Páginas vistas en total

martes, 20 de septiembre de 2011

Polón Méndez: de carne, huesos, ideas y principios

PANCARTA
Polón Méndez: de carne, huesos, ideas y principios

Raúl Pérez Peña (Bacho) columnapancarta@yahoo.com

A José Joaquín y a todas las hijas de Polón.
Pasado mañana, jueves 22, es el primer aniversario de la partida de un sabanetero glorioso: Polón Méndez, un revolucionario de carne, huesos, ideas y de principios identificados con el vejado y vilipendiado pueblo dominicano, por cuya liberación soñó y luchó durante su vida. (El oficio religioso es a las 6:15 pm, en la Parroquia Corazón de Jesús, Santiago).
Hablar de Polón Méndez es profundo y alentador. Es como proclamar “hay Patria todavía”.
Polón emanaba energía patriótica en sus conversaciones. Su rostro reflejaba la apertura y espontaneidad armónicas con él mismo, aferrado a sus ideales de cambios sustanciales en nuestra sociedad, e intransigente con los principios de una lucha sin espacios para concesiones a los eternos enemigos del pueblo.
Remover la historia hace encontrar la madera de verticalidad de Polón Méndez con Virgilio Perdomo, Amaury Germán, Papilo Lalane, Homero Hernández, Amín Abel Hasbún, Otto Morales, Guancho Escaño, Polo Rodríguez, Pipe Faxas, Luis Ibarra, y muchos más, entre los que resulta obligado citar a otro símbolo de Sabaneta: Francisco Bueno Zapata. (Este jueves 22 en Nueva York habrá un homenaje recordatorio de Homero Hernández, combatiente hereditario de la talla de su padre Pipí Hernández, dirigente obrero dominicano asesinado en La Habana por sicarios de Trujillo. Y el próximo sábado 24, se anunciará la puesta en circulación del poemario en homenaje a Amín Abel Hasbún, libro que figuró en el programa conmemorativo del 40 aniversario de su asesinato, cuando se convocó a 40 jóvenes llamados Amín, apareciendo más de 50).
Sumado a su persistencia y firmeza, ¿qué hace imborrable a Polón Méndez? Era un revolucionario sencillo, humilde, de efusiva lealtad hacia sus compañeros de lucha.
Ese Polón Méndez estaría hoy en nuestra misma trinchera en misión por la memoria, como lo hizo en cada ruta que emprendimos juntos: Montecristi, Estero Hondo, Maimón, Las Manaclas, Mao y Constanza, escenario de una de sus más relevantes fotografías.
El memorable Polón fue de la generación llamada Manolo: el líder y gran destinatario de la lealtad catorcista que en 1962 preservó al 1J4 del asalto a su dirección intentado por un grupo de pérfidos renegados. Este aniversario de Polón Méndez eleva su ejemplo de integridad, parejo con el 1J4, histórico verdinegro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.