Páginas vistas en total

viernes, 16 de julio de 2010

Las mujeres en el Movimiento Clandestino 14 de Junio por Tomasina A. Cabral Mejia

Las mujeres en el Movimiento Clandestino 14 de Junio
Las mujeres en el

Movimiento Clandestino 14 de Junio1
Tomasina A. Cabral Mejía2

Agradezco esta oportunidad que se me ha ofrecido para
testimoniar mis vivencias dentro del Movimiento Antitrujillista
14 de Junio, develado en el año 1960.
Para ello he debido retornar al infierno vivido en aquella
fecha.
Antes de realizar mi exposición, quiero situarme en el
contexto social y familiar donde crecí y me formé como
ciudadana consciente y digna, para quien el amor a su Patria
desde la tierna edad de nueve años me hizo escribir estos versos
que siempre he honrado.

“Bandera Dominicana
Siempre libre tu serás,
En la Patria y dondequiera
Orgullosa te erguirás.
Cuando flotas en el aire
Se me ensancha el corazón
Y cuando rememoro fechas
Hay lágrimas de emoción”.

1. Conferencia pronunciada la noche del 28 de junio del 2007 en el salón
de actos de la Academia Dominicana de la Historia.
2. Ingeniera-Arquitecta, compañera de Minerva Mirabal y fundadora del
Movimiento Revolucionario 14 de Junio que guardó prisión y soportó
torturas en “La Cuarenta” por su vertical conducta revolucionaria.

Salcedo fue mi patria chica. Allí nací y realicé mis estudios
primarios y secundarios, exceptuado el cuarto teórico estudiado
en San Francisco de Macorís.
Desde los nueve años compartí la angustia familiar de no
saber qué día mi hermano mayor Tobías Emilio, por haber sido
miembro de la Juventud Democrática, y por tanto sindicado
como opositor al régimen de terror que nos oprimía, podía
sernos entregado cadáver, o sencillamente desaparecer para
siempre. Siendo un estudiante destacado en la carrera de
Derecho le fue negada la inscripción en el curso siguiente,
logrando graduarse finalmente para marchar al otro día de su
graduación a la hermana República de Cuba y, luego, a los
Estados Unidos, sin que lo pudiéramos ver durante doce largos
años, ya que siempre le fue denegado el pasaporte a nuestro
padre las veces que lo solicitó.
Ver a mis padres asistiendo a los actos que se celebraban
en los locales del único Partido existente en el país, el Partido
Dominicano, tener que escribir en la escuela trabajos de
composición relativos al tirano, me repugnaba, pero toda la
familia era vigilada, aunque sólo después de mi prisión fui
invitada a esos actos a los cuales lógicamente no asistí.
La rebelión aumentaba cada día en mi pecho, y me asqueaba
la sumisión de la mayoría del pueblo, fuera por miedo o por
ignorancia.
En 1953 inicié mis estudios de Ingeniería-Arquitectura
en la Universidad de Santo Domingo donde cultivé múltiples
amistades, que luego serían integrantes (conocidos o no por los
servicios represivos de la dictadura) de mi célula conspirativa
del 14 de Junio.
Llegó el año 1958, y mi graduación profesional. Vientos
de Libertad comenzaban a soplar en América. Como en un

Las mujeres en el Movimiento Clandestino 14 de Junio
dominó caían las dictaduras: Rojas Pinilla en Colombia, Juan
Domingo Perón en Argentina, Pérez Jiménez en Venezuela, y
el 1° de Enero cayó Batista, y entraron a La Habana triunfantes
los revolucionarios de la Sierra Maestra, encabezados por Fidel
Castro. Sentí que había llegado nuestro turno para echar abajo la
oprobiosa dictadura que por 30 años nos mantenía esclavizados.
Sabía que podíamos contar con la ayuda de los gobiernos
democráticos que sucedieron a las dictaduras decapitadas.
La inquietud general de la juventud aumentaba cada día.
Sintonizaba las estaciones de radio de Cuba y Venezuela desde
donde los exiliados dominicanos mantenían programas de
denuncia contra la dictadura de Trujillo, la más sanguinaria
y larga de nuestra historia republicana. Quería luchar, pero
carecía de medios para hacerlo. En todo el país se repetía lo
mismo. El mismo anhelo nos alentaba e identificaba.
14 y 20 de junio fechas gloriosas en los anales de nuestra
historia. Arribaron por Constanza, Maimón y Estero Hondo
a la Patria, llenos de valor y arrojo 198 expedicionarios,
dominicanos en su mayoría, acompañados por hermanos de
ideales, venezolanos, cubanos, puertorriqueños, norteamericanos,
españoles y un guatemalteco, que hicieron suya nuestra
causa. Aunque todos sabían que la empresa que emprendían
era sumamente arriesgada, en ningún momento dudaron en
ofrendar sus vidas por la causa sagrada de la libertad de un
pueblo esclavizado por tanto tiempo.
Se colaron las noticias aunque la radio oficial no ofrecía
ningún tipo de información. Se comentaban los desembarcos
de Maimón y Estero Hondo, y se observaba un movimiento
inusitado de tropas hacia la costa norte del país y Constanza.
Comenzaron a conocerse detalles de la extremada
crueldad con que son tratados nuestros héroes y mártires. La

imposibilidad de prestarles ayuda y colaboración me consumía
de rabia e impotencia y tenía que soportar con el corazón
sangrante las manifestaciones de regocijo de los colaboradores
de la tiranía, quienes se gloriaban de su total exterminio.
A medida que iba conociendo las identidades de los
expedicionarios mi ira y dolor crecían. Todos eran valiosos,
muchos con preparación profesional superior, promesas
para el futuro del país, con ideas definidas que sintetizaron
en un Programa Mínimo de Gobierno a aplicar después de
descabezada la dictadura. Todos eran valientes, todos eran
decididos, a todos los unía la determinación de cambiar
la situación de servidumbre del país que languidecía bajo
un sistema opresivo e inmisericorde. ¡Cuántas vidas útiles
tronchadas! ¡Cuántos ideales rotos! Pero tanta sangre joven y
valiosa derramada fructificó, moviendo las conciencias de los
aletargados, y fortaleciendo en la generación no comprometida,
la decisión de organizarnos a fin de constituir una oposición
efectiva como frente interno, capaz de requerir y recibir ayuda
desde el exterior.
En cada pueblo, en cada rincón del país, comenzaron a
crearse núcleos familiares, amistosos y religiosos de personas
dispuestas a la lucha. De modo que puedo considerar que
la génesis del Movimiento 14 de Junio se encuentra en las
expediciones armadas ocurridas los días 14 y 20 de junio de
1959. Ellas fueron el detonante y la chispa inspiradora de
toda la juventud inflamada de entusiasmo por la triunfante
revolución cubana.
Después de esas fechas, recibí la visita de Luís Álvarez
Pereyra y Dulce Tejada Gómez, del grupo de San Francisco
de Macorís, a quienes me unían lazos familiares y afectivos,
quienes me propusieron establecer correspondencia con

Las mujeres en el Movimiento Clandestino 14 de Junio
mi hermano Tobías Emilio contentiva de mensajes que se
leerían mediante una plantilla superpuesta, cuyo original yo
conservaría, y su duplicado le sería enviado vía Jamaica a
Nueva York, donde en ese momento desarrollaba actividades
políticas desde el Frente Unido Dominicano. También me
comprometí con ellos a procurar la multiplicación de las
bombas de niples rudimentarias que el grupo de San Francisco
estaba produciendo con fines tácticos.
Dos modelos me fueron entregados días más tarde
por Leandro Guzmán, y a mi vez pasé una a mi querido
compañero Rubén Díaz Moreno, quien junto a Rafael Báez
Pérez constituían mi célula conspirativa, (lo que no fue
óbice para proceder a la identificación para el Movimiento
de múltiples compañeros de trabajo y amistades que nunca
fueron mencionados). El segundo modelo le fue entregado
por Leandro a Rafael Francisco Bonnelly Batlle. Todos los
mensajes transmitidos trataban de solicitud de armas para la
lucha, y en el último se señalaba un sitio de recepción.
Los días transcurrían, cada vez se hablaba más libremente
de la conspiración, y en el ínterin las labores de unificación
y consolidación se llevaban a cabo en reuniones donde
participaban los representantes de los grupos de las diferentes
regiones del país. Por fin, en reunión celebrada el 10 de enero de
1960 en la finca de Charles Bogaert en la Provincia de Valverde,
Mao, a la cual asistieron en representación de los grupos
regionales, Manolo Tavares, Minerva Mirabal, Niño Álvarez,
Dulce Tejada, Luís Gómez Pérez, Leandro Guzmán, Cayeyo
Grisanty, Julio Escoto Santana, Pipe Faxas, Ramón Rodríguez,
Germán Silverio Mesón, Efraín Dotel Recio y Carlos Bogaert,
se conformó el Comité Central del movimiento, se adoptó
como nombre Movimiento 14 de Junio a instancias de Minerva

Mirabal y se acogió como Programa Mínimo de Gobierno el
sustentado por nuestros héroes y mártires de junio del 59.
Por mi hermana Eunice, venida desde San Francisco de
Macorís, me enteré de la detención por el SIM de Niño Álvarez
y Miguel Antonio Tejada. Era el 19 de enero de 1960. Residía
entonces en Santo Domingo en la casa de los suegros de mi
hermano Milton, en la 30 de Marzo, justo frente a las oficinas
del SIM. Al anochecer nos sentamos en el porche, y empezaron
a pasarnos por el frente los característicos caliés. Nos retiramos
a dormir, pero a la 1:00 de la madrugada, sentimos atronadores
golpes en la puerta, y cuando el dueño de la casa les abrió,
entraron como perros feroces a mi habitación tirando todo al
suelo, preguntándome donde estaban las bombas, pretendiendo
llevarme en las ropas de dormir que vestía, a lo que me opuse
tajantemente, poniéndome un pantalón y una blusa. Fueron
dos los vehículos que me buscaron.
El automóvil Mercedes Benz de Emil Scott, harto conocido
por mí puesto que lo veía salir del parqueo del SIM todos
los días, y uno de los Volkswagen, bautizados por la gente
como cepillos, usados por ellos para atemorizar con el sonido
de sus motores a la ciudadanía. En el interior de uno de los
carros se encontraba Leandro Guzmán desfigurado por los
golpes y torturas a que había sido sometido. No sabía hacia
dónde me conducían, pero sí sabía en las manos de quienes
me encontraba.
En el trayecto escuchaba las conversaciones que
mantenían con su base y con los demás carritos que esa noche
desplegaban una frenética actividad de detención de miembros
del Movimiento. Se referían a nosotros como paquetes. Al
llegar a La 40 fui recibida por Cándido Faustino Pérez, quien
anotó mis generales de ley, y Tunty Sánchez, quién me dio un

Las mujeres en el Movimiento Clandestino 14 de Junio
halón de cabellos, a la vez que me amenazaba con que todos
los subhombres presentes en la sala de tortura adonde fui
conducida, si no hablaba procederían a violarme. El espectáculo
dantesco de decenas de hombres desnudos y flagelados fue el
preámbulo de la sala de tortura donde se encontraban los
criminales Johnny Abbes, Tunty Sánchez, César Báez, Tavito
Balcárcel, Luís José de León Estévez, César Villeta, Clodoveo
Ortiz y muchos más cuyos nombres no recuerdo.
También observé todos los instrumentos de tortura utilizados
por ellos, incluida la tristemente célebre silla eléctrica. Todavía
sin haber sido golpeados, puedo recordar a los doctores Manuel
Tejada Florentino, José Fernández Caminero, Rafael Francisco
Bonnelly, Gilberto Sánchez Fuster, y otros que la memoria
negativa que he puesto en práctica, ahora mismo no registra.
Fui invitada a despojarme de mi ropa, cosa que me negué
a hacer, procediendo entonces el coronel Candito Torres
a desgarrármela, para rebajarme en mi dignidad, para con
evidente placer aplicarme la picana eléctrica en los senos y el
vientre. Hicieron cínicos comentarios sobre mi figura. Tavito
Balcárcel me vació una pluma de fuente sobre el cuerpo,
salpicando a César Báez, quién protestó airadamente. La
rabia y la indignación que sentía eran tan grandes, que si me
hubieran matado no me hubiera importado. Esos sentimientos
me proporcionaban una calma sólo explicable porque me
convertían en insensible. Me sentí superior a esas bestias que
se ensañaban en seres indefensos, cuyo único delito era tratar
de romper las cadenas de la esclavitud al que ese régimen de
oprobio al que servían tenía sometido al país.
Una lágrima no salió de mis ojos. Los vi con el desprecio
que merecían, y mis compañeros que desde el corral de golpeo
presenciaban la escena, se sintieron más fuertes y capaces de

soportar el martirio. Comenzó el interrogatorio invitándome
a mencionar los integrantes de mi célula. Ya habían sido
traídos a mi presencia Niño Álvarez, Miguel Tejada y Rubén
Díaz Moreno. Nos miramos, porque yo quería saber qué tanto
conocían ellos además de lo de las bombas; me di cuenta que
nada de la correspondencia. Por mí nadie fue encarcelado.
Cuando se dieron cuenta de que no conseguirían nada más, me
vestí con lo que quedaba de mi ropa, y fui conducida al Palacio
de Justicia de Ciudad Nueva a su Departamento de Policía. El
policía que me recibió tenía en sus manos un espejito redondo
con la imagen de una virgencita de La Altagracia por detrás. Se
lo pedí, y como él ignoraba las causas de mi detención me lo
dio. Saqué la imagen, y la coloqué debajo de la plantilla de mi
zapato. También me dió un periódico que me sirvió de colchón
y frazada. Pude escuchar, avanzada la mañana del 20 de enero,
el interrogatorio que se le practicaba a Félix Bernardino (parece
en ese momento caído en desgracia con Trujillo), respecto al
asesinato de varios peones de su finca en El Seybo.
Llegó la noche, y con ella la incertidumbre de si volverían
a buscarme ya que todos los movimientos de prisioneros se
realizaban en la madrugada. Pasó el día 21, y en la madrugada
del día 22 llevaron a la celda donde me encontraba a María
Teresa Mirabal y a Miriam Morales, del grupo de Puerto Plata
ésta última. A la siguiente madrugada las tres fuimos llevadas a
la casita de La 40 donde ya tenían a Minerva Mirabal y a Asela
Morel. Cuando Minerva nos vio, lloró, y luego nos confesó
que hedíamos y estábamos sucias. No nos habíamos decidido
a bañarnos en el baño sin puerta de la cárcel.
Trajeron a Dulce Tejada. Le permitieron traer su cartera,
lo que fue una bendición, pues un pañuelito que portaba sirvió
de toalla sanitaria a quién lo necesitó. Carecíamos de todo en

Las mujeres en el Movimiento Clandestino 14 de Junio
absoluto, pero manteníamos alta la moral. Luego trajeron a
Fé Ortega, y con ella fuimos siete. Todas fueron interrogadas,
pero no torturadas físicamente, sin embargo, psicológicamente
lo éramos continuamente.
Recuerdo una noche en que Clodoveo Ortiz entró a la
habitación donde nos mantenían, con un puñal en la mano.
Nos preguntó si queríamos algo, y las demás pidieron algunas
cosas de aseo. Al yo mantenerme en silencio me dijo: “¿Y la
blanquita no quiere nada? Yo contesté: Si fuera tan amable y
me devolvieran mi cadena que me quitaron, se lo agradecería
y ¡Sorpresa! me la trajo de vuelta. Aún la guardo como
reliquia”.
Una madrugada, no recuerdo cual, me fueron a buscar,
me esposaron como de costumbre, y me llevaron al penal de
La Victoria, donde me encerraron en una solitaria de hombres
de dimensiones mínimas, con una sola ventana cerrada, por
lo que la oscuridad reinante era total. Cuando mis ojos se
acostumbraron a la penumbra ya amanecida, pude ver manchas
de sangre en las paredes, algunos nombres, y decidí, para
no perder la noción del tiempo, hacer una rayita en la pared
por cada día transcurrido. Me pusieron las dos latas clásicas:
Una para la comida que nunca comí y la otra para defecar y
orinar.
La misma madrugada de mi llegada percibí conversaciones
de otros prisioneros en solitaria. Ellos, los que yo escuché,
resultaron ser Segundo Imbert y Papito Sánchez, y decían:
Trajeron a solitaria una mujer. Trataremos de pasarle algo de
comer y con Perozo, a quién tenían limpiando el pasillo, así
lo hicieron. Como no probaba lo que me llevaban de comer,
el coronel Frías me hizo llevar a su despacho, y me dijo: “A
usted la puse ahí cumpliendo órdenes, porque yo sólo hago

lo que me ordenan. Si me dicen que los mande al otro mundo
también lo hago”. Me regaló un chocolate, y ordenó que me
pusieran en una solitaria de mujeres, y que una de las menos
malas de las prisioneras me proporcionara un poquito de jabón
y desodorante. La primera visión que tuve cuando penetré al
patio de recreo de las prisioneras, que antecedía al cuerpo de
celdas, fue el de una reclusa semidesnuda debajo de la llave
de agua. En la celda quedé sola…
Me fueron a fotografiar, y el día 2 de febrero en compañía
de Rubén Díaz Moreno, José Fernández Caminero, Huáscar
Castillo, Rafael Francisco Bonnelly, César Batista, Papy Viñas,
Josué Erickson y un grupo más de compañeros, nos llevaron
al Palacio de Justicia, para ser juzgados. Guardias fuertemente
armados nos custodiaban. El juzgado resultó pequeño para la
gente que acudió tan pronto se fueron enterando de nuestra
presencia allí. Algunos parientes lloraban al comprobar nuestra
condición. Eran evidentes los maltratos sufridos. La visión de
un compañero con la espalda llena de gusanos y los verdugones
en las partes visibles de los cuerpos, daban una idea lejana de
los vejámenes a que éramos sometidos.
La comedia del juicio comenzó. Presidía el tribunal el
Juez Sosa Agramonte; el Fiscal era Víctor Garrido; el abogado
defensor Leo Nanita; y la parte civil representando al Estado
la desempeñaba Ramón Pina Acevedo. Victor Garrido me
preguntó que cómo nos trataban, e irónicamente le contesté
que bien. Nos dijo que trataría les permitieran a los familiares
y personas presentes pasarnos algunos alimentos. Ese buen
deseo no se pudo materializar, porque el público indignado,
prácticamente se les fue encima a los guardias, tratando
de acercarse a nosotros. Fuimos condenados a 30 años de
trabajos públicos y al pago de RD$600,000.00 de multa. Nos

Las mujeres en el Movimiento Clandestino 14 de Junio
retornaron rápidamente al autobús sin permitirnos recibir lo que
las personas presentes querían entregarnos. Recuerdo haberle
puntualizado al Juez, cuando me preguntó si yo ratificaba lo
dicho en instrucción, que no había sido en esa instancia donde
había ocurrido, si no en el SIM. Me recalcó que en instrucción;
y yo le repetí que en el SIM de nuevo, y ya no insistió más.
Cuando nos cantaron la sentencia, el único comentario que en
voz alta hice fue ¡Que optimista!
Retornamos al penal de La Victoria, y al atravesar el patio
de hombres donde se encontraban Cristóbal Gómez Yangúela,
Joaquín Santana, Alcides Camilo, entre otros, éste me preguntó:
“¿Cómo les fue? Y yo le contesté. Fenómeno. Porque por
primera vez había visto reaccionar indignada y sin miedo la
representación del pueblo que se encontraba presente en el
sainete de juicio”.
Ya juzgada me abrían la puerta de rejas y podía salir al
pasillo. Esa madrugada fueron traídas desde La 40 a mi celda
las 6 compañeras que allí habían quedado. Al amanecer las
llevaron a una celda similar, situada en el pasillo paralelo al
mío. Podía ir adonde ellas a conversar.
Como ya estaba juzgada se suponía que mis familiares
podrían visitarme, por lo que María Teresa Mirabal me
encareció hiciera saber a su familia que deseaba le tomaran
una foto a Jacqueline, su hija, quién cumpliría su primer
año el 7 de febrero, para ella guardar un recuerdo de ese
día. Afortunadamente, y sin ningún preámbulo, aparecieron
los esbirros del SIM, y nos ordenaron recoger nuestras
pertenencias, para conducirnos a nuestras casas maternas.
Al llegar dije a mis padres: “Me sentía mucho más humana,
ya que nunca había sabido lo que era pasar hambre y frío, y
ya lo había experimentado. También les comenté, que creía

haber escuchado todas las malas palabras existentes en el
mundo”.
Por fin, nuestra Madre Iglesia, durante tanto tiempo
colaboradora y silente ante los atropellos a la ciudadanía, habló
mediante una Carta Pastoral memorable y determinante para
nuestra excarcelación.
La indignación general comenzaba a sentirse, y el
régimen era seriamente cuestionado aun por los hijos de sus
colaboradores, quienes eran nuestros compañeros de prisión,
enfrentando además serias dificultades económicas, comenzó
a liberar grupos de compañeros, entregándolos a sus padres,
algunos de los cuales lamentaron públicamente la conducta
de sus hijos.
Por eso siempre he mantenido que el peor crimen de
la dictadura fue rebajar en su dignidad a todo un pueblo y
postrarlo a sus pies.
Semanas después de nuestra primera liberación, acompañada
de Doña Fefa Yangüela y de la esposa y suegra de Niño Álvarez,
visité los compañeros que se encontraban en La Victoria,
llevándoles rosarios de regalo.
En las dos esquinas de mi casa en Salcedo, desde las 6:00
a.m., se apostaban dos caliés, quienes controlaban todos los
movimientos de personas, y presumiblemente rendían informes
diarios.
Ser desafecto al régimen era igual que padecer una
enfermedad contagiosa. Amigos de toda la vida evadían
saludar, cosa que les facilitábamos, dándoles discretamente la
espalda. También recibíamos la solidaridad de muchas personas
valiosas como Don Ángel Liz, reconocido opositor a Trujillo,
a quién encontré en casa cuando nos soltaron la primera vez.

Las mujeres en el Movimiento Clandestino 14 de Junio
El 18 de mayo, encontrándome en la casa de Don Enrique
y Doña Fefa Yangüela, en San Francisco de Macorís, fui
requerida por miembros del SIM, quienes me condujeron al
Destacamento de la Policía, para hacerme unas preguntas.
Me di cuenta enseguida que estaba detenida de nuevo, como
ocurriría cada vez que les viniera en ganas, ya que pesaba sobre
mí una condena de 30 años.
Las comunicaciones que establecieron por sus radios
me permitieron saber que ya a Minerva Mirabal la traían
de camino. Las dudas para también traer a María Teresa
obedecían a que ella se encontraba aquejada de fiebre muy alta
a consecuencia de una bronquitis. Los que traían a Minerva, que
ya se encontraban en Tenares, recibieron órdenes de volver a
recogerla en las condiciones que fueran. Llegó envuelta en una
frazada, y con el pelo recogido en un moño despeinado. Diez
días necesitamos Minerva y yo para desenredar ese pelo tan
largo. Nos reunieron a las tres en el asiento trasero de un cepillo,
y emprendimos el camino hacia Santo Domingo. Se mostraron
muy amables y en Bonao nos preguntaron si queríamos comprar
algo. Como nos dejaron nuestras carteras aprovechamos para
encargarles que adquirieran para nosotras lo de primera
necesidad. Al llegar a La 40 se repitió la obsequiosidad, y
entonces nos compraron leche en polvo, jugos y galletitas,
que ya al undécimo día de prisión cuando fuimos llevadas a
La Victoria estaban agotadas.
Entre tanta maldad, allí también la bondad estuvo
presente. Uno de los guardianes nocturnos nos regaló unas
mentas, requiriéndonos la devolución de las envolturas, y
al preguntarnos nuestros nombres, y oír el de Minerva dijo:
“Tengo una hija llamada así, que ojala no tenga nunca que
sufrir lo que ustedes están pasando”.

Mientras estábamos en esa casita de La 40, recibíamos
las visitas de Minervino, Darío Trujillo, etc. Nos negábamos
a comer la comida que nos servían. Un día parece que para
quebrar nuestra resistencia a sus sugerencias de agradecer al
monstruo las desconsideraciones de las que éramos objeto, nos
separaron y colocaron a cada una en una habitación diferente.
En la que a mi me pusieron, estaban todos los elementos del
consultorio del Doctor José Fernández Caminero, desde cuadros
y libros, hasta recetarios. Nos aseguramos un libro, que en la
frazada de María Teresa llevamos escondido a La Victoria y
que fue destruido por él más tarde, para no comprometernos.
Tan pronto arribamos a nuestro nuevo destino, los
compañeros reunieron y nos hicieron llegar leche evaporada,
galletas, chocolate, etc. Por lo menos unas diez libras habíamos
rebajado. Nos encerraron en una solitaria de mujeres totalmente
vacía, ordenando el capitán Montás cerrar la única ventana que
poseía. Cometí la imprudencia de tomar una leche evaporada
pura, después de tantos días sin comer, lo que me provocó
vómitos toda la noche. Las muchachas se cansaron de llamar
al llavero pero nadie acudió. A la mañana siguiente manifestamos
al sargento mayor Martínez nuestra inconformidad, y no había
pasado una hora, cuando todos los oficiales del penal, incluyendo
al coronel, se apersonaron a la celda. El coronel preguntó por
qué la ventana estaba cerrada y le contestamos que el capitán
Montás la mandó a cerrar, ya que le molestaba que cantáramos.
(Desde la primera prisión lo hacíamos diariamente). Ordenó
nos trajeran camas y abrieran la ventana. Cuando se marcharon,
nos abrazamos, regocijándonos de haber ganado esa ronda. El
médico examinó a María Teresa, y le aplicó unas gotas para la
otitis consecuencia de la bronquitis.

Las mujeres en el Movimiento Clandestino 14 de Junio
Comenzaron los muchachos a llamarnos mariposas.
Siempre que se referían a nosotras nos identificaban así. Hasta
los centinelas cuando portaban mensajes para nosotras nos
llamaban de ese modo.Todos los días rezábamos y cantábamos
las mañanitas para que los alojados en el Pabellón A las oyeran
y se sintieran acompañados y confortados. Cantábamos algo
muy ajustado a la situación de entonces, El Ratoncito Miguel,
todo nuestro repertorio de canciones de nuestros tiempos,
así como los himnos a los Padres de la Patria, y por supuesto
nuestro Himno Nacional, riéndonos siempre de lo desafinada
que era María Teresa. Acechábamos a los muchachos a la hora
en que los sacaban a tomar el sol y tratábamos de que ellos
nos vieran también. Establecimos correspondencia con ellos,
Minerva con Manolo, María Teresa con Leandro, y a mí que
era soltera, me escribía Moncho Imbert. Todo eso logrado
con sobornos, y siempre con la recomendación de destruir los
papelitos luego de leídos, requerimiento que no cumplimos, y
que nos costó después tremendo castigo.
Minerva y María Teresa fueron llevadas a juicio, y luego
a apelación, quedando sobre ellas pendiente una condena de
5 años, RD$200,000.00 pesos de multa y la confiscación de
todos sus bienes. Comenzamos a recibir visitas de nuestros
familiares, viajando juntos, mis padres y Patria Mirabal,
quienes mediante papelitos disimulados dentro de las cosas
que nos llevaban, nos informaban de las denuncias y noticias
que desde Venezuela y Cuba se transmitían.
Un día fue llamada Minerva a las oficinas del coronel, y
cuando regresó, se puso a llorar. Le preguntamos que pasaba,
y nos informó que:

“el coronel le había propuesto que escribiéramos una carta
a Trujillo, manifestándole nuestro arrepentimiento por nuestra
conducta, para que él en su benevolencia nos libertara”.
Ella nos dijo:
“que se sentía responsable por nosotras, por el hecho de
ser mucho más jóvenes”. María Teresa y yo le contestamos,
que se sintiera relevada de esa responsabilidad, ya que nuestra
decisión era no hacerlo, aunque ella decidiera otra cosa. Quedó
tranquila.
Organizamos nuestros inacabables días de encierro con
lecturas y comentarios. Siendo Minerva la más culta de nosotras,
era quien aportaba el mayor material. Hablábamos de lo que se
haría en nuestro país posdictadura, en lo social, en lo político,
en lo económico y lo internacional. También hablábamos
de nuestras familias, de nuestros problemas personales,
identificándonos tanto en el dolor de nuestra situación, que
llegamos a sentirnos como verdaderas hermanas.
El 24 de junio de 1960 se produjo en Caracas, Venezuela,
un atentado contra la vida del Presidente Constitucional de ese
hermano país, Rómulo Betancourt, amigo tradicional de los
dominicanos libres. Se comprobó la culpabilidad de Trujillo. La
repulsa internacional provocó la sesión del Solio presidencial al
hermano del tirano, Héctor, en un vano intento de simulación;
luego pasó a Joaquín Balaguer. Cundió el desánimo entre sus
seguidores, y se agudizaron los coletazos de la fiera que ya se
sentía herida.
Los días transcurrían llenos de incertidumbre, pero
manteniendo la esperanza de cambio. Se multiplicaban las
denuncias de los grupos dominicanos en el exterior.

Las mujeres en el Movimiento Clandestino 14 de Junio
Viendo que no nos quebrantaban en nuestras posiciones,
decidieron separarnos y colocarnos con las presas comunes,
quienes representaban todo lo que la sociedad confina con
fines de rehabilitar. A las tres nos tocaron como compañeras,
infanticidas, homicidas, lesbianas, ladronas y prostitutas, que se
gloriaban de ser tan malas, que a las 48 horas de permanencia
en un pueblo tenían que marcharse. Justo es decir, que aparte de
tenernos miedo y cuidar lo que hablaban en nuestra presencia,
siempre nos trataron con un gran respeto.
Para el “resquicio” o revista que se efectuaba todos los
sábados, nos alineamos junto a ellas y vimos cómo los oficiales,
al terminar la inspección, en lugar de volver a pasar frente a
nosotras, le dieron la vuelta al patio. En una ocasión uno de
ellos nos manifestó que no querían vernos allí. Bromeábamos
con los guardias de confianza que nos visitaban, diciéndoles
que éramos joyas preciosas, a quienes no se atrevían a mover ni
un centímetro, sin la indicación del SIM. Ellos mismos sentían
temor de esos asesinos desalmados. Recuerdo mi expresión
de indignación manifestada al enterarme de la muerte de mi
primer sobrino. Dije: “¡Hasta en la barriga los mata! A lo que
el guardia de confianza comentó, “que esas mujeres parece
olvidaban que estaban presas. Mi hermana embarazada ya,
presenció mi primer apresamiento”.
Los papelitos conservados por nosotras los escondíamos
en los ruedos de los vestidos, en los bolsillos de lo puesto, en
sitios que considerábamos seguros, pero no contábamos con
que nos vinieran a buscar sorpresivamente, como ocurrió. Nos
llevaron a La 40 de nuevo, pero allí, ¡oh sorpresa! encontramos
camas con mosquiteros, lo que nos movió a preguntarnos qué
estaría pasando en el mundo que provocaba esos cambios
tan drásticos. Luego nos enteramos, estaba supuesta a venir

una comisión de la OEA que investigaría la situación de los
prisioneros ante el reclamo internacional. Olvidaba comentar
que mosquitos como los de La 40 y ratones como los de La
Victoria pocas veces había visto.
Pocos días después, sin que ocurriera ninguna novedad,
fuimos retornadas a La Victoria, encontrándonos con la
desagradable nueva de que nuestras pertenencias habían sido
en parte robadas y descubiertos nuestros adorados papelitos.
Nos castigaron separándonos, poniéndonos en celdas
contiguas, lo que nos permitía conversar. Minerva solicitó al
coronel Nivar Ledesma yeso para modelar un busto mío que
hoy se encuentra en el Museo de Conuco. Él le preguntó, que
si para fabricar bombas, pero de todos modos lo permitió. Nos
volvieron a juntar y el busto se materializó. Hacíamos planes
para el incierto futuro.
Los seguidores del régimen comenzaron a sentir que se
tambaleaba y los guardias empezaron a ser más amables y
a preguntarnos si los teníamos en la lista de los que serían
castigados cuando cayera el régimen. Pasó julio. Liberaron un
grupo de presos, y nos enteramos del asilamiento de algunos,
entre ellos Luís Gómez Pérez, uno de nuestros miembros más
valiosos, quien mantuvo ante las torturas un valor espartano.
Comenzamos a planificar nuestras acciones posteriores
a la excarcelación. Con su tradicional optimismo, Minerva y
María Teresa proyectaban la venta de los bienes que todavía
quedaban en su poder. Sus máquinas de coser, sus neveras, etc.
Yo escuchaba, y en un momento les pregunté:
“¿Ustedes no han pensado en las manos que estamos? ¿Qué
ellos nos pueden hacer lo que les de la gana, en el momento
que les de la gana?”.

Las mujeres en el Movimiento Clandestino 14 de Junio
María Teresa, con los ojos tan lindos que tenía me
contestó:
“¡Ay Sina! Por primera vez, tú me has hecho pensar en la
muerte, pues yo soy tan jóven que nunca había pensado en
morirme”.
A lo que yo les dije:
“Tan pronto nos suelten, si es que lo hacen, me asilaré en
una Embajada, pues no esperaré con los brazos cruzados, a
que me vayan a buscar una tercera vez”.
Ellas se pusieron pensativas, y concluyeron, que a ellas les
resultaba imposible hacerlo, si no soltaban a sus maridos, ya que
los condenarían a una muerte segura. Estábamos conscientes
de que si la excarcelación no ocurría, tanto la nuestra como la
de ellos, para el 16 de agosto, fecha tradicional para conceder
los indultos, ello no ocurriría.
El día 9 de agosto en la mañana recibimos la orden de
recoger nuestras pertenencias para llevarnos a nuestras casas.
Tan pronto llegué a Salcedo, a través de mi amiga del alma,
la única que me visitó en La Victoria, Altagracia Gil, hice
contacto con el grupo del cual formaban parte Yolanda Bloise
de Brito, René Sánchez Cordoba y Rubén Echevarría. Por
otra parte, Salvador Sturla contactó al Primer Secretario de la
Embajada de México, para que me recibieran en calidad de
asilada política.
Ya realizados los contactos, comuniqué a mis padres mi
decisión. La noche anterior a realizar mi asilamiento, les
aseguré que no correría ningún peligro, pues serían dos los
vehículos que participarían, y los compañeros estarían armados.
Auque no era cierto, la versión los tranquilizó. Estaba decidida
y prefería que me mataran en el jardín de la Embajada, como


ya había sucedido a otros, antes que permanecer indefensa,
sujeta a los caprichos de una fiera agonizante. Nunca olvidaré
el sollozo de mi padre en su abrazo de despedida, sin saber
cuándo volveríamos a vernos, si era que el asilamiento resultaba
exitoso.
A las 6:00 a. m., se iniciaba la vigilancia de mi casa, lo
que hacía necesario salir de madrugada. Así lo combiné con el
chofer que viajaba a Santo Domingo, miembro no conocido del
movimiento, quien de inmediato accedió a cambiar la hora de
salida. Mi mamá viajó conmigo. Quedó donde unos parientes
y a Polo, que así se llamaba el chofer para no comprometerlo,
acordamos dijera, me dejó en la Iglesia del Carmen. En realidad
me desmonté en la residencia de Yolanda Bloise, donde ya
me esperaban los compañeros mencionados anteriormente.
Me informaron que el asilamiento, por razones de seguridad,
debería realizarse en la Embajada Argentina, donde ya otros
compañeros lo habían hecho. Leí una página de la Biblia que
Yolanda me señaló y de inmediato me fui con ellos.
Me señalaron la casa en la Pedro Henríquez Ureña, y me
dejaron a una cuadra de distancia de la puerta de la verja,
que era baja. Nos intranquilizó un cepillo en vía contraria,
lo que provocó que yo entrara al jardín de la casa vecina
equivocadamente y que ellos casi chocaran el carro en que
regresaban del supermercado la Embajadora y su hija. Al
darme cuenta de mi equivocación, ya estaba dispuesta a saltar
el seto vivo que separaba ambas residencias, pero al ver al
cepillo seguir su camino salí a la acera y toqué normalmente
a la puerta de la Embajada. Pregunté por el Embajador o por
su esposa. No estaban y me pidieron esperara, al momentito,
muy sonriente y amable, pero algo nerviosa, porque unos locos
habían estado a punto de chocarlas, hizo su aparición Doña

Las mujeres en el Movimiento Clandestino 14 de Junio
Elsa de Escobar Cello. Yo esperaba sentada en el vestíbulo
fumando un cigarrillo, vicio al que me introdujo María Teresa
en La Victoria, y que fue motivo de muchas bromas.
Al manifestarle el motivo de mi presencia, se comunicó
de inmediato con su Cancillería, y rápidamente estuvo con
nosotras el primer Secretario de la Embajada, el señor Sierra.
Me procuraron un ejemplar del libro Complot Develado,
escrito en La 40 por Rafael (Fefé) Valera Benítez, donde los
anteriores asilados habían subrayado las fotos de las personas
que a juicio de ellos corrían mayor peligro de muerte. Entre
ellas estaba yo.
A la sazón ya era inminente la celebración de la Quinta
Conferencia de Cancilleres en Costa Rica, donde se juzgaría la
paternidad de Trujillo, en el frustrado atentado contra la vida del
Presidente Constitucional de Venezuela Rómulo Betancourt.
Ante la inminencia de las sanciones diplomáticas y económicas
al régimen, el Embajador Don Enrique Escobar Cello me llamó
aparte y me explicó, que si la ruptura de relaciones diplomáticas
se producía antes de nuestra salida hacia su país, nosotros
quedaríamos desprotegidos, ya que únicamente ellos y su
personal conservarían la inmunidad. Me preguntó si contaba
con alguien que me escondiera en el caso de que a ellos los
conminaran a salir, y yo le contesté que no, haciéndole notar
que había otras cosas peores que la muerte, a lo que él me
aseguró que nunca me abandonaría. Mi agradecimiento a tan
responsable diplomático y a toda su familia será eterno.
Los embajadores y su hija me acogieron como a un
miembro más de su familia. Podía salir al patio a jugar con su
perrita, después de retirado el servicio doméstico. Un día en
que departíamos en la sala, voces alteradas de personas nos
hicieron tirarnos al piso. Era el grupo de los Valera Benítez,

Hugo Toyos y su esposa Queyita Santos, en busca de protección
diplomática. Luego llegó José Frank Tapia, después de sufrir
un vía crucis de irresponsabilidad, luego Evangelina Leroux.
Vehículos de la Embajada argentina nos escoltaron hasta la
Cancillería, en busca de nuestros pasaportes. Allí fuimos
contemplados por los empleados como extraterrestres.
El día 26 de agosto, escoltados también por vehículos de
la legación diplomática, nos dirigimos al aeropuerto de Punta
Caucedo, yo bajo la vigilancia permanente del Señor Sierra,
Primer Secretario de la Embajada, con instrucciones del
Embajador de no tomar ni agua en el aeropuerto y no separarse
bajo ningún concepto de mi hasta que no estuviera en mi asiento
en el avión. Viajamos por la línea aérea Varig, de la cual en ese
momento era funcionario Papy Rodríguez Villeta, quién me
imagino sufrió un mundo viéndonos escapar del tirano. Fue
un viaje muy largo, pues hicimos escalas en Trinidad, Belem,
Sao Paulo, Río de Janeiro y Montevideo, donde dormimos para
reiniciar el viaje a la mañana siguiente.
Durante el vuelo la tripulación nos ofreció un brindis de
champagne en celebración de nuestra libertad. Arribamos
a la bella ciudad de Buenos Aires, siendo recibidos por los
compañeros que allí se encontraban y algunos periodistas. Nos
alojaron en un refugio de indigentes en el barrio de Burzaco.
Luego, las mujeres fuimos llevadas a un hogar de niños ciegos.
Nosotras, que llevábamos en el alma la tristeza de la separación
de nuestros familiares y nuestra Patria, nos sentimos más tristes
todavía, con los ojos sin luz de todos esos niños tan dulces,
condenados a una vida sin imágenes ni colores. Me sentía vieja
a pesar de mi juventud, y me parecía que el mundo se había
detenido, hasta cuando la primavera, que recién comenzaba,
vistió de verde todos los árboles, y así como la savia circuló

Las mujeres en el Movimiento Clandestino 14 de Junio
por sus venas, así también lo hizo mi sangre, confiriéndome
nuevos bríos para la lucha diferente que recién comenzaba.
Pocos días después, vino hasta el Asilo Alba de Cabral
y nos invitó a Evangelina y a mi a hospedarnos en su casa.
Allí convivimos con Manuel, Chinchina, Peggy y Alejandro,
entonces un travieso niño de dos años. Mi agradecimiento
hacia ellos será eterno en mi corazón. De inmediato solicité la
visa de residencia norteamericana, a fin de reunirme con mis
hermanos, objetivo que logré en diciembre de 1960. Debo hacer
notar, que en Argentina, en aquellos momentos, poco era lo
que se sabía sobre la situación dominicana, y a excepción de
las noticias procedentes de nuestros compatriotas en el exilio,
era escasa o inexistente la información.
Una mañana al levantarse Manuel, salió con el periódico
en las manos, y me comentó:
“Sina, organizaciones dominicanas en el exterior dicen
que no fue un accidente que cobró las vidas de las hermanas
Mirabal, si no que fue un asesinato”.
Le arrebaté el periódico de las manos, diciéndole:
“¿Tú sabes de quienes me estás hablando, de mis
hermanas?”.
Leí entre lágrimas la reseña y ese día fue de verdadero duelo
para todos nosotros, especialmente para mí. Lo que yo siempre
temí se había consumado inmisericordemente, sacrificando
junto a ellas al valiente Rufino de la Cruz, quien muy bien
sabía a lo que se exponía transportándolas.
Cuando entre sollozos le comenté a Doña Elsa lo sucedido,
me consoló diciéndome que esos dolorosos precios son el saldo
de la lucha, y que de yo haber permanecido en mi país, hubiera
corrido la misma suerte.

El día anterior al viaje a los Estados Unidos de América,
fui llamada a la Policía argentina para proporcionarme escolta,
ya que habían recibido denuncias de un posible intento de
asesinato. Les manifesté viajaría al día siguiente, no saldría
de la casa más que hacia el aeropuerto, acompañada por
algunos de los muchachos, por lo que consideraba innecesaria
la medida.
Fue un largo viaje, del Hemisferio Sur, al Hemisferio
Norte. Dejé Buenos Aires en un tórrido verano, y llegué a
los Estados Unidos en pleno invierno. Un nutrido grupo de
compañeros y miembros de organizaciones antitrujillistas me
dieron la bienvenida, pero sobre todo mi hermano mayor, a
quien le costaba reconocer en la mujer que tenía ante si a la
niña que dejó de ver por 12 años. Todavía guardo fotos de la
llegada a Nueva York envuelta en la bandera de mis amores,
la Dominicana.
En Nueva York reanudé mis actividades políticas, viajando
en distintas oportunidades a Puerto Rico, Curazao y Guadalupe.
El momento más dramático para mí fue el encuentro en
Washington con Manolo y Leandro en noviembre de 1961.
Faltaban ellas para siempre, y esa certeza laceraba el alma.
Estando en Puerto Rico, caminando por la avenida Ponce
de León, alcancé a ver al Dr. Sorrentino, exiliado por muchos
años allí, que me gritó:
“Sina. Mataron a Trujillo. Lo acaba de decir Pierre
Sallinger desde París, donde acompañaba al presidente
Kennedy”.
Me pareció increíble, pero en ese momento Ramón Cáceres
y Papy Viñas aparecieron y me cargaron. Se generó una
algarabía de dominicanos y puertorriqueños, y comenzamos

Las mujeres en el Movimiento Clandestino 14 de Junio
a desfilar por las calles, portando banderas dominicanas que
por arte de magia aparecieron, haciendo sonar las bocinas de
todos los automóviles que se unían a nuestra caravana. Nos
llegaron los detalles del ajusticiamiento del tirano, así como
de la cacería desarrollada contra los autores e implicados. Fue
otro episodio de la historia dominicana donde el valor y el
arrojo de un grupo de valientes hicieron desaparecer la hiena
sanguinaria que durante 31 años martirizó nuestro país. En la
casa de don Leo Cuello y Doña Conina Mainardi me encontraba
junto a Doña Gracita Díaz, cuando un periodista venezolano le
mostró la foto donde ella reconoció a su hermano Juan Tomás
y a Antonio de la Maza, muertos frente a la Ferretería Read.
Regresé al terruño el 18 de enero 1962. Nunca antes me
pareció el cielo más azul, el mar más bello, y el verde de los
árboles más alegre, que cuando mi avión se acercaba a tierra. Le
decía a la niña que viajaba a mi lado: “Mira que bella nuestra
bandera. Que preciosos nuestros campos, que azules el cielo
y el mar”. Sentía que cantaban una canción de libertad.
Existía impedimento de entrada para mí, pero mis familiares
y grupos del 14 de Junio, de la Federación de Mujeres
Dominicanas, de la Federación de Estudiantes, estuvieron allí
para recibirme, y de cualquier manera permitirme la entrada
a nuestro país. Me sacaron por una puerta lateral, y nos
fuimos directamente a la sede del Movimiento 14 de Junio,
donde se me recibió oficialmente. Me integré a las labores del
Movimiento. Y cuando se constituyó en partido político fui
miembro de su Comité Central.
Nuestra Agrupación y luego nuestro Partido, contaba con
la simpatía de la mayoría del pueblo dominicano. Nuestra
inmadurez política nos hizo subestimar factores geopolíticos
que conducirían a la inmolación de lo más granado de nuestra


dirigencia tratando de repetir, en condiciones y escenarios
diferentes, la exitosa y admirada por nosotros experiencia
cubana.
Se celebran elecciones libres por primera vez el 20 de
diciembre de 1962 y el Partido 14 de Junio no participó. Resultó
electo el demócrata Juan Bosh, quién asumió el poder el 27 de
Febrero de 1963, en el aniversario de nuestra independencia.
Se promulgó la Constitución del 1963, a juicio de los juristas
la mejor que hemos tenido, y se inició el gobierno más pulcro
de los tiempos modernos. Los sectores más conservadores
miraban con recelo los cambios que se pretendían, así como
las actividades que desarrollaba el 14 de Junio. Nos tildaban
de comunistas, etiqueta preferida por Trujillo para denigrar
a sus opositores. El gobierno recibió presiones para que nos
reprimiera, y se negó a hacerlo. Comenzaron las conspiraciones
a fraguarse y el 25 de septiembre, siete meses después de
instalado el nuevo gobierno, ocurrió el infortunado golpe de
Estado que motiva la insurrección del 14 de Junio en defensa
de la Constitucionalidad.
Prestar este testimonio, ha significado revivir todo el
horror de aquellos días aciagos en que el terror imperaba en
nuestro país. Lo he hecho como un compromiso y un deber
hacia mi pueblo, para que las actuales generaciones, y las que
les sucedan, no permitan NUNCA JAMÁS la entronización
de otra dictadura. Debemos defender con uñas y dientes los
logros, pocos o muchos, que hemos conseguido, respetando
y practicando los principios, que los fundadores de la
Patria mantuvieron como estandarte, a lo largo de toda su
existencia.

¡Loor a todos los que ofrendaron la vida por la Libertad!

¡Viva la República Dominicana!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.