Páginas vistas en total

viernes, 14 de mayo de 2010

La muerte de Pechito

Tomado de Hoy
Opiniones

La muerte de Pechito

A nadie sorprendió la muerte de Pechito, Luis José León Estevez, el marido de Angelita, esbirro feroz de la Dictadura, era hombre muerto desde hace tiempo. Desde el momento en que, juzgado en contumacia, fuera sentenciado por el tribunal competente, debidamente apoderado del caso, a cumplir la pena máxima prevista en el Código Penal por numerosos crímenes cometidos. La contumacia, definida como “la tenacidad de mantener un error”, también sinónimo de rebeldía, era una figura jurídica muy confusa, de complicada aplicación, felizmente eliminada por el nuevo Código Procesal Penal.

Consistía en el conocimiento de una causa penal de aquellos implicados en crímenes sancionados por la ley que, concientes de su culpa y responsabilidad penal y civil, se hubieran extrañado del país, poniendo pies en polvorosa para escapar del peso de la justicia, no habiendo forma alguna de localizarlo, cumplido el intrincado mecanismo impuesto para su debida notificación, por no tener domicilio conocido. El contumaz se había esfumado, se mantenía oculto durante todo el proceso, sin darle la cara a la Justicia y, con mayor razón, luego de conocerse la sentencia condenatoria que, por las razones dichas, tampoco había forma legal de notificársela. Así, taimadamente, deja pasar el llamado tiempo de olvido de la pena.

El Ministerio Público ni los dolientes tomaron acción legal para interrumpir la prescripción, y el contumaz, persistente en su error, (“ahí fue donde Dios puso”) se mantuvo en rebeldía, consigo mismo y con la sociedad”, sin “ababacharse” de sus crímenes, como diría Max Uribe en sus sabrosas Notas y Apuntes Lexicográficos.

Lo que nunca he podido entender, como ciudadano ni estudioso del derecho, es cómo un individuo cuyo caso ha sido debidamente ventilado por un tribunal competente, y condenado a cumplir una sentencia definitiva por graves crímenes, pueda quedar liberado de culpas pasado el tiempo de una alegada prescripción. (Hay crímenes que no prescriben ni en la conciencia del criminal (Dostoievsky) ni en la conciencia colectiva agraviada, y espero que tampoco en el esperado Juicio Final.)

Este sujeto, que irresponsablemente burló las disposiciones de la Justicia se ampara en ella, y se beneficia de repente con un “No ha lugar” cuando, tanto el juicio como la condena que se le impuso sí hubo lugar; porque su caso fue conocido y juzgado en un juicio público y contradictorio; se suministraron las pruebas pertinentes y fue comprobada su imputabilidad y responsabilidad por los crímenes perpetrados. Dictada la sentencia, la misma devino definitiva, con carácter irrevocable, al no ser recurrida en ninguna otra instancia. Salir liberado con un “no ha lugar” en esas circunstancias, me parece y me ha parecido siempre una aberración judicial inaceptable.

Otorgarle la libertad a un tipo semejante para reintegrarlo a una sociedad que nunca le perdonó ni olvidó sus crímenes y su perversidad, para iniciar una oscura vida con fingido arrepentimiento, me parece el colmo de la doblez moral y la hipocresía, aun cuando hubiera recibido de manos de la santa iglesia católica, la sagrada hostia. Mas, no podía cargar con su culpa.

Por eso se suicidó.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.