Páginas vistas en total

miércoles, 28 de julio de 2010

La dinamita que no llegó a matar al Jefe

http://listindiario.com.do/la-republica/2010/7/26/152223/Manolo-Tavarez-Justo-estuvo-en-grupo-que-mataria-a-Trujillo



OTRO COMPLOT CONTRA TRUJILLO
La dinamita que no llegó a matar al Jefe
EN NOVIEMBRE DEL 1960, GUIDO (YUYO) D'ALESSANDRO LE PIDIÓ A LOS QUE PLANEABAN MATAR A TRUJILLO CON EXPLOSIVOS, QUE ESPERARAN ESTAR ARMADOS




*
Patriotas. Varios movimientos conspirativos planeaban eliminar al dictador Rafael Trujillo, siendo el del 14 de Junio el primero identificado por las autoridades, las cuales apresaron, torturaron y mataron a la mayoría, siendo hoy valorados como mártires.
*

Wendy Santana
wendy.santana@listindiario.com
Santo Domingo

Otro grupo de hombres que no era el del 30 de mayo planeaba aniquilar al tirano Rafael Leónidas Trujillo seis meses antes de que se produjera su muerte a tiros en una emboscada. El plan consistía en hacer explotar dinamita en la avenida Máximo Gómez, por donde el Jefe pasaba todas las noches.

La trama no se materializó porque Guido D’Alessandro (Yuyo), uno de los conjurados en ese intento de acabar con la dictadura, le propuso al grupo postergar la acción hasta que llegaran las armas que amigos de Venezuela y Puerto Rico habían prometido (noviembre del 1960), pero nunca llegaron.

“Yo les dije eso, pero en realidad no quería que se sacrifi cara tanta gente... ¡Iba a morir mucha gente! Ellos estuvieron de acuerdo con esperar las armas y yo escondí las bombas en la parte de debajo de los gabinetes de la cocina de mi casa, ¡sacrifi cando a mi familia! Mi esposa y mis hijos estaban ahí; los niños tenían uno, dos, tres y cuatro años de edad.

Eran unas cien bombas”. Yuyo relata que su hermano Armando D’Alessandro tenía contactos con Ramón Augusto Sánchez (Moncho) y Segundo Imbert, otros conjurados, y que logró que ellos tuvieran contacto con Manolo Tavárez Justo y se pusieran de acuerdo para que la muerte de Trujillo no se hiciera sin la coordinación de los miembros del Movimiento 14 de Junio.

Las armas
“Moncho era socio de la cementera y la dinamita estaba ahí. Moncho y Armando eran compadres. Manolo habla con mi hermano Armando y éste con Moncho, quien habló con los demás para que aguantaran los planes hasta que llegaran las armas. Manolo entra ahí a tener una participación en el plan para matar a Trujillo”, precisó.

Pero en enero del 1960 el Movimiento 14 de Junio es denunciado y se inicia la cacería de sus miembros a partir del día 10 de ese mes, siendo apresados y torturados la mayoría, y muchos de ellos resultaron muertos.

“En febrero se llevan preso a Manolo Tavárez. Nosotros nos enteramos porque Ramfi s llama a mi mamá y le dice: ya tenemos al líder del Movimiento preso, y ella le pregunta ¿Quién es? y le responde: tu hermanito Manolo Tavárez, y ella le contesta, pero tú sabes que nosotros no tenemos relaciones con ellos. ¡Qué le iba a decir la pobrecita....!”.

En seguida la señora llama a su hijo Yuyo quien estaba reunido con sus amigos del Movimiento, entre ellos Leandro Guzmán, Pipe Faxas y Rafael Francisco Bonnelly, y le advierte del peligro. Deciden entonces investigar si el Movimiento había sido delatado regionalmente o en todo el país.

“Cuando vinimos a ver ya estaban casi todos cogidos”, lamenta el sobrino de Manolo Tavárez Justo.

Yuyo incurrió en el error de volver a la Base de San Isidro (Ramfi s estaba en París en ese momento) a preguntarle a su amigo Tunti Sánchez sobre la suerte que correría su tío Manolo y éste le advierte nueva vez que no se meta con Trujillo. “Bueno Yuyo, el que está metido en ese Movimiento se jodió, que se entierre debajo de la tierra.

Y de tu tío olvídate, que lo van a fusilar”. “Presumo que Tunti sabía que yo estaba en la lista y le dijo a Johnny Abbes (jefe del temible Servicio de Inteligencia Militar –SIM–), que le dejaran mi caso a él –porque me dejó ir–. Ya yo no necesitaba más consejos y decidí salir del país”.

Para el exilio
Yuyo advirtió del asunto a sus amigos y junto con su hermano Armando D’Alessandro pidió exiliarse en la embajada de Italia, donde se lo negaron porque ese país aún no había fi rmado el acuerdo para eso, pero lo protegió de manera clandestina con la familia Cavagliano, en solidaridad, sin ningún tipo de garantía.

Armando regresó a su casa y fue hecho preso luego. “Estando yo en el extranjero, denunciando ante la OEA los abusos que se cometían en mi país, matan a mi hermano Aldo D’Alessandro en venganza por mi desaparición y denuncia. Lo cogieron preso por alegado exceso de velocidad y lo mataron en la cárcel”.

“Yo llegué a Puerto Rico en el barco Victoria. Llegué de polizonte ayudado por los Cavagliano. Ellos investigaron que al mediodía los militares se iban a comer y a beber y dejaban a los colectores de aduanas vigilando la embarcación, momento en que pude entrar como turista, disfrazado, teñido de rubio colorao y con patillas, con camisa de fl ores, mangas cortas, y al otro día salí como tripulante”.

En Puerto Rico dice que le pusieron cuatro policías cada 12 horas, ocho agentes, y poco a poco se recuperó y luego lo ayudaron a participar en una sociedad automotriz que vendía los autos Fiat. Yuyo era representante de esa marca de vehículos en la “Ciudad Trujillo”.

En el exilio se encontró con Mario Read Vittini, Alfonso Moreno Martínez y Caonabo Javier Castillo. Estaban presentes Juan Bosch, Ángel Miolán, Juan Isidro Jimenes, Juancito Rodríguez, Horacio Julio Ornes Coiscou y los representantes del 14 de Junio que salieron para Brasil y Caracas. Estaba también Tomasina (Sina) Cabral, considerada heroína por haber estado en la cárcel de tortura La 40 y haber sobrevivido al régimen.

Fabricando un presidente
“Allá en el exilio, cuando fuimos a la reunión de Caracas, con el grupo del 14 (el grupo viejo), ellos nos proponían que se hiciera una invasión a Dominicana y que luego se implantara un fi - deicomiso (traspaso de dinero, bienes o derechos) a cargo de Venezuela, Costa Rica y Colombia. Bosch pediría ayuda a Estados Unidos”.

Yuyo detalla que en el exilio se estaba aprobando que se organizara una invasión de cuatro países con el apoyo de ellos para traer a Bosch, a Juan Isidro Jimenes Grullón o a Juancito Rodríguez como Presidente.

Se quería derrocar a Trujillo e instalar un nuevo gobierno y el compromiso era que el que fuera presidente tenía que ayudar a los países de América bajo regímenes dictatoriales.

No se dio porque no se pusieron de acuerdo. “Mi casa era una prisión debajo del SIM. Mi mamá iba a llevarle comida a Aldo, quien compartía celda con Ramón Augusto Sánchez (Moncho) y Segundo Imbert.

Andito le dijo a mi mamá que lo hicieron fi rmar una carta por la condonación de su pena y mamá solicitó una copia. Cuando se la llevó a Trujillo le dijeron que quizás él se fue, igual que yo, para el extranjero, ¡pero estaba muerto....! Lo mató Pechito (Luis José de León Estévez).

En el baúl de los recuerdos de Guido D’Alessandro también está el momento en que le contaron que al conjurado Juan de Dios Ventura Simó lo pusieron a comer carne de los compañeros de la invasión de Constanza, Maimón y Estero Hondo y después lo torturaron y mataron. Para él, esa fue una de las torturas más grandes y lamentables del régimen de Trujillo.

Igualmente cita que: “El problema grande de Ramfi s conmigo se produjo cuando se enteró de que participé en una reunión en la capital con un grupo selecto de valientes hombres que pretendían derribar al régimen. Entre ellos estaban Ramón Cáceres Troncoso, Manolito Vaquero y Rafael Francisco Bonnelly, y organizamos el comité del Movimiento 1J4. Yo puse a Manolo en contacto con la clase alta de aquí porque ya yo estaba dispuesto a todo”.

POSIBLES PRESIDENTES DE LA REPÚBLICA EN 1960
EL PROFESOR JUAN BOSCH
El profesor Juan Bosch tuvo ideales políticos democráticos y muy avanzados desde la época trujillista, siendo visto por los conjurados contra el régimen como una figura ideal para instaurar en el país cambios radicales en el sistema de gobierno de entonces, repudiado por estar matizado de atropellos sociales y crímenes.

JUANCITO RODRÍGUEZ
Juancito Rodríguez fue catalogado como el principal enemigo de Rafael Trujillo desde el mismo año 1930 cuando ascendió abruptamente al poder mediante un golpe de Estado a Horacio Vásquez.

Este valioso hombre enfrentó al tirano al percatarse de que pretendía destruir el patrimonio de muchos dominicanos.

JUAN ISIDRO JIMENES GRULLÓN
Juan Isidro Jimenes era uno de los hombres más honestos y pensadores de entonces, en quien confiaban muchos de los personajes que habían decidido dar su vida por una Patria mejor, por lo que lo proponían como posible Presidente de la República cuando Trujillo fuera eliminado, en un intento por restablecer la democracia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.