Páginas vistas en total

viernes, 25 de noviembre de 2011

¿Otra muerte a las Mirabal y a Rufino?

PANCARTA
¿Otra muerte a las Mirabal y a Rufino?

Raúl Pérez Peña (Bacho)
A Yolanda Vallejo, amiga de la prócer Minerva Mirabal.
Mañana se cumplen 51 años del asesinato de las hermanas Mirabal y de Rufino de la Cruz, que ordenó Trujillo por razones políticas y no por ser las hermanas Mirabal mujeres, que es la condición inequívoca que tipifica un feminicidio y la violencia “de género” contra mujeres.
Seleccionar con lupa y pinza el 25 de noviembre para un movimiento internacional contra los feminicidios es una grosera aberración originada en las Naciones Unidas, clonada aquí por entidades oficiales, no gubernamentales, mediáticas y de otras matrículas. De 365 opciones escogen el día conmemorativo del asesinato político, curiosa ocurrencia con la secuela de otra muerte a las hermanas Mirabal y Rufino de la Cruz, sumada al crimen físico y a graves torceduras como las emprendidas por Angelita Trujillo y secuaces. Cuando la policía mata a un joven honesto y dice que era ladrón, lo mata dos veces.
Se pretexta que el invento con las Mirabal y Rufino nació en la ONU. Vayan a ver. De la ONU salen frecuentes injusticias, omisiones criminales y mentiras olímpicas. En unas estadísticas sobre la pobreza desaparecieron del planeta 500 millones de pobres para reducir la gravedad del flagelo. Fue un crimen de lesa humanidad explicado por Eduardo Galeano.
La sola presencia de Rufino de la Cruz desenmascara la manipulación con el cuádruple asesinato y llevarlo al plano del feminicidio. Es imperdonable excluir a Rufino en la alharaca de actos y recolectas de firmas para retorcer la única verdad: el 25 de noviembre es una efeméride patriótica de resistencia política al trujillato.
“Especialistas” de la ONU inventan cirugías que amputan la memoria histórica de los pueblos y socavan potenciales motivaciones capaces de movilizar las legiones de hombres y mujeres reivindicando causas y valores.
Todo lo que adultere y falsifique las motivaciones políticas de ese cuádruple asesinato desorienta y castra la cruzada por la educación que magnetiza las adhesiones por el 4%. Defender la educación incondicionalmente es incompatible con ocultar, omitir y mutilar el acontecimiento político del 25 de noviembre. No más muertes a las hermanas Mirabal y a Rufino de la Cruz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.