Páginas vistas en total

domingo, 30 de mayo de 2010

EL LIBRO DE LA SEÑORA TRUJILLO Y EL RUIDO MEDIÁTICO

http://scorpio141138.blogspot.com/


miércoles 17 de marzo de 2010


EL LIBRO DE LA SEÑORA TRUJILLO Y EL RUIDO MEDIÁTICO
por Mario Bonetti




Ya está pasando el ruído que ha hecho la prensa escrita acerca de este libro y con ello un sector de la población,generalmente profesional, considerará que ya los demás decidieron por él, o sea, que ya no tiene que someterse al esfuerzo de leerlo y formarse una opinión al respecto.


Pero esa no será jamás la actitud del hombre de ciencias, tampoco de los gremios que dirigen la Academia Dominicana de la Historia y del Archivo General de la Nación, que son los órganos estatales responsables de la educación y del acervo historiográficos de la nación.


Los deberes educativos y de orientación para con la población que tienen ambos órganos estatales no se deciden ni mucho menos se definen en los medios de comunicación y harìan muy mal las Directivas de la Academia y del Archivo si guardaran silencio acerca de los juicios vertidos por la Sra. Trujillo en atención de que “la prensa ya se ocupó de eso”, “eso es un puro libelo y no vale la pena”, “ofende la dignidad de los mártires y de sus herederos”, “porque las organizaciones patrióticas llamaron a no leerlo” (yo, en cambio, llamo a leerlo). o porque el general cardenal López Rodríguez haya determinado que no debe ser leído porque nadie nos puede dar cátedras de lo que fue Trujillo,etc.


Para enjuiciar correctamente el libro de la Sra. Trujillo, vale decir, para fundamentar su manejo como otro fenómeno más de investigación, y para orientar a la población con respecto a su contenido, se deben tener presentes las siguientes características que éste conlleva.


a) que las opiniones del libro traducen por primera vez desde el 1961 hasta el presente la opinión “oficial” de lo que puede ser llamado “la familia Trujillo”. E independientemente de que se le hayan detectado (como me lo dijo el Dr. Cassá al telèfono) errores materiales al libro, o sea, errores históricos, éste debe ser tratado como un documento de importancia historiográfica(no histórica) por ser la defensa o el alegato del acusado que deber ser, según la ética de la jurisprudencia y de la ciencia, escuchado, como se hace en los tribunales. Luego será será tarea del juez o del científico reconocerle falsedad o corrección al alegato.
b) El libro de la Sra. Trujillo arroja lodo y escarnio sobre Balaguer, Amiama Tió, Segundo Imbert, y el general Pupo Román y también luces negras sobre Minerva Mirabal. ¿Pero no podría ser cierto que Balaguer le pidió a Ramfis que le “resolviera “el problema de los complotados antes de abandonar el país?
c) Yo personalmente creo que sí, que se lo pidió y no solamente creo que se lo pidió sino que Balaguer era capaz de mandarlos a matar si ello no le hubiera acarreado posteriormente dificultades serías en el ejercicio de gobernar. Pero si el libro no se lee y si la Academia no lo investiga no se sabrá nunca si la denuncia-información que ofrece la Sra. Trujillo es falsa o verdadera. ¿Por otra parte no pudo haber sido cierto que Minerva Mirabal se entrevistó con Ramfís,a petición de esta última, para pedirle que intercediera por su marido? ¿Porqué no pudo ser cierto? Ahora bien ni Balaguer en sus escritos posteriores al magnicidio ni la familia Mirabal reconocieron estos dos hechos, y por eso la Academia de la Historia y el Archivo de la Nación deben investigarlos para ensanchar la banda de conocimientos históricos de la población en relación al contexto del final del régimen trujillista.
d) Yo recomiendo que no se trate a la Sra.Trujillo con epítetos denigratorios y como una descarada mentirosa y sinvergüenza antes de que se analice su libro con los criterios de la ciencia histórica, independientemente de los errores que este contiene. Hagamos la siguiente tarea: analizar primero, condenar después.
e) Es deber de la Academia de la Historia y del Archivo educarnos en la verdad histórica y no dejarles esa noble tarea a los políticos profesionales como Subero Isa,Castaños Guzmán o al cardenal López Rodríguez, quienes no está calificados para dilucidar sobre la verdad o el error históricos.
f) Téngase presente que el libro de la Sra. Trujillo será, a pesar y talvéz por eso, del repudio que se le ha deparado en los medios, leído por los sectores de la población que siempre están huérfanos de la asistencia de la Academia, que aceptarán,talvéz por razones emocionales o porque todo rumor disidente y al margen de la investigación científica de los hechos históricos importantes, es apasionante, seductor, interesante, novedoso.
Recuérdense los interesantes y apasionantes rumores de que ni Hitler ni Stalin mandaron a matar a nadie, y que el fondo, también por su logros sociales y económicos, no eran tan malos.
A mi no me extrañaría que en diez años mis nietos me digan (acéptenme el optimista supuesto de que en diez años estaré vivo) que oyeron decir de sus maestros en la escuela secundaria o en el bachillerato, que nada malo que se diga de Trujillo es cierto, etc.
g) Yo les reitero a los historiadores Cassá y Cordero Michel lo que les dije el pasado jueves 25 de febrero(también hablé con Franklin Franco Pichardo) recien aparecida en el “Listín Diario” la primera crónica del libro, de que organicen una mesa redonda, panel simposio, etc., con gente calificada para hablar de este tema (el ogro de Vega y Euclides no pueden faltar) con la finalidad de analizar el libro, ya sea tenido en los medios como un libelo o como talvéz una crónica memorativa con algunos trozos de verdad, de la verdad desagradable, y por tanto y por tanto tiempo, reprimida.,mantenida lejos de la conciencia histórica de la población.


Yo urjo a toda persona que sea capáz de regirse por su propio criterio – si lo tiene - a no sumarse al coro de ranas que está croando en los medios contra el libro, a arriesgarse a un encuentro con esta expresión de la defensa del hombre acusado de tantas barbaridades y luego confrontar dicha expresión con lo que razonablemente pueda ser invocado científicamente contra ella.


Nota: estas líneas fueron redactadas en sus ideas centrales el 27 de febrero pasado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.