Páginas vistas en total

domingo, 6 de abril de 2014

Sabotaje eléctrico para Santiago y Puerto Plata

HTTP://WWW.ACENTO.COM.DO/INDEX.PHP/BLOG/13426/78/SABOTAJE-ELECTRICO-PARA-SANTIAGO-Y-PUERTO-PLATA.HTML OPINIÓN Sabotaje eléctrico para Santiago y Puerto Plata 05 DE ABRIL DEL 2014 Darío Nicodemo
DARÍO NICODEMO Sobre mí Ciudadano de Santiago de los Caballeros En mi artículo "A más de 54 Años de UGRI", publicado el 20 de diciembre del año 2013, en Acento.com.do, comentamos sobre la composición de los miembros que Wenceslao Marcial Guillén Gómez (Wen) había reclutado para Unión de Grupos Revolucionarios Independientes (UGRI), con la finalidad de combatir a Rafael Leónidas Trujillo Molina. Dentro de las actividades revolucionarias programadas por Wen Guillén, para ser puestas en ejecución por UGRI, estaba la de provocar un sabotaje eléctrico o apagón en la ciudad de Santiago de los Caballeros y Puerto Plata. El 16 de diciembre del año 1915, se había iniciado la instalación de la energía eléctrica en Santiago de los Caballeros. En el año 1916 se instaló en Puerto Plata la primera planta con una red transmisora de alta tensión y que además daría energía eléctrica a una parte de la población santiaguera. Por primera vez se había encendido la caldera de la planta eléctrica de Puerto Plata, conocida como “Ina”. Las líneas de interconexión de Santiago, salían desde la planta instalada en Nibaje, pasando por detrás de la Fortaleza San Luis, la calle Mella y siguiendo hacia el norte por la avenida Bartolomé Colón y la Carretera Luperón, hasta completar su recorrido a Puerto Plata. Para la acción revolucionaria Wen escogió a dos personas de su confianza, empleados de la Corporación Dominicana de Electricidad (CDE), institución fundada el 16 de enero del 1955, mediante el Decreto No. 555. También fueron involucrados un ebanista y un carpintero residente en la ciudad. En cada fecha 30 de marzo, aniversario de una de las batallas más importantes librada por el pueblo dominicano contra la invasión haitiana del 1822, Rafael Leónidas Trujillo Molina conmemoraba con un extraordinario desfile cívico-militar la gesta histórica de Santiago. Esta conmemoración no era más que un pretexto para el dictador demostrar su poder y su ego a la sociedad, haciendo desfilar por debajo de un arco construido por el Ingeniero Federico Villamil, a todas las personas, instituciones públicas y privadas, así como a las Fuerzas Armadas y la Policía Nacional, incluyendo a las religiones establecidas en República Dominicana. La señora Giannella Perdomo escribió un artículo titulado: “Trujillo, el Arco y los desfiles en Santiago” en el que describe aspectos relacionados con la construcción de los arcos.
Wenceslao Guillén, estratega del movimiento de Los Panfleteros de Santiago, tenía planeado el sabotaje eléctrico, empezando en la calle Mella en el tramo comprendido entre la calle Presidente Trujillo, hoy calle Del Sol y la calle Beller. El plan consistía en serruchar los postes de madera del tendido eléctrico que sostenían las líneas eléctricas que alimentaba las redes de Santiago de los Caballeros con Puerto Plata y viceversa. Con el apagón provocado por la falta de electricidad en la calle Mella y en las zonas comprendidas en el trayecto de esas líneas eléctricas, estaban planificados otros sabotajes contra instalaciones públicas y privadas. Uno de los fundadores de movimiento clandestino Los Panfleteros de Santiago, Homero Herrera Velázquez, sería el responsable de una de esas acciones como él mismo lo narra en su libro: "Memorias de un Panfletero”. Para el sabotaje que se pondría en ejecución, Wenceslao Guillén (Wen) utilizaría a Johannes Henrich Streesse Cepeda (El Alemán) y Ramón Mejía (Bizco), ambos empleados de la Corporación Dominicana de Electricidad. Este último (Ramón Mejía) ha sido confundido erróneamente por alguien de apellido Medina. El ebanista Enrique Perelló (Enriquito) y el carpintero Rafael Antonio Ventura (Fellito), tendrían la misión de derribar los postes de luz que sostenían los cables y los transformadores puestos en la calle Mella. Enrique Perelló (Enriquito) y José Rafael Ventura (Fellito) habían sido subcontratistas del Ingeniero Federico Villamil, para la construcción de los arcos de los actos de Trujillo en Santiago.
En una entrevista que realizáramos el 6 de febrero del 2014, al Panfletero José Rafael Colón, este expresó lo siguiente: ”El Alemán y Ramón Mejía, empleados linieros de la CDE, fueron los que provocaron un apagón de unos diez minutos en el Play (Estadio Radhamés, hoy Estadio Cibao), una de las noches en que Simón, Chichí y yo (Antonio Rafael Díaz Hernández, José Armando Díaz Hernández, y José Rafael Colón) tiramos los panfletos contra Trujillo, durante un juego de pelota…”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.