Páginas vistas en total

viernes, 21 de diciembre de 2012

El señuelo que indujo a Manolo a rendirse

La República 22 Agosto 2010
 
 
   
LA MORAL EN ALTO
El señuelo que indujo a Manolo a rendirse
SE DIFUNDIÓ LA FALSA VERSIÓN DE QUE CUATRO HOMBRES DE SU AVANZADA HABÍAN MUERTO Y QUE SI EL RESTO SE ENTREGABA SALVARÍAN SUS VIDAS
  • El líder. Manolo Tavárez Justo anunciando su decisión de irse a las montañas.
Wendy Santana
Santo Domingo
Una información manipulada y una falsa garantía de su vida y la de sus compañeros en las montañas, si se entregaban, derrumbaron los años de lucha democrática de un líder cuyos ideales procuraban la justicia social.
Sólo los campesinos que fueron obligados a presenciar la masacre de guerrilleros ocurrida en Las Manaclas, el 21 de diciembre de 1963, conocen el pesar de Manolo Aurelio Tavárez Justo cuando intentaba convencer a los militares de que solo él era responsable de su insurrección en la montaña.
Los 16 hombres que lo acompañaban en ese momento cayeron baleados a sus pies, uno por uno, y ya no le quedaba voz ni fuerzas para morir de una forma digna frente a aquella escena desgarradora, cuando sólo quedaba él.
Convencido de que le habían mentido también cayó abatido junto a la gente que creyó en sus ideales revolucionarios, pretendiendo restablecer la Constitución del 63 que había sido anulada por el golpe de Estado contra el presidente Juan Bosch, dos meses antes.
Su instinto de combatiente lo hacía resistirse a la entrega solicitada por las autoridades, pero esos 16 hombres le pedían que se rindiera para poder salvar sus vidas.
Ese fue el momento decisivo.
Manolo se debatió entre el deber de un guerrillero de mantenerse firme y el dolor humano, y cedió.
A quienes prefirieron mantenerse en las montañas antes que rendirse al enemigo les permitió irse, y apoyó a los cuatro que, dispuestos a morir primero, decidieron presentarse ante militares armados para informar que el grupo había optado por capitularse.
José Daniel Ariza, Luis Peláez, José Crespo, Napoleón Méndez (Polón), y Rafael Reyes (Pitifia) desistieron de la entrega inmediata porque percibían que las intenciones de los militares golpistas eran contrarias a las expresadas a través de la radio por Manuel Tavárez Espaillat, del Triunvirato en el poder, prometiendo que se le respetaría la vida.
Leonte Antonio Schott Michel, Alfredo Peralta Michel, y Juan Ramón Martínez (Monchi), que optaron por ir en busca de la paz, murieron ondeando la banderita blanca; viendo por última vez su ropa manchada con la sangre del patriota caído.
Emilio Cordero Michel, que también sostenía la banderita blanca comandando el grupo de los cuatro que tenían la difícil misión, resultó ileso de las primeras ráfagas de dos militares armados de ametralladoras con los que se encontraron a las cinco horas de camino, lo que le permitió informar el propósito del encuentro.
Pero poco duró la ilusión de conseguir la paz que buscaban los compañeros de alzada, porque los fusiles no vacilaron en apuntar hacia los guerrilleros cuando se entregaron, y no valieron los esfuerzos de Manolo para que solo se ensañaran con él. Los mataron a todos.
Momento de conmoción
Juan Germán Arias Núñez (Chanchano), quien cuenta esta historia al equipo de investigación de LISTÍN DIARIO, encabezado por su director Miguel Franjul, no puede mantener la mirada firme cuando narra ese capítulo de su vida de guerrillero.
Rememorar el sacrificio de su comandante lo destruye.
Él formaba parte del frente que integraba Manolo Tavárez Justo, compuesto por 26 personas, y de los tres que se salvaron de morir junto a su líder porque habían salido rumbo al pueblo el 28 de noviembre del ‘63 en busca de comida, medicinas y frazadas, ya que las municiones se les había terminado.
Salvar su vida en ese momento resultó tan crucial como haber podido morir junto a Manolo, pues al ser vistos caminando circuló la falsa noticia de que los que salieron a buscar comida habían muerto y que el Ejército Nacional tenían al resto de los guerrilleros vigilados y a punto de ser capturados.
Esa noticia era un señuelo para que los que quedaban en las montañas entregaran sus armas y poder eliminarlos sin resistencia, humillándolos y desmeritándo los frente a los únicos que podían salvarles la vida: los campesinos.
Esto es lo que nubla el espíritu de Juan Germán Arias, quien a sus 67 años todavía sufre la pérdida del guerrillero que pretendía cambiar el mundo represivo que vivían los dominicanos tras el golpe de Estado del profesor Juan Bosch y devolverle al país la Constitución de las libertades públicas.
Han pasado 46 años de aquel día gris en que los campesinos de Las Manaclas, en San José de las Matas, presenciaron cómo mueren los héroes en el campo de batalla, y todavía Chanchano se siente conmocionado.
Pacto entre guerrilleros
La forma en que cayó su amigo Manolo Tavárez ha perdurado en su recuerdo de “torturas”, mucho más que cuando su piel temblaba al comprobar la dureza del látigo y todo su cuerpo se estremecía con la picana eléctrica que le aplicaron en enero de 1960 en la cárcel de La 40, por ser antitrujillista.
La misma sensación de impotencia sintieron los compañeros de Chanchano en la misión de buscar provisiones para continuar en las montañas, cuando vieron sus sueños perdidos con la caída de Manolo.
Fidelio Despradel, Marcelo Bermúdez, Juan Germán Arias y Domingo Sánchez Bisonó (El Guajiro) fueron los que salieron a cumplir esa tarea, producto de un acuerdo al que arribaron en una reunión que sostuvieron un día antes.
Chanchano señala que la imprudencia del Guajiro al querer ir a una pulpería, lo condujo a su muerte y a que los planes se quebraran.
“Él conocía todos esos campos, era nuestro guía porque conocía la ruta.
Pero de buenas a primeras dice que quiere entrar a una pulpería a orientarse porque se sentía perdido; lo identificaron como guerrillero ¡y ahí lo atraparon! El alcalde le dio una estocada y lo tiraron moribundo.
Antes de morir nos dijo: “...mátenlos a todos”.
“Fidelio, Marcelo y yo nos salvamos porque estuvimos en un ‘realismo fantástico’, como dice Gabriel García Márquez, donde la realidad es más fantástica que la misma fantasía. Todavía recuerdo cuando me pusieron la pistola aquí, en la frente, al capturarnos buscando provisiones. Ya habían matado a Manolo y a los otros; nos iban a matar a todos, pero nos llevaron presos”.
(+)
EL SACRIFICIO POR LA CONSTITUCIÓN DEL 63
GUERRILLA
Lo que hicieron Manolo Tavárez Justo y los demás hombres al irse a las montañas armados fue conformar una guerrilla para distraer a los militares mientras otros grupos preparaban en la capital las estrategias para restablecer el gobierno de Juan Bosch, tras el golpe de Estado del 25 de septiembre de 1963. Una guerrilla es un frente armado, compuesto por miembros civiles que asumen un papel militar para sabotear.
GUERRILLEROS Fueron seis los frentes de oposición que se conformaron contra el Triunvirato (órgano político que condujo el destino de la nación tras el derrocamiento del presidente Juan Bosch), los cuales operaban en El Seibo, San Francisco de Macorís, Altamira, Bonao- San José de Ocoa, Sierra de Bahoruco y San José de las Matas, pretendiendo restaurar la Constitución que había hecho Bosch y en la que predominaba el respeto a la vida.
COMANDANCIAS Manolo Tavárez Justo y sus compañeros, todos miembros del Movimiento Revolucionario 14 de Junio (1J4) que combatía el régimen trujillista, iniciaron la alzada guerrillera el 26 de noviembre de 1963.
La habían anunciado en una Proclama al Pueblo días antes en la que todo el país se enteró de que había un combate constitucional y antigolpista, como resistencia por la revolución reinvidicadora de la libertad.
LOS CAÍDOS Manolo Tavárez Justo, Jaime Socias, José Cabrera, Juan Martínez, Jesús Barreiro, José Daniel Fernández, Rubén Díaz, Domingo Sánchez, Manuel de Js. Founder, Leonte Schott, Fernando Martínez, Antonio Filión, Canoabo Abel, Manuel de los Santos, Alfredo Peralta, Francisco Bueno, y Rubén Alfonso Marte Guazo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.