Páginas vistas en total

domingo, 26 de julio de 2009

Fotos revelaron terror

Areíto
Guardar en mi Perfil Imprimir Enviar Artículo
0


25 Julio 2009, 7:35 PM

Fotos revelaron terror

Los Hermanos Fuentes Berg.Asesinados por el SIM, estos héroes tomaron y enviaron al exterior las fotografías más reveladoras del terror trujillista

Escrito por: RAÚL PÉREZ (BACHO)

Cuando el terror trujillista se registraba más sangriento en la segunda mitad del año 1959, en la cárcel de la 40 se torturaba en la silla eléctrica y mediante otros métodos que con frecuencia provocaban la muerte de los presos políticos que vinieron por Constanza, Maimón y Estero Hondo, o que conspiraban por derrocar la tiranía.

En dicho año laboraba en el diario El Caribe, el fotógrafo Pedro Aníbal Fuentes Berg, quien fue facilitado al Consejo Administrativo del Distrito Nacional (luego Ayuntamiento). Desde allí fue llamado por el Servicio de Inteligencia Militar, SIM, para tomar las fotos de los prisioneros.

Aficionado a escuchar la emisora Radio Rebelde de la triunfante lucha de Fidel Casto, la sensibilidad humana hizo que Pedro Aníbal (apodado Chichí) comenzara a sacar negativos de la fotografías que tomaba en la La 40 y otras ergástulas del SIM, llevándolos a su casa materna en la calle La Guardia, próximo a la Francisco Henríquez y Carvajal, detrás la dulcera Bolonoto.

El hermano, Gilberto Fuentes Berg, trabajaba en el aeropuerto de Punta Caucedo, (hoy Las Américas) en la oficina de vuelos de la Compañía Dominicana de Aviación, CDA.

Gilberto y Pedro Aníbal Fuertes Berg pasaban a la segunda fase de la operación ya integrados a la resistencia antitrujillista: Enviar las fotografías al extranjero (comenzando por Cuba o Puerto Rico).

Pedro Aníbal y Gilberto Fuentes Berg tenían contactos con Pipe Faxas Canto, dirigente en la clandestinidad del Movimiento que asumió el nombre “14 de Junio” el 10 de enero del siguiente año, 1960.

Unos atribuyen a Ilánder Selig el envío al exterior de las fotografías, mientras otros citan a Juanchi Moliné Pichardo, del 14 de Junio conjuntamente con Manolo Lamarche, piloto de CDA, quien luego se asiló en Puerto Rico, llevándose un avión.

Las fotografías de José Mesón y otros antitrujillistas sufriendo las torturas en la silla eléctrica, con los ojos brotados y las manos hinchadas en grado extremo, constituyeron la más contundente denuncia internacional de las barbaridades del trujillato, que ya era sometido a juicios en diversos organismos del exterior.

Cuando llegó al SIM la noticia de la publicación de las fotos en el extranjero, Jhonny Abbes García dispuso el asesinato de los hermanos Gilberto y Pedro Aníbal Fuentes Berg, quienes fueron apresados la madrugada del 20 de enero de 1960. Jamás se supo de los Fuentes Berg.

La criminalidad del trujillato se volcó sobre ellos para desaparecerlos, sin que 50 años después se sepa cómo y dónde fueron ejecutados.

Dejaron huérfanos a 11 hijos. Pedro Aníbal dejó cinco hijos huérfanos: Diego Máximo, Gladis, Ángel, y Soraya. Gilberto, dejó huérfanos a Gilberto hijo, los mellizos William y Freddy, Yolanda, Gilberto Rafael y Héctor. Su madre, Gladys Batista y su hermano Diego (Quico) fueron sometidos a una diaria presión por agentes del SIM, que no cesaban en la estrecha vigilancia del hogar y de sus movimientos.

Cuenta Diego que la galería de su casa era inundada de agua cada noche para aterrorizar a su madre Gladys.

Los vecinos testimonian que en esa casa jamás se abrieron las puertas delanteras, señal de la tristeza que sufría la consternada madre hasta el día de su fallecimiento.

Diego (Quico) Fuentes Berg relata el asedio a la que fue sometido por los agentes del SIM durante su ida y regreso de las aulas universitarias.

Su bicicleta era chocada por autos VW del SIM. Otras veces el acoso por las calles era también en bicicleta.

Los hermanos Fuertes Berg crecieron en la zona universitaria, desde donde se mudaron a la calle La Guardia.

Antiguos presos políticos aseguran que todas las fotos tomadas a los expedicionarios de Junio en la cárcel La 40 son obra de Gilberto Fuentes Berg.

Además de la de José Mesón, se conocen fotos de Miguel Álvarez Fadul, Freddy Guerra, Enrique Belliar Sosa Frank Grullón y otros.

Al día siguiente del apresamiento y desaparición de los hermanos Fuentes Berg, el 21 de enero se produjo la escalada masiva del SIM llevando presos políticos a la 40, a la cárcel del kilómetro 9 (carretera Mella) y a presidios en la isla Beata y la Saona.

Tras permanecer durante cinco décadas en el anonimato, el nombre de los hermanos Gilberto y Pedro Aníbal Fuentes Berg, como autores de la fotografías a los presos políticos y su envío al extranjero, fue tema de un panel en la Academia Dominicana de la Historia la noche del pasado jueves.

Participaron historiadores, (algunos del Archivo General de la Nación) ex presos políticos, amigos y antiguos vecinos de la familia, hijos, sobrinos y el hermano Diego Fuentes Berg, así como el Presidente de la Academia, Emilio Cordero Michel.

Los asistentes a la Academia suscribieron una solicitud al Ayuntamiento del Distrito Nacional para que se designe una calle capitalina con el nombre Hermanos Fuentes Berg.

Firmaron otra carta a la Fundación Testimonio para que en misión por la memoria se le rinda un homenaje póstumo a los dos hermanos héroes.

Igualmente, en la Asociación Dominicana de Fotógrafos de Prensa se postulará por un reconocimiento a los hermanos mártires.

Carta de la hija de Pedro Aníbal Fuentes Berg

En enero pasado, Gladis Fuentes Batista, hija de Pedro Aníbal, dirigió la siguiente carta:

Hola mi querido Bacho:

En la madrugada del 20 de enero de 1960, fueron a buscar a mi padre, Pedro Anibal Fuentes Berg, a mi casa, al igual que a mi tío, Gilberto Fuentes Berg, los calieses del Jefe, y hasta hoy 49 años después no se ha vuelto a saber nada de los muchachos, como decía mi abuelita, mi madre, hermanos, y todos nuestros allegados.

Sin embargo, todo el mundo sabe que los muchachos se desaparecieron por causa de unas fotos que tiró Chichi (mi padre).

Aquellas fotos de torturas, que han dado la vuelta al mundo, que algunos se han lucrado de ellas, sin recordar ni siquiera el nombre de esos muchachos Fuentes Berg que dejaron en la orfandad a once (11) hijos.

Ni tan siquiera se nos entregó un acta de defunción de esos hermanos Fuentes Berg, que quisieron que el mundo viera por medio de sus fotografías, las barbaridades que Rafael Trujillo Molina cometía en República Dominicana.

Me motivo a escribirte, porque sé que eres de los pocos hombres justos y con espíritu revolucionario verdadero, no para beneficiarte como la gran mayoría de nuestros políticos revolucionarios entre comillas, jajaja.

Además, porque he visto en el periódico Hoy del sábado, el reportaje sobre el Museo de la Dignidad.

Creo que ya es tiempo más que suficiente, para que debajo de la foto, como suelo decir, que me dejó a mi y mis hermanos y primos, huérfanos, figure el nombre de mi padre como autor de ella, la foto de Mesón en la silla eléctrica,

No como ponen en algunos libros que dicen, que un guardia de la cuarenta, que un calié, etc., sino como debe ser un hombre que estando prestando sus servicios al maldito SIM, era un luchador anitrujillista, que oía a escondidas a Fidel Castro y visitó a muchos amigos, jugando su vida y la de su familia, para enseñarles lo que pasaba en su país, en la cárcel de La Cuarenta, pero que no tiene una calle con su nombre, porque ninguno de sus familiares seguimos la línea política de ningún partido y por lo tanto, no hemos estado pegados en los gobiernos de turno.

Lamentablemente tenemos pocos hombres como tú, que te gusta hacer justicia.

Yo espero que antes de partir de este mundo, alguien haya reconocido la odisea que mi padre y mi tío hicieron por su patria, sin importarle sacrificar su familia.

Saludos y bendiciones: Gladis Fuentes

jueves, 23 de julio de 2009

La raza inmortal

La raza inmortal

dom, 14-jun-09
07:44
Antiguedad: 40 dias

Hace 50 años, doscientos patriotas dominicanos tomaron la decisión de morir o ser libres liberando al país de la sangrienta tiranía de Rafael Leónidas Trujillo Molina.



Hace 50 años, doscientos patriotas dominicanos tomaron la decisión de morir o ser libres liberando al país de la sangrienta tiranía de Rafael Leónidas Trujillo Molina.

El primer grupo de 54 patriotas llegó por Constanza, el segundo lo hizo a una semana de distancia por Maimón y Estero Hondo.

Todos sabían que su decisión contenía una alta posibilidad de ser apresdados, torturados y hasta perder la vida.Tenían conciencia de lo que arriesgaban.

Pero el patriotismo, el amor a su pueblo y a la libertad, estaba por encima de cualquier otra consideración.

Y se lanzaron llenos de patriotismo"enamorados de un puro ideal" a la conquista de un imposible.

Perdieron la batalla, pero no la guerra, porque su sacrificio fue la siembra de la semilla de la libertad en el surco de la conciencia nacional.

Su bandera fue recogida por miles de jovenes que como Manolo Tavárez Justo y Minverva Mirabal, siguieronla lucha hasta la entrega total.

La estirpe gloriosa del 14 de junio aviva en los dominicanos la esperanza de que los ideales de igualdad y justicia social para todos, por los que vivieron y murieron estos hombres y mujeres excepcionales, será un día alcanzada.

Por su sacrificio y por su ejemplo, son inmortales!

miércoles, 22 de julio de 2009

Rutas por la historia hoy en la academia


Miércoles 22 de Julio del 2009, actualizado 1:11 AM
PANCARTA
Rutas por la historia hoy en la Academia
Raúl Pérez Peña (Bacho) - 7/21/2009





A más de un año de haber convocado la Ruta a Estero Hondo, el proyecto Misión por la Memoria ha cosechado valiosos frutos en el interés de conocer “in situ” la ocurrencia de importantes episodios del acontecer histórico dominicano.

Pero tal como en las plantaciones agrícolas, los frutos de las experiencias deben recogerse. Eso nos anima a iniciativas escritas y audiovisuales, lo mismo que para estar esta noche en la Academia de la Historia, en su sede de la calle Mercedes, desde la 7:00 PM, por invitación cortesía de su presidente, Emilio Cordero Michel.

Haber visitado colectivamente a Estero Hondo, Maimón y Constanza fue una singular oportunidad para conocer con precisión y detalles los acontecimientos de aquella epopeya escrita con sangre en 1959 por la Raza Inmortal.

Fueron invaluables para el acervo de conocimientos de los asistentes, los testimonios ofrecidos por lugareños de Estero Hondo sus vivencias, desde distintos ángulos, el desembarco en la Ensenada de los expedicionarios y su heroico enfrentamiento a las descargas letales de la Marina, la Aviación y la Infantería del Ejército trujillista.

Lo mismo hay que decir del exterminio en la familiar Clark, en Maimón, Puerto Plata, por su colaboración con los expedicionarios.

Igualmente importantes fueron los relatos de Fernandito Cueto, extendidos a explicaciones sobre el asesinato de las hermanas Mirabal, en el lugar del hecho, pasando por evocar el firme apoyo de Don Chujo Pimentel.

Similares experiencias se vivieron con la Ruta a Constanza, donde nació la esperanza del derrocamiento de la tiranía trujillista.

Otras rutas y sus paradas, como la de Santiago para conocer del monumento homenaje a los 32 santiagueros mártires, aportaron significativamente a los propósitos contemplados en la Misión por la Memoria.

Sumando los resultados de las rutas a Castañuelas, Montecristi, Manzanillo, Guayubín, Juan Gómez, Valverde Mao, Enriquillo y Barahona, la conclusión trasciende el “valió la pena”, para renovar las rutas con estudiantes y profesores.

El respaldo institucional (no pecuniario) de la Academia Dominicana de la Historia y del Archivo General de la Nación se torna en un estímulo para nuevas iniciativas en Misión por la Memoria alrededor de capítulos y figuras relevantes de la historia dominicana.


viernes, 3 de julio de 2009

Revertir el golpe. Enviado por Héctor Grullón Moronta

Revertir el golpe

Publicado el 30 de junio de 2009

Escuche

Por Amy Goodman

El domingo se produjo en Honduras el primer golpe de Estado en América Central en más de un cuarto de siglo. En horas de la madrugada, el Ejército hondureño irrumpió en la residencia presidencial, secuestró al presidente constitucional Manuel Zelaya y lo trasladó en avión a un exilio forzado en Costa Rica. El golpe, liderado por el general hondureño Romeo Vásquez, ha sido condenado por Estados Unidos, la Unión Europea, las Naciones Unidas, la Organización de Estados Americanos y por todos los países vecinos de Honduras. La población reaccionó con manifestaciones masivas en las calles hondureñas y hay rumores de que sectores militares leales a Zelaya se estarían rebelando contra los golpistas.

Estados Unidos tiene una larga historia de dominación en el hemisferio. El Presidente Barack Obama y la Secretaria de Estado Hillary Clinton tienen la oportunidad de cambiar el curso de esta historia y apartarse de una tradición oscura de dictaduras militares, represión y muerte. Obama esbozó ese rumbo en su discurso en la Cumbre de las Américas en abril de este año: “Sé que en el pasado las promesas de asociación no han sido cumplidas y que la confianza se gana con el tiempo. Si bien Estados Unidos ha hecho mucho para promover la paz y la prosperidad en el hemisferio, ha habido veces en las que hemos sido omisos y otras en las que hemos querido imponer nuestras condiciones. Pero yo les aseguro que lo que buscamos ahora es forjar una asociación en pie de igualdad. En nuestras relaciones no hay un socio mayoritario y otro minoritario”, afirmó Obama.

Dos figuras que conocen bien la tradición estadounidense de imponer sus condiciones son el Dr. Juan Almendares, médico hondureño premiado por su actividad en defensa de los derechos humanos y que también fue candidato en las elecciones presidenciales en las que resultó electo Zelaya, y el religioso estadounidense Roy Bourgeois, un sacerdote que lucha desde hace años por el cierre de la Escuela de las Américas (SOA, por sus siglas en inglés), institución con sede en Fort Benning, Georgia, Estados Unidos. Ambos vinculan el golpe en Honduras con la Escuela de las Américas.

La SOA–que en el año 2000 fue rebautizada con el nombre de Instituto del Hemisferio Occidental para la Cooperación en Seguridad (WHINSEC, por sus siglas en inglés)–es un establecimiento militar estadounidense dedicado a entrenar a miembros de los Ejércitos latinoamericanos. Más de 60.000 militares han pasado por las aulas de la Escuela de las Américas. Muchos de ellos al retornar a sus países han cometido violaciones de los derechos humanos y ejecuciones extrajudiciales y torturado y masacrado a sus compatriotas.

Almendares, perseguido por el ejército y los escuadrones de la muerte hondureños, ha sufrido en carne propia esa capacitación. Almendares conversó conmigo desde la capital hondureña, Tegucigalpa: “Es mentira que el pueblo está apoyando el golpe. Eso no es verdad. Los que están apoyando son en su mayoría miembros de los cuerpos de reserva militares, alguna gente de la clase dominante y alguna gente que está a favor de reprimir al pueblo. De manera que el golpe no tiene apoyo. Tiene el apoyo de los torturadores, de los mismos golpistas y de alguna gente que está a la cabeza de este proceso y que fue entrenada en la Escuela de las Américas. Tenemos que hacer hincapié en eso. ¿Qué necesidad de dar un golpe si se tiene el apoyo del pueblo? ¿Por qué se oponen a que se realice una simple encuesta legal para preguntarle a la gente si está de acuerdo o no en tener una nueva constitución? No quieren darle nada al pueblo.”

El padre Roy Bourgeois nació en Louisiana e ingresó a la Iglesia Católica como sacerdote en 1972. Trabajó en Bolivia hasta que fue expulsado por el dictador de ese país, el general Hugo Banzer, un ex alumno de la SOA. Ante el asesinato del Arzobispo Oscar Romero y el homicidio de cuatro religiosas católicas estadounidenses en El Salvador en 1980, Bourgeois denunció que algunos de los asesinos habían sido entrenados en la Escuela de las Américas de Fort Benning. Luego de que en 1989 fueran asesinados en El Salvador seis sacerdotes jesuitas, su casera y la hija adolescente de esta, Bourgeois fundó la organización SOA Watch (el Observatorio de la Escuela de las Américas) desde donde ha gestado un movimiento mundial para cerrar la institución.

El general Vásquez, quien encabezó el golpe hondureño, asistió en dos oportunidades a la SOA: en 1976 y 1984. El general de la Fuerza Aérea Luis Javier Prince Suazo, quien también participó en el golpe, recibió entrenamiento en la Escuela de las Américas en 1996.

La oficina del Observatorio de la Escuela de las Américas en la que trabaja Bourgeois está ubicada a pocos metros de las puertas de Fort Benning. En los últimos años, la labor de Bourgeois se ha visto frustrada por el creciente hermetismo de la SOA/WHINSEC. Bourgeois me dijo: “Es bien sabido en América Latina que esta institución es un escuela de entrenamiento para golpistas. (…) Once dictadores pasaron por sus aulas. Cada vez que en las últimas décadas ha habido un golpe, como el que ocurrió ahora en Honduras, se ha comprobado que existía una conexión directa a esta Escuela. (…) Pretenden darle una imagen de institución democrática y transparente, pero hace más de cinco años que no nos brindan información sobre la identidad de los que se entrenan allí. La semana pasada, sin embargo, tuvimos un pequeño destello de esperanza cuando la Cámara de Representantes de Estados Unidos aprobó una enmienda al proyecto de la Ley de Autorización en Materia de Defensa, por la cual se obligaría al Pentágono a divulgar los nombres, grados militares, cursos tomados y país de origen de todos los que se entrenan en la institución. (…) Hablan de transparencia y democracia, pero esta Escuela es un impedimento a la democracia y a la gran transformación que se está dando en América Latina.”

La enmienda aún debe pasar por el comité conjunto de las dos cámaras.

El padre Bourgeois habla con la misma urgencia que lo ha caracterizado desde que comenzó su labor hace casi tres décadas. No es ningún desconocido para las autoridades de Fort Benning, donde fue arrestado por primera vez hace más de 25 años. En aquella oportunidad lo encontraron trepado una noche a un árbol cercano a los cuarteles donde se alojaban los soldados salvadoreños que estaban recibiendo entrenamiento en la SOA.

Desde su puesto en el árbol, Bourgeois trasmitía a todo volumen una grabación de la última homilía pronunciada por el Arzobispo Romero justo antes de ser asesinado. Sus palabras estaban dirigidas directamente a los soldados salvadoreños: “En el nombre de Dios, en el nombre de nuestro pueblo atormentado, que ha sufrido tanto y que eleva su lamento al Cielo, les urjo, les suplico, les ordeno: paren la matanza”.

Hoy, a casi 30 años del asesinato de Romero, en un país vecino a su patria salvadoreña, Estados Unidos tiene la oportunidad de cambiar el rumbo y apoyar las instituciones democráticas de Honduras. Tiene la oportunidad de revertir el golpe.

———————————

Denis Moynihan colaboró en la producción periodística de esta columna.

© 2009 Amy Goodman

Texto en inglés traducido por Laura Perez Carrara y Democracy Now! en español, spanish@democracynow.org

Amy Goodman es la presentadora de “Democracy Now!”, un noticiero internacional diario de una hora que se emite en más de 550 emisoras de radio y televisión en inglés y en 200 emisoras en español. Es coautora del libro “Standing Up to the Madness: Ordinary Heroes in Extraordinary Times,” recientemente publicado en edición de bolsillo.

Raza Inmortal

5/6/2009
Editorial
Raza Inmortal

Persio Maldonado

Este 14 de junio se han cumplido el 50 aniversario del desembarco
guerrillero por Constanza, Maimón y Estero Hondo, cuyo propósito era
acabar con la dictadura que por tres décadas impuso manos de hierro y
sangre sobre el territorio nacional.

Aquellos jóvenes se han ganado el calificativo de “Raza Inmortal” como
compensación histórica por su valentía, coraje y su invalorable
desprendimiento frente a la nación dominicana y a la condición humana.

Ofrendaron sus vidas por el valor de nuestra libertad, y de hecho
apenas algunos lograron sobrevivir a aquel episodio de luz en medio de
la oscuridad en que vivía la República Dominicana.

No hay obra material que justifique la pérdida de la libertad y el
atropello a la condición humana, ni mucho menos nada será demasiado en
tres décadas de oprobio y cobardía en que se quebraron los valores más
dignos de la sociedad dominicana.

El crimen fue el norte desde el principio de aquel régimen que fue
preciso acabar por la misma vía. Entonces no se concebía la acción sin
la sangre derramada de los dominicanos y extranjeros buenos. No había
espacio para la más mínima disensión frente a la maquinaria criminal
de la dictadura, la que azotó todo el territorio nacional con su manto
de muertes y desapariciones.

Aquellos hombres en plena juventud que vinieron al país, con todo
riesgo, lo hicieron desafiando aquella estructura criminal y oprobiosa
que dominaba al país en todos los órdenes, material y espiritual.
Muchos de esos valientes no eran ni siquiera dominicanos en el sentido
territorial y sanguíneo, y por tanto su decisión cobra aún mucho más
valor histórico y humano.

Nuestra gratitud ha de ser eterna con ellos, y ningún homenaje quedará
grande para honrar su memoria.

Copyright 2009 El Nuevo Diario | Todos los derechos reservados.