Páginas vistas en total

domingo, 22 de agosto de 2010

Jamás volverá el Trujillato





Jamás volverá el Trujillato
SU PADRE FUE ASESINADO Y DESAPARECIDO POR LA DICTADURA



*
Absoluto. “Hasta una calzada que fuera a construir un ayuntamiento, si no era autorizada por Trujillo, no se podía hacer, con eso te lo digo todo", dijo Poncio Pou Saleta.
*
*

Noticias Relacionadas
Todos arriesgaron sus vidas por la libertad
Fernando Quiroz
fernando.quiroz@listindiario.com
Santo Domingo


El sobreviviente de la Expedición del 14 de Junio de 1959, Poncio Pou Saleta, sacude la cabeza y apoya su mano derecha en su bastón desde el sofá donde está sentado en su residencia. Aunque lejos de la mochila y el fusil con los que combatió las fuerzas militares del tirano que arrodilló al país, carga en su mente punzantes recuerdos de más 80 años.

Rafael Leonidas Trujillo, el tirano que jugó a su antojo con el destino de la República Dominicana, ordenó matar a su padre en Santiago, lo calló y todavía no encuentran sus restos. Su padre, Julio Pou Pérez, tenía unos 40 años de edad, cuando fue asesinado en 1936, teniendo él 14 años.

Recuerda que su papá fue desaparecido por uno de los matones cubanos que habían servido al gobierno de Gerardo Machado y que en ese entonces encontró protección y “empleo” en las labores represivas de la dictadura.

Su juventud giró en conversaciones sobre el carácter inadmisible de aquel régimen y la necesidad de alcanzar libertad y justicia.

Aclara, sin embargo, que las causas de su antitrujillismo no sólo fue por ese acontecimiento tan triste y doloroso, sino porque era nieto de Fernando Valerio, líder de la Batalla del 30 de Marzo de 1844.

Pou nació en Santiago en el año 1922. Cuando tenía apenas 12 años de edad sirvió de “correo” a un grupo de estudiantes normalistas y profesionales de Santiago, que en 1934 organizó un complot que, una vez delatado, condujo a muchos de ellos al presidio y a la muerte.

Hoy, a sus 88 años de edad, su voz muestra las huellas de un hombre de carácter recto y de respeto.

Adolescencia
Desde el inicio de su adolescencia había sido testigo de crímenes ordenados por la dictadura de Trujillo. Uno de esos casos fue el asesinato del matrimonio José Virgilio Martínez Reyna y doña Altagracia Almánzar, quien estaba embarazada.

La ausencia de un régimen democrático con respeto a la libertad de opinión caracterizaron a la dictadura desde sus inicios, junto con el terror y la represión durante 31 años.

Asesinan chofer
Después de un encarcelamiento de dos años y cuatro días por tan solo disentir del régimen, logró retornar a Santiago, aunque tenía que presentarse diariamente en el Cuartel General de la Policía de Santiago. Frente a estas condiciones de libertad restringida tomó la decisión de salir del país en 1950.

Pou viajó en secreto desde Santiago a Santo Domingo donde se asiló en la Embajada de México, desde allí pudo coordinar viajar a Venezuela, donde se estableció.

El exilio le permitía realizar otra forma de oposición a la dictadura trujillista.

Recuerda que para las fuerzas represivas del régimen su salida de Santiago era inadmisible, por lo que los sicarios del dictador asesinaron a Emilio Montano Deschamps, un chofer con quien había hablado el día anterior. Su cuerpo fue encontrado en la carretera a San José de las Matas con un letrero que decía: “Esto le pasará a todos los que le presten servicios a los enemigos del Gobierno”.

Cuentico barato
Como un “cuentico barato” califi có la versión de que no fue Trujillo quien ordenó el asesinato de las hermanas Mirabal: Patria, Minerva y María Teresa, el 25 de noviembre de 1960. “Las hermanas Mirabal fueron mujeres que murieron por la Patria. Entregaron sus vidas”, consideró. Trujillo era débil y tierno con sus nietos, como todos los dictadores, pero lo califi có como un tirano y asesino.

Reacciones
Dijo que hasta hace poco estuvo triste, pero está de nuevo orgulloso porque ha surgido una nueva generación que ha mostrado interés de que se respeten sus derechos.

Recordó que recientemente quisieron introducirse los Trujillo en el país con la puesta en circulación del libro de Angelita Trujillo, la hija del tirano, pero los echaron a la calle.

“¿Y eso qué fue? ¿qué manifestación fue esa? Eso nunca se había visto”, consideró.

En alusión a un regreso de la familia Trujillo al país, respondió que no son ningunos tontos para salir de donde están bien.

En su momento, indicó, el Movimiento 14 de Junio tomó el nombre en honor de los que se sacrifi caron en una fecha como esa para combatir a la tiranía de Trujillo.

“Hasta una calzada que fuera a construir un ayuntamiento, si no era autorizada por Trujillo, no se podía hacer, con eso te lo digo todo”.

Cree que nunca más será posible que se implante en el país un régimen como el que dirigió Trujillo. “Es imposible, no le conviene a nadie”.

AGRADECIMIENTO ETERNO A VENEZUELA
Poncio tiene un agradecimiento eterno a Venezuela por acogerlo como en su casa.

“Yo tenía allá a mi tía Engracia y a mis primos quienes me acogieron con mucho cariño”, dijo.

Allí trabajó como vendedor para varias empresas vinculadas a la producción de conservas, jugos y bebidas alcohólicas.

“Pronto conocí a una extraordinaria venezolana, Josefa María León, con quien me casé y procreé una familia compuesta por cinco hijos, los tres primeros nacidos en Venezuela y los otros dos a mi retorno a Santo Domingo, a raíz del ajusticiamiento del tirano”, agregó. Pou se marchaba del país, pero sus ideales democráticos se mantenían latentes.

Esto explica cómo a principios de 1958, junto a su primo Rinaldo Sintjago Pou, participan en las luchas que dieron lugar al derrocamiento del general Marcos Pérez Jiménez.

Celebrando esa victoria, a los pocos días, un grupo de reputados integrantes del exilio dominicano en ese país hermano decidió fundar la Unión Patriótica Dominicana de Venezuela y trazó un estratégico plan de apoyar la Revolución Cubana como una forma de garantizar un país del cual pudiesen llevar a cabo su proyecto expedicionario hacia suelo dominicano, con el propósito de darle fin a la dictadura trujillista, que en esos momentos ya tenía veintinueve años en el poder.

Ese fue el inicio de lo que tiempo después se conoció como Expedición de Junio de 1959, en recordación a la fecha en que desembarcaron los combatientes de Constanza, Maimón y Estero Hondo.

En la casa de su primo Rinaldo Sintjago, el día 26 de enero de 1958, celebraron la primera reunión donde acordaron constituir la Unión Patriótica Dominicana, fundada formalmente el 2 de febrero. Desde entonces no cesamos en su objetivo, con la ayuda de que Venezuela vivía la euforia de la caída de la dictadura y del inminente triunfo de un gobierno democrático presidido por Rómulo Betancourt.

PELEAR DESDE AQUÍ

ABUELA INCULCÓ VALOR PATRIO
Su abuela materna, Melania Pichardo Valerio, le había inculcado un alto sentimiento patriótico y sentido del deber. Era hija y nieta de dos combatientes restauradores Rodolfo Pichardo Román y de Fernando Valerio, prócer y héroe de la Batalla del 30 de Marzo de 1844 –abuelo–.

Su abuela le llegó a pedir que no se fuera al exilio y peleara desde aquí.

NUMEROSOS APRESAMIENTOS
Pou fue encarcelado a los 21 años de edad en Mao a raíz de una de las tantas redadas que hacían los cuerpos represivos de la dictadura. Fue enviado a la Fortaleza San Luis, de Santiago. Al poco tiempo fue trasladado a la Fortaleza Ozama, de esta capital. cayó preso por segunda ocasión en Santiago en el año 1946, en medio de las huelgas azucareras.

Tras un juicio amañado, por supuesto porte de arma blanca, cumplió un año y seis meses preso.

UN ALMA DE COMBATIENTE
En la parte frontal de su vivienda, Pou tiene como reliquia colocado un cañón. En su casa se respira la tranquilidad, vive entre hijos y personal de servicio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.