Páginas vistas en total

domingo, 23 de septiembre de 2012

El LISTÍN ante el golpe de Estado al profesor Bosch

Sábado 26 de Septiembre del 2009, actualizado 1:58 AM
ENFOQUE
El LISTÍN ante el golpe de Estado al profesor Bosch
Silvio Herasme Peña - 9/25/2009







UNA POSICIÓN FIRME. DON RAFAEL HERRERA DEFINIÓ "ATERRADOR” EL CUARTELAZO DE 1963



Santo Domingo.- El profesor Juan Bosch, en su condición de presidente constitucional de la República, había hecho una visita oficial a México en donde fue recibido con todos los honores por el presidente de turno doctor Adolfo López Mateo.
Luego Bosch revelaría que en ese viaje, el general Atila Luna insistía en que el gobierno comprara aviones ingleses por seis millones de dólares y que él se habría rehusado. “Mejor me corto el brazo antes que firmar una compra de aviones de guerra para un país con tanta pobreza”, diría Bosch posteriormente. El rechazo de Bosch a esa compra, que le garantizaba al jefe de la Fuerza Aérea una comisión generosa, agudizó la conspiración que se venía alimentando en cuarteles y púlpitos.
Inmerso en esa vorágine el país celebró el Día de Las Mercedes, consciente de que el régimen de libertades públicas inaugurado el 27 de Febrero del mismo año parecía vivir sus últimos alientos.
(Hay versiones bien sustentadas de que el coronel Rafael Fernández, a nombre de un grupo de oficiales, propuso a Bosch una acción militar para revertir la acción del golpe, pero que él se habría negado a esa reacción para evitar un ‘baño de sangre’).
Mientras los rumores sacudían al país, el Movimiento Revolucionario 14 de Junio, con Manolo Tavárez Justo a la cabeza, apuraba la organización de lo que haría tan pronto se consumara el cuartelazo militar.
Al celebrar la efemérides de la invasión del 14 de Junio de ese año, Manolo había advertido que su organización sabía en donde estaban “las hermosas montañas de Quisqueya”, en alusión obvia a su decisión de iniciar una guerra de guerrilla de resistencia al golpe en cuya acción perdió la vida pocos días antes de la Navidad de 1963.
En un esfuerzo que resultó vano por desinflar la atmósfera cargada que angustiaba al país, don Rafael Herrera, director del Listín Diario con menos de dos meses en circulación, advertía sobre las consecuencias de una asonada militar que cercenaría las libertades públicas apenas dos años después de liquidada la tiranía trujillista.
Guardando los pequeños detalles, el Golpe de Estado de 1963 está configurado casi al carbón con la asonada que se produjo recientemente en Honduras contra el presidente Zelaya: oligarquía contra un gobierno liberal, iglesia y Fuerzas Armadas, amén de un gobierno liberal demócrata en Washington (Kennedy, en 1963 y Obama ahora).

El golpe ruge
Finalmente el 25 de septiembre en la noche, trascienden preocupantes rumores sobre la casa de Gobierno; el público detectó los aprestos militares y empezaron a llamar a los periódicos y a las pocas emisoras de radio que existían entonces. No hubo mención de la crisis política en la televisión (Radio Televisión Dominicana y Rahintel) que eran los canales de la época.
El estremecimiento, sin embargo, abarcaba a todos los sectores sociales. Estaba casi todo el personal en el Listín en donde llegaban los rumores hasta que, ¡rián¡ “Bosch está preso”, dijo una angustiosa voz a través del teléfono.
“Llamen a Landolfi a Palacio”, exclamó Jaime Lockward, el jefe de redacción, pero nuestro reportero en la Casa de Gobierno no estaba allí pese a la conmoción que hervía por toda la ciudad.
Creo que entonces se optó por enviar a Federico Henríquez Gratereaux (entonces administrador del Listín) o a Luis Ovidio Sigarán, quien se quedó en lo adelante como reportero en Palacio hasta después de yo salir del Listín en febrero de 1967.
Con el paso de las horas las informaciones se fueron aclarando hasta que se oficializó el cuartelazo con el famoso comunicado de las Fuerzas Armadas y las ‘fuerzas vivas’ de la nación: El Golpe de Estado había sido consumado “para salvar al país del comunismo”.
Lo curioso es que el país tomó un imaginario crayón rojo y fue cercenando el futuro de todo aquel que se involucró o aceptó el Golpe de Estado. Ellos no serían jamás líderes políticos con el respeto de la nación. Así, mientras aparecían gráficas de televisión o de diarios informando la entrada a palacio de líderes que apoyaban el golpe, el país los iba tachando: Viriato Fiallo fue el primero. Le siguieron Juan Isidro Jiménes Grullón, Mario Read Vittini, el general Ramírez, quien había vivido años en el exilio reclamando “democracia” en su país, pero cuando la vio aquí parece que se asustó.
Siguió en la lista Donald Reid Cabral quien había participado en la conspiración para matar a Trujillo el 30 de Mayo y que luego sería triunviro, no sobrevivió políticamente ni siquiera aliándose con su opositor consumado el doctor Balaguer en años posteriores.
Don Rafael parecía que visualizaba lo que venía y advirtió en términos muy graves a los líderes políticos de la época así como a jefes militares y al personal de las embajadas más influyentes de entonces. Lo escuchaban, lo leían pero fruncían el seño en rechazo de la voz que clamaba angustiada que evitaran el colapso de la sociedad.
En la mañana del golpe de Estado la redacción amaneció dividida entre los pro-golpistas y los antigolpistas. Virgilio Alcántara, Luis Reyes Acosta y quien esto escribe, aparecimos de repente como conscientes antigolpistas. Otros compañeros ñque prefiero no mencionar porque algunos han muertoñ opinaban de manera favorable a la asonada militar. Las discusiones fueron intensas y apasionadas.
Don Rafael en circunstancias como la del Golpe Militar parecía sufrir intensamente. Se tomaba las gafas y las mordía; se desarreglaba el cabello y se lo volvía a arreglar... era un nerviosismo contagioso, iba a escribir y quería elaborar letra a letra lo que iba a escribir. Nunca lo había visto tan angustiado, pero tampoco habló nada con nadie.
Finalmente el editorial se produjo, se compuso, se corrigió y se pegó. Qué decía ese editorial, no lo sé, porque cuando lo escribió ya yo había salido del diario esa noche convulsa y me fui a recluir a casa de la Julio Verne 14, a una cuadra del Palacio Nacional. Pero al otro día todo comenzó a saberse porque el editorial de don Rafael nunca se imprimió debido a que alguien, con mucho poder en el Listín, nada menos que el presidente de la empresa, don Baby Ricart, lo arrebató de la “emplanación”.
El editorial sobre el Golpe lo escribió Federico Henríquez Gratereaux, hasta donde recuerdo.
Don Rafael se indignó y se fue a su casa para no volver, pero simultáneamente comenzó a fraguarse una reacción a favor de don Rafael, incluyendo a Felipe Vicini (creo que accionista de la empresa), a quien Virgilio y yo encontramos en la habitación de don Rafael cuando fuimos a expresar nuestro respaldo al director.
O VUELVE O NO HAY LISTÍN
“O usted vuelve o no hay Listín”, fue mi emplazamiento rotundo a don Rafael; Virgilio me apoyó y Herrera dijo que se dedicaría a escribir una especie de “Hoja” que haría circular sustentando sus posiciones contra el Golpe de Estado. El editorial objetado nunca lo vimos, pero qué podía decir don Rafael, nada menos que reiterar lo que ya había advertido; que ese cuartelazo era un acción terrible para la institucionalidad del país, que traería ñcomo trajoñ grandes episodios de división en la familia dominicana y que la ambición demostrada por los golpistas lo destruiría a ellos mismos. No sé si lo decía de esa manera, pero sería un emplazamiento lógico teniendo en cuenta los criterios de don Rafael. Nada más, nada menos.
Sobre todo si usted evalúa lo que dijo en los editoriales posteriores al incidente con don Baby, sobre el fatídico Golpe una vez resuelto el impasse gracias al apoyo irrestricto que le ofreció Tuturo Pellerano a don Rafael. Un apoyo ñhasta donde recuerdoñ sin dubitación y hasta el último de sus días. La circulación del Listín, previo al golpe oscilaba entre seis y ocho mil ejemplares. Era la época que Rafael Bonilla Aybar (Bonillita) lo tildaba de ser “La Nación de lujo”, porque mantenía una línea de respeto a la institucionalidad mientras él recorría el país siendo el vocero principal de los llamados “mítines de reafirmación cristiana”, de inspiración golpista. El primer editorial del Listín sobre el Golpe, escrito por Federico Henríquez, fue frío, formal, guabinoso y sin definición sobre el hecho.
Pero una vez regresó don Rafael la voz del periódico se elevó; tronó y advirtió de los males que traería al país ese hecho falaz. La voz del Listín se convirtió entonces en la voz de la nación y el país lo asumió como su vocero legítimo.
Se comenzó a aceptar al Listín y compenetrarse con sus posiciones. La circulación creció constantemente ya que la conmoción social de la guerrilla en donde murió una casta especial del 14 de Junio con Manolo Tavárez Justo a la cabeza y el proceso de reacción popular que provocó exilios, presos y muertos. La oficina de don Rafael se convirtió para entonces en un confesionario por donde pasaban todos aquellos que le revelaban sus secretos y que él guardaba con celo sacerdotal. El 1964 bien debería llamarse el año de Unachosin (Unión Nacional de Choferes Sindicalizados), de orientación perredeísta y que se convirtió en el portaestandarte de la lucha contra el Triunvirato, y su peor dolor de cabeza.
El vaticinio de Bosch de que en el país “un golpe de Estado duraría menos que una cucaracha en un gallinero”, se acercaba y así fue en términos históricos, pues en menos de dos años el Triunvirato y todo el liderazgo político y militar que promovió el cuartelazo del ’63 fue arrasado inmisericordemente por las masas en el 1965.
Bosch y el Listín emergieron victoriosos de esa intensa lucha social que produjo los acontecimientos de Abril. Pero esa es otra historia y la contaré mas adelante.
UNA POSICIÓN QUE REPERCUTIÓ DENTRO Y FUERA
El siguiente es el editorial de don Rafael Herrera publicado con su nombre en el Listín el día 26 de septiembre, al otro día del golpe de Estado al gobierno constitucional del profesor Juan Bosch a los siete meses de inaugurar su mandato.
Estas líneas de don Rafael reflejan la angustiosa situación que vivía el país como resultado de esa acción cívico-militar.
“Los hombres que hoy tienen en sus manos las riendas del poder de la República Dominicana han contraído una responsabilidad aterradora.
Pocos se hubiesen atrevido a contraerla.
Estos hombres han cometido un acto claramente ilegal.
Han irrumpido violentamente en el orden jurídico dominicano.
Han desmoronado la Constitución, base y principio de ese orden jurídico.
Y en su lugar han establecido otro, valiéndose de la fuerza.
Eso es dicho, pura y llanamente, lo que ha sucedido. Negarlo sería pueril. Hay casos, sin embargo en que puede justificarse esa irrupción violenta con el derecho. Los hombres que hoy tienen en sus manos las riendas del poder en este país lo saben.
Y porque lo saben se justifican en el manifiesto que dirigieron el pueblo, inmediatamente después de contraer su aterradora responsabilidad.
Hay un viejo dicho, en casi todas las lenguas civilizadas que puede aplicarse a esta situación.
En la nuestra lo expresamos así: “Lo que está hecho, hecho esta”.
Es el “fait acompli” de los franceses.
El hecho consumado. Nosotros tenemos la fórmula con la cual pudiera justificarse el hecho consumado. Es muy sencilla.
Consiste simplemente en que los hombres que han subvertido el orden jurídico dominicano cumplan lo que prometen.
Consiste en que lleven a práctica las promesas que han hecho en el manifiesto que dirigieron al pueblo. La historia solo podría justificarlos si convierten realmente al estado dominicano en un estado de justicia y equidad.
Si respetan los derechos humanos, civiles y políticos entre ellos los de libre expresión de pensamiento, reunión y asociación.
Si conservan y aumentan las conquistas que han logrado en los últimos tiempos las clases trabajadora.
Si protege a los industriales, los banqueros y los comerciantes.
Si trabajan incansablemente por elevar el nivel de vida de nuestro empobrecido pueblo.
Si luchan con inteligencia contra el comunismo, presentándole la batalla de la mejor manera que puede presentársele: luchando día y noche contra la miseria, las enfermedades, el hambre, pues solo donde hay enfermedades, hambre y miseria progresa el comunismo.
Si preparan el camino para que el pueblo dominicano pueda expresar de nuevo su voluntad en las urnas.
Y se muestra generoso –jamás punitivo ¡jamás!– con los vencidos.
Solo así podrá justificarlos la historia.
Así solo podrá justificarlos el pueblo”.

A mi amigo Polón Méndez, dos años después de tu partida


A mi amigo Polón Méndez, dos años después de tu partida

  • Viernes, 21 Septiembre 2012 16:10
Por: el Arquitecto y Escritor Ricardo González Quiñones
Cuando cruzaste del bosque las espesuras, éstas, estaban frías, secas, desorientadas. Eran otras Manaclas, otro sentimiento, otro ideal. Manolo cifraba sus esperanzas en ustedes, en salir airosos de las escarpadas montañas quisqueyanas.

No se pudo, hermano, restablecer el gobierno derrocado, diría yo, el único gobierno legal que hemos tenido en los últimos 83 años. Y en ese lapsus, tres arracavacas se han dividido el poder por 63 años y lo único que han hecho es sumir este pobre pueblo en miseria, ignorancia, desorden y minarlo de ladrones.

Mi amigo y primo por demás Polón Méndez, hoy, después de dos años de tu partida, no hay una calle rotulada con tu nombre en Sabaneta. Las autoridades no saben aún, quién fuiste, quién eres. Imagínate hermano quienes son los dirigentes políticos de tu Sabaneta, mejor no te lo digo, para que no te apenes.

Ese 22 de septiembre del 2010 fue funesto amigo, se ocultaron las estrellas del firmamento por algunos segundos, pararon los ríos, murieron las azucenas. Excepto tu pueblo, que aún recuerdo, siguió la fiesta, sus horripilantes bachatas, sus ruidosos y lascivos reggaetones y sus beberías en el parque. No pueden amarte, admirarte y agradecerte, porque no te conocen, no te presentan ni en las escuelas, ni en los clubes, ni en el parque, ni en las misas sabatinas y dominicales. No quieren que se siga tu ejemplo amigo y primo a la vez, porque no tendrían a quien engañar, y ese es su modo de vida, engañar, engañar y engañar.


Foto: Cortesía Dr. Nito Leclerc
Amigo Polón, tu ejemplo, junto al de Francisco, al de Manolo y al de muchos más, no lo dejaremos que pasen desapercibidos en nuestro pueblo, aquí estaremos de frente para hablar de ustedes, de sus sacrificios por esta Patria hoy minada de oportunistas, insensatos, inmorales y aprovechadores. De ustedes tendrán que hablar hasta las piedras que adornan los caminos de los conucos y las que posan en el fondo de los charcos de los ríos sabaneteros.

Hasta siempre amigo Sabanetero, Polón Méndez.



Hasta pronto, Dios querrá
Ricardo González Quiñones
Sabanetero

martes, 18 de septiembre de 2012

MPD recordará asesinato de Amín Abel


Seleccione el tamaño del texto:  
Guardar en mi PerfilEnviar Artículo
18 Septiembre 2012, 5:39 PM
MPD recordará asesinato de Amín Abel
El Movimiento Popular Dominicano (MPD) anunció este martes varias actividades en recordación del asesinato de Amín Abel Hasbún y otros dirigentes y militantes de la organización muertos en septiembre.
El vocero nacional del MPD, profesor Higinio Báez informó que la organización recordará al líder estudiantil y dirigente emepedeista con un acto central en su local ubicado en la Calle Emilio Prud´Homme número 2, al lado del Cuartel de los Bomberos en el Distrito Nacional.
Luego del acto acudirán al cementerio nacional de la Avenida Máximo Gómez, a depositar una ofrenda floral, donde están sepultados los restos del destacado dirigente de la organización y quien fuera asesinado en la Avenida San Martín el 24 de septiembre del año 1970.
La actividad está programada para  el lunes 24 de septiembre a las 10:00 de la mañana, donde participarán los familiares, compañeros y amigos del dirigente emepedeísta asesinados, así como dirigentes de otras organizaciones políticas y personalidades, incluyendo las autoridades de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD), donde se gradúo con honores.
"En tan emblemática fecha histórica, daremos a conocer al país importantes reflexiones sobre la situación nacional y las salidas posibles a la grave crisis que mantiene postrada a la nación dominicana", dijo el profesor Higinio Báez.
El vocero del MPD considera que es esencial una salida progresista a esta crisis si se quiere acceder al bienestar colectivo, a la justicia, al desarrollo, a la alta cultura y a una condición de nación soberana y autodeterminante.

domingo, 2 de septiembre de 2012

Carta de Ramfis

 8


31 Agosto 2012, 8:17 PM
Carta de Ramfis
Escrito por: VÍCTOR GÓMEZ BERGÉS
Ramfis Trujillo salió del país en agosto de 1960 a representar el gobierno a las reuniones del GATT en Suiza, en medio una profusa publicidad. Hacía un año y dos meses se había iniciado el gran movimiento antitrujillista, que en cascada comenzó a minar profundamente la dictadura, con el desembarco por Constanza de 200 jóvenes rebeldes el 14 de junio de 1959 provenientes de Cuba y que concluyó con el  30 de mayo de 1961.
Se había fundado ya en Mao el “1J4”; se conocían, la Carta Pastoral de enero del 1960 abogando por la libertad de más de trescientos jóvenes presos y torturados en la Cárcel de la “40”, entre los que había hijos de altos funcionarios trujillistas; las presiones del presidente Kennedy para que Trujillo abandonara el país; el atentado del 24 de junio de 1960 contra el presidente Betancourt, y la renuncia de Héctor B. Trujillo como presidente de la República fruto del escándalo internacional por el atentado de Caracas y su sustitución por Joaquín Balaguer el 3 de agosto del mismo año, cuando Trujillo nombró a Ramfis, quien era jefe de la Aviación Militar Dominicana, representante ante ese organismo internacional. ¡Una de sus paradojas!
En la recopilación de documentos históricos que he guardado por años con marcado celo y que estoy donando al moderno Archivo General de la Nación encontré esta carta facilitada por un joven piloto de la AMD, quien me permitió copiarla a mano, ante su negativa de fotocopiarla por razones “de seguridad”, la que ofrezco hoy a 52 años de esa “proeza” de ese inolvidable amigo.
Me ha parecido importante al darla a conocer, resaltar algunas ideas expuestas en la misma, por cuanto resultarán novedosas y útiles para los estudiosos de la historia y las nuevas generaciones que no vivieron aquella negra etapa de nuestra vida política.
Dice Ramfis, entre otras cosas: “Recuerden que en enero -1960- me encontraba fuera del país y tan pronto supe de la traición que preparaba ese grupo de afeminados  “señoritos”  de la sociedad, de esos perritos falderos que lo único que han hecho en su vida es vivir de un apellido que creen que los respalda y que les ha colocado en la frente un letrerito que dice “Alta Sociedad” cuando al entender de las personas honorables más bien podría leerse “Alta Suciedad”, regresé para estar al lado de ustedes, donde las circunstancias lo requieren y en el momento en que fuere requerido”.
Por otro lado afirma, “que el complot develado no fue más que una trama del Departamento de Estado norteamericano, en combinación con la Nunciatura apostólica y con el apoyo de Roma”
“Hay una maniobra del Departamento de Estado Norteamericano como ya lo han dicho desde   Cuba… para derribar a Fidel Castro; pero quieren usarnos a nosotros de cebo…”.
Más adelante confiesa lo que se comentaba insistentemente por lo bajo entre el estudiantado universitario, de su gran capital, cuando afirma, “observen el fomento industrial que se ha emprendido últimamente y en el cual yo he invertido una fuerte suma de dinero…”
“Y para terminar quiero decirles que solo para regresar me toma 9 horas y que aquí estaré cuando el caso lo requiera”. De esto pueden estar seguros, somos como los elefantes que todos van a morir al mismo lugar”.
He aquí el texto íntegro de la carta.
Agosto 11 de 1960
Oficiales:
Muy brevemente salgo para Europa, a cumplir la honrosa misión de representar al Gobierno Dominicano en las sesiones del Acuerdo General sobre Aranceles y Comercio comúnmente conocido como el Gatt. El Gatt es el acuerdo internacional comercial existente en los llamados países del mundo libre en el cual, desde luego, los peces grandes se tragan a los pequeños. Pero la parcializada propaganda internacional de este lado quieren decir  “Mundo Libre” y así tenemos que aceptarlo.
También voy a visitar a dos de mis hijas que se encuentran en Suiza y a atender otros asuntos semi-oficiales, respecto de los cuales considero debo guardar discreción por el momento.
He querido hacerles saber esto, ya que nuestros enemigos siempre están agarrándose de lo más mínimo para crear una confusión psicológica entre los ciudadanos dominicanos, y pueden coger este viaje mío como excusa para decir que “Ya empezamos a salir huyendo; casualmente porque no saben que NO vamos a salir huyendo. Comprendo que muchos de ustedes tienen el firme convencimiento de esto.
Aquellos que mediten y piensen en el pasado, comprenderán la sin razón de todos estos comentarios; pero es posible que dentro de este gran número de oficiales de mente clara, de concepto firme y de convicciones terminantes, exista un pequeño porcentaje que se deje influir por los comentarios ridículos y callejeros que crean nuestros enemigos y es más para ellos que he querido preparar estas palabras, para que no sean víctima de su propia confusión y por lo tanto, víctima luego de nuestras propias medidas que haya que adoptar, sean cuales fueren. A los hombres convencidos no les tiembla el pulso ni para sanar a un amigo herido, ni para matar a un amigo traidor. Recuerden que en enero me encontraba fuera del país y tan pronto supe de la traición que preparaba ese grupo de afeminados  “señoritos” de la sociedad, de esos perritos falderos que lo único que han hecho en su vida es vivir a base de un apellido que creen que los respalda y que les ha colocado en la frente un letrerito que dice “Alta Sociedad”, cuando al entender de las personas honorables más bien podría leerse “Alta Suciedad”, regresé al país para estar al lado de ustedes, donde las circunstancias lo requieren y en el momento en que fuere requerido.
A esos que pueden tener sus mentes tan desastrosamente débiles también quiero decirles que observen el fomento industrial que se ha emprendido últimamente y en el cual yo he invertido una fuerte suma de dinero. Además, aquí quedan mis padres, mis hermanos y tres de mis hijos.
 Esto, vuelvo y lo repito, no es necesario decirlo a aquellos de ustedes que yo he tratado más de cerca y a todos los que conozco; pero las circunstancias, el trabajo y lo grande que se ha tornado la institución, no me han permitido conocerlos a todos y por esto he querido hacerles algunos razonamientos para contrarrestar el posible efecto que quizás pueda provocar en ellos la guerra psicológica de nuestros enemigos.
También he querido hacerles saber que he llegado; después de seis meses de meditación y de ir uniendo algunas cosas y algunos casos, a la conclusión de que el complot develado no fue más que una trama del Departamento de Estado Norteamericano, en combinación con la Nunciatura apostólica y con el apoyo de Roma. La organización de las células lo deja entrever así claramente, pues es algo que no se podía ocurrir a ninguno de esos “ñoños imbéciles” que estaban comprometidos en la misma, pero sí al embajador Farland, que fue agente de la FBI por muchos años.
Hay una maniobra del Departamento de Estado Norteamericano como ya lo han dicho desde Cuba y todos debemos saberlo claramente para derribar a Fidel Castro; pero quieren usarnos a nosotros de cebo para conseguir los fines que ellos persiguen. Y en esa no estamos nosotros. Por eso el Generalísimo ha decidido que el Presidente de la República renuncie a su cargo y hacer unos cuantos cambios en el Gabinete, a fin de que si quieren intervenir en Cuba, que intervengan; pero sin ponernos a nosotros de parapeto para sus jugarretas y artimañas. 
En treinta años de Gobierno, Trujillo no les había molestado. En treinta años solo le molestó de Trujillo el que arrancara de las garras norteamericanas el control de nuestras aduanas, fuente principal de los ingresos públicos; que les comprara pagándoles, la Compañía Eléctrica; que les comprara pagándolos, a todos los ingenios; y que apenas tengan los norteamericanos inversiones fuertes en nuestra República. Esta es la principal causa de la propaganda adversa a nosotros.
Ahora, Fidel Castro les quita los ingenios, les quita las refinerías de petróleo y les quita el control de Cuba, que más bien era una colonia de los Estados Unidos. Pónganse ustedes a pensar por ejemplo, que en Cuba importaban anualmente seis millones de huevos de los Estados Unidos. Por ahí empiecen a juzgar, arroz, habichuelas, en fin un sin número de artículos de primera necesidad se importaban en Cuba de los Estados Unidos, lo cual arrojó un balance favorable a los Estados Unidos, de mil millones de dólares, en divisas, en los últimos diez años.
Ahora resulta que Castro es uno de los peores dictadores, uno de los peores enemigos públicos del mundo, pues cuando a esa gente les tocan sus centavos o sus dólares no hay quien les pare la boca.
Otra jugarreta que tenían en Cuba era la siguiente. Los cubanos tienen en el mercado norteamericano tres millones de toneladas de azúcar, con preferencias sobre los demás países; pero resulta que también los productos norteamericanos que estaban en Cuba tenían protección arancelaria. Esto significa que, por ejemplo, la fábrica cubana de aceite de maní no podía competir con la manteca que se producía en los Estados Unidos y que importaban en Cuba, por tanto dicha manteca no podía funcionar, ya que a mayor volumen de producción es enorme en los Estados Unidos, la fábrica de aceite de maní en Cuba, sin poder contar con una protección arancelaria gubernamental  por el acuerdo existente entre los dos países no podía funcionar.
Otro caso interesante es el de la refinería de petróleo cuando leemos la propaganda que sale en nuestros periódicos de la AP y de UPI pensamos: “Castro se está robando las refinerías extranjeras en Cuba”.
Sin embargo, la realidad es la siguiente. Las compañías refinadoras de petróleo en Cuba son las mismas dueñas de las compañías que extraen el petróleo en Venezuela y en otras partes del mundo.
Había una diferencia en el precio que pagaban esas refinerías a sus casas productivas de petróleo y el precio que pagaban en el mercado mundial, de 70 centavos y el único que se afectaba era el gobierno cubano, que perdía esas divisas que salían del país mediante esta maniobra, pues un petróleo que se podía conseguir a $2.10 el barril, las refinerías lo pagaban a $2.80 a sus casas en el extranjero.
No quiero de ninguna manera que Uds. crean que estoy asumiendo una actitud en defensa del gobierno de Castro; pero sí quiero que Uds. vean lo que sucedía en Cuba, que no sucede ni sucederá aquí y en que se basa nuestra independencia financiera y en que se basa toda la propaganda adversa por la prensa norteamericana contra nosotros y en que se está basando la propaganda adversa, más que por otro motivo contra el régimen de Fidel Castro.
Otra observación que quiero hacerles, para que Uds. se vayan dando cuenta de lo que es el dominio económico, es que en muchos países, como Alemania, Japón, las mercancías que se producen las producen las empresas cuyos accionistas principales son, en la mayoría de los casos, las grandes compañías norteamericanas.
Espero que estas breves líneas explicatorias, dentro de los limitados conocimientos que he adquirido durante el corto tiempo en que he estado separado de las actividades militares, me han puesto en condiciones de poderles explicar estas cosas de vital importancia, sean meditadas por Uds. con la atención que ellas merecen, ya que un país depende principalmente de su economía y esa economía la queremos hacer dominicana para los dominicanos, para no tenerles que soportar la soberbia al extranjero en nuestro propio país.
De todo se han querido valer nuestros enemigos; tramas políticas, invasiones armadas; en fin, un sin número de cosas, y en todas han fracasado. Ahora bien, han querido emplear un sistema de presiones internacionales, pero tampoco les valdrá, ya que las grandes mayorías dominicanas y las Fuerzas Armadas representan un baluarte inexpugnable de solidaridad con su líder máximo al frente. No habrá más invasiones ya eso pasó a la Historia. Ahora la guerra que estamos librando es simplemente de política internacional y es donde el jefe ha puesto toda su visión con, la finalidad de vencer, como ya lo hizo en el año 1937, con la cuestión haitiana, estos obstáculos creados por la envidia y el egoísmo de algunos extranjeros.
Para terminar quiero decirles que solo para regresar me toma 9 horas, y que aquí estaré cuando el caso lo requiera. De esto pueden estar seguros. Somos como los elefantes que todos van a morir al mismo lugar.  
Compartir:
     
Comentarios
comentario(s)
Este artículo no tiene comentarios
Comentarios | No tiene cuenta? Cree su cuenta | Recuperar contraseña
Debe estár logueado para escribir comentarios
UsuarioContraseña