Páginas vistas en total

jueves, 10 de junio de 2010

Condenados en minutos y torturados por meses


Condenados en minutos y torturados por meses




*
Abuso. Los sobrevivientes de la Expedición del 1959 en un tribunal.

Noticias Relacionadas
“Desde aquí era imposible la lucha”
Fernando Quiroz
Santo Domingo

A los sobrevivientes de la expedición del 1959 los sometiron a juicio y fueron condenados a 30 años de prisión en minutos. “Eso nos es cuestión de que se habló mucho, no...”, recuerda Mayobanex Vargas.

Refiere que el fiscal que actuó se atrevió a decir que lamentaba que no existiera la pena capital para aplicársela a ellos, en especial a un malagradecido, dijo refiriéndose a Mayobanex.

Francisco Medardo Germán, quien era el más viejo, estaba en una condición difícil en una “solitaria” en La Victoria, pues no se podía ponerse de pie. Se mantenía sentado o acostado en el suelo porque el cuerpo de un hombre grande, ya no resistía el hambre de siete meses encerrado.
“Para escoger un hombre como guerrillero se necesita prepararlo políticamente, tener conocimiento del campo”.”
Mayobanex Vargas

A confesar
A Mayobanex lo llevaron a una celda donde mandaban los prisioneros que iban al paredón. Los que querían confesarse, lo hacían, y cuando el sacerdote se iba, lo mataban. “Cuando yo veo esa celda llena de sangre ahí mataron a un muchacho, que era agricultor de Barahona”, indicó.

Sintió cierta alegría porque se iba a confesar, porque yo cometí la tontería de decirle al padre que le entregara mi cadáver a su familia, y se enojó de tal manera, con el regaño de que no merecía nada de ese gobierno, y que era un perturbador de la paz.

“En esa época era un miedo, un terror. Miguel, cuando yo fui a la escuela con ocho años, lo primero que yo recibo es un lápiz con la foto de Trujillo, y los cuadernos con la foto de Trujillo, es decir que se formó eso así para animales”.

En el recuerdo le quedan a Mayobanex los compañeros combatientes Delio Gómez Ochoa, comandante al que admira, y al que le debe la vida por haber pertenecido a su grupo. Su experiencia fue vital. También al dominicano Poncio Pou Saleta.

En el caso del cubano Pablito Mirabal, quien pasó dos años en Sierra Maestra, sobrevivió en la expedición del 14 de Junio, lamenta que tras ser puesto en libertad, salió en una ocasión con su esposa e hija, y al llegar a la casa fueron impactados por un rayo, pero solo él murió.

Aprovechó para resaltar los aportes al país del Movimiento 14 de Junio, y entiende que el asesinato de las hermanas Mirabal fue el detonante para el fin de Trujillo. “Eso indignó al grupo del 30 de mayo”.


--

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.