Páginas vistas en total

lunes, 22 de febrero de 2010

Carta de Juan Bosh sobre tema Haití-Dominicana

DOCUMENTO: Carta de Juan Bosh sobre tema Haití-Dominicana en “Cubadebate”
Enviado por ei en Febrero 21, 2010 – 5:16 am

La Habana,
14 de junio de 1943.

Mis queridos Emilio Rodríguez Demorizi, Héctor Incháustegui y Ramón Marrero Aristy:

Ustedes se van mañana, creo, y antes de que vuelvan al país quiero escribirles unas líneas que acaso sean las últimas que produzca sobre el caso dominicano como dominicano. No digo que algún día no vuelva al tema, pero lo haré ya a tanta distancia mental y psicológica de mi patria nativa como pudiera hacerlo un señor de Alaska. En primer lugar, gracias por la leve compañía con que me han regalado hoy; la agradezco como hombre preocupado por el comercio de las ideas, jamás porque ella me haya producido esa indescriptible emoción que se siente cuando en voz, en el tono, en las palabras de un amigo que ha dejado de verse por mucho tiempo se advierten los recuerdos de un sitio en que uno fue feliz. Acaso para mi dicha, nunca fui feliz en la República Dominicana, ni como ser humano ni como escritor ni como ciudadano; en cambio sufrí enormemente en todas esas condiciones.
Hoy también he sufrido…Pues de mi reunión con Uds. he sacado una conclusión dolorosa, y es ésta: la tragedia de mi país ha calado mucho más allá de donde era posible concebir: La dictadura ha llegado a conformar una base ideológica que ya parece natural en el aire dominicano y que costará enormemente vencer; si es que puede vencerse alguna vez. No me refiero a hechos concretos relacionados con determinada persona; no hablo de que los dominicanos se sientan más o menos identificados con Trujillo, que defiendan o ataquen su régimen, que mantengan tal o cual idea sobre el suceso limitado de la situación política actual en Santo Domingo; no, mis amigos queridos: hablo de una transformación de la mentalidad nacional que es en realidad incompatible con aquellos principios de convivencia humana en los cuales los hombres y los pueblos han creído con firme fe durante las épocas mejores del mundo, por los que los guías del género humano han padecido y muerto, han sufrido y se han sacrificado. Me refiero a la actitud mental y moral de Uds. – y por tanto de la mejor parte de mi pueblo – frente a un caso que a todos nos toca: el haitiano.
Antes de seguir desearía recordar a Uds. que hay una obra mía, diseminada por todo nuestro ámbito, que ha sido escrita, forjada al solo estimulo de mi amor por el pueblo dominicano. Me refiero a mis cuentos. Ni el deseo de ganar dinero ni el de obtener con ellos un renombre que me permitiera ganar algún día una posición política o económica ni propósito bastardo alguno dio origen a esos cuentos. Uds. son escritores y saben que cuando uno empieza a escribir, cuando lo hace como nosotros, sincera, lealmente, no lleva otro fin que el de expresar una inquietud interior angustiosa y agobiadora. Así, ahí está mi obra para defenderme si alguien dice actualmente o en el porvenir que soy un mal dominicano. Hablo, pues, con derecho a reclamar que se me oiga como al menos malo de los hijos de mi tierra.
Los he oído a Uds. expresarse, especialmente a Emilio y Marrero, casi con odio hacia los haitianos, y me he preguntado cómo es posible amar al propio pueblo y despreciar al ajeno; cómo es posible querer a los hijos de uno al tiempo que se odia a los hijos del vecino, así, sólo porque son hijos de otros. Creo que Uds. no han meditado sobre el derecho de un ser humano, sea haitiano o chino, a vivir con aquel mínimo de bienestar indispensable para que la vida no sea una carga insoportable; que Uds. consideran a los haitianos punto menos que animales, porque a los cerdos, a las vacas, a los perros no les negarían Uds. el derecho de vivir…
Pero creo también – y espero no equivocarme – que Uds. sufren una confusión; que Uds. han dejado que el juicio les haya sido desviado por aquéllos que en Haití y en la República Dominicana utilizan a ambos pueblos para sus ventajas personales. Porque eso es lo que ocurre, amigos míos. Si me permiten he de explicárselo: El pueblo dominicano y el pueblo haitiano han vivido desde el Descubrimiento hasta hoy – o desde que se formaron hasta la fecha – igualmente sometidos en términos generales. Para el caso no importa que Santo Domingo tenga una masa menos pobre y menos ignorante. No hay diferencia fundamental entre el estado de miseria e ignorancia de un haitiano y el de un dominicano, si ambos se miden, no por lo que han adquirido en bienes y conocimientos, sino por lo que les falta adquirir todavía para llamarse con justo título, seres humanos satisfechos y orgullosos de serlo. El pueblo haitiano es un poco más pobre, y debido a esa circunstancia, luchando con el hambre, que es algo más serio de lo que puede imaginarse quien no la haya padecido en sí, en sus hijos y en sus antepasados, procura burlar la vigilancia dominicana y cruza la frontera; si el caso fuera al revés, sería el dominicano el que emigraría ilegalmente a Haití. El haitiano es, pues, más digno de compasión que el dominicano; en orden de su miseria merece más que luchemos por él, que tratemos de sacarlo de su condición de bestia. Ninguno de Uds. sería capaz de pegar con el pie a quien llegara a sus puertas en busca de abrigo o de pan: y si no lo hacen como hombres, no pueden hacerlo como ciudadanos.
Ahora bien, así como el estado de ambos pueblos se relaciona, porque los dos padecen, así también se relacionan aquéllos que en Santo Domingo igual que en Haití explotan al pueblo, acumulan millones, privan a los demás del derecho de hablar para que no denuncien sus tropelías, del derecho de asociarse políticamente, para que no combatan sus privilegios, del derecho de ser dignos para que no echen por el suelo sus monumentos de indignidad. No hay diferencia fundamental entre los dominicanos y los haitianos de la masa; No hay diferencia fundamental entre los dominicanos y los haitianos de la clase dominante.
Pero así como en los hombres del pueblo en ambos países hay un interés común – el de lograr sus libertades para tener acceso al bienestar que todo hijo de mujer merece y necesita -, en las clases dominantes de Haití y Santo Domingo hay choques de intereses, porque ambas quieren para sí la mayor riqueza. Los pueblos están igualmente sometidos; las clases dominantes son competidoras. Trujillo y todo lo que él representa como minoría explotadora desean la riqueza de la isla para sí; Lescot y todo lo que él representa como minoría explotadora, también. Entonces, uno y otro – unos y otros, mejor dicho – utilizan a sus pueblos respectivos para que les sirvan de tropa de choque: esta tropa que batalle para que el vencedor acreciente su poder. Engañan ambos a los pueblos con el espejismo de un nacionalismo intransigente que no es amor a la propia tierra sino odio a la extraña, y sobre todo, apetencia del poder total. Y si los más puros y los mejores entre aquéllos que por ser intelectuales, personas que han aprendido a distinguir la verdad en el fango de la mentira se dejan embaucar y acaban enamorándose de esa mentira, acabaremos olvidando que el deber de los más altos por más cultos no es ponerse al servicio consciente o inconsciente de una minoría explotadora, rapaz y sin escrúpulos, sino al servicio del hombre del pueblo, sea haitiano, boliviano o dominicano.
Cuando los diplomáticos haitianos hacen aquí o allá una labor que Uds. estiman perjudicial para la República Dominicana, ¿saben lo que están haciendo ellos, aunque crean de buena fe que están procediendo como patriotas? Pues están simplemente sirviendo a los intereses de esa minoría que ahora está presidida por Lescot como ayer lo estaba por Vincent. Y cuando los intelectuales escriben – como lo ha hecho Marrero, de total motu proprio según él dijo olvidando que no hay ya lugar para el libre albedrío en el mundo – artículos contrarios a Haití están sirviendo inconscientemente – pero sirviendo – a los que explotan al pueblo dominicano y lo tratan como enemigo militarmente conquistado. No, amigos míos… Salgan de su ofuscación.
 Nuestro deber como dominicanos que formamos parte de la humanidad es defender al pueblo haitiano de sus explotadores, con igual ardor que al pueblo dominicano de los suyos. No hay que confundir a Trujillo con la República Dominicana ni a Lescot con Haití. Uds. mismos lo afirman, cuando dicen que Lescot subió al poder ayudado por Trujillo y ahora lo combate. También Trujillo llevó al poder a Lescot y ahora lo ataca. Es que ambos tienen intereses opuestos, como opuestos son los de cada uno de los de sus pueblos respectivos y los del género humano.
Nuestro deber es, ahora, luchar por la libertad de nuestro pueblo y luchar por la libertad del pueblo haitiano. Cuando de aquél y de este lado de la frontera, los hombres tengan casa, libros, medicinas, ropa, alimentos en abundancia; cuando seamos todos, haitianos y dominicanos, ricos y cultos y sanos, no habrá pugnas entre los hijos de Duarte y de Toussaint, porque ni estos irán a buscar, acosados por el hambre, tierras dominicanas en qué cosechar un mísero plátano necesario a su sustento, ni aquéllos tendrán que volver los ojos a un país de origen, idioma y cultura diferentes, a menos que lo hagan con ánimo de aumentar sus conocimientos de la tierra y los hombres que la viven.
Ese sentimiento de indignación viril que los anima ahora con respeto a Haití, volvámoslo contra el que esclaviza y explota a los dominicanos; contra el que, con la presión de su poder casi total, cambia los sentimientos de todos los dominicanos, los mejores sentimientos nuestros, forzándonos a abandonar el don de la amistad, el de la discreción, el de la correcta valoración de todo lo que alienta en el mundo. Y después, convoquemos en son de hermanos a los haitianos y ayudémosles a ser ellos libres también de sus explotadores; a que, lo mismo que nosotros, puedan levantar una patria próspera, culta, feliz, en la que sus mejores virtudes, sus mejores tradiciones florezcan con la misma espontaneidad que todos deseamos para las nuestras.
Hay que saber distinguir quién es el verdadero enemigo y no olvidar que el derecho a vivir es universal para individuos y pueblos. Yo sé que Uds. saben esto, que Uds., como yo, aspiran a una patria mejor, a una patria que pueda codearse con las más avanzadas del globo. Y no la lograremos por otro camino que por el del respeto a todos los derechos, que si están hoy violados en Santo Domingo no deben ofuscarnos hasta llevarnos a desear que sean violados por nosotros en lugares distintos.
Yo creo en Uds. Por eso he sufrido. Creo en Uds. hasta el hecho de no dolerme que Marrero mostrara a Emilio el papelito que le escribí con ánimo de beneficiarlo y sin ánimo de molestar ni por acción ni por omisión a Emilio. En todos creo, a todos los quiero y en su claro juicio tengo fe. Por eso me han hecho sufrir esta tarde.
Pero el porvenir ha de vernos un día abrazados, en medio de un mundo libre de opresores y de prejuicios, un mundo en que quepan los haitianos y los dominicanos, y en el que todos los que tenemos el deber de ser mejores estaremos luchando juntos contra la miseria y la ignorancia de todos los hombres de la tierra. Mándenme como hermano y ténganme por tal.

Juan Bosch.

(En: Para la historia, dos cartas, Santiago, República Dominicana. Editorial el Diario, 1943, pp. 3-8)

-Juan Emilio Bosch y Gaviño (La Vega, 30 de junio de 1909 – Santo Domingo 1 de noviembre de 2001). Ensayista, cuentista, novelista y político dominicano. Fue el primer Presidente Constitucional de la República Dominicana elegido democráticamente luego de la muerte del dictador Rafael Trujillo en 1961. Fundó el Partido Revolucionario Dominicano (PRD) en 1939 y el Partido de la Liberación Dominicana (PLD) en 1973.
-FUENTE: cubadebate

Carta a Eugenio Perdomo por Leopoldo Espaillat Nanita

Febrero 9, 2010 · 1 comentario

Por Leopoldo Espaillat Nanita

A través del intercambio epistolar que cursó en el Internet en el período de Navidad, mientras visitábamos nuestra familia en Tampa, a veces lamentablemente agrio, pude identificarle como descendiente del poeta y patriota del mismo nombre, que fue fusilado en Santiago el 17 de Abril de 1863 por el Reino de España a instancias del traidor Pedro Santana al abortar el primer intento de Restaurar la Independencia el 25 de Febrero en Santiago. Ambos están enterrados junto a sus compañeros en el Panteón Nacional.

Como biznieto de uno de sus compañeros de martirologio, el Comandante de Reservas Pedro Ignacio Espaillat, deseo saludarle en sus esfuerzos de buscarle salida a la trampa en que han metido al pueblo dominicano el PRD, el PLD y el PRSC en su desorientada búsqueda del proyecto democrático. Por los datos que me ofreciera Fidelio Despradel, le ubico en una generación mucho más joven que yo, de modo que Ud. deberá ser tataranieto del poeta, pero le agradeceré confirmarme al respecto. Para su archivo, Le remito el documento que compilé al respecto, e incluye el ‘Diario de Eugenio Perdomo’.

La funesta concertación neoliberal, entreguista y antinacional a que nos han sometido los partidos citados, los venezolanos la padecieron a manos de los Adecos y Los Copeyanos, y le llamaron ‘la conchupancia’. Ahora se nos pretende imponer una Constitución cuyo cometido es borrar la inconstitucionalidad de muchos actos del presente gobierno e instaurar la ‘alternabilidad’ en el poder de dos partidos, que no ofrecen diferencia alguna.

De modo que el rescate de la soberanía, sin la cual no tienen salida ninguno de los problemas y acechanzas que nos aquejan, depende de sustituir en el mando a las fuerzas políticas que se han corrompido en el poder, entregando las riquezas y patrimonio nacional, entre ellas su minería en oro y plata.

Como co-autor de ambos documentos, junto al presidente de la Fundación Testimonio, Arq. Hugo Quezada, le remito el Manifiesto que se hizo circular entre los candidatos de las elecciones del 2008, y el que se leyó en Mao el 10 de Enero, aunque me consta que el último ya lo conoce, porque ambos van en el mismo sentido de sus esfuerzos.

Le saluda, cordialmente,

Arq. Leopoldo A. Espaillat N.

Miembro FT138

Categorías: Toy Jarto
Etiquetado: Arq. Hugo Quezada Presidente de la Fundación Testimonio, Arq. Leopoldo Espaillat Nanita apoya a Eugenio Perdomo, Comandante de Reservas Pedro Ignacio Espaillat, Concertación neoliberal, Conchupancia PLD - PRD, Diario de Eugenio Perdomo, En Dominicana la soberanía está secuestrada, eugenio perdomo, Fidelio Despradel, La trampa de los tres partidos al Pueblo Dominicano, Leopoldo Espaillat Nanita saluda los esfuerzos de Eugenio Perdomo y la iniciativa Toy Jarto, Objeto de la Nueva Constitución Dominicana, Pedro Santana
1 respuesta hasta el momento ↓

*

eugenioperdomo // Febrero 9, 2010 a 10:03 pm

Estimado y muy respetado Colega:
Agradecemos que nuestros esfuerzos e iniciativas sean ponderadas y bien vistas por personas que como usted pueden exhibir el decoro de haber vivido en la honra y comprometido con los mejores intereses de nuestra nación.

Orgullosamente soy hijo del palmero Virgilio Perdomo Pérez, quien si era tataranieto del poeta restaurador, lo que nos deja como chozno del mismo. Una secuencia de hechos muy particulares se dieron para que tanto mi chozno como mi padre dejaran descendencia, pues ambos conocían los riesgos de sus convicciones y buscaron la forma de no partir sin dejar retoños o continuadores genéticos de su existencia.

Los documentos que me envió de algún modo se corrompieron en el envío, por lo que le agradecería nos los remitiera nuevamente. Nuestro correo es eugenioperdomo@gmail.com

Corroboro su planteamiento del secuestro de la soberanía y democracia por parte de los tres partidos que tiraron al Pueblo de Duarte en el pozo, así como la necesidad del remplazo de las fuerzas políticas para lograrlo, esa es la razón que nos ha motivado a ser participes primero del proceso de lucha para promover el dominio popular del reconocimiento de tal realidad y ahora con una de las nuevas fuerzas políticas que hemos impulsado y logró acreditación por la Junta Central Electoral.

Esperamos contar con su apoyo, así como no defraudarle en el rol de relevo que el curso de los acontecimientos nos ha llevado a asumir.

Un abrazo,

e.

Fundación Testimonio escoge nueva directiva

22 Febrero 2010
Fundación Testimonio escoge nueva directiva
SD. La mayoría de los miembros de la Fundación Testimonio escogieron a su nueva directiva para el período 2010-2013, la cual encabeza Raúl Pérez Peña, quien de inmediato dispuso que todos los documentos a publicar deberán tener su firma, en papel timbrado y con el sello de la entidad que rinde homenaje al revolucionario Manolo Tavárez. Junto a Pérez Peña fueron escogido 13 personas más.

Un grupo que liderea Julio Escoto dentro de la fundación no participó en el proceso eleccionario por entender que violaba los estatutos internos, lo que rechazó el nuevo presidente, quien atribuyó la oposición a cuestiones políticas. Entre los planes de Pérez Peña está ampliar la membresía, que en la actualidad es de más de 500.


De Diario Libre

Sacerdote condena silencio de la sociedad ante corrupción

Sacerdote condena silencio de la sociedad ante corrupción PDF Imprimir Correo electrónico
Escrito por MontePlataRD.com
Martes 02 de Febrero de 2010 16:18

Santo Domingo.- El párroco de la iglesia San Pablo Apóstol de Cristo Rey, Manuel Bondenlle, fustigó el “silencio cómplice” de gran parte de los sectores de la sociedad ante la corrupción gubernamental, mientras el país “se está cayendo a pedazos” afectado por la pobreza, el narcotráfico y la delincuencia.

Deploró que cuando estuvo de servicio en Gualey observó que la droga se repartía de manera gratuita a los jóvenes para sumirlos en el vicio. Dijo que ahora se ven las consecuencias en la ociosidad y la delincuencia, lo que atribuyó al sistema neoliberal que ha gobernado en la mayoría de los países del mundo.

Criticó que hasta el padre Rogelio Cruz se mantenga en silencio, mientras en el país se reparten funditas “para humillar al pueblo y comprar conciencias y votos”. Bodenlle dijo no temer por su vida, ya que por hablar la verdad ha recibido tres amenazas de muerte. Recordó que el padre “Arturo, de Monte Plata”, fue asesinado el 22 de junio de 1965 en plena revolución y atribuyó la responsabilidad al fenecido general Elías Wessin.

Llamó a los padres a evitar que sus hijos caigan en la “alienación” del internet y estén cada vez más vacíos espiritualmente. El sacerdote ofició una misa en la parroquia San Pablo a solicitud de la Fundación Testimonio para conmemorar el 50 aniversario del apresamiento de jóvenes antitrujillistas en enero de 1960, por su integración en el movimiento revolucionario clandestino 14 de Junio, 1J4, cuya dirección se formalizó días antes en Mao, bajo la dirección de Manolo Tavárez Justo.

La conmemoración fue en el lugar donde operó el centro de torturas La 40, en el barrio Cristo Rey, y asistieron decenas de ex miembros del 14 de Junio, unos que fueron presos políticos del trujillato y otros participantes en el alzamiento armado del 1J4 en 1963, que encabezó Manolo Tavárez para restaurar la constitucionalidad abolida con el golpe de Estado a Juan Bosch ese mismo año.

Hugo Quezada, presidente de la Fundación Testimonio, calificó la formación del 1J4 en enero de 1960 como el más hermoso acto de reafirmación del pueblo por un destino de libertad y autodeterminación, siguiendo las pautas de Duarte, Sánchez, Mella, Luperón y otros próceres.

Recordó que La 40 fueron torturados y asesinados centenares de jóvenes, incluidos los Panfleteros de Santiago y figuras sobresalientes como el doctor Manuel Tejada Florentino, Manolo Tavárez y las Hermanas Mirabal. En la actividad se donaron centenares de libros a la biblioteca de la parroquia San Pablo, cuyo jóvenes escenificaron un acto cultural.
Última actualización el Sábado 13 de Febrero de 2010 10:53

MPD conmemora el 54 aniversario de fundación

Mon, 22 Feb 2010 06:07:00

MPD conmemora el 54 aniversario de fundación

SANTO DOMINGO.- Con varias actividades fue conmemorado el 54 aniversario de la fundación del Movimiento Popular Dominicano (MPD), el cual reafirmó su disposición de continuar la lucha "por una república socialista en la que sean tomados en cuenta los pobres y marginados del país".

El viernes 19 fue organizada una conferencia en la biblioteca de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD) sobre la historia del MPD y el sábado 20 hubo un acto en la avenida Duarte número 14 entre la Mella y la Benito González, en el lugar donde se abrió el primer local del MPD durante la dictadura de Trujillo.

El vocero nacional del MPD y candidato a diputado, profesor Higinio Báez, dijo en el segundo de estos actos que ninguna organización se atrevió a enfrentar en su seno a la dictadura de Rafael Leonidas Trujillo Molina, y que solo el MPD con Máximo López Molina emprendió ese camino.

Este grupo fue fundado el 20 de febrero de 1956 en La Habana , Cuba, por Pablo Martínez, Máximo Antonio López Molina, Esperanza Font, los hermanos Ramos Pegueros, Julio César Martínez y otros dominicanos.

El Men hace reseña
En el acto también hablaron Jorge Puello Soriano (El Men), quien hizo una reseña del trabajo que hicieron los pioneros que llegaron al país desde Cuba para establecer el MPD, bajo la consigna de “lucha interna o Trujillo siempre”. Expresó que en estos 54 años de vida del MPD no hay un momento de lucha en que la organización no haya estado presente, y que por eso no es posible contar la historia dominicana sin tomar en cuenta el papel jugado por la entidad desde 1956.

“No hay oro que nos compre, ni traidores que nos vendan, porque los compañeros defienden con su vida los principios de esta organización construida para emancipar a la clase obrera y campesina”, dijo.

Dijo que el MPD tiene 54 años construyendo una identidad y fisonomía contra la oligarquía y los explotadores dominicanos, al tiempo de exhortar a la juventud a levantar y mantener siempre en alto la tradición de la organización.

Sostuvo que en el país están debatiendo el problema del poder y que los mártires de el MPD han preferido morir antes que traicionar los principios de la organización y que donde quiera que estén serán soldados del partido.