Páginas vistas en total

sábado, 13 de agosto de 2011

Jefe SIM Peña Rivera dice costumbre era tirar al mar cuerpos de asesinados


http://www.soldominicano.com/index.php?option=com_content&view=article&id=1035:pena-rivera-dice-costumbre-era-tir

Jefe SIM Peña Rivera dice costumbre era tirar al mar cuerpos de asesinados PDF Imprimir Correo electrónico
Escrito por Víctor Manzueta
Lunes 08 de Agosto de 2011 18:03


[El teniente del Ejército Nacional, José Manuel Núñez y Núñez, padre de Víctor Martínez.]

El teniente del Ejército Nacional, José Manuel Núñez y Núñez, padre de Víctor Martínez.



SANTO DOMINGO OESTE.- El ex jefe del Servicio de Inteligencia Militar en Santiago de los Caballeros, el asesino que coordinó y supervisó el cuádruple crimen de las Mirabal y Rufino de la Cruz, Víctor Alicinio Peña Rivera, reveló a Víctor Martínez, que su padre y hermanos “fueron asesinados por el Ejército Nacional, rama militar a la que pertenecían y que la costumbre era tirar los cuerpos al mar para no dejar pistas que pudiesen generar investigaciones futuras con el desenterramiento de víctimas”.



Tras recurrir en sus indagatorias a fiscales, Secretarios de Estado, las Fuerzas Armadas y hasta al Presidente de la República, para la ubicación de las tumbas de su padre el teniente del Ejército Nacional José Manuel Núñez y Núñez, y sus hermanos Wenceslao y Jorge Núñez T, ambos sargentos del mismo cuerpo armado, quienes fueron asesinados tras la muerte del tirano Rafael Leónidas Trujillo Molina, por orden de Ranfis Trujillo Martínez, por estar vinculados al Teniente General José René Román Fernández, Jefe de Estado Mayor de Guerra y Marina, quien era parte de los involucrados en el ajusticiamiento del dictador.



Según José René Román García, hijo de Pupo Román, quien era teniente del Ejército en la ocasión, todos los militares al servicio de su padre, fueron arrestados y encarcelados en la fortaleza Ozama en la Torre del homenaje, dónde él y su hermano Alvaro estuvieron prisioneros también.



José René relata en una entrevista que concediera a este periodista y que fue publicada en la revista Caña Brava en el mes de noviembre de 1999, que al día siguiente los prisioneros fueron sacados uno a uno y de dos en dos y fusilados.



No se sabe dónde enterraron los cuerpos de ese grupo de militares que era de confianza del general Román Fernández, y por ese hecho fueron fusilados por orden de Ranfis Trujillo, quien según su secretario particular César A. Saillant Valverde, estaba ávido de sangre por vengar a su padre.



Víctor Martínez, que por 20 años había tratado de conseguir una pista de dónde pudieron haber enterrado a sus familiares, luego de no tener suerte apelando a fiscales, secretarios de Estado, las Fuerzas Armadas, el Presidente de la República y todos les respondían que se harían las indagaciones y que cuando estas hubieran terminado le “comunicarían oportunamente sus resultados finales”.



Como la tiradera de pelota continuaba a cada nuevo intento, Víctor Martínez le escribió una carta al Capitán Víctor Alicinio Peña Rivera, quien tras escapar de la justicia dominicana había ido a vivir a Puerto Rico, con la esperanza de que el ex jefe del SIM en Santiago, pudiera arrojarle luz sobre el paradero de los restos de su padre y hermanos.



Considerando esta carta como un documento histórico, procedemos a publicarla in extenso:



San Juan, Puerto Rico.

Febrero 5 de 1980



Señor

Victor Díaz

124 Gordon St. Providence, Rhode Island 02905



Estimado Señor Díaz:



“Al llegar a mi oficina hoy me encontré con su carta, créame que me conmovió y procedo a contestarla sin dilación.

“El drama del pueblo dominicano es triste e interminable; a nadie le interesa lo que pueda sufrir el hombre común, el hijo del pueblo, porque su caso no interesa a nadie, solo la clase dominante tiene el privilegio de eregir sus propios héroes y en constituirlos en símbolos a los que hay que reverenciar y seguir dócilmente aunque sea dudoso el origen de tal enaltecimiento. Nadie te ha hecho caso en tu justa y desesperada búsqueda porque tu drama ya no puede servir para sacar ninguna ventaja o provecho político. Nuestro país está lleno de hipócritas y fariseos. Ni las autoridades ni el mismo Presidente contestarán tus cartas. ¿No te das cuenta que es el mismo sistema que aún predomina? ¿No son acaso los mismos instrumentos que usó Trujillo los que han sido usados sucesivamente por Donald Reid, Balaguer, etc.? ¿Quién va a meterle mano con una investigación que saque a la luz tantos crímenes? ¿No fueron el General Rodríguez Echavarría y Beauchamps los esbirros jefes de casas de torturas donde se asesinaba en cantidades industriales quienes después fueron utilizados y enaltecidos hasta el Comando Supremo de nuestras Fuerzas Armadas?

“El sistema necesita esa gente y tiene que protegerlos porque esos son los que estarán dispuestos siempre a atropellar para sostener la corrupción.

“Yo he luchado contra todo eso y he luchado solo, porque a mi se me usó para entretener a nuestro pueblo ignorante mientras ellos se fortalecían y aseguraban su permanencia en el dominio de aquella sociedad, aunque yo fui parte del sistema, terminé siendo víctima del propio sistema.

Por lo que he oído, tu padre el teniente Núñez a quien yo conocía muy bien y tus hermanos fueron asesinados por el ejército ya que a esa rama ellos pertenecían y tengo razones para creer que así fue. No sé qué disposición harían de los cuerpos pero era la costumbre de que los tiraban al mar para no dejar pistas que pudiesen generar investigaciones futuras que siempre podrían mover la opinión pública, de manera que es muy lógico pensar que eso de cementeros secretos es un mito, obra de la mente de personas que desconocen cuan terrible y frío es el sistema”.



Atentamente,



Víctor A. Peña Rivera



Box 36451

Río Piedras, Puerto Rico.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.