Páginas vistas en total

lunes, 28 de mayo de 2012

Las vivencias de Ramón de Luna

Las vivencias de Ramón de Luna



0
Segunda parte

No olvido que Ramón me motivó en la década del 70' a escribir “Un Comentario”, desde el lunes hasta el viernes para La Situación Mundial, el cual unas veces era leído por mí, otras por Ramón y algunas veces por el locutor Villas.

VI.- RAMON Y LA NATURALEZA. SUS AMIGOS, ERNESTO CARDENAL, OMAR TORRIJOS Y DANIEL ODUBER. PRESIDENTES Y LIDERES DOMINICANOS. POLITICOS, RELIGIOSOS Y EMPRESARIOS. ARTISTAS, APECO Y CARLOS TOLENTINO.

No obstante las largas horas que Ramón le ha dedicado en el curso de su vida a la lucha cívica por las libertades públicas en el país por medio de la prensa, ha sacado tiempo para dedicarlo a estar integrado a las acciones en defensa de la higienización del medio ambiente, y es la razón por la cual en sus “Vivencias” nos habla de El Encanto de Jarabacoa, su tránsito rumbo al Pico Duarte y La Siembra de Pinos en la Cordillera. (Págs 90, 91 y 92)

El disfrute y accionar de Ramón con la belleza de Jarabacoa, le permite recordar en sus “Vivencias” a amigos entrañables como Daniel Espinal, Don Gengo Espinal, el padre de Margarita, Josefina y Olga, y al esposo de ésta última Nicolasito Vargas, hijo de Nicolás Vargas y Cruz Vargas, ésta hermana del también locutor Martín Vargas, a quien Ramón conoció cuando éste trabaja con Enrique McDougall, en la emisora Radio Santiago.

Al leer las “Vivencias” de Ramón, advertimos que su presencia en distintos hechos ocurridos en el país, y particularmente en los últimos 60 años en la ciudad de Santiago de los Caballeros, lo han convertido en un ciudadano de valía, se ha ganado el respeto y la consideración de lo que sirve en el seno de la sociedad dominicana, y de ahí que haya establecido relaciones de amistad con personas que ocupan, o han ocupado, diferentes espacios en el quehacer político, económico y social de la nación.

En sus “Vivencias”, Ramón recuerda su encuentro con Ernesto Cardenal, el destacado cura sandinista, con el querido líder político y militar panameño Omar Torrijos y Daniel Oduber ex presidente de Costa Rica. Con líderes nacionales como los finados ex presidentes Silvestre Antonio Guzmán Fernández, Salvador Jorge Blanco, Jacobo Majluta y el doctor Joaquín Balaguer, así como con el más grande líder de masas que ha tenido el país durante más de cien años, el doctor José Francisco Peña Gómez, con el ex presidente y actual candidato Hipólito Mejía Domínguez, y el actual presidente doctor Leonel Fernández Reyna, quien por sus méritos lo condecoró con la Orden de Duarte, Sánchez y Mella. (Págs. 94 y 95)

No se pueden quedar sin mencionar en las “Vivencias” de Ramón, su estrecha alianza, su amistad con los religiosos Roque Adames y Ramón Duvert, quienes en su oportunidad, y Ramón en estado de necesidad por persecución política les extendieron la mano solidaria.

Pero los vínculos de amistad que por su comportamiento y respeto se ha ganado Ramón de Luna, no se han limitado a políticos nacionales y extranjeros, sino también a destacados empresarios del país, y santiagueros de pura cepa, como son los integrantes Del Grupo León Jimenes y José Armando Bermúdez Pipa -Poppy-. (Págs. 101, 102 y 103)

Sería una injusticia de mi parte, si luego de haber leído las “Vivencias” de Ramón, no hago referencia a dos artistas de Santiago con los cuales éste cultivó, desde hace muchos años una gran amistad: el finado artista del lente Natalio Puras Penzo -Apeco-, y el brillante declamador y actor Carlos Tolentino. Ramón, al igual que todos lo que hemos tenido la dicha de conocer a Carlos y a Apeco, sabemos que ambos constituyen valores en el arte para Santiago y el país.

VII.- RAMON DE LUNA. SANTIAGO Y LA PELOTA. RAMON Y SU SENSIBILIDAD. SUS SERES QUERIDOS. REFUGIADO

No se podía quedar fuera de las “Vivencias” de Ramón, su accionar en el béisbol dominicano, y ahí lo vemos compartiendo con personas que aunque nunca ocuparon un turno como peloteros, están ligados al quehacer beisbolero del país, como fueron Antonio Bojos B., Bullo Stefani, Luís Rafael Díaz -Lilín-, Yoyo Rodríguez, Papy Pimentel, y con quienes sí han sido peloteros, como el mejor short stop defensivo que ha tenido el país, Daniel Rodríguez, y con el único dominicano, hasta ahora, en el Salón de la Fama del Béisbol Norteamericano Juan Marichal. (Pág. 150)

El ordenamiento social, el medio circundante y la formación familiar condicionan, la generalidad de las veces, la forma de ser, el temperamento, el accionar y la sensibilidad de los seres humanos. El caso de Ramón de Luna, es una demostración de éste razonamiento.

El hecho de Ramón haber pasado parte de su niñez siendo testigo de la vida terrible de los cortadores de caña en la Cañada del Negro, lo formó como un ser humano con sensibilidad, de ahí que él puede decir la frase de Terencio: “Hombre soy, nada humano me es ajeno”.

Ramón muestra sensibilidad en sus “Vivencias”, no sólo cuando se refiere a la Pana y a sus seres queridos que se han ido, sino cuando hace referencia a Jason.

En sus “Vivencias”, el autor manifiesta su profunda sensibilidad cuando hace referencia a sus seres queridos, a los que forman parte de su familia y ya han desaparecido; con muchos sentimientos se refiere a la partida de su padre Don Emilio, de su hermano Osiris, al igual que su tío Raúl. (Págs. 30, 31, 32, 33 y 34)

Pero Ramón, no solamente expresa su sentir por los que se han ido definitivamente, sino también por aquellos que, como su hijo Jason forman parte de su vida, y fue para él de gran tristeza al momento de partir hacia el extranjero. (Pág. 42)
Ramón está formado de tanta sensibilidad que muchas veces resulta tocado no solamente por la partida definitiva o la emigración a otro país de uno de sus seres queridos, sino que también que en sus “Vivencias” se refiere a quien un día se presentó frente al portón de su casa, flacucho, con el costillar afuera y muerto de hambre, y hoy es un gran aliado de Ramón, de Minucha y de toda la familia: Refugiado, el perro que se ha convertido en la otra sombra de Ramón, hasta el punto de que, en los lugares donde Ramón hace acto de presencia, muchas veces Refugiado llega primero que su amo. (Pág. 40)

VIII.- RAMON Y EL DESPRECIO POR LOS MALVADOS. DOS (2) ESBIRROS

Ramón manifiesta su sentir, su querer, cariño, afecto, alegría y distinción a todo aquel que lo merece, pero también deja caer su desprecio e indignación hacia los que no sirven, a los que dañan, a los malvados.

En sus “Vivencias”, Ramón hace un recorrido narrando momentos dulces y amargos en los cuales él ha sido testigo o actor y, de igual manera, le dice al lector que le ha causado repugnancia como cuando escribe con relación a la muerte de dos (2) esbirros, dos hombres que se dedicaron a hacer el mal, a lesionar y hacerle la vida difícil a los demás por simple prejuicios políticos.

Aquellos que todavía tenemos fija en la conciencia los fatídicos doce (12) años del doctor Joaquín Balaguer, nunca olvidaremos lo que fue la matanza de los jóvenes clubistas del Club Héctor J. Díaz, quienes fueron asesinados en la ciudad capital, sus cuerpos descuartizados y sus órganos esparcidos por distintos barrios de Santo Domingo, una noche fea del mes de octubre del año 1970.

Razón tiene Ramón cuando en sus “Vivencias” hace referencia a dos (2) matones de la época de los doce (12) años: Cabrerita y Oscar Núñez Peña (El Alicate), dos verdaderos profesionales del crimen con estampa política. (Pág. 83)

IX.- MOMENTOS AGRADABLES EN LA VIDA DE RAMON. SUS VIAJES POR EUROPA. RECONOCIMIENTO EN TELEUNION.

Ramón, como todo ser humano, ha vivido momentos de tristezas y alegrías. En sus “Vivencias”, le descubrimos siendo perseguido, apresado, viviendo en la clandestinidad y vigilado, pero también disfrutando de la creación humana, de las artes.

Ramón no solamente nos narra las veces que se sintió bien en Jarabacoa, sino también con sus viajes a Europa Central, donde tuvo la posibilidad y la dicha de conocer los grandes museos, los majestuosos palacios levantados hace varios siglos. (Pág. 95)

Cualquiera le puede decir hoy a Ramón: caramba, quién lo diría, que el hijo de Emilio y Bélgica, se iba a mover desde la Cañada del Negro hasta disfrutar la belleza creada hace miles de años en Europa por el cerebro y la mano de la especie humana.

De la misma forma que Ramón ha disfrutado de sus viajes por Europa, en su país también ha sentido el calor de sus conciudadanos manifestándole respeto, reconociendo sus méritos como hombre vinculado a la locución y al periodismo. En ese sentido, en las “Vivencias” de Ramón, se puede tomar información de lo sumamente bien que se sintió el autor el 29 de abril 2010, con motivo del homenaje de que fue objeto por sus compañeros de Teleunión, órgano televisivo en el cual Ramón produce su atinado programa “A las 18 Horas”, que es algo así como la Situación Mundial, pero en un coyuntura política totalmente diferente a nivel de derechos humanos y libertades públicas. (Pág. 103)

Ramón de Luna, también por sus méritos, ha sido reconocido como hijo adoptivo de Santiago.

X.- LOS SERES HUMANOS LIBRES AMAN LA LIBERTAD Y LA DISFRUTAN.

Los hombres y mujeres que han amado y luchado por la libertad no se amilanan, sus fibras más sensibles están siempre en tensión, de ellos nunca se apodera el pesar y la angustia; la alegría siempre les acompaña sin importar que los malvados quieran marchitar su luz de vivir.

Ramón de Luna, no obstante vivir, como todos los que habitamos el territorio nacional dominicano, bajo un ordenamiento social nada agradable, no se ha dejado golpear por los momentos difíciles, y es así que en sus “Vivencias” trae a colación frases que movieron risas y anécdotas, como queriéndonos decir que todo no es lamentos, que hay momentos para llorar y también para reír. (Págs. 125 y 128)

XI.- SELECCIÓN DE COMENTARIOS

Al llegar al final de una parte de sus “Vivencias”, Ramón, como para llamarnos la atención de que todavía la lucha se mantiene hoy como ayer, destaca toda una serie de artículos y comentarios escritos por él en los últimos tiempos, en los cuales revela que él tiene su reloj en hora, en lo que se refiere a estar al día de lo que ocurre en el país y en otras partes del mundo.

No solamente manifiesta su pesar con respecto al atentado de que fue objeto mi hijo Jordi, sino que también nos recuerda Aquella Infamia, de hace 45 años, Otra Noche de Espanto, de que El Nepotismo está de Moda, Hasta Siempre Comandante Román, Las Fortunas al Vapor, en fin, A este Pueblo lo están Atracando.

XII.- CONCLUSION

Las “Vivencias” de Ramón, no es un libro para decorar bibliotecas ni para descansar las axilas, sino para leerlo con detenimiento porque en el mismo el lector tiene la posibilidad de, mentalmente, recorrer distintos episodios de la vida de nuestro país.

La obra “Vivencias”, que esta noche se pone a circular en Santiago sirve como punto de recuerdo para aquellos de nuestra generación que olvidaron momentos pasados de alegría y de tragedia, y los jóvenes de ahora para que se edifiquen sobre hechos por ellos no conocidos.

Que la naturaleza le dé larga vida a Ramón de Luna para seguirlo disfrutando como ser humano, y nos siga aportando más “Vivencias”.
FIN

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.