Páginas vistas en total

martes, 25 de mayo de 2010

CONSIDERACIONES METÓDICAS ACERCA DEL LIBRO DE ANGELITA TRUJILLO

http://scorpio141138.blogspot.com/

martes 18 de mayo de 2010

CONSIDERACIONES METÓDICAS ACERCA DEL LIBRO DE ANGELITA TRUJILLO

Por Mario Bonetti

Para mi hermano Camilo

(Escrito entre el 15 y 18 de mayo del 2010)




I. Entre muchas mentiras y pocas verdades

1. Fundamentación del conversatorio

Cuando el Dr. Cassá me enteró de su propósito de someter el libro de la Sra. Trujillo al escrutinio de un grupo selecto de historiadores, lo felicité calurosamente porque con esa medida, tomada incluso contra el calor y el bullicio que en ese momento se sentían en los periódicos, demostraba Cassá no solamente que él es un hombre de ciencias que se sobrepone al bullicio condenatorio que en el mes de febrero del 2010 rondaba en los periódicos dominicanos con relación al libro, sino que tal como él lo expresó, él tenía conciencia de los deberes y obligaciones del AGN para con la población cuando se presentan libros controversiales sobre historia dominicana, como lo es el caso con el libro de la Sra. Trujillo acerca de la obra de gobierno de su padre.

Animado yo por esa conversación con él me dispuse a pergeñar las siguientes líneas.

2. Cuatro meses después de su publicación en la ciudad de Miami

este año está pasando ya el ruido que ha hecho la prensa escrita acerca de esta libro. Como ha tenido mala prensa e incluso hubo organizaciones patrióticas que llamaron a no leerlo y hasta un conocido historiador rabiosamente antitrujillista dijo que él ni siquiera tomaría el libro en sus manos por la aversión que le tenía, esto tendrá seguramente el efecto de que un sector de la población considerará que ya no tiene que ocuparse del libro ni mucho menos leerlo porque algunas autoridades sociales que piensan por él también decidieron por él, con otras palabras ese sector considerará que no tiene que someterse al esfuerzo de leerlo y formarse una opinión propia acerca de contenido del libro.

Sociológicamente hablando digo que hay siempre en las sociedades un sector de la población compuesto por profesionales y gente leída, que espera que sean las autoridades sociales las que primero decidan lo que se ha de pensar o hacer con relación a los sucesos que acaezcan.

Pero esa no deberá de ser jamás la actitud del hombre de ciencias y por lo tanto de los gremios de profesionales que dirigen el Archivo General de la Nación, de la Academia de la Historia y de cualesquier otras instituciones de investigación social.

Los deberes educativos y de orientación para con la sociedad dominicana que tienen tanto el AGN como la ADH no se definen ni mucho menos se deciden en los medios de comunicación. Aunque huelga decirlo, diré lo que es sabido: El AGN y la ADH tienen la responsabilidad, en su condición de órganos estatales, de orientar a la sociedad en materia de disquisiciones relacionadas con la historia dominicana y de incrementar el acervo del conocimiento histórico del país.

Por lo tanto, harían muy mal los directivos del AGN y de la ADH si guardaran silencio acerca de los juicios vertidos por la Sra. Trujillo en atención de que “ya la prensa se ocupó de eso”, “eso es un puro libelo y no vale la pena ni siquiera mencionarlo”, “ofende la dignidad de los mártires y sus herederos”, “ ya las organizaciones patrióticas llamaron a no leerlo”,” porque el general cardenal López Rodríguez decidió que el libro no debe ser leído porque nadie nos puede dar cátedras de lo que fue Trujillo”, etc.

Para enjuiciar correctamente el libro de la Sra. Trujillo, vale decir, para fundamentar su manejo como otro fenómeno más de investigación, y para orientar a la población con respecto a su contenido, se deben tener presentes las siguientes características que éste conlleva.

a) Que si analiza el estilo literario del libro se llega a la conclusión de que fue escrito por otra o por otras personas que no son la Sra. Trujillo en muchas partes, pero que hay otras partes donde el estilo infantil e inocente de la narración delata la autoría de “Angelita”.

b) Que las opiniones contenidas en el libro sobre las construcciones y demás obras sociales del régimen, sobre la defensa de las acusaciones de crímenes imputándoles al Gobierno de Trujillo, de la actuación de determinadas personas como Balaguer, Amiama Tió, Pupo Román, sobre el asesinato de las hnas. Mirabal, etc. traducen por primera vez desde el 1961 la opinión “oficial” de lo que puede ser llamado “la familia Trujillo”, y, por tanto, independientemente de los errores materiales que contiene la obra, o sea, errores históricos, esta debe ser tratada como un documento de importancia historiográfica(no histórica) por ser la defensa o el alegato del acusado, que debe ser ,como ocurre en los tribunales, escuchado primero; luego será la tarea del juez decidir si hay culpa o no la hay.

Así mismo se debe proceder con el libro en cuestión; se le debe analizar en busca de posibles aportaciones verdaderas que interesan a la historiografía nacional y si las hay entonces reconocerlas, y si no hay nada verdadero entonces denunciarlo como una patraña.

c) El libro arroja lodo y escarnio sobre Balaguer, Amiama Tió, Segundo Imbert, y el general Pupo Román y también luces grises sobre Minerva Mirabal

¿Pero no pudo ser cierto que Balaguer le pidió a Ramfis que “ le resolviera el problema de los complotados antes de abandonar el país” como lo revela el libro.(Los complotados son el grupo que ajustició a Trujillo)”.

Yo personalmente creo que sí que se lo pidió y no solamente creo que se lo pidió sino que Balaguer era capaz de mandarlos a matar si ello no le hubiera acarreado posteriormente dificultades serias en el ejercicio de gobernar. Ahora bien, si el AGN y la ADH no se abocan a una discusión del libro no se sabrá nunca si la denuncia-información que aporta la Sra. Trujillo es falsa o verdadera.

Por otra parte, ¿no pudo haber sido cierto que Minerva Mirabal se entrevistó con Ramfis, a petición de esta última, para pedirle que intercediera por su marido Manolo Tavarez, que estaba preso en ese momento?

Ahora bien, ni Balaguer en sus escritos posteriores al magnicidio ni la familia Mirabal han dado testimonio de la ocurrencia de estos dos hechos , y por eso tanto la ADH como el AGN deben investigarlos para ensanchar la banda de conocimientos históricos de la sociedad dominicana relacionados con el contexto del final del régimen trujillista.

Es deber de la ADH y del AGN de educar al país en lo concerniente a la verdad histórica y no dejarles esa noble tarea a políticos profesionales como Subero Isa, Castaños Guzmán o al Cardenal López Rodríguez quienes no están calificados para dilucidar sobre la verdad o el error históricos.

Téngase presente que el libro de la Sra. Trujillo podría ser leído por sectores de la población que generalmente no reciben la asistencia de la Academia de la Historia y que podrían aceptar la versión mendaz que se ofrece allí de la situación del pueblo dominicano bajo el Gobierno de Rafael Trujillo.

La experiencia histórica nos ha aleccionado que referente a los grandes sucesos políticos surgen siempre rumores disidentes, concebidos y propagados al margen de la investigación científica y de la verdad como en cada caso la define la ciencia.

Esos rumores les resultan a la gente sencilla o semi -educada, o a gente educada pero no versada en el asunto, interesantes, novedosos, y apasionantes el contarlos.

Recuérdense los apasionantes e interesantes rumores de que ni Hitler ni Stalin mandaron a matar a nadie, que esas eran mentiras de sus enemigos, y que en el fondo ni ellos ni sus Gobiernos fueron tan malos.

A mi no me extrañaría que en diez años mis nietos me dijeran (acéptenme el supuesto optimista de que en diez años yo estaré vivo) que oyeron decir de sus maestros en la escuela que nada malo que se diga de Trujillo es cierto, etc. etc.

II. La veda epistemológica

1. Una veda epistemológica o del conocimiento de un suceso de relevancia social o histórica que guarda relación con los intereses de las clases sociales o con el ejercicio del poder, o con la identidad de un pueblo, consiste por lo general en una serie de factores que imposibilitan o hacen muy difícil el conocimiento objetivo en todos o en varios de sus aspectos importantes.

Así las cosas, después de la II Guerra Mundial en Alemania quedó prohibido por las leyes pero también y ante todo por la ley no escrita de la conmoción emocional que provocaron los crímenes genocidas del Nacionalsocialismo y lo que el país tuvo que pagar por esos crímenes, la investigación de dicho régimen y ante todo cualquier elogio o medida que pudiera entenderse como expresión de aprecio, de simpatías o de propaganda a favor de aquél.

De suerte que una investigación políticamente moderada cuyos resultados posibilitaran el conocimiento objetivo del Nacionalsocialismo no era posible ni en la voluntad de los ciudadanos ni tampoco institucionalmente.

En la comunidad científico-intelectual alemana había una autocensura que era una especie de repelente temático. Eso era la veda epistemológica que cubría en aquél entonces la investigación del III Reich en sus posibles aspectos positivos.

Fue necesario el transcurso de 65 años para que ese freno de la conciencia se flexibilizara y diera paso a la aparición de uno que otro librito propio de círculos marginales a los establecimientos académicos centrales, en los que se le depara a Hitler un tratamiento positivo, por ej. de “un gran alemán” y se elogian sus logros económicos y sociales con la expresa intención de ir contra la corriente político-ideológica dominante del nuevo Estado democrático.

2. Pero la veda epistemológica – que es igual a una venda – más grande que hay todavía en toda Europa del norte y meridional para el conocimiento objetivo del III Reich y que también impide aún hoy el conocimiento a fondo de algunas consecuencias significativas de la II Guerra Mundial, lo es la obligación de creer en el mito de los seis millones de “judíos” que supuestamente fueron asesinados por las fuerzas militares y policíacas del hitlerismo.

Después de la guerra, las organizaciones sionistas norteamericanas e inglesas , protegidas y apoyadas por los Gobiernos norteamericano e inglés, y basándose en los medios de comunicación que tenían a su disposición(que eran muchos), principalmente del cine, le impusieron al mundo coercitivamente la creencia de que seis millones de ciudadanos alemanes austríacos, polacos, húngaros ,checos, rumanos y rusos, que eran ciudadanos de esos países, que no profesaban la religión mosaica, cuyas madres se identificaban como ciudadanas de los países donde habían nacido y que tanto ellas como sus hijos y sus esposos tenían la cultura de sus patrias de nacimiento, que no visitaban en su gran mayoría las sinagogas, ni hablaban hebreo, eran “judíos”, esto así porque un ignorante llamado Adolfo Hitler era del parecer que había una raza “judía” y que esa condición era hereditaria. En eso coinciden los nazis con los gobernantes de Israel quienes predican que Israel es un pueblo “judío” en sentido racial.

No sé cuántos de Uds. saben que en Europa está penado con varios años de cárcel negar que los nazis asesinaron a seis millones de seres especiales llamados “judíos”, es a eso que le llaman el “holocausto”.

La ciencia tiene que detenerse frente al mito de los seis millones porque esa leyenda es un acto de fe que no se puede poner en duda. Por tanto no se puede investigar.

3. Con respecto al régimen trujillista se debe decir que hay todavía hoy, aunque ha ido perdiendo fuerza, una veda epistemológica para investigar y conocer objetivamente los logros sociales, educativos, económicos, cívicos de la Era de Trujillo.

Claro está, la ola de crímenes, vejaciones, injusticias, el atraso político y el clericalismo católico, al cual nos obligaron con las irresistibles armas de la presión social y de la aplastante fuerza política del régimen, fueron tan grandes y el rencor dejado en la población caló tan hondo que durante cuarenta años en este país, salvo uno que otro librito o panfleto que circulara en las provincias , o en los círculos trujillistas que se reunìan en privado, como lo fue el caso de Luís Julián Pérez, nadie escribió o habló en público bien de Trujillo.


III. La corriente antitrujillista en la historiografía nacional

1. Los profesores del Departamento de Historia de la UASD

Ahora paso a explicar con la brevedad a que me obliga el programa de este conversatorio, quienes fueron los principales vectores o agentes del antitrujillismo historiográfico.

Ese mérito le cabe al grupo de intelectuales que dominaron el Departamento de Historia de la UASD del 1980 en adelante, entre los cuales se debe nombrar a Chito Henríquez, Emilio Cordero Michel, Franklin Franco, Roberto Cassá, Hugo Tolentino y otros cuyos nombres ahora no recuerdo.

No cito a Bernardo Vega porque sus publicaciones llegaron a la comunidad intelectual y a toda la población cuando las semillas y los frutos de aquél núcleo de historiadores ya se habían cosechado o habían calado en los grupos de la población llamados “multiplicadores”

A partir del lustro 1975 – 1980, cuando este grupo de historiadores salta a la palestra pública con publicaciones que circulan libremente por todo el país, se construye la corriente historiográfica antitrujillista que entonces pasa a ser la dominante en el país.

Antes del advenimiento de este pequeño pero influyente grupo de historiadores que influyeron en los estudiantes de entonces, estudiantes que luego pasaron a ser maestros de escuelas o profesores universitarios, hubo la crítica al trujillismo durante la vida del gran dictador, pero de sus enemigos en el exterior.

Como esas publicaciones antitrujillistas de los enemigos de Trujillo que vivían en el exterior no podían circular en el interior del país, por lo menos circular libremente en todas partes, no pudieron influir en la conciencia de los multiplicadores sociales, y sus críticas quedaron sin éxito desde el punto de vista colectivo.

2. La oposición intelectual a Trujillo en el exterior

La oposición intelectual a Trujillo, a la que me estoy refiriendo, estuvo representada en el orden cronológico de la aparición de sus escritos por

a) Angel Miolán : la revolución social frente a la tiranía de Trujillo, Méjico,1938.

b) Juan Isidro Jiménez Grullón: La RD, análisis de su pasado y presente; la Habana, 1940.

c) Pericles Franco: la tragedia dominicana; análisis de la tiranía de Trujillo, Santiago de Chile, 1946.

d) Juan Bosch: Trujillo, causas de una tiranía sin ejemplo; Caracas 1959.

e) Dato Pagán: ¿porqué lucha el pueblo dominicano? Caracas, 1959.


IV. “Angelita” como caso psiquiátrico y la validez de sus informaciones

1. Evocaciones infantiles y dependencia paterna

La valoración que hace la hija del régimen de su padre puede calificarse, desde el punto de vista de la investigación científica, como un acto de regresión infantil frente a la memoria de su adorado padre, como una evocación infantil de un paraíso perdido. En esta evocación infantil hay una figura central que desempeña el papel de héroe protector, justiciero y dispensador de amor y seguridades emocionales, autor de una gigantesca obra de redención social del pueblo dominicano, pero que fue truncada por algunos malvados y perversos por ingratitud y envidia.

Dentro de los minutos que tengo para hacer sugerencias metódicas para el manejo del libro como un documento historiográfico, del cual se espera que pueda aportar datos e informaciones fidedignas para la

Historiografía dominicana, se debe tener presente la dimensión de salud mental de la persona, en cuyo nombre se publica la obra ,pero advirtiendo que a pesar de eso la obra aporta datos e informaciones verídicas y que el proceder del historiador y del sociólogo debe ser saber distinguir el heno de la paja.

Para mi evaluación de la personalidad de la Sra. Trujillo me asesoré con los psiquiatras dominicanos Fernando Sánchez Martínez y José Miguel Gómez Terrero.

En el caso de la Sra. Trujillo tenemos un caso de una persona biológicamente adulta pero en estado de minoría de edad emocional que se resiste a entrar a la fase de adultez mental y emocional y que la ha acompañado hasta su vejez.

“Angelita, ese es el diminutivo de su nombre y el que ella ha elegido concientemente para hablar de su héroe progenitor, y es bastante informativo de su estado de conciencia en relación a su paradisíaco pasado, y se aferra a su condición pasada de “niña mimada” de su padre. Se aferra a sus ensoñaciones, a sus sueños despiertos sin querer romper el cordón umbilical que la ata al paraíso terrenal en el que ella vivió hasta el año 1961.

Oigamos como reza la dedicatoria del libro:

”Ante todo y sobre todo quiero dedicar mis memorias a mi ilustre y adorado progenitor, cuyo recuerdo vive en cada latido de mi corazón”

También se niega a mudar de opinión con respecto a la valoración ética, política y social del Gobierno de su padre que ella se hizo cuando tenía sus veintidós años

Este trastorno de su personalidad está tan arraigado que siendo ella hoy día una mujer de unos 70 años de edad y habiendo en nuestro país y en los EE UU (donde ella vive) tantos testimonios de la criminalidad del Gobierno de su padre y de su hermano Ramfis, sin embargo la buena niña Angelita ha decidido ignorar todos los testimonios existentes contra la dictadura de su padre para que la confrontación con la realidad no empañe la imagen de su idolatrado papacito.

Sin dudas que estamos aquí frente a un caso de dependencia infantil de la imagen de sus padres con la consecuencia de un retraso del desarrollo de la propia personalidad.

“El problema de la dependencia está asociado a una baja y pobre autoestima, a una descalificación del propio “yo” de la personalidad, que la viene arrastrando desde la infancia, posiblemente producto de una sobreprotección de los padres, originando una dependencia de los Vínculos paternales, originando la privación de pensar y discriminar sus propias decisiones”.(v. José Miguel Gómez: la personalidd de su pareja, Editora Buho, Santo Domingo 2005, pág. 98)

2. La validez de algunas informaciones

Sin embargo hay en su libro informaciones que yo las doy por verdaderas.

a) la noticia de que Balaguer sabía de la intención de Ramfis de asesinar a los conjurados que ajusticiaron a Trujillo, que incluso le pidió a Ramfis “ que le dejara ese asunto resuelto antes de que él se fuera del país” o sea, que eliminara a los que ajusticiaron a Trujillo antes de salir para Francia porque con ellos en la cárcel se le haría difícil gobernar, de la misma manera como pidió con palabras claves que mataran a Caamaño cuando lo agarraron preso en la montaña, diciéndoles a los

generales que lo retenían en cautiverio que “ en este país no hay cárcel para ese hombre”, con otras palabras con Caamaño en la cárcel habría un factor de inestabilidad política.

De la misma manera ordenó el asesinato de Otto Morales. Hasta el dia de hoy, después de medio siglo de ese suceso, no se sabía que Balaguer era el autor intelectual del crimen de los héroes del 30 de mayo, y esa es una posible aportación del libro de la Sra. Trujillo.

b) Así mismo considero fidedigno el dato de que el oficial de la FF AA Jean Awad Canaan murió en un accidente de automóvil. Es un puro disparate conjeturar que el oficial murió por órdenes de la Sra. Trujillo por celos personales. Yo no puedo compaginar en mi cabeza los datos incongruentes de que una jovencita de unos 22 años con un desarrollo infantil de su personalidad al momento de la muerte de Awad Canaan, tuviera la actitud maquiavélica de preparar el doble asesinato del alto oficial y su esposa Pilar Báez, quien, según cuenta la leyenda, fue muerta por una inyección que le provocó un derrame de sangre. La leyenda cuenta que fue una enfermera de la Clínica Abreu por órdenes de la Sra. Trujillo para vengarse por no haber podido conquistar amorosamente al oficial Awad Canaan, esposo de la occisa.

El médico ginecólogo Yordi Brossa era una de las autoridades morales que tenía la medicina dominicana y él mismo que la asistió, declaró que Pilar Báez murió por las causas naturales de un derrame de sangre.

Además, para ordenar un crimen equivalente a la muerte del oficial Canaan, la Sra. Trujillo tuvo que haber dispuesto de capacidad de mando militar o político, es decir capacidad de mandar a los militares o a los miembros del SIM que perpetrarían un homicidio de esa envergadura, y es sabido que la niñita mimada de su papá era eso precisamente; la hija mimada de Trujillo y el único poder que tenía era el de poder despertar la ternura de su padre.


V. Mis recomendaciones

Para concluir elevo hasta la Presidencia de la Academia Dominicana de la Historia y la Dirección General del Archivo de la Nación las siguientes recomendaciones:

1°. Que se declare como bueno y válido el hecho de que Joaquín Balaguer sabía de la intención de Ramfis de asesinar a los ejecutores de Trujillo y que es altamente probable que el mismo Balaguer le sugiriera a Ramfis eliminar a dicho grupo.

2°. Que se declare como bueno y válido y se acepte como un documento fidedigno las declaraciones del antiguo oficial Lorenzo Sención Silverio quien ha declarado en varias ocasiones ya que él fue testigo del accidente, que el alto oficial Jean Awad Canaan murió por razones naturales en un accidente automovilístico, y que se rechace como rumor callejero la leyenda de que este oficial murió como parte de un complot urdido por la Sra. Trujillo.

3°. Que se declare como bueno y válido con rango de hecho histórico comprobado que la esposa del susodicho oficial Pilar Báez murió en la Clínica Abreu por causas naturales durante el parto de su hija de un derrame de sangre y que se les dé a las explicaciones del honorable médico ginecólogo Yordi Brossa ,quien asistió a la Sra. Báez durante el parto, el rango de verdad histórica comprobada y que se rechace como rumor callejero que la Sra. Báez murió como parte de un complot urdido por la Sra. Trujillo.

4°. Que tanto la ADH como el AGN se aboquen a un panel con profesionales competentes para dilucidar sobre los logros sociales, económicos, educativos, artísticos, de relaciones internacionales, etc. de la Era de Trujillo.

5°. Que ambas entidades estatales organicen un conversatorio con profesionales competentes para debatir la hipótesis de que la aparición de una serie de libros sobre Trujillo, como se ha visto en los últimos diez años, es una expresión i n conciente del anhelo de vivir en un país con un efectivo gobierno, en un país donde se sienta que hay gobierno, cuyo ejercicio evite el caos y el desorden en el que vivimos hoy. El anhelo inconciente de vivir en un país donde se respeten las leyes, donde no haya corrupción generalizada a todos lo niveles del Estado y donde no haya impunidad igualmente generalizada. Donde haya un gobierno que castigue el crimen y no lo premie y donde los dominicanos nos sintamos orgullosos de serlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.