Páginas vistas en total

martes, 18 de mayo de 2010

Después de la resaca…Escrito por: José Antonio Torres


18 Mayo 2010, 11:19 AM

Después de la resaca…
(josetorres60@hotmail.com)

Lunes y martes de digestión. Mala digestión de muchos y resaca política y mediática. De resaca, al menos, en algunas de sus acepciones lingüísticas.

Una resaca que hoy cobra especial trascendencia.

Antiguamente, las resacas alcohólicas se trataban con picos de pájaros y savia de árboles.

Los asirios intentaban curar sus dolores de cabeza post-festejos utilizando una mezcla de mirra con polvo obtenido al moler picos de especies particulares de aves.

A la resaca que hacemos referencia es a la que dejó un proceso electoral en el que los contribuyentes invirtieron más de 5 mil millones de pesos para tener un poco de más de lo mismo en el Congreso y las alcaldías.

Sin embargo, corresponde a los sectores sociales no tocados por la podredumbre, asumir la vanguardia para construir una nueva sociedad, aunque sea en el marco de la democracia representativa.

Esta resaca debe ser aprovechada por la gente, por las bases de los partidos, para exigir de manera firme a las cúpulas, cambios en el sistema de selección de sus dirigentes, a fin de que podamos volver a los principios del pasado, de equidad y justicia social.

Porque no tengo dudas de que, si callamos, terminado el festín electoral, volveremos a los prolongados apagones, a los nuevos precios de los combustibles, a los contratos sin explicaciones, a un sistema educativo muy caro y deficiente, a hospitales sin medicamentos y pacientes indigentes. Volveremos a más de lo mismo.

Recuerdo aquella preocupación y temor a la “resaca de las olas” que tenían mis padres cuando íbamos a la playa. Aquel peligro que suponía la fuerza de las olas que tras chocar en la orilla volvían hacia la mar y que te podían arrastrar, sin darte cuenta, mar adentro.

La resaca etílica no sobrepasa las 24 horas, sin embargo, en esta ocasión la electoral permanecerá seis años para los que con su voto legitimaron el actual estado de cosas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.