Páginas vistas en total

jueves, 3 de junio de 2010

Darle cuerpo y vida a la abstención contestataria.

PANCARTA
Darle cuerpo y vida a la abstención contestataria



Raúl Pérez Peña (Bacho)
columnapancarta@yahoo.com
El oficialismo y sus cómplices gozan jubilosos su “aplastante victoria electoral”. Pero quien ganó fue cualquiera y el país se ha cualquierizado.
Celedonio Jimenes y Hugo Quezala han escrito sobre la situación post electoral.
Aquí hay “la absoluta certeza de que el PLD, PRD y PRSC son la misma cosa: podredumbre, incapacidad, latrocinio, oscurantismo, etc”.
“El erario es el blanco de sus largas uñas, sin desligarlos del narco y el lavado, así como del atraso social en general”, precisa Hugo.
Celedonio afirma: “Es necesario que el pueblo construya su propia opción, su propio instrumento”. “Lo popular (que abarca desde la mediana clase media hasta los desclasados que sufren la pobreza extrema) tiene que darse una oportunidad. Tiene que comenzar de nuevo, asumiendo inicialmente un “trabajo de hormiga”; es decir, un trabajo cotidiano, imperceptible, tenaz. Lo anterior no significa partir de cero, pues supone articular fuerzas y esfuerzos para poder avanzar por un camino que es duro, pero de seguro victorioso”.
Y agrega: “Para sumar y no restar hay que partir de objetivos mínimos, indispensables y claros. Objetivos que recojan el sentir de todos los que están inconformes con las cosas malas que nos imponen, de todos los que quieren detener el curso que llevamos y que saben que se puede levantar los brazos y la mirada”.
Hugo propone “convocar en cada provincia a los abstencionistas para analizar lo que debemos hacer para encauzar el país por la vía de una real democracia donde el respeto a las leyes i el cumplimiento de las mismas nos encaminen por los senderos del bienestar general para la población i nuestra ubicación en los lugares más dignos en el concierto internacional, en materia de educación, salud, empleo, bienestar humano y desarrollo”.
El pueblo no puede seguir cruzado de brazos. La abstención contestataria es solo una parte de la abstención. Pero los contestatarios subieron ahora en porcentaje y conciencia, apuntando a los tres sumideros. No es como soplar y hacer botellas el proceso que entraña revolucionar viejas posiciones e imprimirle perspectivas exitosas y masivas a la acera progresista dominicana. Pero lo cierto es que se puede comenzar con darle cuerpo y vida a la abstención contestataria.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.