Páginas vistas en total

martes, 15 de noviembre de 2011

El atroz legado de ‘El jefe’

laestrella.com.pa | Impreso | Facetas
RAFAEL LEÓNIDAS TRUJILLO

El atroz legado de ‘El jefe’
REDACCIÓN FACETAS |
El dictador dominicano es conocido como uno de los más sanguinarios en la historia latinoamericana. Durante su gobierno fueron asesinados 50 mil personas

El atroz legado de ‘El jefe’
TRAGEDIA. Rafael Leónidas Trujillo asesinó a las hermanas Mirabal en 1960. El crimen inspiró la película ‘En el tiempo de las mariposas’, protagonizada por la actriz mexicana Salma Hayek. Fotos: Cortesía

2011-11-13 R afael Leónidas Trujillo ocupa un lugar destacado en el infame listado de los dictadores más despiadados de la historia latinoamericana, junto a nombres cuya sola evocación todavía suscitan terror, como, por ejemplo, Augusto Pinochet y François Duvalier. De acuerdo con declaraciones que diera a la agencia EFE la directora del Museo de la Resistencia de la República Dominicana, Luisa de Peña, unas 50 mil personas (entre dominicanos y extranjeros) fueron asesinadas durante su régimen, considerado como uno de los más sanguinarios de América Latina.

De entre los 30 años que el dictador dominicano se mantuvo el poder, tal vez el año más nefasto fue 1937, en el que, de acuerdo con De Peña, fueron despachados unos 17 mil haitianos que vivían en la zona fronteriza entre los dos países. Para este genocidio contó con la complicidad de Sténio Vincent, que en esa época era presidente de Haití.

También se registraron víctimas de otras nacionales, como cubanos, colombianos, venezolanos y estadounidense. Al parecer la mayor cantidad de crímenes se produjeron en la primera y en la última década de su gobierno.

Antes de ser ajusticiado por un grupo de insurgentes el 30 de mayo de 1961, cuando se dirigía a San Cristóbal, su ciudad natal, Trujillo intensificó la violencia hasta niveles insospechados, volcando su furia contra aquellos que se le oponían: los miembros del movimiento clandestino 14 de junio y los Panfleteros de Santiago.

CON LA MILICIA EN LA SANGRE

Hijo de José Trujillo Valdés y de Altagracia Julia Molina Chevalier, Rafael Léonidas Trujillo nació el 24 de octubre de 1891. Fue el tercero de 11 hijos. Con la excepción de Amable Romeo, todos sus hermanos fueron generales y coroneles del ejército dominicano.

A los 16 años de edad, después de estudiar en la escuelas Juan Hilario Meriño y de Broughton, Trujillo comenzó a trabajar como telegrafista. Posteriormente se dedicó a diversas actividades delictivas junto a su hermano José ‘Petán’ Arismendi. Fue cuatrero y falsificador de cheques. Por estos delitos fue declarado culpable y encarcelado durante algunos meses.

Su carrera criminal continúo en 1916, cuando lideró una banda de asaltantes conocido como la ‘42’, que llegó a ser temida por su violencia. Luego trabajó durante dos años en la industria azucarera como guarda campestre.

Siguiendo con la tradición militar de su familia, Trujillo pasó a formar parte de las filas de la Guarda Nacional, creada por los Estados Unidos durante la invasión de 1916 (el ejército norteamericano se tomó la isla por amenazas del gobierno dominicano de no pagar su deuda externa).

Su ascenso a través de los diferentes escalafones del ejército fue meteórica. En 1921 ingresó en la academia militar que fue fundada por las fuerzas invasoras. A finales de ese mismo año fue seleccionado para ocupar la jefatura de la Guarnición de San Pedro de Macorís. Posteriormente fue ascendido a capitán, en una época en el que la Guardia Nacional atravesaba por una reorganización.

Emprende una vertiginosa carrera como oficial, llegando al grado de mayor. Cuando las tropas de Estados Unidos abandonaron el país en 1924, dejaron a Trujillo a cargo. En 1927, ‘El jefe’ abandona la Guardia Nacional para integrarse a la Brigada Nacional, en la que en tan sólo diez años asciende al grado de General.

ASCENSO AL PODER

Al triunfar Horacio Vásquez en las elecciones que siguieron a la desocupación de las tropas estadounidenses en 1924, Trujillo recibió la petición de permanecer al frente de la Policía Nacional. El 6 de diciembre de ese mismo año, el presidente Vásquez lo promueve a teniente coronel y lo nombra Jefe del Estado Mayor.

Una insurrección contra el presidente Horacio Vásquez estalló en 1930 en la ciudad de Santiago, y los rebeldes marcharon hacia Santo Domingo. Trujillo recibió la orden de someter a la rebelión, pero cuando los amotinados llegaron a la capital el 26 de febrero, no encontraron resistencia alguna. Enterado el presidente de que uno de los ideólogos de la insurrección era el propio Jefe del Estado Mayor, decide buscar una salida negociada a la crisis, a fin de evitar el derramamiento de sangre.

Ya derrocado, Vásquez es enviado al exilio y el líder rebelde Rafael Estrella es proclamado presidente interino. Trujillo se convirtió en el candidato en las elecciones presidenciales de 1930 llevando a Ureña como vicepresidente, en tanto que la otra candidatura presentaba a Federico Velásquez y Hernández y a Ángel Morales a la presidencia y vicepresidencia, pero estos últimos renunciaron a su candidatura quedando Trujillo como única opción.

La campaña electoral se condujo bajo un clima de terror producido por Trujillo y su banda paramilitar, dirigida por el mayor del ejército Miguel Ángel Paulin.

Hasta los miembros de la Junta Central Electoral se vieron forzados a renunciar el 7 de mayo, siendo sustituidos por personas que respondían a la voluntad del tirano. Ganó el 16 de mayo, registrando oficialmente el 45% de los votos. Más tarde se descubrió que sólo el 25% de los votantes acudieron a las urnas, lo que hizo pensar que fueron elecciones fraudulentas. Así, el 24 de mayo de 1930 fueron proclamados oficialmente Trujillo y Ureña, presidente y vicepresidente del país. El 16 de agosto, a la edad de 38 años, ‘El jefe’ asume finalmente el poder.

EL INICIO DEL FIN

En 1959 surge en República Dominicana un movimiento político de izquierda que llevó el nombre de ‘14 de junio’, el cual estaba compuesto por jóvenes quienes procuraban un cambio hacia la democratización del país. El movimiento contaba con Manolo Tavárez Justo y su esposa Minerva Mirabal como líderes. Trujillo mandó a encarcelar, torturar y asesinar a sus integrantes.

Cuando John F. Kennedy tomó posesión como presidente de los Estados Unidos el 20 de enero de 1961, los planes de la CIA para derrocar a Trujillo estaban en marcha. A pesar de eso, el presidente Kennedy envió al diplomático Robert D. Murphy para que se entrevistara con Trujillo y lo persuadiera a que se retirase del poder. Murphy llegó a Santo Domingo el 15 de abril de 1961. Sería el cuarto y último emisario del gobierno estadounidense que trataba de convencer al dictador para que se retirara por las buenas, pero el déspota seguía firme en su posición.

El martes 30 de mayo de 1961, a las 9:45 de la noche, en la carretera de Santo Domingo a San Cristóbal, el auto en el que viajaba Trujillo fue ametrallado en una emboscada urdida por Modesto Díaz, Salvador Estrella Sadhalá, Antonio de la Maza, Amado García Guerrero, Manuel Cáceres Michel, Juan Tomás Díaz, Roberto Pastoriza, Luis Amiama Tió, entre otros. Recibió más de 60 impactos de balas de diversos calibres, de los cuales siete dieron en su cuerpo causándole la muerte. Las armas fueron proporcionadas por la CIA.

Después de varios intentos de los familiares de Trujillo por tomar el poder y del golpe de Estado que derrocó al nuevo presidente, Joaquín Balaguer, un consejo de estado puso en marcha una apertura política que culminó con la celebración de elecciones libres el 20 de diciembre de 1962, las primeras en las que los partidos políticos pasaron a representar un papel significativo. Los comicios dieron la victoria al Partido Revolucionario Dominicano, cuyo candidato presidencial, Juan Bosch, obtuvo el 59,5% de los votos escrutados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.