Páginas vistas en total

jueves, 22 de diciembre de 2011

Manolo: Tanto tiempo después...Manuel Aurelio Tavárez Justo.

Jueves 22 de Diciembre de 2011.
Luisa Rebecca Valentín | 21 diciembre 2011




Manolo: Tanto tiempo después...
Manuel Aurelio Tavárez Justo.
Noticias relacionadas

Mañana sonará el clarín del luto por el aniversario de la caída de Manolo Tavárez Justo
Voz del fin de semana

“¿Qué se mu­rió? ¿Qué lo ma­ta­ron?
Pe­ro có­mo se iba a mo­rir, si pa­ra san­gre tan al­ta no tie­ne ba­las el fu­sil...”
Ma­nuel del Ca­bral.


Ha­ce hoy 48 años, el pue­blo do­mi­ni­cano vi­vió la Na­vi­dad más amar­ga de su his­to­ria. Los mu­cha­chos, aque­llos de fer­vien­te pa­sión pa­trió­ti­ca, aque­llos hom­bres que vo­la­ban y se en­gran­de­cían con sus idea­les, po­seí­dos de un pa­trio­tis­mo que­man­te, ha­bían des­cen­di­do. Sus cuer­pos muer­tos, vil­men­te ase­si­na­dos, des­tro­za­dos por fu­si­les, iner­tes... Aque­llos cuer­pos, que fue­ron re­ci­bi­dos por sus fa­mi­lia­res, en­tre el do­lor, la ra­bia, la im­po­ten­cia, el olor al for­mol y a po­dre­dum­bre, fue­ron sa­ca­dos de una fo­sa co­mún, don­de ha­bían si­do ti­ra­dos, pa­ra in­mor­ta­li­zar sus nom­bres en Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na.

Ma­no­lo ha­bía pro­me­ti­do subir a las “es­car­pa­das mon­ta­ñas de Quis­que­ya” y así lo hi­zo. Cum­plió con su pa­la­bra y se­lló su com­pro­mi­so con la muer­te, con la in­mo­la­ción y per­pe­tua­ción de aque­llos días en que “con su san­gre pren­die­ran la lla­ma au­gus­ta de la li­ber­tad”. Los hom­bres del 1J4, quie­nes pu­sie­ron por en­ci­ma de sus in­tere­ses y que­re­res in­di­vi­dua­les los de la co­lec­ti­vi­dad. Enar­bo­la­ron la lu­cha en pro­cu­ra de nue­vos ama­ne­ce­res y así, de­fen­die­ron con uñas y dien­tes sus creen­cias has­ta la muer­te.

Aque­llos va­le­ro­sos hom­bres que se unie­ron a pul­so de co­ra­je, son la se­mi­lla de la li­ber­tad en Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na. La ra­za pu­ra que da cuen­ta de nues­tros hom­bres de va­lor, que mu­rie­ron de­fen­dien­do su pen­sa­mien­to y su com­pro­mi­so, su pa­trio­tis­mo que­man­te y que, a pe­sar de aque­lla bo­chor­no­sa fra­se de “muer­to el pe­rro, se aca­bó la ra­bia”, se ele­va­ron co­mo hé­roes na­cio­na­les. No es­ta­ban equi­vo­ca­dos quie­nes subie­ron a las “es­car­pa­das mon­ta­ñas de Quis­que­ya”. Ellos de­fen­die­ron un ideal, un com­pro­mi­so, una pos­tu­ra pu­ra y han tras­pa­da­do las ba­re­ras de la muer­te y el ol­vi­do.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.