Páginas vistas en total

martes, 27 de marzo de 2012

Alma Arlette Fernández: Cuando una mujer asume su rol con coraje, sensibilidad y visión


Alma Arlette Fernández: Cuando una mujer asume su rol con coraje, sensibilidad y visión






Anterior Siguiente


“Sa­bes al­go, Lui­sa Re­bec­ca, por apo­yos co­mo el tu­yo es que con­ti­núo...” Ar­let­te.

Por mu­je­res co­mo Ar­let­te Fer­nán­dez, que a pe­sar de no ha­ber em­pu­ña­do las ar­mas, han te­ni­do más que al­ma y co­ra­je pa­ra so­por­tar gran­des prue­bas y echar ha­cia ade­lan­te, es que uno sien­te ese or­gu­llo de ser mu­jer y de ser do­mi­ni­ca­na... Aque­lla mu­jer que du­ran­te años ha da­do lec­cio­nes de he­roís­mo y de pro­fun­da cons­cien­cia cí­vi­ca, mo­ral y pa­trió­ti­ca, ape­ga­da a los más ge­nui­nos va­lo­res de nues­tra do­mi­ni­ca­ni­dad, ho­nes­ti­dad y se­rie­dad ha con­ju­ga­do con los años el co­ra­je, la de­ter­mi­na­ción y la sen­si­bi­li­dad, con­vir­tién­do­se en una mu­jer ver­da­de­ra­men­te fuer­te. Es Ar­let­te Fer­nán­dez, la viu­da del in­sig­ne mi­li­tar Ra­fael To­más Fer­nán­dez Do­mín­guez.

A Ar­let­te la co­no­cí co­mo co­no­ce uno a tan­ta gen­te en es­te ir y ve­nir pe­rio­dís­ti­co. En ese en­ton­ces, ella es­ta­ba pre­pa­ran­do una ex­po­si­ción so­bre aquel he­cho his­tó­ri­co don­de per­dió la vi­da su es­po­so, el co­ro­nel Ra­fael To­más Fer­nán­dez Do­mín­guez, caí­do en el Pa­la­cio Na­cio­nal, en pro­cu­ra del res­pe­to a la Cons­ti­tu­ción de 1963 y a la re­po­si­ción del pro­fe­sor Juan Bosch co­mo Pre­si­den­te Cons­ti­tu­cio­nal de la Re­pú­bli­ca.

Di­fe­ren­te a otras his­to­rias, que ter­mi­nan lue­go de una cró­ni­ca, con Ar­let­te he man­te­ni­do una co­mu­ni­ca­ción cons­tan­te y en­ri­que­ce­do­ra que gra­ti­fi­ca. Ya con sus im­pe­ca­bles bor­da­dos o con su vi­sión edu­ca­ti­va pa­ra dar a co­no­cer los he­chos his­tó­ri­cos y edu­car, pro­pia­men­te, Ar­let­te es una ple­na mu­jer de ejem­pla­ri­zan­te vi­ven­cia y de pro­fun­da fe y amor por la pa­tria.

Aquel 19 de ma­yo de 1965...

“El día que ma­ta­ron a Ra­fael yo me en­con­tra­ba en Puer­to Ri­co con mis cin­co hi­jos. Ha­bía lle­ga­do de Chi­le ha­cía va­rios días cuan­do to­da­vía Ra­fael no ha­bía si­do en­via­do por el pro­fe­sor Juan Bosch a San­to Do­min­go.

A las seis de la ma­ña­na del día 20 de ma­yo, re­ci­bí la vi­si­ta de don Jo­sé Arro­yo Ries­tra, ami­go de don Juan con el en­car­go de lle­var­me a su ca­sa pa­ra ha­blar con­mi­go. No fui­mos a la ca­sa de don Juan, sino a la de don Jo­sé, quien hi­zo una lla­ma­da y me pa­só el te­le­fono; era don Juan.

¿Le pa­só al­go a Ra­fael? le pre­gun­té. Sí mi hi­ja, me con­tes­tó. Sen­tí en mis en­tra­ñas el ho­rror de la no­ti­cia y gri­té: ¡Mis hi­jos!.

Sen­tí que mi vi­da, mi co­ra­zón, mi al­ma, to­da yo, es­ta­ba mu­ti­la­da y el mie­do y el do­lor me pa­ra­li­za­ron. Tu­ve que reac­cio­nar por que lo que me es­pe­ra­ba ese día lar­go y an­gus­tio­so era inima­gi­na­ble”. Al­ma Ar­let­te Fer­nán­dez.

Vi­da Per­so­nal

“Es­tu­die un Se­cre­ta­ria­do Co­mer­cial en el Ins­ti­tu­to Gregg y fue don Ra­fael He­rre­ra quien me ani­mó a es­cri­bir. No sé por qué se le ocu­rrió que po­día ha­cer­lo, pe­ro lo hi­ce. Soy atre­vi­da y me lan­zo; a ve­ces me sa­len bien las co­sas, otras no tan­to, pe­ro lo in­ten­to.

Me ayu­dó mu­cho a su­perar la muer­te Ra­fael To­más pa­sar las ho­ras bor­dan­do en pe­dre­ría to­do ti­po de tra­jes. Lo ha­bía apren­di­do en el co­le­gio y sin dar­me cuen­ta se con­vir­tió en un me­dio de vi­da, ade­más del tra­ba­jo en las em­pre­sas de mi her­mano, que ha si­do mi so­por­te y el de mis hi­jos, siem­pre. El bor­da­do es mi pa­sa­tiem­po fa­vo­ri­to y no po­dría vi­vir sin es­tar dan­do pun­ta­das con hi­lo de se­da.

Des­de ha­ce unos tres años de­ci­dí lle­var una vi­da más tran­qui­la. Que­ría te­ner tiem­po pa­ra apren­der a es­cri­bir, pe­ro el tra­ba­jo en la Fun­da­ción Co­ro­nel Ra­fael To­más Fer­nán­dez Do­mín­guez es ca­da vez más de­man­dan­te y eso es bueno y es­ti­mu­lan­te por­que es el fru­to de mi tra­ba­jo.

Una o dos ve­ces al mes me es­ca­po a una pe­que­ña ca­si­ta ubi­ca­da en la mon­ta­ña, a unos 20 ki­ló­me­tros an­tes de lle­gar a Cons­tan­za. En ese lu­gar me sien­to ple­na­men­te fe­liz, tran­qui­la y ro­dea­da del ca­ri­ño de mis ve­ci­nos, cam­pe­si­nos muy po­bres que com­ple­tan mi vi­da por­que se de­jan que­rer y eso es lo que le da sen­ti­do a mi exis­ten­cia”.

Más allá de en­tre­vis­tar a al­guien, a Ar­let­te Fer­nán­dez la de­jé ha­blar. Ella, es ca­paz de con­mo­ver con sus pa­la­bras y sus tes­ti­mo­nios. Así que guar­dé si­len­cio, me pu­se a es­cu­char­le y lo com­par­to con us­te­des...

“ En lo que ha si­do mi vi­da, co­mo en la vi­da de mu­cha gen­te, oca­sión he te­ni­do de aso­mar­me a la glo­ria y al in­fierno pa­ra dis­fru­tar los más ex­qui­si­tos go­ces y su­frir las más des­ga­rra­do­ras pe­nas. Cir­cuns­tan­cias de la vi­da me exi­gie­ron cre­cer y ma­du­rar an­tes de tiem­po pe­ro, aun­que en ese apren­di­za­je tu­ve que afron­tar gran­des sin­sa­bo­res, tam­bién apren­dí a ser una per­so­na po­si­ti­va y de mu­cha fe.

En ese afín, jus­to es re­co­no­cer la deu­da que ten­go con­traí­da con Mon­se­ñor Gó­mez y con el fi­ló­so­fo cos­ta­rri­cen­se, John de Abat­te, quie­nes me en­se­ña­ron que no hay tér­mi­nos me­dios a la ho­ra de en­fren­tar y su­perar pér­di­das y des­di­chas: O te de­ci­des a ser me­jor per­so­na y, ade­más, a ser fe­liz, o con­vier­tes tu vi­da en un in­fierno.

A ve­ces, cuan­do se te rom­pe el al­ma, y la vi­da me la ha ro­to va­rias ve­ces, lo más fá­cil es acos­tum­brar­se a vi­vir sin ella, pe­ro es­to no lle­va a nin­gu­na par­te. A ello se de­be que, así fue­ra es­tru­ján­do­me el al­ma, cuan­tas ve­ces me he sen­ti­do mo­rir, vol­ví a la vi­da con ale­gría, con en­tu­sias­mo, y hoy soy una mu­jer de­ci­di­da, va­lien­te y amo­ro­sa; a ve­ces, tier­na­men­te im­pla­ca­ble.

Lo que pri­vi­le­gia mi vi­da es ha­ber te­ni­do un gran amor y yo sé lo que es es­tar enamo­ra­da y ser co­rres­pon­di­da por un hom­bre al que ad­mi­ras y con el que te sien­tes or­gu­llo­sa de com­par­tir la vi­da, uno de esos hom­bres que no se ol­vi­dan ja­más. (A los 16 años de­jé el co­le­gio) Que­ría es­tu­diar Me­di­ci­na pe­ro ha­bía co­no­ci­do a Ra­fael que es­tu­dia­ba en la Aca­de­mia Na­val de Sans Sou­cí.

Te­nía­mos amo­res es­con­di­dos y mis pa­dres no ha­bían da­do su apro­ba­ción. Po­co des­pués ce­le­bra­mos el com­pro­mi­so: pe­di­da de mano, flo­res e in­ter­cam­bio de re­ga­los, brin­dis con cham­pag­ne. No ol­vi­do su ca­ra, Ra­fael ner­vio­so, de­ses­pe­ra­do por­que to­do aque­llo ter­mi­na­ra; yo, en cam­bio, fe­liz, con­fia­da en que no aca­ba­ra nun­ca.

Ra­fael y otros dos ca­de­tes fue­ron es­co­gi­dos pa­ra ir a es­tu­diar por tres años a la Aca­de­mia Mi­li­tar Co­ne­jo Blan­co en Ve­ne­zue­la. Se su­po­ne que yo de­bía en­trar en la uni­ver­si­dad, pe­ro Ra­fael te­nía otros pla­nes y yo acep­té es­pe­rar­lo en ca­sa, de­di­ca­da a ha­cer el baúl de la es­pe­ran­za.

Pe­ro el via­je de Ra­fael se frus­tró y en di­ciem­bre de 1955 nos ca­sa­mos. Yo te­nía 18 años y él 21. Du­ran­te los pri­me­ros años nues­tra vi­da fue apa­ci­ble, to­do lo tran­qui­la que pue­de ser la vi­da cuan­do en ape­nas sie­te años traes al mun­do cin­co hi­jos, pe­ro ca­da na­ci­mien­to fue una fies­ta. Ra­fael ado­ra­ba a sus hi­jos y, en nues­tra mo­des­ta ca­sa, to­dos los días ha­bía un mo­ti­vo pa­ra la ri­sa.

Cier­to que, tam­bién, pa­ra las ra­bie­tas y los pa­ta­leos. Fue coin­ci­dien­do con el tras­la­do del Ejér­ci­to a la Fuer­za Aé­rea, que em­pe­zó a ma­ni­fes­tar­se en Ra­fael esa ac­ti­tud que lo lle­vó a afir­mar su li­de­raz­go en­tre los jó­ve­nes ofi­cia­les ad­mi­ra­dos por su ho­nes­ti­dad y ca­pa­ci­dad. Ra­fael no to­le­ra­ba la co­rrup­ción, ni las vio­la­cio­nes a los re­gla­men­tos o el des­or­den en los cuar­te­les. Nues­tra vi­da co­men­zó a cam­biar.

La in­tran­qui­li­dad ya era par­te de mi ru­ti­na y nues­tra fa­mi­lia la com­par­tía. Em­pe­zá­ba­mos a ser cons­cien­tes de que Ra­fael se com­por­ta­ba y pen­sa­ba de ma­ne­ra di­fe­ren­te a la que, por en­ton­ces, era ha­bi­tual en los cuar­te­les, que aquel jo­ven ofi­cial es­ta­ba rom­pien­do es­que­mas y cos­tum­bres es­ta­ble­ci­das por años, y que to­do ello re­sul­ta­ba in­con­ce­bi­ble y pe­li­gro­so. Co­men­cé a sa­ber que su com­por­ta­mien­to te­nia un pre­cio, pe­ro ja­más ima­gi­né que fue­ra tan in­men­sa­men­te al­to.

Pu­de criar y edu­car a mis hi­jos gra­cias al apo­yo de mi fa­mi­lia y ni si­quie­ra cuan­do me que­dé so­la con cin­co hi­jos pe­que­ños, sin ca­sa y sin mue­bles, me aco­bar­dé.

To­da mi lu­cha la cen­tré en la for­ma­ción y cui­da­do de mis hi­jos; sa­cri­fi­qué mis as­pi­ra­cio­nes per­so­na­les y lo hi­ce cons­cien­te de que era lo acer­ta­do. Y hoy me enor­gu­llez­co de mi de­ci­sión y, so­bre to­do, de ellos, por­que han co­rres­pon­di­do con cre­ces a mi en­tre­ga.

Des­de en­ton­ces, he te­ni­do una exis­ten­cia nor­ma­da por una lu­cha cons­tan­te, sin tre­guas, pe­ro ex­tre­ma­da­men­te apa­sio­nan­te y en­ri­que­ce­do­ra. Fue la muer­te de mi hi­jo me­nor, Ra­fael To­más, con ape­nas 18 años, ocu­rri­da el 25 de no­viem­bre de 1980, lo que du­ran­te un tiem­po me de­rrum­bó. Pe­ro su­pe le­van­tar­me y re­com­pu­se mi vi­da. Mu­cho in­flu­ye­ron en que así fue­ra mis otros hi­jos y el pro­pio Ra­fael To­más quien me es­cri­bie­ra un poe­ma me­ses an­tes del fa­tal ac­ci­den­te que le cos­ta­ra la vi­da y que ti­tu­ló: ‘El án­gel de mi pa­dre pi­dién­do­me que cui­da­ra de su pa­pá. Yo cum­pli­ría su de­seo, que tam­bién era el mío’.

En el pa­sa­do, al mar­gen de mi tra­ba­jo y la de­di­ca­ción que exi­gía mi fa­mi­lia, sa­ca­ba tiem­po pa­ra in­vo­lu­crar­me en la lu­cha clan­des­ti­na que se vi­vió en los años pos­te­rio­res a la Re­vo­lu­ción de Abril, par­ti­ci­pan­do jun­to a mis pri­mas en to­do lo que de­man­da­ra el mo­men­to sin im­por­tar­nos los ries­gos. Unas ve­ces tra­tan­do de res­guar­dar la vi­da de jó­ve­nes que eran per­se­gui­dos y otras tra­ba­jan­do en aso­cia­cio­nes de apo­yo a Cu­ba y Ni­ca­ra­gua.

En va­rias oca­sio­nes alla­na­ron mi ca­sa y dos ve­ces se lle­va­ron mis ar­chi­vos con do­cu­men­tos y car­tas de Ra­fael de gran va­lor his­tó­ri­co y hu­mano. Cuan­do así ocu­rría yo sa­lía de­trás de la pa­tru­lla rum­bo al Pa­la­cio de la Po­li­cía, a pro­tes­tar. En­tra­ba co­mo una trom­ba, exi­gien­do se me de­vol­vie­ra el ma­te­rial in­cau­ta­do.

Ob­via­men­te, nun­ca me hi­cie­ron ca­so, lo que aún me in­dig­na­ba más. Ca­si tan­to co­mo el he­li­cóp­te­ro que en al­gu­na oca­sión tu­ve que so­por­tar en­ci­ma de mi ca­sa, tra­tan­do de ame­dren­tar­me, vi­gi­lan­do mis en­tra­das y sa­li­das. Fue­ron años te­rri­bles pe­ro nun­ca tu­ve mie­do, y me sor­pren­de, por­que mo­ti­vos ha­bía pa­ra te­mer.

Años des­pués de la muer­te de mi es­po­so Ra­fael me re­en­con­tré con sus com­pa­ñe­ros de ar­mas y de sue­ños que, fi­nal­men­te, pu­die­ron es­ta­ble­cer­se en el país y for­ma­mos la Fun­da­ción Co­ro­nel Ra­fael Fer­nán­dez Do­mín­guez pa­ra que el pue­blo co­no­cie­ra su vi­da y su lu­cha, pa­ra que el pue­blo su­pie­ra qué fue el Mo­vi­mien­to Cons­ti­tu­cio­na­lis­ta, pa­ra que la ig­no­ran­cia o el ol­vi­do no nos hur­ta­ra tan­to im­pres­cin­di­ble ejem­plo de esos hom­bres ma­ra­vi­llo­sos, ex­tra­or­di­na­rios.

Ha si­do una ta­rea enor­me pe­ro era lo me­nos que po­día­mos ha­cer por Ra­fael, al­ma y ca­be­za de uno de los he­chos his­tó­ri­cos más im­por­tan­tes de nues­tro país y que, sin em­bar­go, hay do­mi­ni­ca­nos que to­da­vía ig­no­ran, co­mo los hay, tam­bién, que pre­fie­ren pa­sar por ig­no­ran­tes. En cual­quie­ra de los dos ca­sos, el día ha de lle­gar en que la obra de Ra­fael y su le­ga­do se re­co­no­ce­rá pa­ra be­ne­fi­cio del pue­blo y de la pa­tria. Cuan­do eso su­ce­da yo ha­bré par­ti­do, pe­ro el es­ta­rá acu­na­do por los bra­zos agra­de­ci­dos de la Pa­tria.

Ca­da cier­to tiem­po leo sus car­tas, sus do­cu­men­tos. Po­cas co­sas me ayu­dan tan­to a man­te­ner in­có­lu­mes mis prin­ci­pios. Nun­ca to­mo una de­ci­sión sin pre­gun­tar­me lo que él hu­bie­ra he­cho. La fuer­za, la en­te­re­za que ten­go, se las de­bo a su ejem­plo y es por ello que, a pe­sar de los años, soy una mu­jer emo­cio­nal­men­te es­ta­ble, ale­gre y en­tu­sias­ta, amén de agra­de­ci­da por una vi­da in­ten­sa y una fe­liz fa­mi­lia que ha sa­bi­do asu­mir el le­ga­do de Ra­fael y en­con­trar en él su re­fe­ren­cia mo­ral.

Doy tam­bién gra­cias a Dios por lo mu­cho que re­ci­bo de tan­ta gen­te bue­na que me acom­pa­ña en mis afa­nes y me brin­da ca­ri­ño y apo­yo. La vi­da es­ta lle­na de en­cuen­tros y des­en­cuen­tros.

A al­gu­nos, tal vez por­que eran de pa­pel, se los lle­vó la bri­sa, pe­ro hay ami­gos in­mu­nes a los vien­tos que siem­pre es­tán con­mi­go y que no me per­mi­ten sen­tir­me so­la. Y en­tre to­dos ellos, y con in­de­pen­den­cia de los que he ci­ta­do, de Ra­fael, de mis hi­jos, de mis hi­jas, de mi fa­mi­lia, de los com­pa­ñe­ros y ami­gos, nin­guno más cons­tan­te, más sin­ce­ro que el de mis ami­gas, mu­je­res dig­nas y va­lien­tes, las más no­bles al­mas que han alen­ta­do mi vi­da y que sos­tie­nen y hon­ran mi pa­tria; pa­ra to­das ellas las mas be­llas flo­res del inicio de es­ta pri­ma­ve­ra, con to­do mi amor”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.