Páginas vistas en total

domingo, 17 de octubre de 2010

Mensaje de Hugo Quezada

La Fundación Testimonio, Inc., vive en la actualidad un momento triste de su historia… dos juntas directivas, una elegida por los mecanismos legales de la Institución i otra por argucias ilegales, se disputan judicialmente el poder de Fundación en los tribunales de la república.

La junta directiva elegida por los mecanismos legales i encabezada por Raúl Pérez Peña, trató de que la Fundación siguiera ofreciendo a los miembros i al país sus valiosos recursos morales acumulados durante décadas de ejercicio ciudadano pulcro, solicitando a los tribunales de la república se nombrara provisionalmente un secuestrario de la Institución para que esta siguiera ejerciendo las funciones que sus estatutos establecen. Nueva vez, la junta ilegal encabezada por el Dr. Julio Miguel Escoto Santana auspiciada por argucias anti-éticas, elevó ante la suprema corte de justicia (de manera irregular) su oposición para que los secuestrarios nombrados: Arq. Leopoldo Espaillat Nanita i Arq. Hugo C. Quezada Almánzar, ejercieran el poder conferido por el juez del referimiento. Hai que hacer notar que la directiva ilegal había sometido a ese juez dos nombres para ocupar esa posición de secuestrario: Sr. Marcos Pérez Collado e Ing. Oscar Grullón Peralta. Sin embargo, al no acogerse su solicitud, optaron por oponerse a los secuestrarios propuestos por la junta directiva legal (luego de sus nombramientos por el juez del referimiento), manteniendo a la Fundación en la inacción, sin importarles el daño que hacen a esta.

Para que los miembros de Testimonio i el público en general comprendan el daño que la junta directiva ilegal encabezada por el Dr. Julio Miguel Escoto Santana (*) hacen a la Fundación Testimonio, transcribimos a continuación parte de los Fundamentos de nuestros Estatutos Generales:

Como expresión del perenne anhelo de libertad del pueblo dominicano, el 15 de enero de 1980 sale a la luz pública la Fundación Testimonio, no obstante que sus fundadores comenzaron a manifestarse i expresarse como grupo, poco tiempo después de la Revolución de Abril de 1965.

Como consecuencia de la intervención militar norteamericana que frustró el estallido de Abril, predominaron a partir de 1966 los asesinatos a mansalva, las deportaciones, los arrestos políticos arbitrarios, i los desmanes de los grupos paramilitares llamados, Los Incontrolables i La Banda, mientras una generalizada corrupción en la administración pública i la sociedad dominicana, producía una acelerada concentración de la riqueza en pocas manos.

Las dificultades del pueblo se multiplicaron, i por encima de ese estado de cosas, el continuismo quiso imponerse indefinidamente, mediante elecciones engañosas. Ello nos hizo comprender, que la lucha por La Libertad, La Democracia i La Justicia Social, no había terminado con la desaparición del tirano, a quien sobrevivieron sus socios económicos.

Era preciso seguir ofreciendo a las generaciones presentes i futuras un conocimiento cabal de lo que es vivir bajo la opresión de una tiranía, cual que sea su base, para que se levanten con firmeza frente a todo intento en ese sentido. Nuestra lucha permanente respaldando los principios que sustentan la democracia dieron sus frutos. Ello dio forma i base a la actuación de este grupo, i se elaboraron los Estatutos que debían normar todas sus actividades…

Observando que la cultura i el ejercicio democrático de la sociedad dominicana no han marchado a la misma velocidad en lo económico, en lo político i en lo social, luego comprendimos otra cosa: los sectores que desde el 1962 sacaron provecho del esfuerzo del pueblo dominicano por alcanzar la democracia, frustrando sus elevados fines, la están llevando al fracaso… i son esos mismos sectores los que viven difundiendo soterrada i hasta abiertamente que: a qui lo que hace falta es otro Trujillo…Así vimos con claridad que hai estamentos sociales que han adquirido mucho poder político, que al frustrar el ejercicio democrático en lo económico, empujan al país hacia otra tiranía, la del dinero obtenido por cualquier vía, colocándonos en peligro de un retorno al pasado tenebroso i gris, en manos de una plutocracia nacional complicitada con intereses extraños.

También comprendimos que la tarea de encontrar la ruta del progreso en libertad del pueblo dominicano, esta grandemente condicionada por la voluntad de grandes capitales foráneos, sea a través de las cancillerías de sus países, o de organismos internaciones multilaterales, sometidos a su control, con lo cual la defensa de sus intereses creados o sus expectativas de dominio sobre recursos i riquezas del Tercer Mundo, recurre según sea necesario, a la presencia militar, o la de los emisarios del FMI, de la CEPAL, del Banco Mundial o del Banco Interamericano.

Comprendimos finalmente, que el mundo se ha debatido históricamente en un eterno conflicto entre el fuerte i el débil, entre el rico i el pobre, i que enarbolar la libertad entre desiguales propicia el predominio de los fuertes i los ricos, i equivale a una nueva forma de esclavitud que ha tenido su expresión más acabada en el discurso económico neo-liberal, que no es otra cosa que el liberalismo del siglo XVII resucitado.

Este discurso ha abolido fronteras i soberanías, por la fuerza o bajo el sofístico ejercicio de un derecho internacional acomodado a la defensa de la plutocracia internacional sin Patria i sin obligaciones sociales que restrinjan su objetivo de maximizar sus capitales, proceso que determina la supervivencia del más apto i desde luego la desaparición del menos apto, i que ha merecido la calificación de darwinismo económico, i también el de capitalismo salvaje de parte del Santo Padre de Roma.

Comprender la situación, tener sensibilidad social i un compromiso histórico contraído con el pueblo dominicano, se convirtió en una síntesis moral que no deja alternativas: retomar la lucha por la libertad i la democracia plenas. I he aquí la decisión…nace una renovada Fundación Testimonio.

Esta Institución asume la brega de nuestro pueblo por un destino mejor, sabedores de que alcanzar este hermoso fin exige: educar i difundir ideas i corrientes de opinión esclarecedoras; unir a los sectores i personalidades que aman el progreso común; adoptar adjetivos definidos; i tomar posiciones conjuntas que influyan, positivamente, en el surgimiento de un nuevo estado de cosas en nuestro país, entendiendo que el esfuerzo de superar la condición de país atrasado o sub-desarrollado i de alcanzar la vigencia plena de un sistema democrático, es un objetivo a largo plazo que debe colocar en un primer plano al ciudadano dominicano, i como instrumento de su progreso económico i social, la soberanía sobre los recursos económicos de la nación i la preservación de su autodeterminación como pueblo libre.

Por ello planteamos la necesidad en lo inmediato, de pactar un paréntesis en la lucha partidaria, i la concertación de un Gobierno de Unidad Nacional, sustentado en torno a la defensa de los intereses nacionales, que organice en su gestión la Reforma Constitucional por una Constituyente, i otras reformas requeridas por nuestro Estado de Derecho, para afianzar nuestra soberanía i no para entregarla, que permita al término de su mandato, en incuestionables procesos electorales, la libre confrontación de ideas i programas ofrecidos por los distintos partidos.



Arq. Hugo C. Quezada

Pasado Presidente 2007-2010 de la Fundación Testimonio



(*) Doctor Julio Miguel Escoto Santana, pasado vicepresidente de Testimonio (2007-2010), quien luego de que el presidente llamara a elecciones un 13 de febrero del 2010, fue a la prensa el 14 de febrero del 2010 i convocó ilegalmente a votaciones para el mismo día que serían celebradas las elecciones convocadas por el presidente (20 de febrero del 2010).

En las elecciones legales convocadas por el presidente de Testimonio asistieron 163 miembros (la mayor asistencia en la historia de Testimonio).

En las elecciones ilegales del Dr. Escoto asistieron 31 miembros (se necesitaban 56 para ser válida la convocatoria) i no obstante la ilegal asistencia dio por válida la misma sin la presencia de notario público alguno i con una plancha donde se incluyeron dos personas no pertenecientes a Testimonio (lo que invalida la plancha por si) i sin haberla (la plancha) inscrito como rezaba su convocatoria.

El Dr. Escoto por otra mención, jamás hasta el 2007, había participado en actividad alguna de Testimonio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.