, relaciones compartidas, aislados casos de homosexualidad, infiltrados, desertores, que engañaron, humillaron, burlaron, abandonaron al personaje central de la obra, que el autor tituló "Manolo".


La portada, ilustrada con una foto de Manuel Aurelio Tavárez Justo, especifica que se trata de una "Novela Histórica", sin embargo, al conocedor de la política dominicana contemporánea, los protagonistas, lugares, acontecimientos, le parecen tan familiares que más que ficción, el libro le deja la impresión de ser el más completo documento histórico sobre la vida de "Manuel Aurelio Tavárez Justo" (llamado así en las páginas), de las luchas antitrujillistas, del Movimiento Revolucionario y del Partido Político 14 de Junio, de las guerrillas de 1963 y de todo el devenir trascendente nacional desde que nació el líder montecristeño hasta que fue salvajemente asesinado en Manaclas.


Es un manojo de presuntas revelaciones ¿Pero como establecer si son ciertas o son fábula? Este es un "Manolo" aventurero y mujeriego en extremo que llega a engañar a su esposa "Minerva" con "Marien", una "muchacha hermosísima que balanceaba su cuerpo de guitarra caminando con armonía, luciendo sus cabellos rizos y observando a la gente con mirada coqueta", manifiesta. Enloquecido con la chica, no reparó en su condición de casado para exhibirse con ella en el "Club Ramfis", de lo que enteraron a la consorte, entonces residente en la capital, en casa de "doña Isabel viuda Lithgow", pues estudiaba la carrera de Derecho, cuenta el investigador.


Ella decidió dejarlo, añade. Sumida en un mar de lágrimas viajó a Montecristi a recoger sus pertenencias y a una hija, "Minou", y mientras hacía el recorrido, dice el escritor que cavilaba: "Manolo la prefirió a ella porque es joven como él, y no vieja como yo. Yo sabía que por el hecho de llevarle cuatro años se iba a reflejar negativamente en el matrimonio. Por eso no quería casarme con él, pero mi madre me dijo que la edad no importaba...".


Pensaba que no había sido educada para el divorcio, según Disla, que señala que "su propia madre tampoco se divorció cuando don Enrique tuvo otra, también mucho más joven que ella".
La propia "Minerva", escribió, fue conquistada por "Manolo" teniendo él amores con una muchacha llamada "Ana" a la que abandonó preparada para la boda. No sabiendo cómo salir de ella, agrega, ideó decirle que se irían a vivir a su pueblo consciente de que la novia no lo aceptaría. Ya antes Manolo, según narra Disla, había tenido amores con "Carmen Rosa", "Elsa Rivas", "Charo". El matrimonio con "Minerva" no se disolvió. "Marien" fue su única y última aventura extraconyugal. Después que la dictadura de Trujillo asesinó a "Minerva" junto a sus hermanas "Patria" y María Teresa", refiere el autor que éste tendría relaciones sentimentales con su secretaria, identificada como "Miguelina", que intentaría suicidarse tras descubrir que "Manolo" amaba a una cantante llamada "Sonja". El dirigente político se enamoraría, además, de una prima divorciada de "Emilio Cordero Michel", amigo de Manolo que se iría junto con él a las lomas, significa Disla.


Edwin Disla parece haber averiguado muy a fondo la personalidad de su biografiado y no hubo detalle de su vida que dejara en el tintero. Pese a que en sus actos futuros se ponen de relieve su martirologio, su heroísmo, su valentía, el coraje de enfrentarse a la dictadura y al Triunvirato y de tratar de reponer el Gobierno Constitucional de Juan Bosch, se intuye que no desea incurrir en el error de otros autores que piensan que revelando estos hechos de próceres y héroes disminuyen su dimensión y su categoría. Lo muestra como hombre de carne y hueso, producto de su cultura y de su tiempo. Lo presenta apuesto, imponente, seductor.


Una joven antitrujillista de la que Disla narra el coraje con que resistió los vejámenes y torturas de La 40, que él dice respondía al nombre de "Sina Cabral", estuvo "perdidamente enamorada de "Manolo", afirma. Pero, aclara, él quería a "Miguelina" y amaba a "Sonja", a la que despidió rumbo a la montaña: "Si salgo vivo de esta batalla, nos casaremos". "Te estaré esperando", expresa Disla que respondió ella.


Otros amores que se refieren en "Manolo" son los de supuestos actores relacionados con ese pasado, llamados por él "Aniana Vargas y Roberto Duvergé", "Emma Tavárez Justo" y "Luisito", que después, según el libro, resultaría ser un espía; "Leandro Guzmán" y "Martha Roque", "Elsa Justo y Juan B. Mejía", aunque de esta última también dice que estuvo enamorado "Cruz Peralta", y "Piky" y "Polo Rodríguez". "Polo", refiere Disla, primero vivió unas intensas relaciones amorosas con una presunta monja, "Sor Amanda". De "Piky" y "Polo", narra: "...Ese primer contacto marcó el punto de partida de las intenciones amorosas de él ("Polo") pero ella ("Piky"), era novia del popular músico Rafael, noviazgo que no prosperaría porque lo de ella era el fusil y lo de él, la música.


Rafael partiría para los Estados Unidos con un contrato, y ella cedería ante la insistencia de Polo. Soñarían en convertirse en una pareja parecida a la de Raúl Castro y Vilma Espín".


Los amores entre los llamados "castrocomunistas" son detalles empleados por el autor quizá para imprimir a su obra mayor característica de novela. Lo difícil de asimilar es la conducta, si es veraz, que atribuye a personajes que aunque enmarcados dentro de la ficción son mencionados por santos y señas supuestamente auténticos.


Ambiciones y traición


La vida de "Manolo" y sus compañeros en las ergástulas trujillistas aparece relatada como si el autor las hubiese sacado de diarios de los presidiarios. Igual están torturadores, calieses, asesinos, muertos, desaparecidos. Pero "Manolo" sería un hombre marcado por el dolor permanente que representó el vil asesinato de su esposa, cuyo espectro se le aparecía, según Edwin Disla. Después vendría la libertad, el entusiasmo por liberar al pueblo, el tormento por la división, las intrigas, ambiciones, rencillas y falsedades de los miembros de un 14 de Junio en el que, aparentemente, casi el único patriota era su dirigente máximo.


"José Antonio Fernández Caminero" se fue con los cívicos y con el imperio", "los esposos Niño Álvarez y Dulce Tejada y "Luis Manuel Baquero" le siguieron"; los "hermanos Tirso y Marcio Mejía Ricart" "lo utilizaron con la falsa promesa de unas armas"; "Víctor, primo de Manolo, era un oportunista reaccionario" que terminaría echándolo de la casa donde lo albergaba, por comunista". Todo eso lo asegura Disla.




"Camilo", que pasaba como catorcista, le vendió armas dañadas para la guerrilla; "Andrés Norman", "Roberto Duvergé", "Máximo Bernard", "Fidelio Despradel", "Jorge Lama", "Luis Peláez", "Blanco Fernández", "Manzano", "José Israel Cuello", "Alberto Malagón", "El Chino", "Félix Germán", "Moncho Imbert", "Cayeyo Grisanty", "Jaime Durán", "Hugo Toyos", "Fafa Taveras", "Norge Botello", "Vinicio Echavaría", "Miguelito Vásquez Fernández", "Bueyón Carvajal Martínez", según el autor, crearon profundas desilusiones en "Manolo", aunque a pocos de estos se acumulan acusaciones tan graves como a "Fidelio", "Emilio", "Polo", "Luis Peláez", "Ozuna", el tal "Luisito". "Tanto Luisito como Ozuna tendrían más empatía con sus nuevos comandantes (Neit Nivar Seijas y Enrique Pérez y Pérez) que las que tuvieron con Manolo", asegura Edwin Disla.


Otros nombres de personas supuestamente vinculadas de alguna forma al "Manolo" de Edwin Disla son: "Isabel Mayer", Manuel Tavárez", "Domingo Peña Castillo (La Cuca)", "Doña Fefita", Eduardo, Edda, Emma y Ángela Tavárez Justo", "Leo", "Milagros", "Tomás Pujols Sanabia", "Rafael Valera Benítez", "Guillermo Sánchez Sanlley", "Carlos Lizardo", "Luis Espínola", "Lisandro Macarrulla", "Luis Félix de la Mota".


"Carmen Tavárez Mayer", "Quillona", "Cocuyo Mieses", "Oscar Torres de Soto", "Juan José Cruz Segura", "Josefina de Moya", "Enrique Mirabal", "Mercedes (Chea) Reyes", "Dedé Mirabal", "Papy Viñas", "Hortensia y Marcial Silva", "Jaime Ricardo Socías", "Cachulo", "Alfredo Parra Beato", "Ángel Concepción".


También "Bacho", "Yuyo D'Alessandro", "Josefina Ricart", "Las mellizas Diez", "Caonabo Abel (Caín)", "Félix Cabrera", "Juan Miguel Román", "Carlos Sully Bonnelly", "Pipe Faxas", "Luis Gómez Pérez", "Niní Germán", "Marcos Pérez Collado", "Miguel Lama", "Fidel Castro", "Hugo del Villar", "José Daniel Ariza", "Pedro González", "René del Risco", "Miriam Morales", "Grey Coiscou", "Asela Morell", "Dulce Tejada", "Fe Violeta Ortega", "Nabú Henríquez", "Puchito García Saleta", "Benjamín Ramos", "Tony Barreiro", "Rubén Echavarría"


Además "Tony Guzmán", "Imbert Barrera", "Evelio", "Baby Mejía", "Marcos Rodríguez, hermano de Polo", "Máximo López Molina", "Fenelón Contreras", "Alexis Brache", "Mameyón", "Lourdes", "doña Chechelé" y miles más diseminados en 642 páginas.


"Manolo", según esta obra, fue todo amor, comprensión, valentía, ternura con unos guerrilleros enfermos, deshidratados, desnutridos. Hasta tuvo compasión de "Filión" o "El Manchao" a quien "Emilio" quiso fusilar cuando intentó desertar. Además de símbolo de dignidad, entrega, patriotismo, representó la comprensión, el sacrificio. Dice Disla que luego de un encuentro con el líder, el derrocado Presidente Juan Bosch opinó: "Yo creía que la pureza sólo se encontraba en los laboratorios hasta que conocí a Manolo".


El libro puede ser descrito como un auténtico manojo de presuntas revelaciones ¿Pero como establecer si son ciertas o son fábula? Este es un "Manolo" aventurero y mujeriego en extremo que llega a engañar a su esposa "Minerva" con "Marien", una "muchacha hermosísima que balanceaba su cuerpo de guitarra caminando con armonía.


Fuente: Ángela Peña/
www.hoy.com.do
5 Noviembre 2007

A Manuel Aurelio Tavárez Justo

A Manuel Aurelio Tavárez Justo
Miércoles, 15 de Octubre de 2008

Querido e inolvidable amigo Manolo; no puedes imaginarte la alegría y la satisfacción que como dominicano, tengo hoy, al conocer la noticia, que fuiste exaltado a Héroe Nacional junto a los compañeros, hoy Mártires, que murieron junto a ti en las montañas de Manaclas, tratando de restaurar la democracia dominicana, perdida por un maldito golpe de estado que un grupo de civiles y militares, ambiciosos y cobardes, decidieron realizar, dándole un zarpazo cruel y traicionero al pueblo que votó masivamente por el Profesor Juan Bosch y que ganó en unas elecciones limpias y honestas.

Esto sucedió, precisamente, comenzando la ciudadanía a saborear la libertad y la democracia que habíamos perdido durante 31 años, manipulada por una dictadura cruel y despiadada que mantuvo vigente el llamado Rafael Leonidas Trujillo Molina.

Naturalmente, como debes suponerte, este grandioso y justiciero homenaje a tu inmaculada figura, me ha traído recuerdos imperecederos e inolvidables, al recordar tu estadía en nuestra casa en la Gustavo Mejía Ricard 46, durante los dos meses anteriores de la partida par las montañas de Manaclas. Octubre y noviembre 1963. Había entonces una persecución rabiosa en busca de ti, pero pudimos mantenerse, sano y salvo durante ese largo período de tiempo, hasta que el Gral Belisario Peguero, Jefe de la Policía Nacional, fue y buscó a nuestro hermano Tomás Arturo a su casa a las 12 de la noche, por la denuncia que hizo Tolerman, diciendo que Juan Miguel Román le dijo que dejara en esa residencia las ametralladoras San Cristóbal que él le había comprado. El general Belisario se llevó preso a Tomás Arturo García Saleta, sin dar explicaciones.
Naturalmente cuando llegó el General con sus tropas, rodearon la casa y metieron el cañón de las ametralladoras por las ventanas.

La esposa de Tomás Arturo, Surama Freites, se plantó en la puerta y no dejaba entrar a nadie, provocando que el general Belisario Peguero ordenará que le cayeran a patadas a esa señora; por suerte para todos, andaba en la patrulla el general Morillo quien le dijo: "General no haga eso, cálmese, vamos a resolver el problema de otra manera". Y así sucedió. Entraron, revisaron y no encontraron nada, porque las armas, realmente donde estaban guardadas era en la granja avícola que estaba en el traspatio de esa casa, granja que era propiedad de Tomás Arturo.
Frente a ese suceso nos reunimos, esa misma noche con Manolo, para analizar esa situación pensando que ese allanamiento, podrían realizarlo en las otras residencias de la familia García
Saleta y no queríamos que Manolo pudiera ser apresado.
Manolo fue quien decidió llamar a los amigos que se habían ofrecido ayudarlo en caso de emergencia; desgraciadamente a todos los llamados, pasamos dos horas en eso; ponían excusas, no sabemos si por miedo y o por cobardía, pero evadieron ayudar.

No puedo olvidar jamás cuando mi madre y mi padre se presentaron al dormitorio donde estábamos reunidos mi hermano Rafael Sully, Manolo y yo y cuando ellos llegaron le dijeron a Manolo, "no llame a más nadie y acuéstese a descansar, que aquí no lo van a venir a buscar y si llegan, primero tendrán que pasar sobre nuestros cadáveres. No he podido olvidar nunca la cara afligida y con lágrimas en los ojos de Manolo, cuando se acercó a Mamá, la abrazó y le dijo: "gracias a Doña Pucha, muchas gracias"; Entonces decidimos tomar ese riesgo hasta ver lo que sucedía.


Durante ese largo tiempo de Manolo en la casa de nuestros padres, era yo el único contacto con los demás miembros del CE, especialmente con el doctor Benjamín Ramos, Fidelio Despradel, Polo Rodríguez y Máximo Bernard. Nos cuidábamos mucho de los estridentes porque la familia García Saleta estaba arriesgando muchas cosas, pero lo hacíamos en solidaridad por una lucha justa, por la libertad y la democracia dominicana que emprendió Manolo y que vale más que nada para todos nosotros.

He publicado muchas cosas de lo sucedido en ese tiempo de espera para la realización de la insurrección, pero las conversaciones personales diarias con Manolo, donde me expresaba sus proyectos, sus aspiraciones y sus inquietudes, las tengo reservadas para en un momento oportuno escribirlas.

Felicidades Manolo, que bueno que se haya hecho justicia con su sacrificio y el de tus compañeros.

Mi respeto y amistad de siempre.

Fuente: Manuel A. García Saleta/
www.hoy.com.do
14 Diciembre 2004