Páginas vistas en total

jueves, 8 de abril de 2010

Comunicacion de Raul Perez Peña, Bacho

Buenas días: Ayer leí en un matutino un espacio pagado con expresiones injuriosas que me provocaron llamar a un amigo y comentarle la publicación, preguntándole si tenía precedentes e indicios de los autores.

El amigo, sicólogo de profesión, advirtió que si la publicación carece de firma personal es un síntoma de cobardes que gustan ocultar su identidad y actuar bajo la sombra con cierta frecuencia.

Otro amigo me dijo no sorprenderse de reacciones adversas ante las actividades que has desarrolladado en los últimos años en Misión por la Memoria, en los escenarios de acontecimientos trascendentes ocurridos en el país durante los últimos 50 años, como las expediciones por Constanza, Maimón y Estero Hondo, el alzamiento guerrillero de 1963 y el nacimiento del Movimiento Revolucionario 14 de Junio, entre otros.

“No olvides que aquí se mueven intereses perversos en todas las latitudes y con una gama de designios”, me dijo el amigo para agregar que “entre los que te hostigan existen algunos con asesinatos en su hoja de vida”.

“En ese sentido, me enteré, por otro lado, de una secuencia de expresiones temerarias y de corte amenazante contra tu integridad física y la de otros directivos de la Fundación Testimonio, actos que ya fueron denunciados formalmente ante la Fiscalía del Distrito Nacional”.

“Hablando de la Fundación Testimonio, me informé que en la misma no hay división, sucediendo que todas las delegaciones provinciales participaron con votación récord en las elecciones en que saliste electo Presidente de la entidad patriótica”.

“Con esos y otros datos, logré explicarme el aviso difamatorio como espacio publicado contra tu imagen pública”.

“Quien conozca la historia de tu abuelo Demetrio Rodríguez, recordará la anécdota de uno que se atrevió a sorprenderlo con una bofetada.

Cuando los escoltas del general liniero se aprestaban a darle su merecido al agresor, Demetrio los detuvo diciéndole que no se preocuparan porque donde ese fulano hiciera la historia nadie se lo creería”.

“Igual sucede con quienes buscan difamarte tras casi 50 años de vida pública. En la Fundación Testimonio deben seguir poniendo el dedo en la llaga, como el contrato con la Barrick Gold, que es la diferencia que hay entre una entidad patriótica y las que fingen.

Recréale al lector que estamos en el Abril glorioso de la dignidad y la soberanía”.

Con saludos: Bacho

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.