Páginas vistas en total

martes, 18 de mayo de 2010

Derrochando dinero ajeno, por Susi Pola


18 Mayo 2010, 11:16 AM

Derrochando dinero ajeno
Escrito por: Susi Pola (susipola@gmail.com)

El costo de estas elecciones ronda los 2,000 o 2,100 millones de pesos, un escándalo social. No es posible que un país pobre como el nuestro pueda darse el lujo de despilfarrar tanto, cuando pudiera hacer la diferencia entre la vida y la muerte de muchas personas, entre otras muchas otras necesidades primarias que, además de la salud, tiene nuestro pueblo.

¿Y en qué se gastó tanto dinero? El pueblo tiene derecho a que transparenten el dato con cifras que satisfagan la inquietud producida por el derroche ostentado, sobre todo a nivel oficial, porque ese dinero lo pagamos nosotros/as, por lo tanto, sería saludable que se hable de eso.

Cada proceso de elecciones, nos hace testigos, cada vez más pasivos, de campañas sin sentido, con abundancia de caras masculinas, manipulando y vendiendo hasta el último pedacito de dignidad nacional. No son pocas las personas que comentan sobre la falta de preparación y hasta de decoro de ese grupo de políticos/as que desfiló, henchido de orgullo y de poder, atrincherados para defender sus parcelas y argumentando increíbles disparates para distorsionar la realidad en su beneficio.

¿Vale la pena tanto dinero gastado? ¿Por qué el oficialismo repartió electrodomésticos a diestra y siniestra? ¿Qué hubiera hecho Juan Bosch de estar vivo con esos compañeritos? ¿Quienes recibieron de los morados votaron blanco y viceversa? ¿Es bueno que nuestros niños y niñas vean este panorama deprimente? Y de los que mandan a niños y niñas a repartir “cartas a la familia dominicana”, con el “decálogo del votante”, ¿Qué se dice? ¿Por qué la iglesia –sigue con minúscula- sucursal de Roma, tiene tanto interés en que permanezcan en el Congreso, “cosas” cómo el chino de la receta del aborto? Con este panorama de corrupciones expandidas e instaladas, ¿quién tendrá calidad moral para reclamar? ¿Habrá que salir a buscar con la linterna de Diógenes? ¿Vale la pena tanto dinero gastado?

En Santiago, las violaciones sexuales van en aumento y es importante aplicar un protocolo de atención post traumática que incluya la prevención de VIH-Sida con medicamentos retrovirales, antibióticos de los más potentes para evitar las Enfermedades de Transmisión Sexual, anticoncepción de emergencia y apoyo emocional, por 3 meses. Sin embargo, Salud Pública no tiene presupuesto para los cerca de RD$ 2,500.00, que costaría la aplicación del protocolo. ¿Cuál es el resultado? Mujeres, entre ellas una mayoría menores, que en un buen porcentaje, serán infectadas de VIH-Sida y/o de ETS, con embarazos no deseados y con el mundo afectivo desarticulado.



¿Qué es esto? Una desigualdad desproporcionada frente a los dos mil cien millones embuchados por la “sociedad política”, que, con sus proveedores y compinches, sigue engulléndose toda la producción nacional.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.