Páginas vistas en total

jueves, 12 de agosto de 2010

Fe Ortega va a su última trinchera envuelta en los colores de la Patria





LA SÉPTIMA HEROÍNA
Fe Ortega va a su última trinchera envuelta en los colores de la Patria
FUE DESPEDIDA EN SALCEDO POR DIRIGENTES DEL 14 DE JUNIO, FAMILIARES Y EL PUEBLO


*“ Los jóvenes deben seguir el ejemplo de Fe para que no permitan otra dictadura”, dijo Sina Cabral.
*

Jhonatan Liriano
Jhonatan.liriano@listindiario.com
Salcedo

Aquella brisa fuerte que de pronto entró a la iglesia apenas distrajo la atención de algunos dolientes. Las miradas se repartían entre el féretro y el altar, mientras los oídos escuchaban atentos la lectura: “A los ojos de los hombres, ellos fueron castigados, pero su esperanza estaba colmada de inmortalidad.

Por una leve corrección, recibirán grandes beneficios, porque Dios los puso a prueba y los encontró dignos de él. Los probó como oro en el crisol, los aceptó como un holocausto. Por eso brillarán cuando Dios los visite, y se extenderán como chispas por los rastrojos”.

Los versículos bíblicos elegidos para la misa hacían clara referencia a Fe Violeta Ortega, la mujer tierna, aguerrida e inteligente que hizo de su pueblo su familia, y de la justicia una bandera.

El cuerpo sin vida fue cubierto con los colores de la Patria, como corresponde a los héroes y heroínas nacionales.

Sina Cabral, Dedé Mirabal, Anulfo Reyes, Francisco Aníbal González, Rafael Martínez Espaillat, y otros militantes del 14 de Junio hicieron la guardia de honor.

Se trasladaron desde diferentes puntos del país para despedir el cuerpo de Ortega, y para resaltar las virtudes que la hicieron “una mujer inmensa”.

El obispo Antonio Camilo González recordó la entereza espiritual que ella mantuvo cuando padeció las peores torturas y humillaciones de la dictadura de Trujillo en la cárcel de La Cuarenta.

Mientras los guardias la desnudaban y la golpean en los senos y otras partes del cuerpo, repetía las oraciones que salían por los altavoces de una iglesia cercana, cuenta monseñor, quien fue alumno de la heroína, en los tiempos en que Fe era maestra, dentista, practicante religiosa y conjurada de la libertad.

El mensaje de Camilo, como el de los familiares, apenas tocó la pena del fallecimiento y se concentró en el recuerdo de una cristiana que era revolucionaria, “madre ejemplar”, “dentista de los pobres”, y “columna de dignidad”.

En el pueblo
“Le diremos a las nuevas generaciones… que hubo una mujer en Salcedo que levantó la bandera de la sencillez, que levantó la bandera de la democracia a favor del pueblo...

Hoy comienza la vida de doña Fe, porque contaremos su historia a nuestra gente y al mundo”, dijo un ciudadano que participó de todo el velatorio y el entierro de Fe Ortega.

Su voz, conmovida pero fuerte, se levantó justo antes de que el féretro entrara en una tumba del cementerio municipal y humedeció la mirada de los ya dolidos.

Sina Cabral, del grupo de las siete heroínas antitrujillistas, y los dirigentes del 14 de Junio, parados frente al nicho mientras la brisa acariciaba su cara, cantaron el himno que los honra.

“Llegaron llenos de patriotismo/ enamorados de un puro ideal/ Y con su sangre noble encendieron/ la llama augusta de la libertad/ Su sacrificio que Dios bendijo/la Patria entera, glorificará”.

Todos los presentes hicieron un coro que también formaba parte del homenaje.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.